ANÁLISIS | La tragedia de las víctimas de covid-19 que le dijeron no a la vacuna

(CNN) — No tenían por qué morir.

Esta es la terrible verdad del nuevo frente de batalla pandémico de Estados Unidos, a medida que surge la variante delta feroz y altamente infecciosa, que se dirige hacia millones que lamentablemente dejaron todo demasiado tarde para protegerse con vacunas seguras, gratuitas y efectivas.

Michael Freedy, padre de cinco hijos en Las Vegas, aún podría ser la luz de la vida de sus hijos. En cambio, siempre estarán atormentados por uno de sus desgarradores mensajes finales antes de morir el jueves: «Debería haberme puesto la maldita vacuna».

Kim Maginn, una abuela de Arkansas de 63 años y entusiasta del fitness, aún debería tener años para ver crecer a su familia. En cambio, su hija, Rachel Rosser, una enfermera, se pregunta por qué no pudo convencer a su difunta madre para que se vacunara.

«Estoy enojada porque no se vacunó. Y personalmente me siento culpable por no haberme esforzado más», dijo Rosser.

Desafortunadamente, Maginn había razonado que si iba a contraer covid ya lo habría tenido.

Los amados de los fallecidos no están solos en sus conmovedores lamentos.

Algunos de los que sobrevivieron a una batalla contra el covid-19, después de largos días luchando por respirar o cargados con efectos secundarios debilitantes, se preguntan por qué no dieron un simple paso para evitarse a sí mismos y a sus seres queridos la pesadilla.

Ganeene Starling, una floridana que tiene ocho hijos, se estremeció al pensar qué le habría pasado a su hijo de 6 años si ella no hubiera superado lo que dijo que fue un conjuro «horrible» en la unidad de cuidados intensivos. Admitió haber escuchado a gente que decía que el gobierno estaba obligando a las personas a llenar sus cuerpos con una sustancia no probada.

«Yo era una de esas personas que decía: ‘No puedo creer que la gente simplemente se inyecte este medicamento en su cuerpo del que no sabemos lo suficiente'», dijo Starling, de 43 años. «Ahora estoy como, ‘Es solo una vacuna. Solo ponte la estúpida vacuna’. «

«Esa vacuna podría haber detenido todo esto. Solo una pequeña inyección. Me siento tonta por no haberla recibido».

Mientras Alicia Ball se sentaba junto a la cama de su esposo William, donde él dormía exhausto con una máscara de oxígeno la semana pasada, dijo que habían retrasado las vacunaciones. Pero le dijo a CNN desde Mississippi: «No le desearía esto ni a mi peor enemigo».

Una gran tragedia

A medida que aumentan las infecciones, impulsadas por la variante delta de covid-19, estas devastadoras historias de pérdidas humanas innecesarias y dolor compartidas en los últimos días con presentadores y reporteros de CNN, incluidos John Berman, Martin Savidge, Randi Kaye, Miguel Márquez, Chris Cuomo y otros, se repetirán miles de veces. Algunos de los que ofrecieron testimonio aceptaron hablar incluso mientras estaban de luto y experimentaban agonía personal, para ayudar a otros a evitar ese destino.

La vasta tragedia humana de la pandemia, con más de 600.000 muertes estadounidenses solamente, ya era casi insoportable. Pero muchos de los que murieron en oleadas anteriores de enfermedades no tuvieron ninguna posibilidad.

Algunos sucumbieron a comorbilidades que los dejaron vulnerables al covid-19, una enfermedad para la que existen pocas terapias efectivas. Otros se enfermaron después de no tomar la enfermedad, y los consejos de los científicos del gobierno sobre el distanciamiento social, lo suficientemente en serio. Muchos simplemente tuvieron mala suerte y fueron condenados a su suerte por la biología o el azar.

Pero la idea de que muchas de esas tragedias ahora se pueden evitar, pero no lo harán porque, por la razón que sea, millones de adultos estadounidenses no se vacunarán, puede presagiar la fase más dolorosa hasta ahora de esta emergencia mundial maldita.

La mayoría de las personas que contraen covid-19 aún no morirán ni se enfermarán gravemente, un factor que ha influido claramente en los cálculos de muchos en el país que sospechan de los consejos de salud pública o piensan que no les pasará lo peor.

Pero los últimos datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC), combinados con la feroz marcha de la variante delta, ponderan el cálculo aún más para vacunarse antes de que sea demasiado tarde.

A pesar de todo lo que se habla de «infecciones posvacunación», solo una pequeña proporción de los que están vacunados contra el covid-19 contraen el virus. Un número menor se enferma y necesita ir al hospital. Un número aún menor muere. Entonces, recibir las vacunas, aunque no ofrece una garantía del 100% de supervivencia –la fragilidad de la vida humana mitiga eso– ofrece una protección enorme y sorprendente.

Los CDC dijeron el sábado, por ejemplo, que menos del 0,004% de las personas que han sido vacunadas completamente contra el covid-19 experimentan un caso posvacunación que resulte en hospitalización. Menos del 0,001% murió a causa de la enfermedad. Si bien el recuento de esos casos posvacunación (6.587) y muertes (1.263) parece mucho, deben compararse con el hecho de que más de 163 millones de personas en Estados Unidos habían sido vacunadas completamente contra el covid-19 hasta del 26 de julio.

Y los CDC informaron el lunes que el 70% de todos los adultos estadounidenses han recibido al menos una dosis de la vacuna de covid-19, alcanzando una meta de referencia que el presidente Joe Biden esperaba alcanzar hace poco menos de un mes.

Macías: No habrá perdón si no aprendemos del covid-19 0:47

Razones para la renuencia a las vacunas

Dado el asombroso éxito de las vacunas, incluso cuando la variante delta asedia al país, la decisión de muchos estadounidenses de renunciar a la protección que podría salvar sus vidas resulta desconcertante para quienes se vacunaron.

Hay muchas razones por las que la gente se muestra reacia. Algunos querían esperar y ver si había algún efecto secundario a lo largo del tiempo para los vacunados. Sospechar del Gobierno está profundamente arraigada en el alma estadounidense, socavando algunas de las súplicas de la Casa Blanca de Biden para que la gente siga adelante y se proteja.

En algunas partes del país, que no habían sido afectadas en gran medida por los asaltos anteriores de covid que vaciaron las calles en las grandes ciudades, existía la sensación de que la enfermedad no representaba una amenaza seria. Y dado que la mayoría de las personas mejoran con sus infecciones, existe la fuerte sensación de que sus posibilidades son bastante buenas si se enferman, especialmente si se es joven y no tiene problemas de salud preexistentes.

En muchos casos, la presión del trabajo y las vidas ocupadas hacen que algunas personas pospongan sus vacunas.

Sin lugar a dudas, la política también jugó un papel. El hecho de que el expresidente Donald Trump, a pesar de presidir una administración que ayudó a financiar el desarrollo de vacunas, politizara tan gravemente al covid-19 y se burlara del uso de mascarillas significa que difícilmente puede ser una coincidencia que casi todos los estados menos vacunados votaron por él en noviembre y ahora están muy expuestos a la variante delta.

Meses de propaganda contra las vacunas por parte de las redes de noticias conservadoras observadas por los partidarios de Trump estigmatizaron la vacuna para muchos. En Missouri, que está siendo golpeado por delta, CNN informó que algunas personas están recibiendo sus vacunas en secreto para evitar la presión social y política de que hay que ser renuentes.

«No querían tener que lidiar con la presión de los compañeros o los arrebatos de otras personas sobre… ‘ceder a todo'», dijo la Dra. Priscilla Frase, internista y directora de información médica de Ozarks Healthcare en West Plains, a Anderson Cooper de CNN.

Incluso ahora, muchos republicanos parecen estar tomando la decisión política de evitar la vacuna a pesar de su potencial para salvar vidas. Una encuesta de la Universidad de Monmouth publicada el lunes encontró que el 17% sigue oponiéndose a recibir la vacuna. Entre ese grupo, el 70% se identifica o se inclina hacia el Partido Republicano, mientras que solo el 6% se alinea con los demócratas.

La idea de que cualquiera no se salvaría a sí mismo porque está escuchando a un político (no solo a Trump) que está minimizando la pandemia para impulsar su propia carrera, o un experto de derecha que eleva sus índices de audiencia, es una tragedia en sí misma.

Pero no importa la razón, es cada vez más claro que las personas que rechazan la vacuna ahora corren un riesgo significativo con su propia vida y salud, y con el bienestar de aquellos que podrían quedar atrás si mueren. Dado que los niños menores de 12 años aún no pueden vacunarse, los escépticos también corren el riesgo de exponer a los miembros más jóvenes y vulnerables de la sociedad a una enfermedad grave. En última instancia, están haciendo una apuesta en lo que el gobernador republicano de Virginia Occidental, Jim Justice, llamó «una lotería de la muerte».

‘No vale la pena’

La controversia sobre las vacunas ha vuelto a exponer el profundo abismo político y social que se está abriendo en Estados Unidos. Y plantea la cuestión de si vacunarse no es solo una elección personal, sino un paso que debe considerarse en términos de la deuda de un individuo con la sociedad.

Esta pregunta es especialmente difícil para muchos médicos y enfermeras, que han pasado más de un año rodeados de muertes por covid en UCI. Muchos comparten historias de personas que se niegan a creer que tienen covid-19 incluso hasta el momento en que están intubados. Otros piden la vacuna, aunque una vez que te enfermas es demasiado tarde.

«Algunas personas insisten en que les estamos mintiendo acerca de su diagnóstico positivo de covid, incluso personas enfermas», dijo la enfermera Morgan Babin a CNN la semana pasada en Louisiana, donde el virus es rampante.

La realidad de la muerte innecesaria aumenta el estrés y daña la moral de muchos profesionales médicos a medida que la nación se prepara para otra batalla prolongada contra el virus.

«También es muy frustrante. También somos humanos. Como médicos, enfermeras, terapeutas respiratorios, etc., tenemos básicamente un medicamento milagroso», dijo el Dr. Murtaza Akhter, médico de emergencias de la Universidad Internacional de Florida, a Ana Cabrera de CNN la semana pasada. «Tenemos algo que puede ayudar a prevenir la infección y especialmente a prevenir por completo una infección grave y, sin embargo, la gente se niega a recibirla. Y vienen pidiendo ayuda pero todavía rechazando la vacuna».

«Es absolutamente irónico. Es, francamente, muy irritante».

Una paciente que aprendió esa lección fue Aimee Matzen, de 44 años, quien le dijo a CNN en un hospital la semana pasada que estaba «furiosa» consigo misma porque no estaba vacunada.

«(Yo) simplemente no quiero que nadie más termine como yo, especialmente cuando la vacuna es tan fácil de conseguir ahora», dijo.

La prometida de Michael Freedy, Jessica DuPreez, quien recibió sus vacunas tan pronto como él dio positivo, le dijo a Berman de CNN el lunes que cree que él todavía estaría vivo si se hubiera vacunado.

«Sí, creo que al menos habría disminuido los síntomas y él podría haber luchado por más tiempo y tener una mejor oportunidad», dijo. DuPreez dijo que la pérdida de Freedy, de 39 años, todavía se siente surrealista. Su hijo de 7 años todavía envía mensajes de texto a su teléfono. «El primero fue: papá, ¿sigues vivo?», dijo en «New Day».

«Aquellos de ustedes que están dudando y piensan ‘no me puede pasar a mí porque soy joven’… Sí les puede pasar a ustedes y luego se quedarán sentados preguntándose por qué no se vacunaron y no van a poder volver a abrazar a su familia».

«No vale la pena.»

Covid-19

Algunos de los que sobrevivieron a una batalla contra el covid-19, después de largos días luchando por respirar o cargados con efectos secundarios debilitantes, se preguntan por qué no dieron un simple paso para evitarse la pesadilla a sí mismos y a sus seres queridos.
La publicación ANÁLISIS | La tragedia de las víctimas de covid-19 que le dijeron no a la vacuna apareció primero en CNN.Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver