Voló a Tonga para pasar un fin de semana. 18 meses después, sigue atrapada allí

(CNN) — Cuando la viajera británica Zoe Stephens voló a Tonga, el país insular del Pacífico Sur, en marzo de 2020, solo pensaba quedarse un fin de semana.
Originaria de Crosby en Merseyside, Reino Unido, esta joven de 27 años había vivido en China durante dos años y medio, antes de tomarse un tiempo para viajar por Asia y llegar a Fiji.

Deseosa de huir de las conversaciones sobre el virus, que dominaban las noticias dondequiera que fuera, reservó un vuelo a Tonga, un país de la Polinesia formado por más de 170 islas del Pacífico Sur.

Sin embargo, casi 18 meses después, sigue atrapada en el pequeño archipiélago, que resulta ser uno de los pocos lugares del mundo que ha permanecido totalmente libre de covid.

«Probablemente soy una de las pocas personas en el mundo que nunca ha tenido que usar una mascarilla», dice Stephens a CNN Travel.

«No he usado una mascarilla durante toda esta pandemia. Creo que va a ser bastante raro ir a un mundo donde tanta gente las lleva».

Durante su estancia en Tonga, que tiene una población de poco más de 100.000 habitantes, Stephens empezó a cursar un máster en comunicación internacional en línea y actualmente vive en una casa en la playa mientras cuida la casa de una familia que no puede volver a la isla debido a las restricciones de viaje.

Muy aislada

Zoe Stephens lleva atrapada en el archipiélago de Tonga desde marzo de 2020. Cortesía de Zoe Stephens

Pero aunque vivir en una isla remota pueda sonar como la forma ideal de sobrellevar una pandemia mundial, y Stephens se siente «afortunada» de estar allí, parece que la experiencia no ha sido tan fabulosa como podría parecer.

«No hay mucha gente que pueda identificarse con el hecho de estar atrapado en una isla sin tus amigos o tu familia, en un país al que no has llegado deliberadamente», dice Stephens a CNN Travel.

«O quedarse fuera del país en el que vives y no poder volver. Y tener miedo de volver a tu país de origen por culpa de un virus extraño que está circulando. Así que es bastante aislante».

También señala que, aunque Tonga ha evitado hasta ahora cualquier caso de coronavirus, los que viven aquí han sufrido enormemente el impacto del virus.

«Aquí no hemos tenido covid, pero todavía se siente alrededor», explica. «No es que no nos afecte todo esto».

Al igual que muchas personas de todo el mundo, Stephens no se inmutó inicialmente cuando oyó hablar por primera vez del coronavirus a principios de 2020.

Pero las cosas dieron un giro cuando salió de China para visitar Corea del Sur y los casos confirmados empezaron a aumentar en el país mientras ella estaba fuera.

Cuando la situación se agravó y se cerraron las fronteras, Stephens optó por seguir viajando para no tener que pasar la cuarentena cuando volviera a China.

Pero se dio cuenta de que algo iba mal casi inmediatamente después de volar a Tonga desde Fiji, cuando su taxista le dijo que el país del Pacífico Sur acababa de informar de sus primeros casos de covid-19.

«Pensé que se trataba de un error de comunicación», dice. «Pero llegué al albergue y me dijeron: ‘No queremos aceptarte, acabas de llegar de Fiji’. Así que fue bastante instantáneo».

Stephens no tardó en descubrir que Tonga iba a entrar en un confinamiento, y que no podría salir durante un tiempo.

«Pasó una semana hasta que los vuelos dejaron de llegar por completo», dice. «Tuvimos un confinamiento de tres semanas, que fue muy, muy intenso. Únicamente podías salir de casa una vez a la semana para ir a comprar comida y te apuntaban la matrícula del autoy el nombre».

«Todo en el país estaba cerrado. Tiendas, restaurantes, todo, excepto una o dos tiendas».

Vivir en el limbo

La capital de Tonga, Nuku’alofa, estuvo desierta durante el estricto confinamiento de tres semanas del país. Cortesía de Zoe Stephens

Tonga se declaró en estado de emergencia en marzo de 2020 y la nación ha permanecido cerrada a los extranjeros desde entonces.

Durante esos primeros meses, Stephens se repetía a sí misma que podría volver a China y que solo tenía que esperar a que se reabrieran las fronteras.

Incluso se saltó un vuelo de repatriación de Tonga a Europa, porque estaba convencida de que lograría volver a China.

Sin embargo, con el paso del tiempo, se dio cuenta de que su estancia iba a ser mucho más larga de lo que había previsto.

«Pasé unos seis meses en este extraño limbo», dice. «Eso fue probablemente lo más duro. Luego me tranquilicé un poco».

Después de intentar y fracasar en regresar a China durante meses y meses, Stephens ha aceptado que no podrá volver a su vida allí en un futuro próximo.

«He tenido que renunciar a ello», admite. «Sé que China no se abrirá durante mucho tiempo».

Aunque anteriormente ha tenido la oportunidad de volver a casa, al Reino Unido, los pocos vuelos a los que ha tenido acceso han coincidido con periodos en los que los casos de covid han sido especialmente elevados.

«Creo que en marzo del año pasado quería volver, y entonces las cosas se habían vuelto locas [en el Reino Unido]», dice.

Stephens admite que la experiencia de ver a su familia y amigos enfrentarse a la realidad del virus desde la distancia es increíblemente difícil.

Observar desde lejos

Stephens dice que ha sido «doblemente aislante» ver a su familia y amigos enfrentarse a la pandemia desde la distancia. Cortesía de Zoe Stephens

«Ha sido extraño verlo desde fuera», admite. «Estoy acostumbrada a estar lejos del Reino Unido, pero siento que esto ha sido doblemente aislante».

«Mi abuela falleció de covid-19 muy al principio, en un momento en el que no había posibilidad de que volviera».

Aunque dice que no existe un día típico para ella en Tonga, la rutina de Stephens consiste en levantarse por la mañana, pasear a sus perros por la playa y luego estudiar por Internet.

«Me mantengo ocupada», dice. «Me divierto con los amigos yendo a uno de los tres bares o comiendo en uno de los pocos restaurantes, algo así, y luego vuelvo a casa. Es muy, muy aburrido».

Dedica parte de su tiempo libre a hacer paddle boarding y snorkel, además de publicar sus experiencias en sus cuentas de Instagram y YouTube, y ha podido tomar algún trabajo a distancia aquí y allá.

«He intentado aprovecharlo al máximo», añade. «Pero creo que una de las cosas más difíciles fue la gente en el Reino Unido, que me decía constantemente ‘Eres muy afortunada’. Me despierto cada mañana y veo la playa y veo la isla y es genial, pero no lo estaba disfrutando. Me decían que debería estar disfrutando de verdad, y yo decía: ‘Pero no quiero estar aquí'».

«Lo más difícil de estar atrapada aquí durante casi un año y medio fue aceptar que no iba a ir a ningún sitio pronto».

Como no pensaba quedarse mucho tiempo, Stephens se trajo muy pocas posesiones a Tonga y tuvo que prescindir de objetos con los que normalmente contaba, como sus gafas y un Kindle.

«Durante el último año y medio, he vivido sin mis gafas, lo que no es bueno porque no hay ningún lugar donde conseguirlas en Tonga», dice.

«Y hasta hace unos meses, no había ninguna librería. Así que me gustaría haberlas traído».

Daños causados por el ciclón

Poco después de la llegada de Stephens, el ciclón Harold azotó las islas del Pacífico Sur. Cortesía de Zoe Stephens

Unos meses después de su llegada, el ciclón Harold azotó las islas y la casa en la que se alojaba se inundó por completo, llevándose «la mitad de las pocas posesiones» que había traído.

Aunque ha aprovechado al máximo su situación, e incluso ha organizado un maratón anual en Tonga para recaudar fondos para la Sociedad Protectora de Animales de Tonga, Stephens admite que habría empleado su tiempo de forma diferente si hubiera sabido en marzo de 2020 que seguiría allí ahora.

«Habría conseguido un trabajo, habría aprendido el idioma local», dice. «Habría hecho algún trabajo de voluntariado o algo así. «Pero siempre pensé, al menos durante los primeros meses, que podría irme pronto».

Stephens sabía muy poco sobre la vida en Tonga antes de llegar y ha encontrado el proceso de adaptación a formar parte de una comunidad tan pequeña bastante complicado.

«El pueblo en el que crecí en Liverpool tiene una población mayor que la de todo el país», dice.

«Si hubiera sabido al principio que todo el mundo iba a saber lo que decías, lo que hacías y con quién te juntabas, habría tenido mucho más cuidado con lo que decía, lo que hacía y con quién me juntaba».

«He tenido que aprender cometiendo errores. Aunque hubiera investigado sobre Tonga, realmente no hay mucha información disponible en Internet. Y ninguna de esa información te dice cómo vivir aquí, dónde ir de compras o cómo abrir una cuenta bancaria».

Si bien las estrictas restricciones de viaje aplicadas han ayudado a proteger a la nación del virus, la contrapartida es que muchos ciudadanos de Tonga se han visto separados de sus familias durante toda la pandemia.

«Hay miles de tonganos en el extranjero que todavía no pueden entrar», dice. «Todavía están repatriando a la gente, hay tal vez un vuelo de repatriación cada dos meses».

Como muchos otros destinos insulares remotos, Tonga se ha visto muy afectada por la falta de turistas debido a la pandemia.

Como uno de los pocos lugares donde es posible nadar con las ballenas jorobadas, que comienzan a llegar a las aguas de Tonga alrededor de julio, la nación es popular entre los turistas y recibió 94.000 visitantes internacionales en 2019.

«Solían venir muchos turistas durante los meses de invierno», dice Stephens. «Así que aquí hay muchos y muchos negocios que se han visto muy afectados.

Aunque las cosas eran muy tranquilas al principio, «sin fiestas ni reuniones», Stephens señala que «la vida es bastante normal en cuanto al covid» ahora.

Sin embargo, sigue vigente el toque de queda nocturno, aunque se ha acortado para que vaya de la medianoche a las 5 de la mañana.

¿Dejar el paraíso?

Stephens tiene previsto regresar al Reino Unido a finales de este mes, pero intenta no hacerse ilusiones por si acaso. Cortesía de Zoe Stephens

Después de vivir en una pequeña isla durante un largo periodo de tiempo, la perspectiva de marcharse es bastante desalentadora para Stephens, que está a punto de hacerlo, o al menos eso espera.

Está previsto que regrese al Reino Unido a finales de agosto, pero después de tantas salidas en falso, Stephens se muestra prudente a la hora de confiar en que las cosas salgan bien.

«El horario de los vuelos cambia constantemente, así que no me hago ilusiones», admite. «Irme será muy, muy agridulce, por supuesto, porque he empezado a construir una vida aquí».

«Pero aquí nada es real. La gente dice: ‘cómo puedes dejar una isla paradisíaca’. Y yo digo, ‘es genial aquí, pero no es mi vida real’. No es lo que elegí hacer. No elegí estar aquí. Es increíble, pero no lo quiero».

«Los otros extranjeros aquí tienen trabajo, están aquí por una razón. Y, si bien me he asegurado de mantenerme ocupada, definitivamente ha llegado el momento en que no tengo nada más que hacer».

Tonga ha recibido 24.000 dosis de vacunas contra el covid-19 a través del mecanismo Covax, una iniciativa mundial para el acceso equitativo a las vacunas contra el covid-19, y Stephens se encuentra entre habitantes que han sido totalmente vacunados.

Despliegue de la vacuna

La joven de 27 años fue vacunada en Tonga a través de Covax. Cortesía de Zoe Stephens

Stephens teme que el virus acabe llegando a Tonga, y lo que eso podría significar para una nación en la que el 22,1% de la población vive por debajo del umbral de pobreza nacional y las instalaciones y equipos médicos son limitados.

«Es inevitable que el covid llegue aquí en algún momento, y este país sufrirá mucho por ello», añade Stephens. «Simplemente falta infraestructura».

Sin embargo, es muy consciente de que adaptarse a un mundo en el que el covid-19 forma parte de la vida cotidiana no será fácil.

«En primer lugar, la simple idea de estar rodeada de mucha gente me aterra», afirma. «Pero luego todo el tema del covid también es muy preocupante. Estar en una situación en la que está presente y la sensación de que está presente».

«Sí me preocupa lo que pasará si vuelvo y todo se cierra de nuevo y todo el mundo está confinado, y pensaré ‘debería haberme quedado en la isla'».

Después de haber estado efectivamente varada durante tanto tiempo, Stephens dice que ahora tiene «toda esta extraña ansiedad por viajar», a pesar de haber revoloteado por el mundo con confianza desde que tenía 16 años.

«Me preocupa que me quede atrapada en algún sitio», admite. «Pero veo a tanta gente viajando en las redes sociales en este momento. Y pienso ‘vale, puede ser’.

«No sé cómo me sentiré [cuando pueda volver a viajar]. Tendré que esperar a ver qué pasa cuando vuelva al mundo real».

Covid-19
Tonga

La viajera británica Zoe Stephens voló a Tonga, el país insular del Pacífico Sur en marzo de 2020 para pasar un fin de semana lejos de todas las noticias sobre el covid-19. Ahora lleva 18 meses en la isla, a la espera de regresar a «la vida real».
La publicación Voló a Tonga para pasar un fin de semana. 18 meses después, sigue atrapada allí apareció primero en CNN.Feedzy