ANÁLISIS | Esta es la razón por la que es posible que las vacunas de refuerzo para todos no sean necesarias todavía

(CNN) – Los funcionarios de la administración Biden dicen que el Gobierno federal está pensando en ofrecer vacunas de refuerzo contra el covid-19, a partir de unos ocho meses después de que las personas hayan sido completamente vacunadas. ¿Pero es demasiado pronto para empezar a hablar de vacunas de refuerzo para la gente en general?

La semana pasada, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés) y la Administración de Medicamentos y Alimentos de EE.UU. (FDA, por sus siglas en inglés) autorizaron y recomendaron administrar una tercera dosis de la vacuna a personas con sistemas inmunitarios comprometidos, no como refuerzo sino porque es poco probable que su sistema inmunológico haya respondido adecuadamente a las dos primeras dosis de las vacunas de Moderna y Pfizer.

Los estados, ciudades y sistemas hospitalarios ya han comenzado a ofrecer esas dosis.

Luego, el lunes por la noche, fuentes de la administración conmocionaron a la comunidad médica al decir que los funcionarios federales se inclinaban por ofrecer dosis de refuerzo de manera más general. La secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo el martes que el presidente Joe Biden hablará el miércoles sobre las vacunas de refuerzo después de que el equipo de respuesta al covid-19 de la Casa Blanca y los expertos médicos y de salud informen a los reporteros al respecto.

La FDA, la agencia que tomaría la decisión real, se negó a comentar directamente. «La FDA, los CDC y los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés) están involucrados en un proceso riguroso, basado en la ciencia, para considerar cuándo podrían ser necesarios los refuerzos», dijo la FDA a CNN, en un comunicado, el martes.

Si bien Pfizer, especialmente, ha estado presionando por las dosis de refuerzo, y dijo el lunes que había enviado datos a la FDA para respaldar la idea, la declaración de la FDA lo rechazó.

«Este proceso tiene en cuenta datos de laboratorio, datos de ensayos clínicos y datos de cohortes, que pueden incluir datos de compañías farmacéuticas específicas, pero no se basan exclusivamente en esos datos. Seguimos revisando cualquier dato nuevo a medida que esté disponible y mantendremos al público informado», dijo.

Los CDC también lo rechazaron, diciendo que si bien algunas personas inmunodeprimidas necesitan una tercera dosis, no hay una necesidad clara de refuerzos.

«Otras personas completamente vacunadas no necesitan una dosis adicional en este momento», dijo la Dra. Kathleen Dooling, de los CDC, quien dirige el Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización de la agencia, a los médicos y otros proveedores médicos en una llamada el martes.

La FDA y los CDC han dicho que aún no existe un argumento claro para dar vacunas de refuerzo a personas con sistemas inmunológicos normales. Si bien hay nuevos brotes de virus en todo el país, casi todas las personas que se enferman gravemente con covid-19 ahora no están vacunadas.

Scott Hensley, inmunólogo de la Universidad de Pensilvania, dijo que le sorprendieron los informes que se estaban considerando las vacunas de refuerzo para la gente en general.

«Si miras las hospitalizaciones y muertes en Estados Unidos en este momento, son casi exclusivamente de personas no vacunadas», dijo Hensley a CNN.

«Si deseas reducir las muertes y hospitalizaciones en todo el mundo, bueno, la respuesta es simple: debes aplicar la vacuna a las personas que no se han vacunado antes. Me temo que un despliegue de vacunas de refuerzo en Estados Unidos sustraerá los esfuerzos de llevar las vacunas al mundo en desarrollo».

La Organización Mundial de la Salud (OMS) está de acuerdo y lo ha dicho en términos cada vez más enérgicos.

«Nuestra recomendación es que todos los trabajadores de la salud más vulnerables del mundo y los que están en mayor riesgo deben recibir su primera y segunda dosis antes que grandes proporciones de la población, o toda la población en algunos países, reciba esa tercera dosis», dijo a CNN el martes Maria van Kerkhove, líder técnica de la OMS para el covid-19.

«Si crees que una tercera dosis de la vacuna va a acabar con la pandemia, te estás engañando a ti mismo»

«Por supuesto que queremos que las personas estén protegidas y reciban la pauta completa. Pero contra lo que estamos tratando de actuar es de que se dé una tercera dosis a personas que ya están bien protegidas».

Además, muchos estadounidenses, alrededor de 90 millones de personas elegibles, siguen sin vacunarse. Son la principal fuente de propagación, anotó Hensley.

«Si crees que una tercera dosis de la vacuna va a acabar con la pandemia, te estás engañando a ti mismo», dijo.

«La forma de acabar con esta pandemia es distribuir la vacuna en todo el mundo».

El virólogo Andy Pekosz, de la Escuela de Salud Pública Johns Hopkins Bloomberg, está de acuerdo.

«Las vacunas de refuerzo no excluyen el hecho de que tenemos que salir y vacunar a la gente por primera vez», dijo Pekosz a CNN.

«Necesitamos conseguir que las personas que han sido infectadas o que sientan que no necesitan ser vacunadas, se vacunen porque está dirigido a esas poblaciones que realmente nos ayudarán a controlar esta pandemia», agregó.

Pekosz dijo que podría tener sentido ofrecer dosis de refuerzo a las personas con mayor riesgo de enfermedad grave, como las personas inmunodeprimidas o las personas de edad muy avanzada, pero no a la población en general por el momento.

«Las vacunas de refuerzo nos ayudarán con una enfermedad grave. Controlamos una pandemia vacunando a una mayor parte de la población», dijo.

El argumento de Pfizer a favor de una dosis de refuerzo se basa en una investigación que muestra que los niveles de proteínas del sistema inmunológico, llamadas anticuerpos, se disparan después de que las personas reciben una tercera dosis. Eso es cierto, dice Hensley.

Pero el sistema inmunológico humano también tiene otros componentes, y es posible que no sean los anticuerpos los más importantes cuando se trata de la inmunidad a largo plazo.

«Los anticuerpos son una especie de primera línea de defensa», dijo Hensley. «Si tenemos niveles altos, ellos pueden reconocer los incendios. Eso es lo que evita que el virus entre en nuestras células en primer lugar».

La variante delta del virus parece evadir estos anticuerpos hasta cierto punto. Y los niveles de anticuerpos disminuyen con el tiempo, aunque los estudios muestran que permanecen en niveles protectores durante seis a ocho meses y posiblemente más tiempo después de que las personas reciben las vacunas autorizadas en EE.UU., las fabricadas por Moderna, Pfizer/BioNTech y Johnson & Johnson.

Una vez que esos anticuerpos comienzan a disminuir, el cuerpo depende de las células T, dijo Hensley.

«Las células T no pueden prevenir la infección. No es así como funcionan. Pero lo que hacen es reclutar rápidamente y limpiar la infección, y te mantienen fuera del hospital y evitan que mueras», dijo.

Es por eso que la mayoría de las personas podría no necesitar una tercera dosis. Sus células T las protegerán.

«La tercera dosis de vacuna, lo que probablemente hará es impulsar las respuestas de anticuerpos a un nivel muy alto y esos anticuerpos estarán en un nivel más alto tanto contra la cepa original como contra la cepa delta», dijo Hensley.

«Incluso si eres la persona más egoísta del mundo y solo te preocupas por ti mismo, debes respaldar esta idea de distribuir la vacuna en todo el mundo»

Eso se ve bien en el papel, pero en términos de protección en la vida real, puede que no agregue mucho.

«La tercera dosis probablemente hará muy poco para aumentar aún más la capacidad de la vacuna para proteger contra infecciones graves y muertes. Y eso se debe a que ya es bastante buena. Si ya tiene un 90-95% de efectividad en la prevención de muertes, que es el estándar del régimen de dos dosis, bueno, es difícil conseguir algo mucho mejor que eso», anotó Hensley.

Por eso es más importante simplemente vacunar a más personas. Si se vacuna a más personas, respirarán menos virus en el aire y se reducirá la posibilidad de infecciones posvacunación.

También se reduce el riesgo de nuevas variantes que eventualmente puedan desarrollar la capacidad de evadir por completo la protección de la vacuna.

«La única forma en que no tendremos nuevas variantes es si podemos limitar la propagación del virus», dijo Hensley.

«Incluso si eres la persona más egoísta del mundo y solo te preocupas por ti mismo, debes respaldar esta idea de distribuir la vacuna en todo el mundo, porque es la única forma en que vas a limitar que emerjan nuevas variantes».

Pekosz está de acuerdo.

«Debemos pensar en esto como una enfermedad global y asegurarnos de que las vacunas estén disponibles para controlar la replicación del virus en cualquier lugar, porque una nueva variante puede surgir en cualquier sitio. Y esa variante puede llegar a todo el mundo muy, muy rápidamente», dijo.

«Lo hemos visto una y otra vez en este corto período de la pandemia».

Covid-19

Los funcionarios de la administración Biden dicen que el Gobierno federal está pensando en ofrecer vacunas de refuerzo contra el covid-19, a partir de unos ocho meses después de que las personas hayan sido completamente vacunadas. ¿Pero es demasiado pronto para empezar a hablar de vacunas de refuerzo para la gente en general?
La publicación ANÁLISIS | Esta es la razón por la que es posible que las vacunas de refuerzo para todos no sean necesarias todavía apareció primero en CNN.Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver