¿Cuán firme es la ciencia para justificar una dosis de refuerzo de vacunas contra el covid-19?

(CNN Español) – Estados Unidos anunció que a partir de septiembre ofrecerá dosis de refuerzo de la vacuna de ARN mensajero a su población.

Esta decisión, como la de otros países, genera un debate sobre el acceso a las vacunas y la necesidad presentada por la Organización Mundial de la Salud de que otros países con menos tasas de vacunación logren inocular a su población vulnerable y trabajadores de la salud antes de empezar a aplicar dosis de refuerzo.

En este episodio, el Dr. Elmer Huerta analiza los estudios que se realizaron en EE.UU. para emitir dicha recomendación.

Puedes escuchar este episodio en Spotify o tu plataforma de podcast predilecta o leer la transcripción a continuación.

Hola, soy el Dr. Elmer Huerta y esta es su dosis de información sobre el nuevo coronavirus, información que esperamos sea de utilidad para cuidar de su salud y la de su familia.

EE.UU. aplicará dosis de refuerzo contra el covid-19 1:24

EE.UU. anuncia la dosis de refuerzo de la vacuna contra el covid-19

Sin duda que la noticia más importante de la semana ha sido el anuncio de la Casa Blanca de un plan para que los estadounidenses puedan recibir una dosis de refuerzo de las vacunas de ARN mensajero de Pfizer y Moderna.

En primer lugar, debemos mencionar –como lo hemos hecho en anteriores episodios– que la distribución de las vacunas en el mundo es muy desigual, habiéndose encontrado que a pesar de que ya se han administrado las dosis suficientes para vacunar completamente al 31,6% de la población mundial, los países y regiones con los ingresos más altos vacunan con una rapidez 20 veces mayor que los países con ingresos más bajos.

Eso hace entonces que muchas organizaciones, incluida la Organización Mundial de la Salud, cuestionen el valor ético de una decisión que propone administrar una tercera dosis de vacunas a millones de personas, cuando hay países que apenas han vacunado a más del 2% de su población.

Pero dejando de lado por el momento tan importante controversia, hoy veremos cuán fuerte es la justificación científica para tomar tan importante decisión.

La justificación de la Casa Blanca

Los consejeros de la Casa Blanca y funcionarios de salud del gobierno anunciaron en una reunión en la Casa Blanca el 18 de agosto que, debido a los resultados de tres estudios de efectividad hechos en Estados Unidos, se justificaba la propuesta de agregar una dosis de refuerzo a las dos vacunas de ARN mensajero que se usan en el país, las de Pfizer y Moderna.

Recordemos que la efectividad de una vacuna se mide como la capacidad que tiene de evitar la enfermedad leve, enfermedad grave o la muerte en una persona vacunada, medición que se hace en el contexto de un programa comunitario de vacunación, es decir de la vida real, y que compara personas vacunadas con no vacunadas.

Examinemos brevemente los tres estudios presentados.

¿Cómo hacer que América Latina tenga dosis de refuerzo? 1:44

Lo que dice la ciencia sobre la efectividad de las vacunas

Primer estudio: Nueva York

El primer estudio, publicado por investigadores del Departamento de Salud del estado de Nueva York, tuvo como objetivo evaluar -en su estado- la efectividad de las tres vacunas autorizadas en Estados Unidos para prevenir contagios y hospitalización por covid-19.

Para eso, los investigadores vincularon tres bases de datos del estado: registros de vacunación, resultados de pruebas moleculares del estado y registro de pacientes hospitalizados entre el 3 de mayo y el 25 de julio.

Con esos datos, les fue fácil conocer si una persona vacunada se infectaba y una vez infectada, si se hospitalizaba o no; siendo importante recordar que el 3 de mayo la variante delta aún no estaba en Nueva York, mientras que para el 25 de julio, delta ya era la variante dominante.

En otras palabras, el estudio fue diseñado para comparar la efectividad de la vacuna antes y después de la aparición de la variante delta en el estado de Nueva York.

Lo que encontraron es que, de mayo a julio, la efectividad de las vacunas para proteger de la infección disminuyó de 92% a 80%, pero que su efectividad para prevenir la hospitalización se mantuvo constante, por encima del 90%.

El estudio encontró también que, de las más de 48.000 nuevas infecciones en el periodo de estudio, aproximadamente el 20% ocurrió en personas vacunadas.

En resumen este estudio encuentra que la variante delta disminuyó levemente la efectividad de las vacunas para prevenir la infección, pero que felizmente, la efectividad para prevenir la hospitalización se mantuvo muy alta. Por lo disperso de los datos, los investigadores mencionan que su estudio no pudo evaluar la efectividad de las vacunas para prevenir la muerte.

Del mismo modo, los investigadores dijeron que no pudieron comparar la efectividad de las vacunas entre sí.

Segundo estudio: académicos de EE.UU.

El segundo estudio, hecho en varios centros académicos en Estados Unidos, investigó la efectividad de dos dosis de vacunas de ARN mensajero para proteger de la hospitalización por covid-19, durante los seis meses posteriores a la vacunación.

Los resultados indicaron que la efectividad de las vacunas para prevenir la hospitalización por covid-19 no disminuyó durante esos meses.

Es un hecho muy importante, pues el objetivo final de todo programa de vacunación es impedir la enfermedad grave, que pueda llevar a la muerte.

Tercer estudio: los CDC

El tercer estudio, hecho por investigadores de los CDC, investigó la efectividad de las vacunas de ARN mensajero para prevenir la infección en ancianos internados en casas de cuidados en Estados Unidos, antes y después de la aparición de la variante delta.

Este estudio se basó en el análisis de más de 136.00 reportes de casi 15.000 hogares de ancianos, de los cuales más de 3.800 corresponden a datos previos a delta, unos 11.600 al período intermedio y más de 14.900 a la fase con predominio de la variante delta.

Los investigadores hallaron que la efectividad de la vacuna para prevenir la infección disminuyó de 75% antes de la aparición de la variante delta a 53% después de su aparición.

Los investigadores concluyen que -dada esa importante disminución en la efectividad de la vacuna para impedir la infección causada por la variante delta- se podría considerar la aplicación de una dosis adicional a los residentes de hogares para ancianos para mejorar su respuesta inmunitaria protectora.

¿Será necesaria dosis de refuerzo de la vacuna Pfizer? 0:40

¿Por qué recomendar una dosis de refuerzo?

El asunto es que después de conocer los estudios que justifican la decisión, algunos expertos opinan que esas investigaciones no justifican que se recomiende una dosis de refuerzo a la población general. Si esta se autoriza, debería hacerse solo para las personas mayores y trabajadores de la salud, a la espera de más datos para recomendarla a la población general.

Recordemos que la FDA ya había autorizado que las personas con su inmunidad comprometida reciban una dosis de refuerzo de las vacunas.

Por su parte las autoridades de salud a favor de la dosis de refuerzo dijeron que, si bien es cierto que las vacunas no han demostrado una pérdida de efectividad para prevenir la hospitalización y la muerte, ellos quieren adelantarse a esos hechos.

Los científicos consideran que es mejor prevenir que lamentar, y que las dosis de refuerzo mejorarán la inmunidad de la población para prevenir las infecciones que después puedan complicarse.

Tal como se observa en Israel, país que a pesar de tener a una alta proporción de habitantes vacunados, atraviesa por una sorpresiva ola de infecciones y hospitalizaciones.

¿Qué debes hacer si no puedes recibir esta dosis?

Recordemos finalmente que lo expuesto en la reunión de la Casa Blanca fue un plan de preparación para enfrentar la variante delta. Sin embargo, la aprobación final de la dosis de refuerzo solo será posible si la FDA y el Grupo Consejero de Prácticas de Inmunización de los CDC lo autorizan. De tal modo que habrá que esperar aún para saber qué deciden esas organizaciones.

Mientras tanto, si vives en un país que no tiene aún altas coberturas de vacunación, te recordamos que, hasta que llegue el momento de vacunarte, debes cumplir estrictamente las reglas de prevención de la infección:

uso de doble mascarilla,
distancia física en lugares públicos,
evitar asistir u organizar reuniones sociales en ambientes cerrados y sin ventilación
y lavado de manos constante.

Del mismo modo, las personas que tengan su sistema de defensa comprometido, tales como pacientes con cáncer o con trasplantes de órganos, deben seguirse cuidando incluso después de estar completamente vacunados, hasta que sus gobiernos decidan autorizar una dosis de refuerzo.

Envíeme sus preguntas por Twitter, intentaremos responderlas en nuestros próximos episodios. Puede encontrarme en @DrHuerta.

Si cree que este podcast es útil, asegúrese de suscribirse para obtener el último episodio en su cuenta y ayude a otros a encontrarlo; calificándolo y revisándolo en su aplicación de podcast favorita.

Y para obtener la información más actualizada, siempre puede dirigirse a CNNEspanol.com. Gracias por su atención.

Si tienes alguna pregunta puedes enviarla al doctor Elmer Huerta a través de Twitter. También puedes dirigirte a CNNE.com/coronaviruspodcast para todos los episodios de nuestro podcast «Coronavirus: Realidad vs. ficción».

coronavirus
Covid-19
vacuna contra el covid-19

Estados Unidos anunció esta semana que a partir de septiembre ofrecerá dosis de refuerzo de la vacuna de ARN mensajero a su población. En este episodio, el Dr. Elmer Huerta analiza los estudios que se realizaron en ese país para emitir dicha recomendación.
La publicación ¿Cuán firme es la ciencia para justificar una dosis de refuerzo de vacunas contra el covid-19? apareció primero en CNN.Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver