Cuarto día de protestas en la India tras la presunta violación y asesinato de una niña de 9 años en Nueva Delhi

(CNN) — Cientos de personas protestaron este miércoles en Nueva Delhi, capital de la India, por cuarto día consecutivo, mientras sigue creciendo la indignación por la presunta violación y asesinato de una niña de 9 años perteneciente a una de las castas más oprimidas del país.

Los manifestantes marcharon con carteles que exigían rendición de cuentas por la muerte de la niña. «Queremos justicia», coreaban, con pancartas que decían: «Justicia para la hija de la India».

Los padres de la niña de 9 años también asistieron a las protestas, sentados en un escenario improvisado con simpatizantes de su pueblo. La madre de la niña sollozaba y gritaba, pidiendo a veces que su hija «volviera».

Hacia el final de la mañana, la policía calculó que había unos 80 manifestantes. Sin embargo, la multitud no tardó en aumentar, y un equipo de CNN que se encontraba en el lugar de los hechos estimó que había más de 300 personas. La policía confirmó que se habían desplegado 200 efectivos de seguridad en el lugar de la protesta.

El grupo más oprimido en el sistema de castas de India

La niña de 9 años -miembro de la comunidad dalit, el grupo más oprimido en el sistema hindú de jerarquía de castas- había ido a buscar agua a un crematorio de Nueva Delhi el domingo, según Ingit Pratap Singh, un alto funcionario de la policía de la capital, citando una declaración de la madre de la víctima.

Por cuarto día consecutivo se realizaron protestas en Nueva Delhi tras la presunta violación y asesinato de una niña de 9 años. (Crédito: by Amarjeet Kumar Singh/SOPA Images/LightRocket via Getty Images)

Después de que la chica no regresara durante media hora, el sacerdote del crematorio, Radhey Shyam, de 55 años, llamó a la madre y le mostró el cuerpo de su hija fallecida, dijo Singh.

«La niña estaba tumbada en un banco, le dijeron a su madre que mirara, sus labios estaban azules y su cuerpo quemado desde los labios hasta la muñeca», dijo Singh. Le dijeron a la madre que su hija se había electrocutado mientras intentaba ir a buscar agua.

Shyam y otros tres empleados del crematorio convencieron a la madre de incinerar el cuerpo, alegando que sería una molestia involucrar a la policía, dijo Singh. Incineraron el cuerpo de la niña, con sus padres presentes.

Pero el incidente provocó protestas en su pueblo, y después de que los padres regresaran a casa, unos 200 vecinos se reunieron exigiendo justicia.

Cuatro hombres detenidos

Esa misma noche, la policía detuvo a cuatro hombres presuntamente implicados en la muerte de la niña. Todavía no han sido acusados, pero los autoridades los han puesto en prisión preventiva durante dos semanas, dijo Singh. La policía está investigando el crimen como un incidente de violencia de casta, y también está investigando las acusaciones de violación presentadas por la familia de la víctima y otros habitantes del pueblo.

Dado que el cuerpo de la niña ya ha sido incinerado en su mayor parte, los médicos forenses «no pudieron determinar nada basándose en las partes restantes del cuerpo» durante el examen posmortem, dijo Singh el miércoles. Las unidades forenses están analizando ahora otras pruebas, como los fluidos corporales presentes en la ropa de la niña, para «determinar si hubo algún tipo de vertido que se utilizara en la agresión sexual», dijo.

En la jerarquía social basada en las castas de la India, los dalits son aquellos que pertenecen a castas oprimidas, y en el pasado se les denominaba «intocables». Sufren una grave discriminación y suelen ser víctimas de violencia y agresiones sexuales.

El sistema de castas de la India se abolió oficialmente en 1950, pero la jerarquía social de 2.000 años impuesta a las personas por su nacimiento sigue existiendo en muchos aspectos de la vida. El sistema de castas clasifica a los hindúes al nacer, definiendo su lugar en la sociedad, los trabajos que pueden realizar y con quién pueden casarse.

Arvind Kejriwal, el ministro principal de Nueva Delhi, tuiteó una declaración el martes por la noche tras enfrentarse a las acusaciones de silencio. «El asesinato de la niña de 9 años en Nueva Delhi después de ser violada es extremadamente vergonzoso», escribió, pidiendo la pena de muerte para los autores. «Me reuniré con la familia de la víctima mañana y haré todo lo posible para ayudarles en esta lucha por la justicia».

Shaktisinh Gohil, diputado del principal partido del Congreso de la India, ha pedido que el incidente se discuta durante la sesión parlamentaria en curso.

Mujeres dalit en peligro

Las protestas comenzaron el domingo por la noche en la zona donde se produjo la violación, pero han ido creciendo a medida que se extendía la ira.

El martes, algunos manifestantes quemaron efigies del primer ministro Narendra Modi, a medida que crecía el enfado por su silencio sobre el asunto y la percepción de que el gobierno no protege a las jóvenes del persistente problema de las violaciones en el país.

Manifestantes queman figuras que representan al primer ministro Narendra Modi y el ministro principal de Nueva Delhi, Arvind Kejriwal, durante las protestas. (Crédito: Amarjeet Kumar Singh/SOPA Images/LightRocket via Getty Images)

Entre los manifestantes había hombres, mujeres y niños, algunos de los cuales llevaban máscaras con una cruz en la boca para significar el silencio de los dirigentes del país.

«Mis parientes viven en el mismo pueblo que la niña», dijo Anil Kumar, de 46 años, en la protesta del miércoles. «Es una completa anarquía en Nueva Delhi. Violaron a una niña de 9 años y la administración estaba durmiendo».

«Queremos el castigo más duro para los acusados, el gobierno debería dar ejemplo», añadió. «La seguridad de las mujeres no puede tomarse a la ligera».

Savita Sheel, residente en el barrio donde ocurrió el incidente, dijo que se sintió «estremecida» cuando se enteró.

«Si estas cosas ocurren junto a un acantonamiento del ejército, ¿cómo se puede estar tranquilo sobre la seguridad de las mujeres en la capital nacional?», se preguntó en referencia a que el cuartel general del ejército indio, las viviendas militares y el hospital de la base se encontraban en la misma zona.

La madre de la víctima declaró el miércoles a CNN que quería que se hiciera justicia por la muerte de su hija. «Mi hija era una hija muy buena, era una hija encantadora», dijo entre lágrimas.

Protestas en India por violación grupal 0:32

Activistas y políticos de la oposición han recurrido a Twitter para poner de relieve el problema de la violencia sexual contra las mujeres y las atrocidades de las castas, que persisten desde hace décadas a pesar de los esfuerzos concertados para combatir el problema.

«La hija de un dalit es también la hija de la nación», tuiteó el martes Rahul Gandhi, diputado y expresidente del principal partido de la oposición de la India.

Estadísticas alarmantes

Según la Oficina Nacional de Registros de Crímenes de la India, en las últimas cifras disponibles de 2019 se denunciaron más de 32.000 casos de presunta violación, es decir, una violación aproximadamente cada 17 minutos. Pero los expertos afirman que la cifra real es probablemente mucho mayor, debido a la vergüenza que conlleva denunciar una agresión sexual y a que las víctimas se enfrentan a barreras sociales.

La cifra se dispara si se tienen en cuenta otros delitos contra las mujeres, como el acoso sexual, el voyeurismo, el intento de violación u otros tipos de agresión.

Las que pertenecen a castas bajas y oprimidas -unos 201 millones de personas de los 1.300 millones de habitantes de la India, según las cifras del gobierno- son especialmente vulnerables, afirman organizaciones y activistas de derechos humanos.

Algunos de los manifestantes llevaban máscaras con una cruz en la boca para significar el silencio de los dirigentes del país.

En 2019 se denunciaron casi 46.000 casos de delitos contra las castas oprimidas, de los cuales 3.486 se registraron como violaciones, según la oficina de registro de delitos.

Varios casos similares desataron la indignación y las protestas a nivel nacional el pasado mes de octubre, cuando una mujer dalit de 22 años murió a causa de las graves lesiones sufridas en el estado de Uttar Pradesh, en el norte de India, tras ser presuntamente violada en grupo. Ese mismo día, otra mujer dalit de 19 años murió en el distrito de Hathras, en Uttar Pradesh, tras ser presuntamente violada en grupo y estrangulada por hombres de una casta superior en otro incidente, y su cuerpo fue supuestamente incinerado sin el consentimiento de la familia.

El mes anterior, otra niña dalit de 13 años fue violada y asesinada en Uttar Pradesh, lo que provocó una nueva ira entre la comunidad.

La legislación india en materia de violaciones se ha modificado varias veces en la última década, después de que una serie de violaciones y asesinatos muy publicitados pusieran de manifiesto los escandalosos índices de agresiones sexuales en India. Sin embargo, los activistas afirman que las leyes vigentes siguen sin proteger a las mujeres, y muchos de los problemas asociados a la crisis de las violaciones en India continúan.

«A veces nuestras hermanas son quemadas a la fuerza en Hathras y a veces en Delhi», afirmó el lunes en Twitter Chandra Shekhar Azad, líder del destacado grupo de derechos de los dalits Bhim Army. «Nuestra lucha continuará hasta que consigamos justicia».

Violencia contra la mujer

Cientos de personas protestaron este miércoles en Nueva Delhi, capital de India, por cuarto día consecutivo, mientras sigue creciendo la indignación por la presunta violación y asesinato de una niña de 9 años perteneciente a una de las castas más oprimidas de la India.
La publicación Cuarto día de protestas en la India tras la presunta violación y asesinato de una niña de 9 años en Nueva Delhi apareció primero en CNN.Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver