OPINIÓN | Antes de esta semana, ¿cuándo fue la última vez que pensaste en Afganistán?

Nota del editor: Nick Paton Walsh es el editor de Seguridad Internacional de CNN. Ha reportado ampliamente sobre la situación en Afganistán por los últimos 25 años. Las opiniones presentadas en este artículo le pertenecen. Ver más opiniones aquí.

(CNN) — Al final fue un ejemplo claro de falta de atención.
Para los cientos de afganos que se aplastaron unos a otros hasta la asfixia frente a la puerta norte del aeropuerto de Kabul y que sostenían a sus bebés en el aire para que los marines de EE.UU. los tomaran, la falta de atención a su país y a los acontecimientos que se desarrollan en él es palpable desde hace tiempo.

El programa de visados especiales para inmigrantes de Estados Unidos para ayudar a sacar a los afganos y a sus familias que trabajaban con Estados Unidos ha sido lento. Tan lento que en 2020 un juez federal lo calificó de «torturado e insostenible», ordenando al gobierno de Donald Trump que pusiera fin a los retrasos en la tramitación.

Para los que están en la comodidad de occidente, sentados frente a sus pantallas, inhalando profundamente, y preguntándose por qué la guerra más larga de Estados Unidos se ha derrumbado con semejante gorgoteo, pregúntense: ¿cuándo fue la última vez que pensaron en Afganistán? ¿O, como político, habló de ello, o como experto, escribió o habló de ello? Para la mayoría, probablemente haya sido en los últimos días y semanas.

Durante los últimos cinco o seis años, la campaña de Estados Unidos en Afganistán consistió en hacer lo justo para evitar que llegara este momento. Para mantener las conversaciones de paz dando tumbos. Para mantener a los talibanes fuera de las principales ciudades mediante el uso de bombas estadounidenses de precisión. Y para evitar un rápido colapso, de unos 10 días, en brazos de la insurgencia, como el que acabamos de presenciar.

EE.UU. logra evacuar a 1.800 personas más de Afganistán 0:43

Pero en el fondo, desde que Barack Obama anunció que Estados Unidos se marchaba en 2014, el reloj de la paciencia estadounidense siempre acabaría llegando a cero. Al tocar fondo, la expectativa no era, como parece haber sugerido el miércoles el presidente Joe Biden, que se produjera un caos, como las escenas de afganos el lunes tratando de saltar sobre las ruedas de un avión de la Fuerza Aérea de EE.UU. mientras rodaba por la pista.

La esperanza era que el público estadounidense se había cansado tanto de oír hablar de dos décadas de inversiones y promesas, que Afganistán se desvanecería tranquilamente en el fondo. De hecho, éste sigue siendo el único pilar de la política de la administración de Biden que puede resultar correcto.

Se equivocaron en cuanto a los esfuerzos diplomáticos con los talibanes, en cuanto a que las fuerzas de seguridad de Afganistán resistirían una vez que las fuerzas de Estados Unidos se retiraran y también se equivocaron en cuanto al expresidente de Afganistán Ashraf Ghani, que huyó del país mientras Kabul era cercada durante el fin de semana. Pero puede que tengan razón en que la inmensa mayoría de los estadounidenses no se preocupan mucho por Afganistán.

De hecho, los funcionarios de Biden informaron en abril de que el escaso número de personas que se oponían a la retirada de las tropas, un 16% según una encuesta de abril, significaba que realmente podían marcharse sin condiciones. Un porcentaje aún menor de estadounidenses ha servido allí en los últimos 20 años.

Afganistán ha sido durante mucho tiempo una historia con bajos índices de audiencia en la televisión estadounidense y números de lectores. Quizás esto estaba presente en la cabeza de Biden cuando pronunció un rápido y desafiante discurso durante el ciclo de noticias de la tarde del lunes. Y luego voló de vuelta a Camp David, donde había pasado el fin de semana de vacaciones.

Pero, incluso después de esta extraordinaria exposición de lo enorme que es el puente entre lo que Estados Unidos dice que hará y lo que puede hacer, encuestas similares sugieren que solo un tercio de los estadounidenses se oponen a la salida. Aproximadamente la mitad sigue pensando que es una buena idea.

Desde el punto de vista estratégico, hay pocas dudas al respecto: Estados Unidos no podía seguir intentando las mismas medidas a medias en Afganistán de forma indefinida. Pero el lento programa de visados para las personas que arriesgaron sus vidas para trabajar con ellos, los esfuerzos de diplomacia realizados con los talibanes y los ataques aéreos que continuaron hasta la caída de Kabul demuestran que Estados Unidos sabía dónde tenía que estar antes de marcharse. Sencillamente, nunca consiguió, o se molestó, en llegar hasta allí.

¿Por qué más de un billón de dólares y 20 años no lograron cambiar este resultado?

La desconexión entre el Afganistán de Estados Unidos y el real fuera de las alambradas me fue recordada cuando presencié la evacuación del aeropuerto de Kabul esta semana.

Los estadounidenses que trabajaban dentro de la base no tenían ni idea de lo mal que lo pasaban fuera del aeropuerto los mismos afganos que estaban allí para intentar llegar a la pista y ponerse a salvo. Muchos se quedaron atascados y no pudieron pasar los controles talibanes.

No fue culpa de esos marines, los que procesaban a los posibles evacuados, que se encontraran en esa situación. Pero fue emblemático de cómo Estados Unidos mantuvo al margen al verdadero Afganistán durante años.

Hace una década, todavía era normal y seguro ir en automóvil a la enorme base aérea de Estados Unidos en Bagram, donde gran parte de la presencia estadounidense se encontraba alrededor de la inmensa pista de aterrizaje.

Para subir, había que coordinar a qué puerta se había llegado. Pero los que estaban fuera de la base: los conductores afganos y los operadores sin acreditación, nunca habían estado en la base para saber qué puerta tenía qué nombre para los estadounidenses. Y los estadounidenses que estaban en la base nunca habían salido de ella por razones de seguridad. No tenían ni idea de lo que queríamos decir si decíamos «estamos cerca del mercado. Puedo ver una puerta. ¿Es ese el lugar?».

Mayoría de intérpretes, sin pasaporte para irse de Afganistán 1:28

El mismo problema persiste hoy en día, cuando los afganos, presos del pánico, intentan llegar al aeropuerto de Kabul.
Después de 20 años, un buen número de las tropas que se encuentran en el aeropuerto, insomnes, valientes y sin aliento, nunca han estado en Afganistán antes, y mucho menos fuera del aeropuerto de Kabul.

Hay estadounidenses, estadounidenses-afganos y antiguos soldados de la OTAN, de todo el mundo, tratando de explicar a la gente de fuera de la base, cómo llegar a las personas adecuadas dentro de la base para que los ayuden. Pero es difícil. Los talibanes se agrupan en las cercanías. Mantener la seguridad del aeropuerto es vital para que los aviones sigan funcionando, y la maquinaria de evacuación militar de Estados Unidos fluya.

Incluso al salir de Afganistán, Estados Unidos no está realmente seguro de lo que ocurre fuera de la alambrada, pero está totalmente comprometido con ella.

Afganistán

La campaña de Estados Unidos en Afganistán, en opinión de Nick Paton Walsh, estuvo haciendo lo justo para evitar que se desatara el caos en su retirada y contaban con que el pueblo estadounidense estuviera poco interesado en ello. Pero se evidencia un contraste entre el Afganistán de Estados Unidos, experimentado desde la base, y el Afganistán real.
La publicación OPINIÓN | Antes de esta semana, ¿cuándo fue la última vez que pensaste en Afganistán? apareció primero en CNN.Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver