El jardín más político de Estados Unidos todavía siembra polémica un año después

(CNN) — Desde que dejó Washington en enero, solo ha habido un puñado de cosas que han sacado a la exprimera dama Melania Trump de su silencio en las redes sociales: las vacaciones, el aniversario de Be Best, y la respuesta por las felicitaciones de cumpleaños.

Pero nada ha llamado su atención, o su ira, como las críticas al jardín de rosas de la Casa Blanca realizadas la semana pasada por parte del destacado historiador y autor Michael Beschloss.

El 7 de agosto Beschloss tuiteó su continuo disgusto por lo que denominó la «evisceración» por parte de Trump del jardín más emblemático de Estados Unidos. Como ocurre con la mayoría de las cosas tocadas por los Trump, el Rose Garden se ha convertido en un pararrayos político. Su renovación masiva de 2020, un proyecto supervisado por la exprimera dama, se polarizó en un grado que normalmente se reserva para asuntos políticos complejos, no para ramilletes y césped.

La reconstrucción significó eliminar casi todas las plantas, árboles y flores del jardín, desenterrar un sistema de riego anticuado e instalar uno nuevo, crear un aparato audio visual más cohesivo, colocar adoquines para los pasillos y replantar casi todos los arbustos y plántulas desde cero.

En la inauguración, hace un año este mes, las críticas se dividieron principalmente por líneas de partido, entre aquellos que sintieron que la actualización era un tributo a la estética glamorosa de Trump, y aquellos que estaban seguros de que la primera dama había llevado las tijeras al jardín para recolectar astillas de madera para hacer un popurrí.

Beschloss entraría en la última categoría.

Durante el último año, el famoso historiador tuiteó con coherencia su profundo disgusto por la renovación del Rose Garden, ganando miles de retuits cada vez que publica sus opiniones, que a menudo van acompañadas de fotografías que documentan el jardín en la gloria pasada.

El sábado pasado, Beschloss tuiteó una foto de la histórica, pero estéril, parcela de tierra justo afuera de las puertas de la Oficina Oval con la leyenda: «La evisceración del jardín de rosas de la Casa Blanca se completó hace un año este mes, y aquí está el sombrío resultado, décadas de historia estadounidense desaparecieron».

CNN se acercó a Beschloss para comentar sobre esta historia y no recibió una respuesta.

Una vista del jardín de rosas en la posrenovación de la Casa Blanca el 22 de agosto de 2020 en Washington, DC.

Al día siguiente, Trump, o mejor dicho, la cuenta de Twitter que pertenece a la Oficina de Melania Trump, publicó su propia foto de un jardín de rosas vibrante y floral más reciente, y una leyenda respondiendo a Beschloss.

«@BeschlossDC ha demostrado su ignorancia al mostrar una imagen del jardín de rosas en sus inicios. El jardín de rosas está adornado con un florecimiento de rosas saludable y colorido. Su información engañosa es deshonrosa y nunca se debe confiar en él como historiador profesional», decía el tuit.

Un portavoz de Trump redobló el tuit y le dijo a CNN: «El pueblo estadounidense merece honestidad».

El portavoz agregó que el enfoque de Trump sobre el rediseño del jardín se realizó después de realizar mucha investigación sobre su historia, «combinada con las necesidades del presente. Politizar esta renovación ilustra aún más el sesgo de los medios contra la Sra. Trump».

Trump se justificó al señalar que la foto que Beschloss tuiteó no es exactamente representativa de cómo se ve el jardín ahora, ni cómo funcionan los jardines, según una persona familiarizada con la renovación del Rose Garden.

«El primer año está durmiendo, el segundo año se está arrastrándose y el tercer año está saltando. Todo el mundo conoce ese refrán», dijo la persona a CNN sobre el proceso de expectativa, que aquellos en el mundo de la jardinería saben que es cierto.

Esta persona, al igual que otras tres personas entrevistadas para esta historia, solicitó el anonimato para discutir la trama más controvertida del espacio verde de Washington.

Una vista del recientemente renovado Rose Garden en la Casa Blanca el 22 de agosto de 2020 en Washington. (Foto de Drew Angerer / Getty Images)

«No hay forma de que con el trabajo que se hizo podría ser —’¡ta-da! ¡Aquí tienes!'», dijo esta persona. «Todo el jardín tuvo que ser arrancado para ser reconstruido».

Otra persona involucrada en la planificación de la renovación reconoció que el «después» era «impactante» y que el jardín parecía «castrado».

Sin embargo, varias partes acordaron la necesidad de la transformación, principalmente los jardineros de la Casa Blanca y el entonces encargado principal de los jardines de la Casa Blanca, Timothy Harleth, así como Trump. Décadas de desgaste y reemplazo constante de árboles, arbustos y plantaciones para mantener un exterior abundante habían causado daños irreversibles, según un informe de más de 200 páginas encargado por la Comisión para la Preservación de la Casa Blanca.

Dos de las personas involucradas en el rediseño dijeron que cuando comenzó la renovación del Rose Garden, solo había 11 rosales reales —ahora hay más de 200.

«Hubo tanta plaga, enfermedad y cambio de plantaciones que lo que Beschloss y todos los demás piensan que era el jardín original que fue ‘destruido’ por Melania [Trump], no había sido el jardín original en literalmente décadas», afirmó esta persona, quien trabajó en estrecha colaboración con el Servicio de Parques Nacionales en el proyecto Rose Garden.

Una vista aérea del recientemente renovado Rose Garden en la Casa Blanca el 22 de agosto de 2020 en Washington. (Foto de Drew Angerer / Getty Images)

Esencialmente, a medida que los problemas de riego, la sombra y el crecimiento de las raíces se enredaban y mataban muchas de las plantas, el Servicio de Parques Nacionales —cuyos trabajadores atienden los terrenos de la Casa Blanca— simplemente desenterraría las cosas muertas y en su lugar plantaría flores y arbustos vibrantes, coloridos, a menudo estacionales y, ocasionalmente, árboles. «Fue un desafío y un cambio constante», dijo la fuente.

Los 10 árboles de manzano silvestre de la era Bunny Mellon, que Beschloss y otros han criticado airadamente fueron eliminados en la renovación de 2020, en realidad habían sido reemplazados varias veces desde 1962, no tenían nada de original.

«A principios de la década de 2000, eran simplemente enormes. Demasiado grandes para el espacio», dijo un miembro del personal de la Casa Blanca que está familiarizado con la remoción de árboles. Fueron reemplazados por otros más pequeños, al menos dos veces antes del año pasado.

En 2019, para la cena de estado con Australia que se llevó a cabo en el Rose Garden, se trajeron nuevos árboles de manzano silvestre, dice esta persona, y agregó: «Nadie fue más sabio».

Pero las manzanas silvestres que han desaparecido a lo largo de los años no estaban destinadas a ser enviadas a la trituradora de madera —aunque han muerto «unas tres», dice el miembro del personal de la Casa Blanca, que pudo confirmar el paradero de los árboles, en un contexto general . Un «par» más están siendo rehabilitados y cultivados de nuevo en el invernadero de la Casa Blanca, y «algunos» han sido replantados en los terrenos del jardín sur, dice esta persona.

Las flores florecen en el jardín de rosas mientras el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sale de la Oficina Oval el 16 de abril de 2018 en la ciudad de Washington. (Foto de Mark Wilson / Getty Images)

Sin embargo, todavía hay quienes dicen que Beschloss tenía razón en su crítica.

Como muchos a los que les apetece una abundancia de tulipanes o plantas perennes de temporada para mostrar el jardín más histórico de Estados Unidos, el historiador parece extrañar y desear la gratificación inmediata de un jardín que siempre se ve hermoso y abundante, falso o no. Y el Rose Garden parecía eviscerado en su inauguración inicial, una cáscara de lo que era originalmente , o incluso la más reciente forma.

También había una fecha límite para cumplir, reconoce una de las personas involucradas en la renovación.

«[Melania Trump] daría su discurso para la convención [Nacional Republicana] desde el Rose Garden justo después de la inauguración», dijo esta persona.

Dicho esto, incluso las rosas que se plantaron para la inauguración y su discurso no están entre los arbustos que florecen a varios pies de altura ahora, un año después.

«Es básicamente imposible que rosas como esa sobrevivan al calor y la humedad de Washington, en agosto», dice la fuente, quien señala que a medida que bajaban las temperaturas, se agregaron variedades de rosas apropiadas, y una gran parte de esas plantas ahora están prosperando.

¿Por qué un perro de los Biden ataca en la Casa Blanca? 4:05

Casa Blanca
Donald Trump
Melania Trump

Desde que dejó Washington, solo ha habido un puñado de cosas que han sacado a la exprimera dama Melania Trump de su silencio en las redes sociales: las vacaciones, el aniversario de Be Best, gracias por los deseos de cumpleaños.
La publicación El jardín más político de Estados Unidos todavía siembra polémica un año después apareció primero en CNN.Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver