Pasos sencillos para convivir con el coronavirus, según el Dr. Sanjay Gupta

(CNN) — Mientras nos preparamos para nuestro segundo otoño en EE.UU. con el coronavirus, es un momento extraño. Por un lado, la situación es mejor que el año pasado, sobre todo porque tenemos vacunas que están haciendo un excelente trabajo de protección de aproximadamente el 60% de los estadounidenses que son elegibles y están totalmente vacunados, y en cierta medida, el 10% adicional que han recibido su primera dosis.

Pero las cosas también son peores, principalmente porque la variante delta, muy contagiosa y posiblemente más peligrosa, constituye actualmente alrededor del 99% del coronavirus en circulación en Estados Unidos. La variante delta ha provocado un aumento de las infecciones, las hospitalizaciones y, lamentablemente, las muertes, especialmente en las zonas del país donde las tasas de vacunación son más bajas. Para añadir a esta preocupante tendencia, las enfermedades graves que requieren hospitalización están afectando a grupos de edad más jóvenes y sanos, incluidos los niños.

Lo que está claro es que, tanto a nivel local como mundial, no vamos a ser capaces de erradicar el coronavirus por completo. Los expertos predicen que se va a convertir en endémico, y que posiblemente se una a los otros cuatro coronavirus del resfriado común que están en circulación.

«No vamos a erradicar este coronavirus como hemos hecho con la viruela; es algo que creo que va a establecerse en un patrón más estacional, como la gripe y los resfriados …», dijo Linsey Marr, profesor de ingeniería civil y ambiental en Virginia Tech y un experto en la transmisión de enfermedades infecciosas a través de aerosoles.

«Ahora mismo, como es novedoso y mucha gente no es inmune a él, está arrasando con la población. Pero creo que dentro de cinco años tendremos una inmunidad mucho mayor, ya sea mediante la vacunación o la infección natural», dijo.

Eso significa que vamos a tener que aprender a «bailar» con el virus -una coexistencia segura- sin pisarnos constantemente.

Aumenta el ritmo de vacunación en EE.UU. 1:05

Bailar con el covid-19

Al igual que con otras enfermedades, esto requiere un control estricto: dar al coronavirus la menor libertad posible para no preparar el terreno para la oleada de enfermedades y muertes que experimentamos el pasado invierno.

También significa encontrar un equilibrio entre los extremos -por un lado, cierres que desencadenan el caos económico y personal, y por otro, poner los derechos de los individuos por encima del bien de la sociedad en su conjunto- y avanzar hacia el medio.

Así podremos disfrutar con más seguridad de todos los placeres de la vida -reuniones familiares, deportes y eventos artísticos en directo, viajes, cenas en interiores- con solo pequeños inconvenientes, como vacunas y mascarillas, durante las épocas de mayor propagación viral.

«Seamos creativos a la hora de hacer ajustes en la vida, en lugar de decir que es todo o nada, porque esa fue la sensación del año pasado», dijo el Dr. Jeremy Faust, médico de urgencias del Brigham and Women’s Hospital e instructor de la Facultad de Medicina de Harvard.

Estos negocios de Disney siguen expuestos al coronavirus 1:05

Entonces, ¿qué podemos y debemos hacer ahora y en los meses que vienen para asegurarnos de que seguimos el camino para vivir bien con el virus? Durante las dos últimas semanas, hemos hablado con expertos en el mundo de la preparación para la pandemia, las enfermedades infecciosas y la virología para tratar de obtener orientación sobre cómo vivir mejor y de forma más segura de cara al otoño.

Muchos de estos expertos viven con las mismas preocupaciones que todo el mundo, incluyendo la gestión de la seguridad de los niños no vacunados, y el equilibrio del riesgo, dada la variante delta, con un profundo deseo de vivir una vida más normal.

Aunque casi todo el mundo es reacio a hacer predicciones hoy en día, hubo acuerdo sobre cinco estrategias que deben ponerse en marcha. He incluido nuestras conversaciones, sus razonamientos específicos y las pruebas que refuerzan las afirmaciones.

¿Cuán firme es la ciencia para justificar una dosis de refuerzo de vacunas contra el covid-19?

Lo primero es lo primero: vacunas

Lo primero de la lista para todos nuestros expertos: las vacunas.

«Tenemos que vacunar a tanta gente como sea posible», dijo Marr. «Sé que los niños de 12 años o menos no pueden vacunarse, pero cuando todos los que les rodean están vacunados, eso también les ayuda a protegerse. Pero eso es lo primero», explicó.

Michael Osterholm, director del Centro de Investigación y Política de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Minnesota y epidemiólogo, se hizo eco de esta opinión.

«Lo primero es que tenemos que continuar con nuestros programas de vacunación», dijo, y añadió que la actual oleada que estamos experimentando no se verá afectada por esos esfuerzos, ya que se necesitan de cuatro a seis semanas para desarrollar una inmunidad completa.

«Pero dicho esto, es absolutamente crítico vacunar a la gente ahora, porque… es muy probable que veamos aumentos adicionales, ya sea este otoño o este invierno (en EE.UU.). Y la forma de minimizarlos es, de hecho, vacunar a la gente. Así que, por favor, háganlo», subrayó.

El gobierno también está endureciendo sus esfuerzos para que más personas se vacunen. El presidente Joe Biden anunció este miércoles que las residencias de ancianos tendrán que exigir a su personal que se vacune o se arriesgan a perder la financiación de Medicare y Medicaid. También el miércoles, funcionarios de salud del gobierno de múltiples agencias anunciaron que las vacunas de refuerzo se ofrecerán a partir de la semana del 20 de septiembre a los estadounidenses que tengan ocho meses o más después de su segunda dosis, debido a la preocupación por la disminución de la inmunidad.

Esta medida se produce después de que la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. autorizara la semana pasada una dosis de refuerzo de la vacuna para los estadounidenses inmunodeprimidos.

Los vacunados no están libres de coronavirus y variantes 1:51

Mantener las mascarillas cerca, como un paraguas

Entre nuestros expertos, se considera que usar mascarillas es casi tan importante como la vacunación de todo el mundo, especialmente con la ubicuidad de la variante delta.

A diferencia de las variantes anteriores del coronavirus, se ha demostrado que delta existe en la nariz y la parte superior de la garganta de las personas infectadas, vacunadas o no, en cantidades casi iguales, aunque la carga viral disminuye mucho más rápidamente en los vacunados, según un estudio aún no publicado de Singapur. (Los vacunados, sin embargo, se infectan con menos frecuencia, desarrollan síntomas graves con mucha menos frecuencia y casi siempre evitan la hospitalización y la muerte).

«Necesitamos de nuevo que la gente use mascarillas. Porque eso… reduce la cantidad de virus que hay en el aire que nos rodea [y] ayuda a protegerte individualmente de respirar el virus en el aire que te rodea», dijo Marr. «La gente puede estar propagando el virus sin ningún síntoma. Así que necesitamos esto realmente hasta que podamos reducir el número de casos», agregó.

«Ahora mismo, la mayor parte del país está siendo «bañada» por el coronavirus, y las mascarillas, como un paraguas, pueden ayudar a protegernos de ser empapados. Cuando la transmisión del virus sea menor, será mucho más seguro dejar de lado nuestras mascarillas».

Marr añadió que es posible que no necesitemos las mascarillas todo el tiempo. «Es posible que queramos utilizarlas en determinadas zonas en ciertas épocas del año, cuando hay brotes de resfriados y gripes causados por virus respiratorios», añadió.

Osterholm calificó la controversia en torno a las mascarillas como «terriblemente desafortunada».

«Como las vacunas no tendrán un efecto inmediato para los que aún no están vacunados, tenemos que seguir haciendo hincapié en la protección…», dijo.

Esto concuerda con las orientaciones recientemente actualizadas sobre el uso de mascarillas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés), que recomiendan a todo el mundo, independientemente de su estado de vacunación, que se cubra con mascarillas en zonas con niveles «sustanciales» y «elevados» de covid-19, lo que, en la actualidad, se aplica a cerca del 99% de la población del país.

Osterholm y Marr recomendaron máscaras de buena calidad, como una N95, KN95, KF94, o una máscara de tela que tenga una capa de filtro en el centro.

Osterholm añadió que estas mascarillas deberían ser abundantes ahora, en comparación con el principio de la pandemia.

Máscaras + ventilación = escuelas más seguras frente al covid

Lo que preocupa a los expertos en salud pública es el hecho de que esta cuarta oleada de infecciones por coronavirus coincida con la reapertura de las escuelas y colegios de todo el país, lo que ha provocado que padres, profesores, políticos y municipios se enfrenten en algunos estados por las medidas básicas de salud pública, en concreto, por la obligación de vacunarse y utilizar mascarillas.

«Cualquiera que intente decirte: ‘Bueno, no te preocupes por los niños; el virus no les va a molestar realmente’, eso no es una evidencia. Y especialmente con delta siendo tan contagiosa, los niños están muy seriamente en riesgo y depende de todos nosotros hacer todo lo que podamos para protegerlos», dijo el domingo en Fox el Dr. Francis Collins, director de los Institutos Nacionales de Salud.

Las escuelas de algunas partes del país ya están luchando con cuarentenas y cierres temporales a medida que se propagan las infecciones de coronavirus. Muchos padres también están luchando.

Por usar mascarillas es especialmente importante en las escuelas, dijo la doctora Monica Gandhi, profesora de medicina y jefa asociada de la División de VIH, Enfermedades Infecciosas y Medicina Global de la UCSF/Hospital General de San Francisco.

«Recordemos que en muchas partes de este país pudimos abrir las escuelas de forma segura incluso antes de que se produjera la vacunación. Conocemos los procedimientos de mitigación que funcionan, y son las mascarillas y, francamente, la ventilación», dijo.

A pesar de que el 63% de los padres estadounidenses está a favor de que se exija el uso de mascarillas para los no vacunados en las escuelas, y de que se ha demostrado que las mascarillas funcionan en un estudio tras otro, algunos estados -incluidos Florida y Texas- han limitado o prohibido que los distritos escolares locales exijan las mascarillas, lo que ha provocado enfrentamientos con los consejos escolares y, a veces, con los padres.

Biden habla de la dosis de refuerzo contra covid-19 0:44

«Sé que algunos estados han dicho ‘No’, pero necesitamos máscaras durante la variante delta. Y luego, creo que necesitamos una salida para cuando los niños puedan quitarse las mascarillas, porque no todo el mundo quiere que sus hijos vayan enmascarados, y creo que eso es justo. Pero necesitamos una salida cuando la tasa de transmisión de la comunidad es baja», dijo Gandhi.

«Las cosas parecen realmente aterradoras en este momento, porque los casos están aumentando rápidamente. Pero esto no continuará para siempre», predijo Osterholm. «Las cosas se estabilizarán con el tiempo», afirmó.

Dijo que podemos esperar ver un repunte de los casos a medida que las escuelas vuelvan a la actividad -con brotes más grandes en aquellas donde no requieren máscaras-, pero no debemos sorprendernos por algunos casos incluso en las escuelas donde se están tomando las precauciones adecuadas.

«Tenemos que aguantar y no asustarnos… Después de unas semanas, estos casos disminuirán y, con suerte, las cosas se estabilizarán en un patrón manejable, en términos de casos en las escuelas», dijo.

Osterholm vuelve a insistir en el tipo de mascarillas, diciendo que los niños también necesitan mascarillas de alta calidad, como las KN95, para frenar eficazmente la «transmisión dinámica en los niños» impulsada por la variante delta.

Y no hay que olvidar la ventilación, subraya Marr.

«Tenemos que centrarnos en mejorar la ventilación en el interior de las escuelas. Y esto puede ser tan sencillo como abrir las ventanas. Incluso abrir sólo una o dos ventanas supone una gran diferencia», dijo.

Incluso si las aulas no tienen ventanas, Marr dijo que la filtración puede mejorar la calidad del aire de forma bastante económica. «Hay fondos [proporcionados por el Plan Federal de Rescate Americano] disponibles para las escuelas ahora … y una buena manera de gastar eso sería invertir en un limpiador de aire portátil HEPA, que puede poner uno o dos de estos en un aula y puede ayudar a reducir los niveles de virus que podrían estar en el aire, reduciendo la exposición de todos y haciendo un ambiente más seguro para todos», dijo.

Pasar la prueba

A Faust le gustaría ver más pruebas rápidas. «Deberíamos integrar las pruebas rápidas en nuestra vida cotidiana, de forma mucho más rutinaria», dijo.

Faust no se refiere a las pruebas PCR, que se utilizan para el diagnóstico, sino a las pruebas de antígenos para examinar a las personas. Mientras que la prueba PCR es el estándar de oro para detectar la presencia del virus, las pruebas de antígenos pueden ser bastante útiles para determinar si una persona asintomática es contagiosa.

Cualquiera que sea sintomático debe quedarse en casa, pero las pruebas de antígeno pueden ser útiles para alguien que se sienta bien pero quiera asegurarse de que no es un propagador silencioso.

México vs. EE.UU. en el manejo de la pandemia, según investigación 1:25

Faust dijo que la variante delta hace que sea especialmente importante. «Así es como me asusté con esto: empecé a oír hablar de personas que daban positivo en las pruebas rápidas [de antígenos] y que estaban vacunadas, y me dije: ‘¡Guau! Eso significa que no sólo están infectados, sino que son potencialmente contagiosos'».

Como persona vacunada, Faust dijo que no quiere contagiar inadvertidamente a su hijo, que no está vacunado, o a una persona inmunodeprimida que pueda no haber montado una respuesta inmunitaria adecuada.

«Así que delta cambia la ecuación en términos de que antes habría defendido [las pruebas] para todos los que no estuvieran vacunados. Pero ahora lo defiendo para todo el mundo», dijo.

Estudio: dosis de Moderna protegen contra variante delta 0:48

Faust afirmó que las pruebas rápidas tuvieron una mala reputación al principio de la pandemia, incluso por parte de los expertos en salud pública, porque la gente no sabía cómo utilizarlas: Se creía que pasaban por alto muchas infecciones y se consideraban inferiores a las pruebas de PCR.

«La gente dice que las estadísticas muestran que se pierden muchos casos. Pero eso es en realidad un malentendido de cómo funcionan estas pruebas. Las pruebas rápidas no diagnostican si te acabas de infectar o si tuviste una infección hace una semana, algo que, por cierto, sí hacen las otras pruebas. La prueba rápida sólo te dice cuándo eres contagioso», dijo.

«No podemos dejar que lo perfecto sea enemigo de lo bueno», dijo, y señaló que «de vez en cuando se te va a escapar un caso por haber hecho una prueba rápida, pero a cambio vas a detectar 50 antes». (Aquí hay una lista de las pruebas rápidas de antígenos autorizadas por la FDA).

Osterholm está de acuerdo en que hay que hacer más «pruebas de vigilancia» por la actual situación del coronavirus.

«Obviamente, saber si eres o no positivo, si estás infectado, es muy importante para minimizar el riesgo para los demás tomando medidas responsables por tu parte para limitar el contacto que tienes con otros», dijo.

Marr también incluyó las pruebas en su lista de las cinco principales. «[Las pruebas] también son importantes porque pueden detectar a las personas… que están infectadas -y quizá no lo sepan- y ayudar a aislarlas y evitar que propaguen la enfermedad a otras personas», dijo.

Reevaluar el riesgo de exposición al covid-19

Faust dijo que, dado el predominio de la variante delta del coronavirus, es el momento de que los estadounidenses reevalúen y ajusten su riesgo de exposición si es necesario, especialmente si han relajado las medidas a finales de la primavera y principios del verano.

«Delta ha cambiado mi calculadora de riesgos para mí, y creo que es bueno que otros lo hagan», dijo.

A modo de ejemplo, Faust dijo que hizo «dos viajes completamente frívolos» a la ciudad de Nueva York en junio. «Y lo hice en restaurantes de interior, porque los recuentos de casos eran bajos y yo estaba vacunado y las infecciones habituales no se producían realmente», dijo.

Pero, dada la situación actual con el coronavirus, aseguró que no haría lo mismo. «Ahora, mi recomendación sobre los viajes es hacerlos solo cuando sean realmente necesarios», dijo.

Esa misma mentalidad debería aplicarse a todas las actividades «de riesgo», desde la asistencia a bodas y conciertos y eventos deportivos, hasta salir a cenar y viajar. Y lo que es «necesario» variará de una persona a otra.

«Es decir, lo que es realmente, realmente importante para usted -pregúntese: ¿vale la pena el riesgo?- Realmente priorizar», recomienda Faust. «No hay duda de que ahora tenemos más conocimientos y herramientas que el año pasado por estas fechas. Y con las pruebas, las máscaras y las vacunas, las reuniones pueden ser mucho más seguras. Todo se reduce a un equilibrio entre la importancia de la reunión y la tolerancia al riesgo», agrega.

Osterholm dijo que él también está reevaluando y priorizando. «Resulta que soy abuelo de cinco maravillosos niños pequeños, ninguno de los cuales está vacunado. Y esto ha reorientado mi forma de pensar en cuanto al contacto estrecho que tengo con ellos», explicó.

Dijo que no quiere que se enfermen, por lo que ha reducido las actividades como las reuniones en interiores con ellos. «Tenemos que reconocer que es un momento difícil, no hay respuestas fáciles… Desearía tener mejor información que decir esto, al menos mientras esta variante delta sea muy común en nuestras comunidades, ahora es el momento de volver, por desgracia, a donde estábamos, antes de la oleada, en términos de cómo abordamos la cuestión de estar con nuestros hijos y nietos».

También Marr dijo que deberíamos volver a poner límites por el coronavirius. «Si estás totalmente vacunado, estás mucho más protegido que antes. Pero con delta circulando… la vacuna no es una tarjeta de salida de la cárcel. Aún debemos tomar precauciones como evitar las multitudes… Todavía tenemos que tomar estas otras precauciones para superar esta ola actual», dijo, señalando que ella misma es «cautelosa» con las comidas en interiores.

Más allá del otoño

Es difícil saber si las infecciones por coronavirus causadas por la variante delta alcanzarán su punto máximo y descenderán rápidamente en Estados Unidos, como ocurrió en el Reino Unido, o si se mantendrán obstinadamente altas.

«No estamos seguros de cómo se desarrollará esto en los próximos cuatro a seis meses», dijo Osterholm. Señaló que estamos en una etapa crítica de la oleada. «Si la variante delta sigue el mismo patrón que en otros países, podemos esperar ver, en particular en los estados del cinturón solar del sur que se están viendo tan afectados en este momento, una rápida disminución de los casos probablemente en dos o tres semanas. El verdadero desafío es lo que va a suceder con todos los demás estados donde estamos viendo aumentos… Si ellos también se iluminan, entonces este aumento podría continuar hasta mediados de septiembre o más tarde».

Independientemente de la dirección que tomen las tasas de infección del coronavirus, Gandhi dijo que debemos intentar reducir la transmisión viral por todos los medios necesarios, incluso en el marco de las vacunas eficaces.

«El mero hecho de que haya más virus en circulación hará más probable que se produzca una infección leve. Y el problema de una infección leve es que se puede transmitir a otra persona y ésta, si no está vacunada, puede enfermar», dijo.

«Solo tenemos que encontrar el sentido común para aplicar las medidas que sabemos que son eficaces», añadió.

«Las cosas son difíciles ahora mismo con delta porque hemos oído lo transmisible que es y cómo las personas vacunadas pueden llevar altas cargas de virus en sus narices. Pero creo que podemos estar tranquilos porque las vacunas siguen proporcionando una excelente protección contra la hospitalización, los casos graves de enfermedad… Sabemos lo que funciona y, [incluso] con un virus más transmisible, esas cosas siguen funcionando: las mascarillas, el distanciamiento, la ventilación, la filtración y evitar las multitudes», dijo Marr.

«Solo tenemos que asegurarnos de estar aún más atentos a ellas», agregó.

Y así es como bailamos con el coronavirus. Es así de sencillo y ya tenemos las herramientas a nuestra disposición.

Andrea Kane y Nadia Kounang, de CNN Health, contribuyeron a este informe.

coronavirus
Covid-19

El doctor Sanjay Gupta habló con expertos quienes dieron algunas claves para poder convivir con el coronavirus en los próximos años.
La publicación Pasos sencillos para convivir con el coronavirus, según el Dr. Sanjay Gupta apareció primero en CNN.Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver