OPINIÓN | La verdadera crisis migratoria no está en la frontera

Nota del editor: Alice Driver es una periodista independiente cuyo trabajo se enfoca en la migración, los derechos humanos y la equidad de género. Ella se encuentra en la Ciudad de México. Driver es la autora del libro «More or Less Dead: Feminicide, Haunting, and the Ethics of Representation in Mexico«. Las opiniones expresadas en este artículo le pertenecen exclusivamente a su autor. Ver más artículos de opinión aquí.

(CNN) —  En abril, en la negrura algodonosa de la noche, me paré en las orillas del río Grande en Roma, Texas, y vi a cientos de migrantes cruzar a Estados Unidos a través de balsas inflables. Entrevisté a muchos de ellos mientras trabajaba en Tapachula y Reynosa, México. La mayoría procedían de Centroamérica y muchos de ellos eran menores no acompañados, que huían del desempleo, la pobreza y la violencia, realidades exacerbadas por la pandemia.
Una menor migrante en Tapachula me contó cómo se quedó huérfana, explicando que sus padres «murieron a causa del huracán y, la verdad, yo quedé destruida». Había emigrado sola a México con la esperanza de pedir asilo y reunirse con su familia en Estados Unidos.

Los migrantes de El Salvador me contaron historias de cómo huían del hambre en su país, de cómo colocaban tiras de tela blanca fuera de sus casas para indicar que sus familias estaban al borde de la inanición. Vecinos y extraños amables, si podían, les dejaban comida en la puerta.

El 24 de abril de 2021, llegaron a la frontera entre México y Estados Unidos menores no acompañados que fueron procesados por agentes de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos.

Niñas de apenas 12 años me contaron historias de cómo huyeron de los efectos de los huracanes Eta e Iota del pasado noviembre, que dejaron pueblos sumergidos bajo el agua, y que en algunos casos acabaron con la vida de familias enteras o dejaron a niños huérfanos. No debe sorprender que, a medida que los casos de covid-19 vuelven a aumentar y la variante delta se propaga en naciones donde los ciudadanos tienen poco o ningún acceso a las vacunas, los cruces en la frontera entre México y Estados Unidos hayan alcanzado un máximo de dos décadas.

El gobierno del presidente Joe Biden ha enmarcado el asunto como una crisis, como un aumento que debe ser frenado, pero debería replantearlo como una oportunidad para abordar la escasez de mano de obra. Su gestión de la crisis ha suscitado críticas de los defensores de los inmigrantes, así como de los líderes de la derecha.

En junio, la vicepresidenta Kamala Harris, que lidera los esfuerzos de la administración para abordar las causas fundamentales de la migración, viajó a Guatemala y dijo a los migrantes: «No vengan a Estados Unidos«. Simultáneamente, EE.UU. se enfrenta a una escasez de mano de obra que es evidente en sectores como la agricultura, el procesamiento de carne y los trabajos relacionados con la cadena de suministro de alimentos.

Cuando di una conferencia sobre migración en la Universidad de Harvard, en marzo, uno de los estudiantes de la audiencia me pidió un ejemplo de acción práctica que el Gobierno de EE.UU. podría tomar para abordar la crisis fronteriza. Respondí que, como nación, simplemente debíamos reconocer el grado en que dependemos de la mano de obra inmigrante, especialmente de los inmigrantes indocumentados, y ofrecer a los inmigrantes opciones legales para trabajar en Estados Unidos, aunque solo sea como mano de obra estacional.

Los migrantes, muchos de ellos huyendo de circunstancias desesperadas agravadas por la pandemia y el cambio climático, hacían cola para ser procesados por los agentes de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos. Muchos de los migrantes desconocían las implicaciones del Título 42.

El Gobierno de Biden debería derogar el Título 42 de la era Trump, una orden de salud pública que permite a los agentes fronterizos expulsar a los migrantes sin permitirles solicitar asilo. Además de rechazar a los solicitantes de asilo que querrían trabajar y convertirse en ciudadanos productivos, muchos visados de trabajo como el visado EB-1 de habilidades extraordinarias son para trabajadores altamente cualificados. Tal y como describe el EB-1, «son pocos los extranjeros que pueden optar a los visados de capacidad extraordinaria, ya que hay que demostrar que se está en la cima de la profesión y que se ha mantenido el reconocimiento internacional o nacional en su campo». Hay pocas opciones para los trabajadores no cualificados, como los que trabajan en la industria cárnica, la agricultura o la restauración, que son los sectores más afectados por la escasez de mano de obra.

Otras opciones de visados de trabajo son el EB-1 Multinational Executive, el EB-2 Advanced Degree y el visado TN para que los ciudadanos canadienses y mexicanos vengan a Estados Unidos a trabajar para un empleador estadounidense. Las opciones de visado de trabajo para los inmigrantes que huyen de las condiciones impuestas por la pandemia y el cambio climático son escasas. Por ejemplo, el programa de visados H-2A permite a los empresarios estadounidenses traer a ciudadanos extranjeros a Estados Unidos para cubrir puestos de trabajo agrícolas temporales.

La crisis de escasez de mano de obra se debe en parte a las restricciones a la inmigración que han reducido el número de trabajadores no cualificados. En octubre de 2020, los visados para inmigrantes y no inmigrantes emitidos se redujeron un 54% respecto a 2019. En 2021, las granjas, las fábricas y los restaurantes, todos ellos necesitados de trabajadores no cualificados, han luchado contra la escasez de mano de obra y muchos han ofrecido un aumento de sueldo y ventajas para atraer a los trabajadores. Como informó Marisela Salazar, en 2021, «los trabajadores indocumentados comprenden el 10 por ciento de todos los empleados de restaurantes en los Estados Unidos, y hasta el 40 por ciento en áreas urbanas como Los Ángeles y Nueva York». A medida que el sector agrícola, la producción de alimentos y los restaurantes se enfrentan a las cuestiones relacionadas con el covid, la variante delta, los mandatos de uso de mascarillas y las vacunas, también deben reconocer el papel de la mano de obra inmigrante e indocumentada en el mantenimiento del suministro de alimentos de nuestra nación.

He pasado el último año cubriendo las condiciones de trabajo en Tyson, la mayor empresa cárnica de Estados Unidos, con sede en Arkansas. Fui testigo de primera mano de cómo la escasez de mano de obra ha afectado a trabajadores de México, Guatemala, Myanmar y las Islas Marshall.

En los últimos meses, los trabajadores de las plantas de Tyson en Arkansas a los que he entrevistado me han dicho que se les ha pedido que trabajen siete días a la semana sin descanso y que renuncien a sus vacaciones de Navidad de 2021. Un aviso de Tyson que me mostró uno de mis entrevistados en una planta de Springdale aconsejaba a los trabajadores: «Cualquier miembro del equipo que haya tomado vacaciones en diciembre en los últimos 3 años no estará disponible para vacaciones en diciembre a menos que haya espacio disponible».

Derek Burleson, portavoz de Tyson, negó que la empresa esté pidiendo a los trabajadores que trabajen siete días a la semana. Burleson señaló que Tyson «probó brevemente un programa piloto de rotación de cuadrillas en una instalación de Arkansas» de forma voluntaria para trabajar los domingos con pago de horas extras y asegurándose de que tendrían tiempo libre para no trabajar toda la semana. Él dijo que «todos los miembros del equipo, en toda la empresa, tienen el día de Navidad libre. Pero, como la mayoría de las empresas (y redacciones), no podemos hacer que todo el mundo en la planta se tome la misma semana libre». Añadió que la empresa escalona la semana entre el día de Navidad y el de Año Nuevo porque gran parte de su plantilla tiene que viajar al extranjero durante las fiestas. «Así que estamos trabajando activamente para garantizar que toda nuestra plantilla tenga una oportunidad igual y justa de tomar vacaciones», dijo Burleson.

Varios trabajadores de Centroamérica me contaron que pidieron notas al sacerdote de su iglesia para obtener una exención de trabajar el domingo. Querían ir a la iglesia y pasar el día con sus seres queridos, en lugar de aceptar un ciclo de trabajo brutal que tensaba a sus familias y otras relaciones.

Estos trabajadores están agradecidos por tener un trabajo y poder enviar dinero para mantener a sus familias en casa. Sin embargo, la escasez de mano de obra ha hecho que su trabajo sea más difícil y peligroso, ya que dicen que tienen que hacer horas extras en líneas que no tienen suficiente personal, pero que siguen procesando productos que tienen una demanda aún mayor que antes de la pandemia. En un instante, un trabajador cansado puede encontrar su mano atrapada en la maquinaria y sufrir una lesión que le dejará discapacitado de por vida. Para que estos trabajos sean más seguros, el Gobierno de Biden tiene que resolver la crisis laboral, incluyendo la solución de los problemas salariales y de seguridad.

En esta pandemia mundial, una época de inestabilidad e incertidumbre, tantos ciudadanos estadounidenses tienen el privilegio de acceder a la vacuna, de tener un trabajo, un salario, el pan de cada día. En México, mientras los casos de covid aumentan de nuevo en medio de la escasez de vacunas, y mientras los hospitales luchan por mantener la demanda de oxígeno, las familias se encuentran comprando tanques de oxígeno en el mercado negro. En Guatemala, las familias empobrecidas marchan por las calles gritando «Tenemos hambre» y dependen de la caridad para sobrevivir.

De hecho, en muchos países de Centroamérica, los ciudadanos miden el riesgo de covid con la posibilidad de que ellos o sus familias se mueran de hambre. Dadas estas condiciones, muchos emigran a Estados Unidos, donde saben que serán contratados, incluso sin documentos, para trabajar en restaurantes, plantas de procesamiento de carne y el sector agrícola.

Una verdad que deberíamos tener por evidente en EE.UU. es que el trabajo comprometido e incesante de los inmigrantes sostiene nuestro sistema de suministro de alimentos. De hecho, se calcula que 82.700 inmigrantes indocumentados trabajan en instalaciones de procesamiento de alimentos en Estados Unidos, según el Center for American Progress.

Al no reconocer su trabajo, al no proporcionarles un medio legal para contribuir con su valiosa mano de obra en Estados Unidos, al obligar a los inmigrantes que quieren trabajar a cruzar a EE.UU. ilegalmente y trabajar sin documentos, los exponemos a un mayor riesgo de ser explotados. A medida que un número cada vez mayor de inmigrantes llega a nuestras fronteras, el Gobierno de Biden debería ofrecerles una serie de opciones legales para trabajar en el país.

Inmigración Estados Unidos

La migración, impulsada por el desempleo, la pobreza, la violencia y la pandemia, entre otras causas, es pensada por la administración Biden como un problema a frenar, pero debería replantearlo como una oportunidad para abordar la escasez de mano de obra en Estados Unidos y el papel de los inmigrantes de mantener a flote muchos sectores de la economía del país.
La publicación OPINIÓN | La verdadera crisis migratoria no está en la frontera apareció primero en CNN.Feedzy

¡Tienes productos en tu carrito!
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0