¿Qué hay detrás de la desafiante respuesta de Biden sobre Afganistán?

(CNN)– Cuando las imágenes de afganos desesperados aferrados a los aviones de combate estadounidenses comenzaron a emerger de Kabul este lunes por la mañana, el presidente de Estados Unidos Joe Biden había admitido a sus asistentes que no tenía más remedio que interrumpir su estadía en Camp David para regresar a la Casa Blanca.

Biden había estado enfrentando llamadas, incluso de sus aliados políticos, para hablar sobre la caída de Afganistán ante los talibanes. Sus principales ayudantes habían comenzado a admitir públicamente que la velocidad con la que el ejército afgano colapsaría los tomó por sorpresa.

Pero querían que la situación en Kabul se estabilizara antes de que Biden se dirigiera a la nación. Y sus propias palabras de principios de este verano, que describían una toma del poder de los talibanes como «improbable», estaban agravando la sensación de que un comandante en jefe fue tomado por sorpresa.

Afganos no pueden solos contra talibanes, dice analista 2:24

Durante las sesiones informativas, el presidente interrogó a su equipo sobre cómo podrían haber calculado mal el tiempo que tardaría el ejército afgano en colapsar, según personas familiarizadas con el asunto.

También ha expresado su consternación por el fracaso de Ashraf Ghani, el presidente afgano derrocado que huyó del país este domingo, en adherirse a un plan que presentó en la Oficina Oval en junio para evitar que los talibanes se apoderen de las principales ciudades.

Durante todo el fin de semana, Biden permaneció en la residencia de retiro presidencial, recibiendo informes en mientras estaba sentado solo en la mesa de conferencias. Los asesores se reunieron por separado para discutir cuándo y cómo debería abordar la situación.

Cuando regresó a la Casa Blanca este lunes al mediodía, muchos de sus ayudantes asumieron que al menos pasaría allí la noche.

Sin embargo, casi tan pronto como Biden aterrizó en Washington, se corrió la voz de que su estadía en la mansión ejecutiva sería breve. Después de su discurso de 18 minutos, Biden volvió rápidamente a las montañas.

El discurso de Biden

Mientras los asesores trabajaban febrilmente este lunes para calibrar el discurso del presidente, había mucho menos preocupación por las previsibles críticas de los republicanos que por cómo las propias palabras y cálculos de Biden durante los últimos meses habían sido tan incorrectos.

Biden: La misión no era crear otra nación en Afganistán 1:11

El tramo de tres días puso de relieve dos de los rasgos políticos más marcados de Biden: una racha defensiva obstinada y una certeza feroz en su toma de decisiones, que deja poco espacio para una segunda opinión.

Esos rasgos llevaron a un aire de desafío que se cernía sobre la Casa Blanca este lunes. Pero las imágenes impactantes del caos en Kabul, que el presidente llamó «desgarradoras», se mantuvieron como evidencia irrefutable del fracaso.

La tarea de decidir qué hacer a continuación quedaba en manos de Biden.

Las escenas en Kabul son ‘mucho peores que las de Saigón’

Dentro de la Casa Blanca y las agencias de seguridad nacional, ha habido un intenso debate sobre cómo se desarrolló la catástrofe actual en Afganistán. A los funcionarios que han construido carreras enteras en temas relacionados con el país les ha resultado difícil comprender el final contundente del conflicto de 20 años.

Nunca en los siete meses de la presidencia de Biden se había cuestionado tan intensamente la competencia de la administración, y el discurso desafiante y defensivo del presidente este lunes solo alimentó las preocupaciones en lugar de disiparlas.

¿Fue correcta la decisión de Joe Biden sobre Afganistán? 0:53

Un funcionario de alto rango de la Casa Blanca le dijo a CNN un día después del discurso que «no hay dudas sobre la estrategia del presidente». Pero reconoció que se tenía que hacer mucho más para explicar cómo se intensificó la crisis y cómo el gobierno fue sorprendido por el aumento de poder de los talibanes.

Aún así, el funcionario enfatizó que la administración estaba enfocada «en mirar hacia adelante, no hacia atrás».

«Sí, nuestra competencia está siendo cuestionada», agregó el funcionario. «La única forma de arreglar eso es estabilizar el aeropuerto y retirar de manera segura a los estadounidenses y nuestros socios lo mejor que podamos».

El desafiante mensaje de Biden

El desafiante mensaje del discurso de este lunes de Biden reflejó las conversaciones que tuvo con sus asesores durante las últimas 48 horas. Los funcionarios sabían que la situación que finalmente se desarrolló era posible. Los talibanes aplastaron al gobierno civil en Kabul una vez que las fuerzas estadounidenses se fueron. Pero habían contado con que sería poco probable.

Los principales asesores de Biden han sido sinceros esta semana al admitir que no esperaban que sucediera tan rápido.

«Ciertamente es el caso de que la velocidad con la que cayeron las ciudades fue mucho mayor de lo que se esperaba», dijo el lunes el asesor de seguridad nacional Jake Sullivan en el programa «Today» de NBC.

Al mismo tiempo, Biden se ha enfrentado a sus propias declaraciones pasadas, minimizando la idea de que los talibanes invadirían Kabul. Y rechazando rotundamente la posibilidad de que la embajada de Estados Unidos fuera evacuada.

Imágenes de pánico de afganos que huyen de los talibanes 2:33

Evitar una crisis de confianza

Parte de ese enfoque, para minimizar la posibilidad de que los talibanes tomen el control del país, estaba destinado a evitar una mayor erosión de la moral entre las fuerzas de defensa del país, dijo un asesor.

Y Biden dijo durante sus comentarios que el ahora depuesto gobierno afgano había alentado a Estados Unidos a posponer la orquestación de un éxodo masivo «para evitar desencadenar, como dijeron, una crisis de confianza».

Aún así, en retrospectiva, los comentarios de Biden sobre cómo terminaría la guerra, incluido el rechazo de las comparaciones con la caída de Saigón en 1975, parecían muy equivocados.

«Que la administración diga que esto no va a ser Saigón mientras miramos ese tipo de imágenes, bueno, tal vez tengan razón. Porque son mucho peores que Saigón», dijo Ryan Crocker, quien se desempeñó como embajador en Afganistán bajo el mandato del expresidente Barack Obama.

Preguntas sin respuesta

Biden ha exudado durante mucho tiempo seguridad en sí mismo, tanto en sus puntos de vista de política exterior como en su estrategia política, perfeccionada durante sus muchos años en Washington.

Los asesores dicen que, si bien da la bienvenida a las opiniones disidentes y el debate sólido, es más probable que cierre abruptamente una conversación si siente que su conocimiento de una situación, particularmente sobre asuntos internacionales, está siendo cuestionada.

Esa terquedad quedó plenamente patente en su discurso desde la East Room, durante el cual el presidente dedicó mucho más tiempo a defender su decisión de retirar las tropas estadounidenses que a reconocer los errores de cálculo admitidos por su administración.

Biden: Mantengo decisión de retirar tropas de Afganistán 4:21

Aunque reconoció brevemente que el avance de los talibanes y el colapso del gobierno tuvieron lugar «más rápido de lo que anticipamos», Biden dejó en claro que su intención de poner fin a la guerra no había cambiado.

«Soy el presidente de Estados Unidos», dijo Biden. «La pelota se detiene conmigo».

Sin embargo, si ese es realmente el caso, Biden dejó sin respuesta una gran cantidad de preguntas sobre cómo los eventos se salieron de control tan rápidamente. Y  solo dijo que el proceso de retirada de las tropas había sido «duro y complicado».

Además, no ha mostrado ninguna señal, públicamente o, según dicen sus asistentes, en privado, de que crea que su propia decisión de retirar tropas de Afganistán ayudó a causar la crisis actual.

«Sé que mi decisión será criticada»

En cambio, le ha echado la culpa a otros participantes del conflicto: al ejército afgano, por desmoronarse; al expresidente Donald Trump, por aceptar un acuerdo con los talibanes; y a sus predecesores, por expandir una misión en un país sin considerar cómo terminarlo.

También atacó con dureza a Ghani, diciendo que el líder afgano «rechazó rotundamente» el consejo de Biden sobre la búsqueda de un acuerdo político con los talibanes y que estaba «equivocado» respecto a la fuerza del ejército afgano.

«Sé que mi decisión será criticada, pero prefiero aceptar todas esas críticas que pasar esta decisión a otro presidente de Estados Unidos», dijo en su discurso.

Mientras salía del East Room sin responder a las preguntas de los periodistas, miembros clave del Congreso señalaron su intención de llegar al fondo de la crisis.

Aerolíneas desvían sus vuelos del espacio aéreo de Afganistán 0:54

El senador Mark Warner de Virginia, presidente demócrata del Comité de Inteligencia, dijo que él y otros legisladores tenían «preguntas difíciles, pero necesarias, sobre por qué no estábamos mejor preparados para el peor de los casos que involucraba un colapso tan rápido y total del gobierno y las fuerzas de seguridad afganas».

«Le debemos esas respuestas al pueblo estadounidense», dijo Warner, «y a todos aquellos que sirvieron y sacrificaron tanto».

Este martes, la Casa Blanca se acercó a los aliados en Capitol Hill, y a otros aliados, para explicar sus esfuerzos y tratar de aliviar sus preocupaciones.

La guerra más larga de Estados Unidos

Desde el momento en que entró en la Oficina Oval hace siete meses, Biden estaba decidido a ver que su presidencia haría lo que sus tres predecesores no hicieron. Es decir, ponerle fin a la guerra más larga de Estados Unidos.

Se rodeó de los principales asesores que compartían esa creencia fundamental. Esto, ahora, plantea una pregunta incluso entre algunos demócratas sobre si su lealtad les impidió tomar en serio las advertencias sobre las consecuencias de una retirada rápida.

«Nadie está en desacuerdo con la decisión de salir de Afganistán, literalmente casi nadie», dijo a CNN un exfuncionario de seguridad nacional de Obama este lunes. «Pero ejecutar esa decisión fue su responsabilidad y fueron sorprendidos».

Exanalista de la CIA: Habrá un genocidio en Afganistán 1:20

En la Casa Blanca, pocos asesores están más cerca de Biden que el secretario de Estado Antony Blinken y Sullivan, quienes llevan años trabajando para él. Aparecieron en televisión esta semana para defender la decisión de su jefe de poner fin a la guerra.

Otros asesores, incluido el secretario de Defensa Lloyd Austin y el presidente del Estado Mayor Conjunto, el general Mark Milley, han pasado menos tiempo en la órbita de Biden.

Cuando el presidente estaba sopesando una decisión sobre Afganistán en la primavera, Milley estaba entre las voces más fuertes que abogaban por una presencia continua de las fuerzas estadounidenses en Afganistán.

«Esto ha sido un desastre»

Biden rechazó esa opinión, incluso cuando los generales advirtieron sobre la posibilidad de una toma de poder de los talibanes. Ya sea un error de cálculo, una falla de inteligencia o una combinación de ambos, el presidente ahora enfrenta una crisis de credibilidad en una de sus cartas de presentación más fuertes: la política exterior.

«No se puede defender la ejecución aquí», dijo David Axelrod, un asesor principal de Obama que participó en las deliberaciones sobre Afganistán al principio de esa administración.

«Esto ha sido un desastre. Para todo el mundo, cualquiera que tenga el corazón palpitante, ver estas escenas de personas que pululan desesperadamente por el aeropuerto tratando de salir antes de la matanza que anticipan de los talibanes, ya sabes, es desgarrador. Es deprimente. Y es un fracaso».

«Necesita reconocer ese fracaso», dijo Axelrod, quien es un comentarista político de alto nivel de CNN. «Él es el comandante en jefe».

Salir de Afganistán fue decisión política, dice analista 1:31

Los apoyos a la decisión de Biden

Los funcionarios dicen que lo que impulsa el pensamiento del presidente es la creencia predominante de que, como él, la mayoría de estadounidenses están cansados del conflicto prolongado en Afganistán.

Sus asesores han confiado durante los últimos meses en que el público estadounidense lo apoyó en su decisión de retirar las tropas estadounidenses de Afganistán.

Una encuesta de ABC News/Ipsos en julio encontró que el 55% de los adultos estadounidenses aprobaron la forma en que Biden estaba manejando el retiro.

En una encuesta de mayo de la Universidad de Quinnipiac, el 62% de los adultos estadounidenses aprobaron la decisión de Biden de traer a casa a todas las tropas estadounidenses de Afganistán antes del 11 de septiembre de 2021.

Algunos funcionarios de la Casa Blanca también han señalado en privado que, a medida que el país continúa luchando contra el covid-19 y la economía se encoge de hombros ante los efectos persistentes de la pandemia, los eventos que se desarrollan a miles de kilómetros de distancia apenas están al frente de la mente de los estadounidenses.

Afganistán

El trasfondo de la respuesta de Biden a la crisis de Afganistán. Qué piensan sus aliados. Por qué mantiene firme su opinión
La publicación ¿Qué hay detrás de la desafiante respuesta de Biden sobre Afganistán? apareció primero en CNN.Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver