Mientras la Casa Blanca se apresura sobre Afganistán, Joe Biden se enfrenta a algunos de los días más graves de su presidencia

(CNN) — Dos fotografías del presidente Joe Biden esta semana ilustraron claramente la lucha de la Casa Blanca por contener las consecuencias de la mayor crisis de su presidencia.

En la primera, estaba sentado solo en Camp David, mirando hacia arriba a un banco de monitores de video rodeados por 18 sillas de cuero vacías. Incluso algunos funcionarios de la Casa Blanca se preguntaron si las imágenes, incluido él con una camiseta polo, eran útiles.

Tres días después, cuando Joe Biden regresó a la Casa Blanca, el panorama era muy diferente. Se sentó con traje y corbata en la cabecera de la mesa de conferencias de la Sala de Situación, con una mascarilla colgando de una oreja mientras fruncía el ceño hacia los miembros reunidos de su equipo de seguridad nacional. El mismo equipo se reunió un día después para «gestionar los esfuerzos en Afganistán», dijo la Casa Blanca.

Biden se ha visto atrapado esta semana en algunos de los días más graves de su presidencia de siete meses, acusado de arruinar el final de la guerra más larga de Estados Unidos incluso por algunos de sus aliados más confiables en el país y en el extranjero. La Casa Blanca se ha apresurado a explicar el caos en Afganistán a través de sesiones informativas, discursos y entrevistas, incluso cuando el propio Biden se mantiene desafiante en su decisión e insiste en que el pueblo estadounidense lo respalda.

Al mismo tiempo, los funcionarios han tratado de continuar con sus actividades habituales, programando un anuncio sobre las vacunas de refuerzo de covid-19 para el miércoles y dejando en claro que Joe Biden todavía estaba concentrado en su agenda nacional, incluido el proyecto de ley de infraestructura que se está abriendo paso en el Congreso. Habló el jueves con los legisladores demócratas no sobre Afganistán, sino sobre su agenda de empleo e infraestructura, una señal de que el presidente tiene la intención de mantener el impulso, a pesar de la calamidad en Kabul.

Los asistentes de Biden todavía creen que la gran mayoría de la gente apoya la decisión del presidente de retirar las tropas de Afganistán, y creen que sus explicaciones de que nunca hubo un buen momento para terminar la guerra resonarán una vez que haya pasado el impacto del caos inicial.

Han tratado de resaltar otros logros de esta semana, como las nuevas solicitudes de desempleo más bajas en la era de la pandemia y las tasas de vacunación que vuelven a subir, que han sido oscurecidas por la crisis de Afganistán.

Sin embargo, esta semana también se ha puesto de manifiesto la conocida terquedad de Biden, que un funcionario de la Casa Blanca reconoció que no era beneficiosa, a medida que busca explicar y manejar la crisis y restaurar la credibilidad de su gobierno.

Hasta ahora, la respuesta reflexiva del presidente a la crisis para desviar la culpa y rechazar las críticas ha hecho poco para acallar las preguntas sobre si se preparó adecuadamente para la toma del poder de los talibanes. Ha empañado lo que había sido una imagen de competencia cuidadosamente perfeccionada, y las propias explicaciones de Biden sobre lo que sucedió (que el caos era inevitable y que el ejército afgano tenía la culpa) desmienten la empatía, que es su principal característica política.

Dos funcionarios dijeron que Biden tiene programado hacer comentarios sobre Afganistán antes de salir de la Casa Blanca este viernes, durante los cuales podría promocionar el progreso en la evacuación del país y reiterar su confianza en la decisión de poner fin a la guerra más larga de Estados Unidos.

Se espera que se traslade a su casa de Wilmington, Delaware, durante el fin de semana, pero un segundo intento de unas vacaciones en Rehoboth Beach en su calendario de agosto, originalmente programado para la próxima semana, se ha pospuesto, según una fuente con conocimiento de los planes de viaje de Biden.

Durante las reuniones de esta semana en la Sala de Situación de la Casa Blanca, Joe Biden se ha centrado principalmente en poner orden en una situación incontrolable que, según él, esta semana era inevitable. Durante tensas reuniones, ha exigido que su equipo de seguridad nacional encuentre formas de poner orden en el Aeropuerto Internacional de Kabul, y para este jueves, aviones de combate estadounidenses transportaban a miles de ciudadanos estadounidenses y afganos que huían de los talibanes fuera del país. Biden se puso al día sobre las limitaciones sobre la cantidad de no ciudadanos que se pueden traer a EE.UU. y las opciones de destinos en terceros países.

El presidente dio instrucciones a los principales comandantes militares que están facilitando la evacuación de Kabul de que no quiere ver asientos vacíos en los aviones, según un alto funcionario familiarizado con la directiva, quien dijo que el presidente dejó en claro en la reunión que quiere que todos los vuelos que dejen el aeropuerto estén llenos. Un funcionario advirtió que, dada la naturaleza caótica de la evacuación, la directiva presidencial no significa siempre que ocurrirá en todos los vuelos.

«Les dije: ‘Sáquenlos en los aviones. Sáquenlos. Sáquenlos. Saquen a sus familias si pueden'», dijo Joe Biden, describiendo las instrucciones que entregó a su equipo en una entrevista con ABC News. 

El temor de esta afgana es que los terroristas se ayuden 1:45

Tomados con la guardia abajo

El ritmo acelerado de las evacuaciones y la relativa calma dentro del aeropuerto de Kabul fue una mejora notable desde el comienzo de la semana. Desde el momento en que los talibanes ingresaron al palacio presidencial en Kabul el domingo, quedó claro que las propias predicciones de Biden del mes pasado sobre cómo procedería la retirada estaban equivocadas. Los funcionarios de la Casa Blanca comenzaron a discutir cuándo y cómo Joe Biden debería regresar de Camp David, el retiro en la montaña donde originalmente había planeado pasar la mayor parte de esta semana con su familia.

Los funcionarios de la administración en Washington tuvieron problemas para determinar qué estaba sucediendo precisamente en el terreno en Kabul durante gran parte del domingo. Al informar a los legisladores por teléfono, los altos funcionarios, incluidos el secretario de Estado, Antony Blinken, y el secretario de Defensa, Lloyd Austin, solo pudieron proporcionar un resumen general de cómo se veía la situación, según personas familiarizadas con la llamada.

Incluso cuando los diplomáticos estadounidenses huyeron de la embajada para instalarse dentro del aeropuerto de Kabul, los asistentes de Biden no querían poner al presidente frente a las cámaras antes de saber exactamente lo que se estaba desarrollando a 10.000 kms de distancia. Las autoridades determinaron el domingo por la mañana que no tenían más remedio que admitir que la velocidad del avance de los talibanes los tomó con la guardia abajo.

A la mañana siguiente, las imágenes de afganos desesperados aferrados al fuselaje de un avión de carga C-17 que partía, algunos de ellos cayendo y muriendo después de despegar, dejaron a muchos de los ayudantes de Joe Biden desconsolados y conmovidos.

«Quedamos atónitos», dijo un alto funcionario de la Casa Blanca.

Para el mediodía, Biden había finalizado un discurso a la nación cuando voló de regreso a la Casa Blanca para pronunciarlo desde la Sala Este.

En él, reconoció que la caída del gobierno afgano se produjo más rápido de lo previsto, admitiendo que el final de la guerra fue «duro y complicado». Pero también echó la culpa a otros: al ejército afgano por colapsar, al presidente afgano por huir y al último gobierno estadounidense por atarle las manos.

«Mantengo firmemente mi decisión«, dijo. «Después de 20 años, he aprendido por las malas que nunca ha habido un buen momento para retirar las fuerzas estadounidenses», afirmó.

Sus comentarios hicieron poco para silenciar a los críticos. Un alto funcionario de la Casa Blanca dijo un día después que «no hay dudas sobre la estrategia del presidente», pero reconoció que había que hacer mucho más para explicar cómo la crisis se intensificó y el gobierno fue sorprendido por el auge de los talibanes.

Aún así, el funcionario enfatizó que la administración estaba enfocada «en mirar hacia adelante, no hacia atrás».

«Sí, nuestra competencia está siendo cuestionada», dijo el funcionario a CNN. «La única forma de arreglar eso es estabilizar el aeropuerto y evacuar de manera segura a los estadounidenses y nuestros aliados lo mejor que podamos», sostuvo.

Tenerlo todo a la vez

Intentando contener las consecuencias de la apresurada retirada de EE.UU., Joe Biden a menudo ha tratado de tenerlo todo a la vez. Declaró que «la responsabilidad termina conmigo», pero también culpó a su predecesor y a un gobierno y militares afganos que no estaban dispuestos a enfrentarse a los talibanes.

Prometió no «rehuir mi parte de responsabilidad sobre el punto en el que nos encontramos hoy», pero también insistió en que la retirada de Estados Unidos tan criticada no podría haberse manejado mejor. E incluso cuando afirmó que Estados Unidos se había preparado para «todas las contingencias», también concluyó que el caos en Kabul era inevitable.

El desafío fue especialmente sorprendente a la luz de la promesa de Biden a los estadounidenses de reconocer los errores y «asumir la responsabilidad de lo que hago y digo», una promesa que se contrastaba con su predecesor, el expresidente Donald Trump, quien nunca asumió la responsabilidad de las fallas de su administración.

Entre bastidores, los funcionarios de la Casa Blanca se han mostrado cautelosos a la hora de caracterizar la rápida caída de Kabul como una «falla de inteligencia», aun cuando reconocieron que no anticiparon la rápida toma de poder. El miércoles, el presidente del Estado Mayor Conjunto, el general Mark Milley, dijo que incluso las estimaciones de inteligencia estadounidenses más preocupantes sobre un rápido colapso del gobierno respaldado por Estados Unidos en Kabul hablaban de «semanas o meses».

Un alto funcionario de la Casa Blanca dijo que no hay planes para que nadie sea despedido o renuncie por cómo se desarrolló la salida, como han sugerido algunos críticos.

Talibanes intimidan a reportera de CNN y su equipo 3:08

Críticos en el Congreso

El discurso de Joe Biden también hizo poco para disipar las crecientes demandas de los miembros del Congreso de respuestas de la administración sobre lo que salió mal. Una asistente de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo que solicitó varias sesiones informativas a la Casa Blanca sobre Afganistán, incluida una sesión informativa virtual sin clasificar para todos los miembros de la Cámara este viernes y una sesión informativa clasificada presencial el martes por la mañana cuando el Congreso regrese de su receso de verano la próxima semana.

Todos los senadores recibirán una sesión informativa virtual sin clasificar de Blinken, Austin y Milley este viernes por la tarde, dijeron dos funcionarios del Senado. Y la llamada «Banda de los 8», que incluye a los principales líderes de la Cámara y el Senado y presidentes de las comisiones de inteligencia, también será informada pronto por funcionarios de la administración.

Los funcionarios de la Casa Blanca se han tomado en serio las preguntas puntuales incluso de algunos demócratas, como el senador Mark Warner de Virginia, presidente demócrata del Comité de Inteligencia, quien dijo que él y otros legisladores tenían «preguntas difíciles pero necesarias sobre por qué no estábamos mejor preparados para el peor de los casos que involucrara un colapso tan rápido y total del gobierno y las fuerzas de seguridad afganas».

Los principales asesores de la Casa Blanca se han estado comunicando con los legisladores demócratas esta semana, incluso enviando una serie de puntos de conversación el lunes en un esfuerzo por contener las críticas provenientes de algunos de los aliados de Biden. Pero los puntos contenían algunos errores fácticos y les faltaba un contexto importante, como afirmar que no hay «botas sobre el terreno» en Siria, a pesar de que alrededor de 900 soldados siguen allí.

Pero dos décadas después de que comenzara la guerra, muchos veteranos ahora son miembros del Congreso, con críticas agudas y preguntas difíciles propias que van mucho más allá de los puntos de conversación de la administración.

«No estoy sentado aquí en la televisión criticando al presidente Joe Biden porque estoy tratando de llamar la atención o algo así. Esto es lo correcto», dijo el representante demócrata Seth Moulton de Massachusetts, un infante de marina que sirvió en Iraq. «Así que realmente no me importa si el presidente quiere hablar conmigo o no. Solo quiero que él ejecute esta misión. Quiero que lo haga bien».

Las preguntas de competencia van más allá de los eventos de la semana pasada.

El representante demócrata Jason Crow de Colorado, un exranger del ejército que sirvió en Afganistán, dijo que la administración debe responder por qué la evacuación de ciudadanos estadounidenses y aliados afganos no comenzó a principios de este verano.

«Todavía estoy tratando de averiguar cuál era su plan», dijo Crow. «Podríamos haber estado mucho más adelantados», afirmó.

En todo el gobierno, las principales preguntas siguen sin respuesta sobre cómo los estadounidenses en otras partes de Afganistán llegarán a Kabul para tomar los vuelos de salida. Los funcionarios de la Casa Blanca han preguntado al Pentágono sobre las formas de ayudar a quienes no se encuentran en la ciudad capital. Aquellos que intentan acceder al aeropuerto aún deben pasar por una serie de puestos de control talibán, y la escena en las afueras de las instalaciones sigue siendo inestable.

Cuando se le preguntó cuántos ciudadanos estadounidenses permanecían en Afganistán el jueves, el secretario de Prensa del Pentágono, John Kirby, respondió con franqueza: «No lo sé». Presionado sobre el mismo asunto, el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, tampoco supo decirlo.

En la Casa Blanca, Joe Biden se reunió el jueves por la mañana con miembros de su equipo de seguridad nacional, quienes fueron vistos llegando al ala oeste alrededor de las 10 a.m. ET. La Casa Blanca también hizo hincapié en decirle a los periodistas que Biden estaba concentrado en otras áreas de su agenda, incluyendo el covid y su agenda «Reconstruir mejor», sobre la cual estaba llamando a miembros del Congreso para discutirla.

Después de pasar 48 horas tras la caída de Kabul sin hablar con una contraparte extranjera, Biden hizo llamadas el martes y miércoles al primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, y a la canciller de Alemania, Angela Merkel, y se esperaba que hablara con el presidente de Francia, Emmanuel Macron, a finales de semana. Se enfrentará a todo el Grupo de los 7 en una sesión virtual la próxima semana que estaba programada debido a la emergencia que se desarrolla en Afganistán.

Desde los 8 años se vistió de hombre para sobrevivir 1:17

Al igual que Biden, esos líderes ahora luchan por evacuar a los trabajadores afganos que les ayudaron durante la guerra como intérpretes, guardias y reparadores. Miles de afganos que apoyaron el esfuerzo bélico de Estados Unidos siguen sumidos en el papeleo y la burocracia, sin poder beneficiarse del pasaje seguro que les prometió el gobierno estadounidense. La razón por la que el esfuerzo para evacuar a esos afganos no comenzó a principios de este año se ha convertido en un tema de escrutinio para los miembros del Congreso, quienes advirtieron a la administración en repetidas ocasiones que se estaba quedando atrás.

Funcionarios de la administración han dicho que el presidente de Afganistán derrocado, Ashraf Ghani -quien apareció esta semana en Emiratos Árabes Unidos después de huir de Kabul el domingo-, le había suplicado a Biden que pospusiera una evacuación masiva a principios de esta semana, diciendo que podría erosionar la confianza en su gobierno.

También han señalado varios obstáculos que ralentizaron el procesamiento de las «visas de inmigrantes especiales»  (SIV), incluido un brote masivo de covid en la embajada de Estados Unidos en Kabul. Y un funcionario dijo que el asesor adjunto de seguridad nacional de Biden, Jonathan Finer, había presidido 11 reuniones sobre las visas entre el 13 de abril y el 6 de agosto para sus antiguos colegas.

Y después de describir las fotos de afganos desesperados como «desgarradoras» el lunes, Biden parecía el miércoles en gran medida desdeñoso con las imágenes de aviones de combate abarrotados y cuerpos cayendo: «¡Eso fue hace cuatro días, hace cinco días!», dijo en la entrevista de ABC News, dos días después de ocurrido el incidente.

Afganistán
Joe Biden

Dos fotografías del presidente Joe Biden esta semana ilustraron claramente la lucha de la Casa Blanca por contener las consecuencias de la mayor crisis de su presidencia.
La publicación Mientras la Casa Blanca se apresura sobre Afganistán, Joe Biden se enfrenta a algunos de los días más graves de su presidencia apareció primero en CNN.Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver