ANÁLISIS | Por qué la salida de Biden de Afganistán no fue una buena política

(CNN) — Al poner fin a la guerra más larga de Estados Unidos, el presidente Joe Biden hizo algo popular. Nunca le iba a ayudar políticamente.

Eso era cierto antes de que las dañinas imágenes de caos y desesperación llenaran las pantallas de televisión estadounidenses, la semana pasada. La razón es que la opinión pública sobre el conflicto de Afganistán, al igual que con la mayoría de los acontecimientos y cuestiones de ultramar, sigue siendo poco definida y se mantiene de forma imprecisa.

Incluso después de 20 años, el conflicto que terminó con la toma de posesión relámpago de los talibanes representa un borrón lejano para la mayoría de los estadounidenses. Solo una pequeña parte de la población tiene una conexión personal con la guerra a través del servicio militar voluntario. Su duración a lo largo de años de disminución de tropas y bajas hizo que gran parte se desentendiera de la historia.

Los encuestadores que han seguido el tema describen opiniones no más firmes que la gelatina. A la pregunta de si los militares estadounidenses deberían quedarse o marcharse, la mayoría dice que se marchen. Cuando se les pregunta si los militares deben irse o quedarse para continuar con las operaciones antiterroristas, la mayoría dice que se queden.

En cualquier caso, los votantes no cuentan con Afganistán entre sus preocupaciones prioritarias. Las encuestas sobre política exterior, observó la encuestadora republicana Kristen Soltis Anderson, «son siempre muy fluidas».

Esa realidad significa que ninguna de las partes del largo debate sobre la guerra puede reclamar sin ambigüedad la ventaja en el sentimiento del público.

«Es un mito decir que hubo una presión pública generalizada sobre la administración para que se fuera [de Afganistán]», dijo Peter Feaver, un estudioso de las relaciones entre civiles y militares de la Universidad de Duke. «El público en general era ambivalente. Fue una retirada por elección, no por necesidad», explicó.

Analistas demócratas, en la misma línea

Feaver formó parte del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca bajo la presidencia de George W. Bush, que lanzó la guerra en Afganistán, a finales de 2001. Pero los analistas de opinión demócratas alineados con Biden ven la misma ambivalencia.

«Si tenemos un gran debate sobre quién perdió Afganistán, la mayoría de la gente no va a sintonizar para verlo», dice el encuestador demócrata Geoff Garin. «Simplemente no es una cuestión importante para una gran mayoría de personas», afirma.

La posición pública de Biden se ha mantenido notablemente estable durante sus primeros siete meses en el cargo. Más estadounidenses han aprobado que desaprobado su actuación en todo momento.

Pero sus cifras empezaron a erosionarse antes de que los talibanes se hicieran con el control de Afganistán en medio de la retirada estadounidense. Una encuesta de Gallup, realizada a principios de la semana pasada, mostró que la aprobación de Biden era del 49%, frente al 56% de junio.

Biden: EE.UU. extendió zona de seguridad en Kabul 1:47

Anderson atribuye ese descenso sobre todo al resurgimiento de la pandemia de coronavirus, que Biden ha convertido en su principal prioridad presidencial. La pandemia, a su vez, aumenta la incertidumbre sobre la recuperación económica en un momento en que los estadounidenses manifiestan una creciente preocupación por la inflación.

Además de esos problemas, Afganistán ha acumulado ahora imágenes televisivas de pesadilla para cualquier comandante en jefe: de miedo, caos, desorden, derrota. Incluso los estadounidenses que no siguen de cerca las noticias se han enterado de un importante revés en la guardia de Biden.

Queda mucho por ver

La historia está lejos de haber terminado. Desde que el Gobierno afgano y las fuerzas de seguridad dieron paso al control de los talibanes, no han surgido pruebas de que se hayan producido pérdidas de vidas humanas generalizadas.

Las tropas estadounidenses no sufrieron bajas al recuperar el control del aeropuerto de Kabul. Si consiguen evacuar con seguridad a decenas de miles de ciudadanos estadounidenses y aliados afganos hasta, y quizás más allá, de la fecha límite del 31 de agosto fijada por Biden, la Casa Blanca podrá sustituir una historia de humillación y fracaso inicial por otra de competencia y éxito.

«El impacto de las imágenes del primer día puede y va a retroceder si se tiene la sensación de que las cosas han mejorado», dijo Garin. «La sensación de que [dejar Afganistán] era lo correcto se recuperará siempre que no ocurra nada terrible», agrega.

Ese sentimiento resuena especialmente entre elementos importantes de la moderna coalición demócrata, que se basa en el apoyo desproporcionado de los votantes más jóvenes. Los millennials, que crecieron viendo las agónicas luchas de las tropas estadounidenses en Iraq y Afganistán, dijo Anderson, son significativamente menos propensos que sus mayores a apoyar la proyección del poder militar estadounidense en el extranjero.

Preocupa a EE.UU que talibán use arsenal estadounidense 2:02

Entre los demás votantes, «ciertamente no creo que haya ningún tipo de beneficio esperando», añadió Anderson. Con los antiguos partidarios de la guerra advirtiendo sobre los crecientes riesgos de terrorismo, «si hay un ataque, eso cambia mucho».

Una encuesta de AP-NORC, publicada a principios de la semana pasada, puso de relieve el nebuloso panorama. Mostraba que casi dos tercios de los estadounidenses creen que no merece la pena luchar en la guerra de Afganistán. Pero algo menos de la mitad aprobaba la gestión de Biden en los asuntos internacionales, y su índice de aprobación bajó ligeramente.

Una decisión sin mirar las encuestas

El resultado de Afganistán en sí mismo representa solo una parte del efecto del episodio en la presidencia de Biden. Después de que la atención del público se desplace a otros lugares, puede influir en la forma en que los votantes ven a Biden cuando aborda cuestiones más cercanas a su país.

Eso incluye evaluaciones de su competencia, carácter, juicio y reacción a la adversidad en la Casa Blanca. En sus declaraciones públicas de la semana pasada, respondió desafiantemente a las duras críticas de los medios de comunicación y de miembros de ambos partidos.

Si algunos observadores le consideraron excesivamente testarudo y a la defensiva, el presidente también dejó claro que no fueron las encuestas las que le hicieron actuar sobre su oposición largamente expresada a la prolongación de la guerra.

«Es hora de terminar esta guerra», repitió Biden el viernes. Bajo un feroz ataque político, no dejó ninguna duda de que lo cree.

Afganistán
Joe Biden

Tras el retiro de tropas ordenado por Biden, analistas afirman que la opinión pública respecto al conflicto en Afganistán está poco definida.
La publicación ANÁLISIS | Por qué la salida de Biden de Afganistán no fue una buena política apareció primero en CNN.Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver