ANÁLISIS | Ni siquiera Donald Trump puede controlar al monstruo que creó

(CNN) — En la mitad del discurso de Donald Trump en Alabama el sábado por la noche, ocurrió algo notable.

Cuando Trump dijo a la multitud que «recomendaría» que se pusieran la vacuna contra el covid-19, la gente empezó a abuchear. Mira aquí.

Absolutamente increíble.

Esto es el monstruo de Frankenstein hecho realidad en el año 2021. Trump ha creado un grupo de seguidores que ni siquiera él puede controlar ya.

Considera cómo llegamos a ese momento el sábado por la noche.

Trump se pasó toda su presidencia diciendo a sus seguidores que todo y todos eran falsos excepto él. Lo dijo literalmente en un discurso de 2018.

«Quédate con nosotros», dijo entonces. «No creas la basura que ves de esta gente, las noticias falsas (…). Lo que estás viendo y lo que estás leyendo no es lo que está pasando».

El mensaje era sencillo: duda de todo. Desde los pequeños hechos hasta los grandes, incluyendo que las elecciones de 2020 las ganó el presidente Joe Biden limpiamente.

Las élites siempre te mentían, siempre buscaban ganar dinero o fama o poder a costa tuya, según Trump, la única manera de defenderse era rechazar todo lo que te decían que hicieras o creyeras.

Pero mira, el problema de cuidar y alimentar todas esas mentiras, la Gran Mentira (sobre las elecciones) y todas las demás, es que la no creencia cobra vida propia. La gente a la que se le dice que todo lo que el gobierno y los medios de comunicación dicen es mentira no tiene la capacidad, o la inclinación, de diferenciar. Si el gobierno y los medios de comunicación mintieron sobre las elecciones de 2020 (nota al margen: no lo hicieron) entonces, ¿sobre qué no mentirían?

Es esa mentalidad la que lleva a la gente a abuchear vacunas que tienen una eficacia de más del 90% en la prevención de enfermedades graves y la muerte de una pandemia que ya ha terminado con la vida de más de 628.000 estadounidenses. Y a hacerlo en un estado que es el cuarto del país en casos globales de covid-19 por cada 100.000 personas, y el quinto en muertes por cada 100.000 personas, según el diario The New York Times.

Lo que es peor es que Trump tiene cero inclinación a tratar de controlar la criatura que ha construido. Miren exactamente lo que dijo sobre las vacunas, tanto antes como después de ser abucheado:

«Creo totalmente en sus libertades, lo hago. Pero tienes que hacer lo que tienes que hacer, pero yo recomiendo, ponte las vacunas. Yo lo hice. Es bueno. Pónganse las vacunas, pero tienen… [ABUCHEO] … No, está bien. Está bien. Tienen sus libertades. Pero resulta que me vacuné. Si no funciona, serán los primeros en saberlo, de acuerdo. Llamaré a Alabama y diré: ‘Oye, ¿sabes qué?’ Pero está funcionando. Pero tienes sus libertades. Hay que mantener, hay que mantener eso. hay que mantener eso».

Así que, esto es lo que sucede:

Trump dice que recomienda tomar la vacuna
Lo abuchean
Dice «tienen sus libertades» mientras resta importancia a su propia decisión personal de vacunarse («resulta que me vacuné»)
Plantea una pregunta sobre si la vacuna funcionará y luego, de nuevo, dice que la gente «tiene que mantener» sus libertades

Lo que esto muestra es que Trump no tiene la inclinación de tratar de controlar el monstruo que construyó, ya sea que pueda o no. Quiere oír ovaciones y aplausos, no abucheos. Así que en lugar de decirle a su gente una dura verdad que necesitan escuchar: la vacunación es la única forma de salir del infierno de los últimos 18 meses, minimiza su propia decisión de vacunarse y se asegura de que la gente sepa que está del lado de sus… libertades.

El sábado por la noche fue el final lógico de lo que Trump ha trabajado para crear. El monstruo que Trump construyó ya no le hace caso todo el tiempo. Ha crecido más allá de su capacidad para controlarlo.

Donald Trump

Donald Trump creó un monstruo que ya no le hace caso todo el tiempo, como quedó demostrado para Chris Cillizza este sábado cuando el expresidente fue abucheado por sus seguidores por sugerirles vacunarse contra el covid-19.
La publicación ANÁLISIS | Ni siquiera Donald Trump puede controlar al monstruo que creó apareció primero en CNN.Feedzy