ANÁLISIS | El nuevo ciclo escolar pandémico es una pesadilla para los padres y una nueva prueba para Biden

(CNN) —  Los niños de Estados Unidos, más vulnerables que nunca al covid-19 y en el fuego cruzado de una guerra política por el uso de mascarillas, vuelven a clase en un rito eterno transformado en un momento de miedo por la pandemia que interrumpió su infancia.
Durante mucho tiempo, este otoño iba a ser un hito en el camino de vuelta a la normalidad, a medida que las escuelas se llenaran de alumnos, muchos de ellos regresando por primera vez tras 17 meses de clases en línea, una eternidad para una mente joven en desarrollo.

Pero el aumento de la variante delta llegó en el momento menos oportuno, sumiendo a Estados Unidos de nuevo en su pesadilla de salud pública cuando parecía, incluso hace un mes, que la crisis estaba remitiendo. El resurgimiento de la pandemia ha provocado un estrés y una preocupación extremos entre los padres, que están desesperados por enviar a sus hijos de vuelta a la escuela, pero que tienen un conflicto con el instinto natural de mantenerlos a salvo, y que temen más interrupciones en forma de cuarentenas y períodos de aislamiento, justo cuando los empleadores han comenzado a enviar a los trabajadores de vuelta a sus oficinas.

El nuevo semestre supondrá una nueva y dura prueba para el presidente Joe Biden en un momento en el que se enfrenta al momento más difícil de su presidencia hasta ahora por la desastrosa salida de Estados Unidos de Afganistán. El nuevo curso escolar también está poniendo de manifiesto nuevas líneas de fractura política sobre las precauciones básicas de salud pública en los estados y las jurisdicciones locales que reflejan las profundas divisiones ideológicas del país.

El escenario nacional no podría ser más grave al comenzar las clases.

Mira cómo un grupo antimascarillas sabotea una junta escolar 2:24

En Louisiana, donde el covid está muy extendido, las autoridades suspendieron una reunión del consejo escolar en medio de una protesta por el uso de mascarillas. En el condado de Cobb, Georgia hay un gran revuelo, ya que algunos padres han retirado a sus hijos de las clases porque las escuelas están ignorando los protocolos sanitarios básicos. En Texas y Florida, hay revueltas contra los gobernadores republicanos que bloquearon los mandatos de uso de mascarilla, en una aparente maniobra para los votantes de las primarias presidenciales del Partido Republicano en caso de que el expresidente Donald Trump, que inspiró gran parte del escepticismo de las medidas básicas de salud pública, no se postule de nuevo en 2024. Un profesor de una escuela primaria del norte de California fue atacado por un padre en una discusión sobre mascarillas. Las reuniones de los consejos escolares estallaron en caos en Tennessee y Florida, envenenadas por la desinformación y la fanfarronería política.

Los espectáculos políticos se producen en un momento en que las hospitalizaciones de niños alcanzan cifras récord, lo que preocupa especialmente a los padres de niños menores de 12 años, que aún no pueden ser vacunados. El largo proceso de aprobación de las vacunas pediátricas ha frustrado a muchos padres, pero las autoridades dicen que van tan rápido como pueden.

«Esta ya no es una enfermedad de adultos», dijo la Dra. Sara Cross, miembro del grupo de trabajo de covid-19 del gobernador republicano de Tennessee, a Ana Cabrera de CNN.

Lo más doloroso es que el reciente aumento de casos, y una variante que ha enviado a más niños a los hospitales que en las primeras oleadas de infección, representa en muchos casos un abandono del deber de las generaciones mayores de proteger a los jóvenes. La negativa de muchos estadounidenses a vacunarse potenció la toma de control de la variante delta que hará que la vuelta al colegio sea un proceso tan incierto, para muchos niños y padres.

Cuestiones políticas

El inicio de las clases también está planteando preguntas sobre si los gobiernos federales, estatales y locales han tomado suficientes precauciones para que las escuelas sean entornos de aprendizaje seguros y propicios. Biden dijo el miércoles que en los próximos días se dirigirá a la nación para hablar de la vuelta al colegio. Su masivo plan de ayuda de covid-19 incluía miles de millones de dólares para las escuelas, incluyendo la preparación de los edificios para que los niños y los profesores puedan volver con seguridad. En general, el presidente tiene un sólido historial sobre la pandemia, especialmente si se compara con la negligencia de su predecesor.

Pero el regreso a las aulas se produce en un momento en el que Biden experimenta vulnerabilidad política y dudas sobre su juicio a causa de Afganistán. Por lo tanto, se encuentra bajo una gran presión para demostrar su liderazgo y control en el momento en que los niños vuelven a las escuelas, una cuestión que podría atenuar su popularidad tanto como el desordenado final de la guerra de Afganistán. Este es especialmente el caso en los distritos suburbanos que podrían ser la clave de las elecciones de mitad de período en noviembre de 2022.

Hasta cierto punto, el presidente tiene una influencia limitada, dada la primacía de los estados en la fijación de la política educativa. Pero tiene el poder de la presidencia para marcar la pauta de los estados.

El inicio del nuevo semestre también está provocando una agitación política fuera de Washington.

La batalla entre la ciencia y la política, arraigada en las divisiones ideológicas de Estados Unidos, que obstaculizó el esfuerzo para vencer la pandemia, está creando un desagradable espectáculo de políticos que utilizan a los niños para obtener puntos políticos.

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, y el gobernador de Texas, Greg Abbott, ambos republicanos, han cosechado titulares de admiración en los medios de comunicación conservadores tras prohibir a los distritos escolares la imposición de mandatos de mascarilla, una de las pocas formas de mantener a los niños a salvo.

Debate sobre uso de mascarillas en escuelas acaba tenso 1:47

Ambos argumentan que son los padres y no los funcionarios escolares los que deben decidir qué es lo mejor para los niños, lo que hace que se resista a las restricciones de las libertades individuales incluso durante la peor crisis sanitaria de los últimos 100 años.

DeSantis, por ejemplo, criticó el jueves al condado de Hillsborough, en Florida, por exigir el uso de mascarillas en los eventos deportivos escolares de interior, y sugirió inexactamente que los atletas estaban incluidos y corrían el riesgo de no poder respirar.

«De todas las cosas de las que podrían ocuparse, ¿están eligiendo hacer esto?». dijo DeSantis, refiriéndose a los políticos que se centran en el uso de mascarillas en las escuelas, una pregunta que bien podría hacerse sobre su propio partidismo en el tema. Después de todo, el gobernador de Florida está haciendo más para proteger los derechos de los padres que para evitar que los niños se enfermen.

Al menos cinco distritos escolares públicos de Florida han desafiado un decreto de DeSantis que prohíbe los mandatos de las mascarillas, en un enfrentamiento que podría tener consecuencias reales para su carrera de reelección el próximo año, que debe ganar para seguir siendo considerado un favorito para la nominación presidencial del Partido Republicano en 2024 si Trump no se postula.

Los expertos en salud pública sostienen que aunque políticos como DeSantis dicen que las mascarillas son incómodas para los niños, son indispensables para detener la propagación del covid-19 y mantener las escuelas abiertas en los próximos meses.

«Este debate sobre el uso de mascarillas en las escuelas… el debate está terminado», dijo el Dr. Ali Khan, decano de la Facultad de Salud Pública del Centro Médico de la Universidad de Nebraska y ex alto funcionario de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés) en «CNN Newsroom».

«En los datos procedentes del terreno, hemos aprendido en las últimas dos semanas que los distritos escolares que volvieron sin el uso generalizado de mascarillas… están cerrando. Tenemos numerosos distritos escolares que han cerrado escuelas».

En un ejemplo de esta interrupción que, según nuevas investigaciones, puede causar dificultades de aprendizaje y problemas de salud mental entre los niños, el Consejo de Educación de Mississippi votó el jueves para permitir el regreso al aprendizaje híbrido.

Entre el 9 y el 13 de agosto, más de 20.000 estudiantes del estado tuvieron que estar en cuarentena debido a posibles exposiciones al covid-19, según el Departamento de Salud del estado. Durante el mismo periodo, 4.521 estudiantes y 948 empleados dieron positivo en la prueba de covid-19 en 803 escuelas del estado.

Uno de los gobernadores demócratas que está nadando a contracorriente en un estado mayoritariamente conservador es Andy Beshear, de Kentucky, donde hay una cifra récord de 18 niños en unidades de cuidados intensivos pediátricos con covid-19.

«Enviar a los niños sin mascarilla y sin vacunar a un aula mal ventilada es como celebrar la mayor ‘fiesta de varicela del mundo’, excepto que en lugar de la varicela es la tercera causa de muerte del año pasado», dijo Beshear a Kate Bolduan de CNN este jueves.

Un círculo de seguridad

La clave para proteger a los niños, especialmente a los de primaria y secundaria que aún no pueden ser vacunados, es mantenerlos lo más seguros posible en un círculo de adultos que se hayan vacunado. Por ello, algunos estados buscan cada vez más proporcionar ese nivel indirecto de protección a los niños. Oregon, por ejemplo, introdujo el jueves un requisito para que los educadores, el personal y los asistentes de K-12 estén completamente vacunados antes del 18 de octubre o seis semanas después de la aprobación completa de las vacunas por la Administración de Medicinas y Alimentos de EE.UU. (FDA, por sus siglas en inglés), lo que ocurra más tarde.

«Nuestros niños tienen que estar en las aulas a tiempo completo, cinco días a la semana, y tenemos que hacer todo lo posible para que así sea», dijo la gobernadora demócrata Kate Brown.

El Dr. Anthony Fauci, principal especialista en enfermedades infecciosas del gobierno estadounidense, dijo el jueves a Jake Tapper de CNN en «The Lead» que los reguladores estaban trabajando para autorizar una vacuna para los niños tan pronto como fuera segura. Pero advirtió que, hasta entonces, el uso de mascarillas y las vacunas para adultos eran la mejor línea de protección.

«Hay que crear un entorno seguro, y hay varias formas de hacerlo», dijo Fauci. «Una de las formas más seguras es rodear a los niños de personas vacunadas si cumplen los requisitos para serlo».

Sin embargo, más consejos de los funcionarios federales no es lo que los gobernadores republicanos quieren oír. Después de que Biden advirtiera el miércoles que el gobierno utilizaría los fondos de ayuda de covid para pagar a los funcionarios escolares cuyos sueldos se rán retenidos porque desafían las prohibiciones estatales sobre los mandatos de la mascarilla, varios profundizaron en sus posiciones.

La gobernadora de Iowa Kim Reynolds, uno de los varios líderes republicanos de varios estados que recibieron cartas del Departamento de Educación advirtiendo de que sus posturas contradecían las directrices de salud pública, trató de relacionar el apoyo de Biden a los requisitos de mascarilla en las escuelas con sus otros retos políticos.

«Tenemos una crisis en la frontera, un desastre en Afganistán y la inflación se dispara. El presidente Biden está fracasando en cada uno de estos temas, y sin embargo ahora lanza un ataque contra gobernadores como yo por confiar en nuestra gente para decidir lo que es mejor para ellos», dijo Reynolds en un comunicado el jueves.

Pero cada vez hay más indicios de que, con el virus fuera de control en muchos estados y millones de niños de nuevo en riesgo de perder un tiempo precioso en clase, la mayoría de los estadounidenses están de acuerdo con las precauciones básicas en las escuelas.

En una encuesta de Quinnipiac publicada a principios de este mes, el 55% de los estadounidenses dijo que la recomendación de los CDC de que todos los estudiantes, el personal y los profesores de las escuelas públicas usen mascarillas en la escuela, independientemente del estado de vacunación, era una buena idea.

— Mallory Simon, Melissa Alonso, Jessica Jordan y Evan McMorris-Santoro de CNN contribuyeron con este reportaje.

Apertura de escuelas
Covid-19

El regreso de los niños a las aulas la próxima semana supone un nuevo reto para la administración de Joe Biden, a medida que avanza la variante delta en el país y, con ello, el número de menores en los hospitales.
La publicación ANÁLISIS | El nuevo ciclo escolar pandémico es una pesadilla para los padres y una nueva prueba para Biden apareció primero en CNN.Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver