Los talibanes llamaron a su puerta tres veces: la cuarta vez, la mataron

(CNN) — Najia estaba en casa con sus tres hijos pequeños y su hija en un pequeño pueblo del norte de Afganistán cuando los combatientes talibanes llamaron a su puerta.

Manizha, la hija de Najia, de 25 años, sabía que venían: su madre le había dicho que habían hecho lo mismo los tres días anteriores, exigiendo que cocinara comida para hasta 15 combatientes.

«Mi madre les dijo: ‘Soy pobre, ¿cómo puedo cocinar para vosotros? (Los talibanes) empezaron a golpearla. Mi madre se derrumbó y la golpearon con sus armas AK47», relató.

Manizha dijo que gritó a los combatientes que se detuvieran. Se detuvieron un momento antes de lanzar una granada en la habitación contigua y huir mientras las llamas se extendían, dijo. La madre de cuatro hijos murió a causa de la paliza.

Exanalista de la CIA: Habrá un genocidio en Afganistán 1:20

El mortífero ataque del 12 de julio contra la casa de Najia en la provincia de Faryab fue un escalofriante anticipo de la amenaza a la que se enfrentan ahora las mujeres de todo Afganistán tras la toma de la capital, Kabul, por parte de los talibanes. CNN utiliza los alias de Najia y Manizha para proteger su identidad por razones de seguridad.

En 10 días, los militantes talibanes han tomado decenas de capitales de provincia que han quedado vulnerables tras la retirada de las tropas estadounidenses y aliadas.
La velocidad del avance de los militantes cogió desprevenida a la población local.

Algunas mujeres dijeron que no habían tenido tiempo de comprar un burka para cumplir con las normas talibanes de que las mujeres deben ir cubiertas y acompañadas por un familiar masculino cuando salen de casa.

Para las mujeres afganas, la tela representa la pérdida repentina y devastadora de los derechos adquiridos durante 20 años -el derecho a trabajar, estudiar, desplazarse e incluso vivir en paz- que temen no recuperar nunca.

Profunda desconfianza contra los talibanes

La última vez que los talibanes gobernaron Afganistán, entre 1996 y 2001, cerraron las escuelas de niñas y prohibieron a las mujeres trabajar.

Tras la invasión de Estados Unidos en 2001, las restricciones a las mujeres se suavizaron, e incluso mientras la guerra hacía estragos, un compromiso local para mejorar los derechos de las mujeres, apoyado por grupos y donantes internacionales, llevó a la creación de nuevas protecciones legales.

En 2009, la Ley de Eliminación de la Violencia contra la Mujer tipificó como delito la violación, la agresión y el matrimonio forzado, y declaró ilegal impedir que las mujeres o las niñas trabajaran o estudiaran.

Esta vez, los talibanes prometen formar un «gobierno islámico inclusivo afgano», aunque no está claro qué forma adoptará y si el nuevo liderazgo incluirá a las mujeres.

Imágenes de pánico de afganos que huyen de los talibanes 2:33

Farzana Kochai, que era miembro del parlamento afgano, dice que no sabe lo que vendrá después. «No ha habido ningún anuncio claro sobre la forma del gobierno en el futuro: ¿tendremos un parlamento en el futuro gobierno o no?», dijo.

También le preocupan sus futuras libertades como mujer. «Esto es algo que me preocupa más», dijo. «Todas las mujeres están pensando en esto. Sólo intentamos tener una idea… ¿se permitirá a las mujeres trabajar y ocupar un puesto de trabajo o no?», se preguntó.

El portavoz de los talibanes, Suhail Shaheen, declaró este lunes que, bajo el régimen talibán, las niñas podrán estudiar. «Las escuelas estarán abiertas y las niñas y las mujeres irán a las escuelas, como profesoras, como estudiantes», dijo.

Más allá de las promesas de los talibanes

Pero los relatos de la población local sobre el terreno pintan un panorama diferente, y existe una profunda desconfianza hacia los militantes que causaron tanta miseria bajo su último gobierno.

En julio, la Comisión Independiente de Derechos Humanos de Afganistán afirmó que en las zonas controladas por los talibanes se había ordenado a las mujeres que no acudieran a los servicios sanitarios sin un tutor masculino. Se prohibió la televisión, y se ordenó a profesores y alumnos que llevaran turbante y se dejaran la barba.

Eruditos religiosos, funcionarios del gobierno, periodistas, defensores de los derechos humanos y mujeres se han convertido en víctimas de asesinatos selectivos, según la comisión. Una de ellas fue Mina Khairi, una joven de 23 años que murió en un atentado con coche bomba en junio. Su padre, Mohammad Harif Khairi, que también perdió a su esposa y a otra hija en la explosión, dijo que la joven locutora llevaba meses recibiendo amenazas de muerte.

Salir de Afganistán fue decisión política, dice analista 1:31

La última vez que los talibanes controlaron Afganistán, las mujeres que desobedecían órdenes eran golpeadas.

Los talibanes negaron haber matado a Najia, la madre que viviía en la provincia de Faryab, pero sus palabras se ven contradichas por testigos y funcionarios locales que confirmaron la muerte de una mujer de 45 años cuya casa fue incendiada.

Una vecina que gritó a los hombres que se detuvieran dijo que muchas mujeres del pueblo de Najia son viudas de soldados afganos. Se ganan la vida vendiendo leche, pero los talibanes «no lo permiten», dijo. «No tenemos hombres en nuestra casa, ¿qué vamos a hacer? Queremos escuelas, clínicas y libertad como otras mujeres, hombres… otras personas», afirmó.

Sube el precio del burka

La toma del país por parte de los talibanes fue tan rápida que algunas mujeres se encontraron sin el uniforme femenino necesario para el gobierno talibán.

Una mujer, cuyo nombre no se divulga por razones de seguridad, dijo que en su casa sólo había uno o dos burkas para compartir entre ella, su hermana y su madre. «En el peor de los casos, si no tenemos burka, tenemos que conseguir una sábana o algo para que sea un pañuelo más grande», explicó.

Los precios de los burkas se multiplicaron por diez en Kabul, ya que las mujeres se apresuraron a adelantarse al avance de los militantes, según otra mujer de la ciudad, cuyo nombre tampoco se ha revelado por motivos de seguridad. Algunas no llegaron a los mercados antes de que cerraran el domingo, ya que los propietarios de las tiendas se apresuraron a volver a casa.

La mujer dijo que había pasado horas en un banco el domingo tratando de retirar todo el dinero posible para ver a la familia a través de los próximos días de incertidumbre. «Fue tan inesperado, nadie esperaba que esto sucediera tan pronto. Incluso la gente podría suponer: ‘Oh, Kabul puede defenderse durante un año o así’, pero la moral está perdida. El ejército se está entregando a los talibanes», dijo.

Teme por su vida, pero también por el colapso de un gobierno por el que se ha luchado tanto y por el fin de las libertades de las mujeres afganas.

Así reacciona el mundo ante la toma de poder del talibán 1:36

«Como mujer, nos mantienen dentro. Hemos luchado durante años para salir, ¿tenemos que volver a luchar por lo mismo? ¿Para conseguir el permiso para trabajar, para conseguir el permiso para ir solas al hospital?», dijo.

Todo para nada

En los últimos 10 días, una sucesión de victorias talibanes sobre decenas de capitales de provincia acercó a las mujeres afganas a un pasado que deseaban desesperadamente dejar atrás.

Pashtana Durrani, fundadora y directora ejecutiva de Learn, una organización sin fines de lucro centrada en la educación y los derechos de la mujer, dijo que se le habían acabado las lágrimas por su país.

«He llorado tanto que ya no me quedan lágrimas en los ojos para llorar. Llevamos ya bastante tiempo de luto por la caída de Afganistán. Así que no me siento muy bien. Al contrario, me siento muy desesperanzada», dijo.

Durrani dijo que había recibido mensajes de texto tanto de chicos como de chicas, que se desesperaban porque los años de estudio eran «todo para nada».

Dijo que los talibanes seguían hablando de la educación de las niñas, pero no habían definido lo que significaba. Los estudios islámicos se presuponen, pero «¿qué pasa con la educación de género? ¿Y la educación profesional», preguntó. «Si lo piensas, te desespera porque no hay respuesta para ello», se lamentó.

En un tuit, el Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, pidió que se pusiera fin a todos los abusos. «El derecho internacional humanitario y los derechos humanos, especialmente los logros alcanzados con tanto esfuerzo por las mujeres y las niñas, deben ser preservados», afirmó.

Caos y desesperación para huir de Kabul

En escenas caóticas en el aeropuerto de Kabul este lunes, afganos desesperados escalaron una especie de puente aéreo para intentar embarcar en aviones que salían del país. Pero para muchos millones de personas no hay escapatoria.

La mujer de Kabul que pasó horas en el banco el domingo dijo que incluso si pudiera encontrar un vuelo, sin visado no tiene a dónde ir. La única opción era quedarse dentro y esperar no llamar la atención. «Salir o hacer cualquier otra cosa puede poner en riesgo nuestra vida», dijo.

Mientras Estados Unidos y sus aliados evacuaban a los miembros del personal, Patricia Gossman, directora asociada para Asia de Human Rights Watch, instó a los donantes internacionales a no abandonar Afganistán.

«Muchos, muchos no pueden salir y tendrán una gran necesidad tanto de ayuda humanitaria urgente como de otros servicios esenciales como la educación», dijo. «Es el momento equivocado para que los donantes digan: ‘Oh, ya hemos terminado en Afganistán'», agregó.

Las mujeres de todo el país viven con el temor de que llamen a la puerta como le ocurrió a Najia el mes pasado. Su hija, Manizha, dice que no ha vuelto a la casa desde la muerte de su madre. No sale mucho a la calle.

«Los talibanes no dejan salir a ninguna mujer sin un pariente masculino. Los hombres son los únicos que pueden salir. Pueden ir a trabajar», contó.

Afganistán
Talibanes

La historia de Najia, una mujer asesinada en julio en un pequeño pueblo de Afganistán, es un escalofriante anticipo de lo que sufren las mujeres con la vuelta al poder de los talibanes.
La publicación Los talibanes llamaron a su puerta tres veces: la cuarta vez, la mataron apareció primero en CNN.Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver