Reportaje exclusivo: 36 horas con los talibanes

En 2019, CNN obtuvo una rara oportunidad: experimentar la vida dentro del territorio ocupado por los talibanes por 36 horas. Esta es la historia.

Provincia Balkh, Afganistán (CNN)– En las afueras de un pueblo polvoriento del norte de Afganistán, un grupo de combatientes talibanes se reúne a lo largo del camino de tierra. Llevan AK-47 y granadas propulsadas por cohetes y ondean la bandera del grupo militante. Permanecen en un silencio estoico, mirándonos fijamente. No hay rastro de emoción en sus ojos.

Es una escena inquietante, sobre todo porque las grandes concentraciones de talibanes son un objetivo prioritario de los ataques aéreos.

El comandante parece imperturbable. Lleva luchando desde que tenía edad para llevar un arma.

«Estamos preparados para cualquier sacrificio. No nos asusta que nos ataquen», nos dice. «Este es nuestro camino sagrado, seguimos con nuestra yihad».

No es frecuente que un periodista occidental se encuentre en el lado opuesto de la guerra de Estados Unidos. Desde la invasión de Afganistán por parte de las fuerzas lideradas por Estados Unidos, hace 17 años, el mundo de los talibanes ha estado envuelto en el secreto y ha sido en gran medida inaccesible para los extranjeros… hasta ahora.

Tras meses de negociaciones, los dirigentes talibanes han concedido un acceso y una protección extremadamente raros en una zona bajo su control al cineasta afgano Najibullah Quraishi y a un equipo femenino de CNN.

Las 36 horas que pasamos con ellos nos proporcionaron una ventana extraordinaria a un mundo desolado y congelado en el tiempo.

Encontramos pocos indicios de que la ideología insular y austera del grupo militante haya cambiado. A veces, como mujeres extranjeras, nuestra presencia era increíblemente incómoda. Pero, a medida que las conversaciones de paz en Qatar con Estados Unidos cobran impulso, los talibanes creen que la victoria está a su alcance y, quizás como resultado, hay señales de que el grupo está mostrando un mayor pragmatismo.

Informar a través de un velo

Nuestro viaje comienza en Mazar-e Sharif, la cuarta ciudad del país. Los talibanes se vieron obligados a retirarse de la ciudad tras una dura batalla en 2001. Ahora, están a solo unos kilómetros de distancia. Nos dirigimos al distrito de Chimtal, que los talibanes tomaron hace 18 meses. El gobierno todavía tiene una pequeña base en la ciudad principal, pero los pueblos de los alrededores están todos controlados por los talibanes.

Entre el 60% y el 70% de Afganistán está ahora en disputa o bajo el control de los talibanes.

https://cnnespanol.cnn.com/wp-content/uploads/2021/08/river-loop-v2.mp4

Cruzamos un pequeño río en un transbordador tirado a mano. El gobierno de Estados Unidos ha invertido miles de millones de dólares en la construcción de infraestructuras en Afganistán, pero apenas ha llegado a zonas rurales como esta.

Nuestros acompañantes nos esperan al otro lado. Saludan calurosamente a Quraishi, el único miembro masculino de nuestro equipo. Como mujeres, somos ignoradas, aparentemente invisibles bajo el velo facial completo que es obligatorio en público.

Los talibanes nos han invitado a su territorio porque quieren demostrar que son capaces de gobernar con eficacia. Nuestra primera parada es una clínica médica en el pueblo de Pashma Qala. Una placa desgastada en la puerta indica que el edificio fue originalmente un regalo de Estados Unidos en 2006.

Combatientes talibanes frente al dispensario médico de Pashma Qala, en la provincia de Balkh, gestionado por el grupo extremista desde hace más de dos años.

Momentos después de nuestra llegada, una motocicleta atropella a una niña frente a la clínica. Hay un momento de puro horror cuando sus gritos llenan el aire. El combatiente talibán que conduce la motocicleta detiene su marcha y mira hacia atrás. Lentamente, se echa el arma al hombro y se acerca a la niña con indiferencia, y cuando ve que no está gravemente herida, se da la vuelta y se marcha.

La niña es llevada a la clínica, su madre frenética la sigue. El médico, Haji Said Isaq, apenas la examina antes de darle a su madre algunos analgésicos y seguir adelante. Después de años de lucha en esta zona, ha visto cosas mucho peores y tiene docenas de pacientes más que atender.

Educación sexual en una clínica talibán

Isaq explica que, mientras los talibanes dirigen las operaciones diarias de la clínica, el gobierno paga los salarios y proporciona los medicamentos. Este tipo de cooperación ad hoc entre el gobierno y los talibanes es cada vez más común en los hospitales y escuelas de las zonas disputadas.

Bajo el régimen talibán, a finales de los años 90, las mujeres no podían recibir atención médica de un médico varón, trabajar en la mayoría de los empleos o incluso salir de casa sin un guardián masculino. Por eso nos sorprende ver a varias empleadas en la clínica. La partera Fazila, de 22 años, no se cubre la cara cuando habla con nosotros, aunque nuestro operador de cámara es hombre.

La partera Fazila, de 24 años, en la clínica médica de Pashma Qala, en la provincia de Balkh.

En la pared de su oficina, un póster de planificación familiar enumera diferentes tipos de anticonceptivos, incluidos condones y la píldora. Es lo último que esperábamos ver en territorio talibán, donde cualquier conversación sobre sexo es tabú.

Fazila, que no quiso dar su apellido, dice que los talibanes no han cambiado nada desde que tomaron la clínica del gobierno hace 18 meses. Dice que las mujeres siguen siendo atendidas por médicos varones.

«Los talibanes nunca interfieren en nuestro trabajo como mujeres», dijo Fazila. «Nunca nos impiden venir a la clínica. No nos interrumpen».

Como ocurre con todos los lugares a los que nos llevan, es difícil saber hasta qué punto los talibanes han montado una escena para nosotros. Pero los analistas dicen que el grupo parece estar adoptando un enfoque más flexible de la gobernanza en estos días, cooptando las instituciones en el territorio que toman, en lugar de destruirlas o cambiarlas.

Un tablero de información sobre planificación familiar en la clínica médica de Pashma Qala contiene una lista de anticonceptivos disponibles, como condones y píldoras anticonceptivas.

En la sala de espera de la clínica, una mujer que acuna a un niño discapacitado en sus brazos describe lo sombrío de la vida aquí. «Aquí no hay trabajo. Nuestros jóvenes se fueron, algunos fueron asesinados, otros no volvieron», dice.

Cuando le preguntamos si la vida bajo los talibanes ha cambiado con respecto a la de finales de los años 90, una mujer mayor que está cerca niega rotundamente con la cabeza. «No», responde. «Estamos atrapados en el medio y no podemos hacer nada».

Las mujeres esperan atención médica en una clínica gestionada por los talibanes.

Primera visita de mujeres periodistas

Se hace tarde al salir de la clínica y tenemos que llegar a nuestro alojamiento. Los talibanes cortan todos los servicios de telefonía móvil por la noche y los ataques aéreos son más frecuentes al anochecer.

Nuestro anfitrión de la noche es un maestro islámico. Lleva un shalwar kameez blanco, una túnica larga tradicional sobre pantalones anchos, y es uno de los pocos hombres que conocemos que es amable y nos sonríe.

De acuerdo con las estrictas normas de los talibanes sobre la segregación de sexos, debemos dormir en la parte femenina de la casa. Pero nuestro anfitrión viene y se sienta con nosotros un rato. Hablando en árabe clásico -nuestra única lengua común- admite que nunca ha visto a un periodista de fuera, y que nunca imaginó que lo haría.

Las mujeres y los niños de su familia están igualmente intrigados. Cuando el anfitrión se va, nos bombardean con preguntas en dari que no podemos entender. Compartimos con ellos nuestras golosinas mientras las madres se ríen al vernos. Más tarde, nos enteramos de que nunca habían visto extranjeros.

La ilusión de la igualdad de género se rompe

Al día siguiente salimos temprano para visitar la madrasa local, una escuela religiosa.

Las madrasas tienen fama de enseñar un Islam duro y fundamentalista. Bajo el régimen talibán de finales de los años 90, las niñas estaban excluidas de la educación.

Sin embargo, aquí vemos a decenas de menores, niños y niñas, que estudian detenidamente el Corán, recitando versos mientras se balancean de un lado a otro.

https://cnnespanol.cnn.com/wp-content/uploads/2021/08/kids-loop-v2.mp4

La mayoría de las niñas tienen entre 8 y 10 años, y varias nos dicen que saben leer. Con lápiz y papel, demuestran con orgullo que pueden escribir sus propios nombres. Una de las niñas dice que quiere ser médico cuando sea mayor. Otra dice que su asignatura favorita son las matemáticas.

Su profesor es Yar Mohammed, que reparte su tiempo entre el frente y el aula. Su AK-47 nunca se aparta de su lado, incluso cuando se sienta con los niños a repasar los versos del Corán.

Nos cuenta que ahora los talibanes fomentan la educación de las niñas. Y añade: «El Emirato ha dado instrucciones a los departamentos de educación para que permitan la enseñanza [a las niñas] de estudios religiosos, estudios modernos, ciencias y matemáticas».

No tarda mucho en romperse esta ilusión de igualdad de género cuidadosamente elaborada. Mohammed añade que una vez que las niñas llegan a la pubertad, ya no pueden ser educadas en la misma escuela que los niños, porque podría haber contacto entre los sexos.

Las niñas estudian en la madrasa local.

Eso significa que tiene que haber escuelas separadas para las niñas. Hasta ahora, estas no existen. Es la misma excusa que utilizaron los talibanes hace dos décadas para privar de educación a millones de niñas.

La mayoría de estas niñas dejarán la escuela a los 14 años. Pero la triste realidad es que la educación de las mujeres simplemente no es una prioridad en las zonas rurales pobres. Y esto también se aplica a las zonas controladas por el gobierno.

Teléfonos inteligentes y lapidaciones

En un esfuerzo por demostrar que pueden proporcionar servicios básicos, los talibanes han empezado a nombrar gobernadores «en la sombra» que compiten con el gobierno afgano por la influencia y el apoyo.

En el distrito de Chimtal, Mawlavi Khaksar es uno de esos gobernadores. Con su pesada capa negra y sus sorprendentes ojos verdes, que sobresalen por debajo de un turbante negro, es una figura intimidante.

Khaksar se sienta frente a nosotros, flanqueado por cuatro guardaespaldas, con su AK-47 sobre el regazo. Uno de los guardias está encorvado sobre una radio de dos vías, escuchando las actualizaciones de seguridad.

Hemos recibido instrucciones de no hacer preguntas sobre las conversaciones de paz con Estados Unidos. Cuando la conversación se desvía hacia lo abiertamente político, Khaksar nos dice que consultemos al portavoz político de los talibanes para que nos dé su opinión.

Mawlawi Khaksar, gobernador talibán en la sombra de la provincia de Balkh.

Sin embargo, Khaksar revela algunas de las aparentes contradicciones de la imagen en evolución de los talibanes. Aunque tiene un teléfono inteligente y utiliza Facebook para informarse, también se muestra firme en que los hombres y las mujeres culpables de adulterio deben seguir siendo lapidados hasta la muerte.

«Aplicamos la sharia, seguimos las instrucciones de la sharia, y la sharia permite la lapidación hasta la muerte», afirma Khaksar.

Cuando se le pregunta por la preocupación de Estados Unidos de que los talibanes vuelvan a dar refugio a los terroristas si retoman el país, responde: «Una vez que gobernemos Afganistán no se permitirá la entrada de extranjeros en el país… ya sean los estadounidenses o el ISIS».

Donde la justicia es dura y rápida

El anterior gobernador talibán fue capturado por las fuerzas gubernamentales afganas en una redada en enero. Para evitar correr la misma suerte, Khaksar no tiene una oficina fija, sino que se desplaza de un lugar a otro.

Cuando los lugareños se enteran de que Khaksar está en el pueblo, un grupo de hombres llega rápidamente a la puerta de la casa que visita para plantear sus problemas.

Llevan papeles blancos con los detalles de sus disputas. La mayoría son sobre dinero y propiedades. El gobernador les invita a entrar y sentarse con él.

Un hombre explica: «Vendí un coche a alguien y esa persona está en una zona controlada por el gobierno y no me paga el dinero. Hice todo lo posible, pero nadie en el gobierno escuchó mi voz».

El hombre se queja de que los funcionarios del gobierno le han exigido sobornos. Khaksar toma su petición y le dice que será atendida mañana. Los talibanes tienen fama de administrar una justicia dura pero rápida, lo que les ha valido el apoyo de muchos en estas zonas.

Sin embargo, para muchos afganos, los talibanes son más conocidos por las víctimas civiles que por el gobierno civil. Las tácticas despiadadas y los ataques indiscriminados del grupo han dejado muchos miles de muertos. El año pasado se batió el récord de víctimas civiles, con 3.804 vidas inocentes perdidas, incluidos 927 niños, según un informe de las Naciones Unidas. Los talibanes fueron responsables de aproximadamente el 35% de esas muertes, según el informe.

Los talibanes ya habían reconocido el problema al crear en 2010 una comisión, en gran medida simbólica, para investigar las muertes de civiles. Sin embargo, Khaksar insiste en que Estados Unidos es el peor responsable.

«Los responsables de las víctimas civiles son los que vinieron con sus aviones, artillería, B-52 y armamento pesado», afirma. «En realidad, los responsables de la muerte de civiles son ellos, no el Emirato Islámico. Porque el Emirato no posee armas que puedan causar bajas masivas como los extranjeros que han atacado Afganistán».

En realidad, en el mismo periodo de 2018 hubo 536 muertes de civiles causadas por operaciones aéreas, de las cuales el 73% se atribuyeron a las fuerzas militares internacionales, según la misión de la ONU en Afganistán.

«Deberían haber traído a un hombre»

https://cnnespanol.cnn.com/wp-content/uploads/2021/08/fighters-loop-v2.mp4

Un comandante militar talibán se empeña en mostrar sus fuerzas a las cámaras de CNN en el pueblo de Pashma Qala, Afganistán.

Cuando salimos de la casa con Khaksar después de nuestra entrevista, llega el comandante militar talibán del distrito, Mubariz Mujahid, y se desata una disputa sobre nosotros. Está molesto por nuestra petición de que nos fotografíen al gobernador y a mí saliendo a la calle. No quiere que ningún miembro de los talibanes aparezca en la calle con una mujer.

Pregunta si el gobernador puede caminar por la calle con nuestro colega masculino, Quraishi, en su lugar. Quraishi explica que yo soy la presentadora, no él. Los hombres parecen encontrar esto confuso.

«Deberían haber traído a un hombre», refunfuña un compañero del comandante.

Finalmente, acordamos quedarnos atrás y seguir a los hombres a distancia, algo que nunca he tenido que hacer en mi carrera.

Combatientes talibanes de la provincia de Balkh.

Después de casi dos décadas de guerra, 2.372 tropas estadounidenses perdidas y más de un billón de dólares de dinero de los contribuyentes estadounidenses gastados, los talibanes son más fuertes y controlan más territorio que en cualquier momento desde que comenzó el conflicto. Este hecho tiene al gobierno de Afganistán en vilo mientras la administración de Trump se prepara para retirar miles de tropas.

Mientras nos alejamos del territorio talibán, pasamos junto a un grupo de mujeres que trabajan la tierra. Un viento helado azota el desolado paisaje. Una y otra vez, nos han recordado lo dura que es la vida aquí.

Para gran parte del país, la perspectiva de un resurgimiento talibán es un pensamiento aterrador. Pero la realidad es que para muchos afganos no importa quién esté al mando. Su calidad de vida no ha mejorado. Y después de décadas de guerra y penurias, recurrirán a cualquiera que prometa la paz.

En 2019, CNN obtuvo una rara oportunidad: experimentar la vida dentro del territorio ocupado por los talibanes por 36 horas. Esta es la historia.
La publicación Reportaje exclusivo: 36 horas con los talibanes apareció primero en CNN.Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver