ANÁLISIS | Estados Unidos depende de los talibanes para una salida segura tras la derrota en Afganistán

(CNN) — La profundidad del lío en que se encuentra Estados Unidos en Afganistán se resume con el hecho de que ahora efectivamente debe confiar en sus enemigos, los talibanes, mientras se libera del humillante final de su guerra más larga.

Cuando el presidente Joe Biden regresó a Washington el martes, interrumpiendo sus vacaciones en Camp David por segunda vez, la Casa Blanca dijo que los talibanes habían acordado proporcionar un pasaje seguro al aeropuerto de Kabul para los civiles que tienen derecho a vivir en Estados Unidos.

Pero las garantías plantean múltiples preguntas, entre ellas:

¿Cuánto tiempo durará la cooperación de los talibanes ?
¿A quién le permitirán irse?
¿Esto pondrá freno a que lancen purgas contra los civiles afganos que consideran colaboradores de Estados Unidos?

Miles de tropas estadounidenses desplegadas apresuradamente parecen haber restaurado el orden en el aeropuerto luego de escenas desgarradoras de afganos, que temen por sus vidas bajo el gobierno de los talibanes, aferrados a aviones de carga, lo que provocó una crisis política en Washington y manchó la imagen de Estados Unidos en el exterior.

Afganistán: aparente caída de personas desde aviones 1:52

Pero el nivel de confianza en los talibanes para la finalización segura de la evacuación de Estados Unidos no solo subraya lo mal que la administración fue tomada por sorpresa por el avance relámpago de la milicia en Kabul. Significa que los funcionarios estadounidenses deben aceptar la cooperación tácita de una milicia que es percibida por los civiles que ayudaron a las fuerzas estadounidenses durante 20 años como una amenaza mortal.

Muchos expertos estadounidenses y miembros de la diáspora afgana temen que los talibanes busquen represalias contra los intérpretes que trabajaron para las fuerzas y los diplomáticos estadounidenses. También existe la preocupación de que los miembros de las fuerzas militares y especiales afganas ahora disueltas también sean blanco de ataques.

Y dado el historial de represión y opresión de mujeres y niñas de los talibanes bajo una dura interpretación del Islam, es probable que muchos miles de afganos quieran irse y no puedan hacerlo.

Un exintérprete afgano que trabajó con las tropas estadounidenses y ahora está en Estados Unidos le dijo a Jake Tapper de CNN que cree que su familia en casa ahora podría enfrentar represalias de los talibanes.

«No hay un sistema para que salgan», dijo el hombre, cuya identidad, voz y apariencia fueron disfrazadas por CNN por su seguridad y la de su familia. El intérprete dijo que no se debe confiar en las garantías de los talibanes de una amnistía para todos los afganos.

«Si estos tipos se van a quedar en Afganistán… créanme, los perseguirán y los matarán», dijo.

Estados Unidos no ‘da nada por sentado’

Sin embargo, mientras el equipo de Biden luchaba por imponer algún orden político en la crisis, el asesor de seguridad nacional del presidente, Jake Sullivan, dijo el martes que Estados Unidos creía que los talibanes eran sinceros en su oferta.

«Los talibanes nos han informado que están preparados para proporcionar el paso seguro de civiles al aeropuerto, y tenemos la intención de mantenerlos en ese compromiso», dijo Sullivan en una sesión informativa en la Casa Blanca.

El portavoz del Pentágono, John Kirby, dijo que no hubo interacciones hostiles entre los talibanes y las fuerzas estadounidenses en el aeropuerto de Kabul luego de las discusiones entre el general Frank McKenzie, quien encabeza el Comando Central de Estados Unidos, y representantes de los talibanes en Doha, Qatar. Desde entonces, McKenzie ha visitado el aeropuerto de Kabul.

«Dejaría que los resultados hablen por sí mismos hasta ahora y no estamos dando nada por sentado», dijo Kirby.

Un funcionario de la Casa Blanca le dijo a CNN el martes por la noche que los vuelos militares de EE.UU. evacuaron a 1.100 ciudadanos estadounidenses, residentes permanentes de EE.UU. y sus familias durante ese día. Más de 3.200 personas han sido evacuadas y 2.000 afganos más han sido reubicados en Estados Unidos. Los líderes militares creen que pronto tendrán la capacidad de extraer entre 5.000 y 9.000 personas por día.

El restablecimiento de la calma en el aeropuerto y el impulso creciente del puente aéreo pueden darle a Biden algún tiempo después de que no logró sofocar una tormenta política a pesar de insistir el lunes en que «el bulto» por la crisis recaía sobre él. Pero el presidente echó la culpa en gran medida a otros lados: a sus predecesores por dejar que la guerra continuara durante dos décadas, al acuerdo del expresidente Donald Trump con los talibanes y a los propios afganos por no luchar por su tierra fracturada.

Al regresar a Camp David poco después de su discurso, el presidente volvió a parecer desconectado. Y no hizo su primera llamada de la crisis a un líder extranjero, el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, hasta poco antes de que regresara en helicóptero a la Casa Blanca el martes por la noche. Dada la magnitud de la crisis, es notable su falta de contacto con los aliados que lucharon junto a Estados Unidos en Afganistán y que quedaron conmocionados por la caída de Kabul.

Miedo en Kabul

La creencia de Estados Unidos de que los talibanes permitirán que la evacuación se lleve a cabo según lo planeado se produjo cuando la milicia realizó una especie de espectáculo de relaciones públicas el martes, prometiendo que no permitiría que Afganistán fuera utilizado para hacerles daño a potencias extranjeras en medio de los temores en Estados Unidos de que el país se convierta nuevamente en un refugio terrorista.

Los portavoces de las milicias también se comprometieron a respetar los derechos de las mujeres. Clarissa Ward de CNN en Kabul, sin embargo, informó que detrás de la fachada tranquila había un miedo y una preocupación crecientes entre las mujeres, pocas de las cuales están ahora en las calles de la ciudad.

Talibán dice que no habrá violencia contra las mujeres 0:55

Los talibanes, saboreando su victoria, aún no han interferido con las tropas estadounidenses en el aeropuerto, la pequeña zona de Afganistán que Estados Unidos todavía controla. Pero basar la operación en las garantías de un grupo islámico radical que efectivamente ha sacado a los estadounidenses deja a Estados Unidos muy vulnerable.

Sería demasiado fuerte decir que Estados Unidos confía en los talibanes para permitir que la evacuación se lleve a cabo sin obstáculos, ya que Washington advirtió sobre las graves consecuencias para sus enemigos si los estadounidenses resultan perjudicados. Pero igualmente, la Casa Blanca no tiene más remedio que esperar que continúe la indulgencia de la milicia.

Sus afirmaciones fueron recibidas con escepticismo por los republicanos.

«No creo que nunca puedas confiar en los talibanes», dijo el martes el representante Michael McCaul de Texas, el principal republicano de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, en un evento de The Washington Post Live.

«Ahora estamos atrapados en una situación en la que rogamos a los talibanes que por favor no violen nuestro perímetro en este aeropuerto mientras evacuamos. No sé cuánto tiempo los talibanes van a… cumplir con ese acuerdo . Ni siquiera sé si tenemos un acuerdo, para ser honesto».

Sullivan, sin embargo, dijo que confiaba en que la operación podría continuar hasta fin de mes.

«Creemos que esto puede durar hasta el 31. Estamos hablando con ellos sobre cuál es el cronograma exacto de cómo se desarrollará todo esto, y no quiero negociar en público sobre la mejor modalidad para obtener la mayor cantidad de personas de la manera más eficiente posible «, dijo Sullivan.

Congreso de EE.UU., divido por retiro de militares de Afganistán 2:45

Un futuro incierto

No estaba claro a cuántas personas les permitirían los talibanes que se fueran o si los nuevos líderes de Afganistán se resistirían a la salida de determinadas personas. Los funcionarios tampoco aclararon públicamente cómo los afganos que se refugian en sus hogares –o los estadounidenses que quedaron atrás– en Kabul pueden viajar al aeropuerto. Y también parece poco probable, dado el corto período de tiempo, que los afganos que trabajaron con Estados Unidos y viven fuera de Kabul puedan llegar a la capital a tiempo antes de que finalice la evacuación.

Otra complicación surge del desafío logístico de identificar y procesar a los afganos que tienen derecho a ir a EE.UU. u otras naciones aliadas involucradas en el esfuerzo de guerra en Afganistán liderado por la OTAN.

El lento progreso de la administración de visas especiales de inmigrante para afganos que eran empleados de Estados Unidos causó una intensa frustración entre los solicitantes y los líderes políticos en Washington durante meses. CNN informó el martes que los funcionarios del Pentágono criticaron duramente el fracaso del Departamento de Estado para acelerar el programa en las últimas semanas.

Eso fue antes del cierre de la embajada de Estados Unidos en Kabul. Kylie Atwood de CNN informó el martes que el personal estadounidense destruyó los pasaportes de algunos afganos que esperaban visas, posiblemente para evitar que cayeran en manos de los talibanes.

Sin embargo, por mucho tiempo que se mantenga la tenue tregua con los talibanes, parece casi seguro que llegará un momento en que Estados Unidos se irá sin rescatar a todos los afganos que pueden viajar a Estados Unidos.

Tal escenario no solo desencadenará más acusaciones de traición contra la administración de Biden. Enfurecerá a los veteranos, exdiplomáticos y periodistas estadounidenses que se han involucrado en esfuerzos frenéticos en los últimos días para encontrar salidas para los exempleados y contactos atrapados en Afganistán.

El alcance de la voluntad de Washington de aceptar la responsabilidad de los afganos atrapados bajo el gobierno de los talibanes después de la retirada de Estados Unidos a largo plazo también sigue siendo incierto en este momento. Dada la fuerza del sentimiento en el Congreso, parece probable que haya algún apoyo para un programa de refugiados mucho más amplio similar a la migración a gran escala que siguió a la derrota de Estados Unidos en la Guerra de Vietnam.

En ese momento, el presidente Gerald Ford autorizó la evacuación patrocinada por Estados Unidos de 125.000 refugiados, un proceso que condujo a una enorme y próspera diáspora vietnamita estadounidense a través de la reunificación familiar y el patrocinio.

Pero esa idea puede ser políticamente difícil dado el amargo debate actual sobre la inmigración. Varias figuras de los medios de comunicación pro-Trump en Fox News ya están cuestionando la necesidad de tales llegadas de refugiados.

Su actitud solo subraya aún más la tragedia fresca y duradera de los afganos que una vez más se han quedado indefensos debido al deseo de una superpotencia de perseguir sus propios intereses nacionales, en el caso de Estados Unidos, de salir de una guerra de 20 años. Sullivan dijo que la idea de que las mujeres y niñas en Afganistán volverían a enfrentar una represión severa era «algo muy difícil de enfrentar para cualquiera de nosotros», pero que la alternativa era enviar nuevamente a los estadounidenses a morir en Afganistán.

«Estas son las decisiones que debe tomar un presidente».

Donald Judd de CNN contribuyó a este informe.

InstaNoticias
Talibanes

La profundidad del lío en que se encuentra Estados Unidos en Afganistán se resume con el hecho de que ahora efectivamente debe confiar en sus enemigos, los talibanes, mientras se libera del humillante final de su guerra más larga.
La publicación ANÁLISIS | Estados Unidos depende de los talibanes para una salida segura tras la derrota en Afganistán apareció primero en CNN.Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver