Nuevo documental de Bob Ross complejiza el legado del artista que pintaba ‘arbolitos felices’

(CNN) — En todos los relatos, el difunto artista Bob Ross era un alma gentil con un amor por la naturaleza y una genuina ambición de enseñar a los estadounidenses a pintar «arbolitos felices» a través de su programa de televisión de larga duración «The Joy of Painting».

Los espectadores llegaron a adorar la suave cadencia de su voz baja, similar a los arroyos que pintaba en sus lienzos, su cabello con permanente y su guardarropa de jeans de mezclilla. El pintor, nacido en Florida, dirigió el programa de PBS de 1983 a 1994, antes de morir de linfoma, a los 52 años.

Pero un nuevo documental de Netflix, «Bob Ross: Happy Accidents, Betrayal & Greed», parece que va a cambiar la noción de que la historia de Ross fue simple, mostrando un lado más complejo de su vida en el título y el tráiler.

Steve Ross (izquierda) es uno de los relatos principales del nuevo documental de Netflix. Crédito: Cortesía de Netflix

En un momento en el que los espectadores de películas y televisión aprecian a los chicos agradables –el Sr. Rogers, Tom Hanks y el ficticio Ted Lasso– mientras esperamos que nuestros ídolos caigan, este tipo de reencuadre puede crear malestar. El nombre de Ross todavía tiene un capital cultural dos décadas después debido a su aparente bondad, personificado en su mensaje de que «no cometemos errores; tenemos accidentes felices». Su optimismo continuó incluso cuando abordó públicamente la muerte de su esposa, Jane, en el programa y durante su propio diagnóstico de cáncer.

«A pesar de lo difíciles que se pusieron las cosas a veces, él simplemente tenía esta increíble habilidad para conectarse con quienquiera que estuviera mirando», dijo el director del documental de Netflix, Joshua Rofé, en una entrevista telefónica.

Para cuando Ross murió, en 1995, había producido unas 30.000 pinturas, al aire o durante sus talleres itinerantes, que representaban bosques idílicos o escenas alpinas en tonos azules tranquilos o rosas caramelizados. Hoy, las plataformas de streaming, de Netflix a Twitch, le han dado a su programa una segunda vida.

Debajo de la superficie

Entonces, ¿qué podría acechar debajo de la superficie de la fachada de buen corazón de Ross? Probablemente nada que haría que el amado artista fuera cancelado. Aunque Rofé indaga en algunas áreas privadas de la vida de Ross, en particular sus supuestas transgresiones matrimoniales, el verdadero microscopio está en Annette y Walter Kowalski, los socios comerciales del pintor desde hace mucho tiempo, que cofundaron Bob Ross Inc. y han estado involucrados en extensas batallas legales contra el patrimonio de Ross y su familia por los derechos de la imagen del artista.

La narrativa del documental se desarrolla a través de relatos del hijo de Ross, Steve, y otras personas cercanas a él. Pero Rofé dijo que al principio no sabía adónde conduciría la historia.

La alegría de pintar se emitió durante una década, animando a las personas a aprovechar su creatividad y asumir riesgos. Crédito: Cortesía de Netflix

«Comenzamos a acercarnos a personas que lo conocían, personas que trabajaban con él. Y siempre surgían dos cosas», dijo Rofé. «Una era que todos lo amaban y lo extrañaban… [pero] todos tenían miedo de hablar públicamente sobre Bob por temor a algún tipo de represalia legal o represalia de una entidad que no nombrarían».

«Tenía muchas ganas de averiguar por qué», explicó Rofé. «Y quería entender qué estaba pasando en la vida de Bob fuera de esos 30 minutos del programa que fue tan pacífico y relajante de ver».

«No era perfecto»

El documental se remonta al comienzo de la carrera de Ross, cuando los Kowalski lo descubrieron demostrando técnicas de pintura en diferentes centros comerciales. Pronto se asociaron con él para llevar sus técnicas a las salas de los estadounidenses.

Ross no fue el primer artista en pintar en televisión. De hecho, había estudiado con Bill Alexander, quien tenía su propio programa de PBS «The Magic of Oil Painting». Alexander enseñó a Ross la técnica de húmedo sobre húmedo que le permitió completar una pintura en el lapso de un episodio de televisión de media hora (y que, siglos antes, había permitido los lirios pintados libremente de Claude Monet y las sombrías y regias figuras de Diego Velásquez).

Se estima que Ross pintó alrededor de 30.000 obras durante su vida. Crédito: Cortesía de Netflix

Cuando «The Joy of Painting» debutó, en 1983, se filmó en la casa de los Kowalski contra un fondo negro. Ross grababa varios episodios por día. Durante el transcurso del programa, recibía a los invitados habituales, incluido su hijo, acuñó su eslogan «arbolitos felices» y dejó a los espectadores con instrucciones sensuales de «hacer el amor» con sus pinceladas y sabios consejos que explicaban que ser un pintor consumado no es un talento inherente, sino algo que se adquiere con la práctica. («Los árboles cubren una multitud de pecados», también decía).

«No era perfecto; claro que tenía defectos», dijo Rofé. Pero el director agregó: «Creo que hay algo en esto… la decencia que se obtiene de él. Y todos estamos realmente hambrientos de eso. Y lo necesitamos».

Hoy, en medio de una abundancia de mercancía y nostalgia de Bob Ross, Rofé cree que la historia de su vida ha sido cuidadosamente seleccionada por quienes ahora controlan su legado.

«La información que se divulga sobre Bob, en su mayor parte, es en gran medida lo que presenta Bob Ross Incorporated. Son esencialmente los controladores del nombre y la imagen de Bob Ross», dijo Rofé. «Una vez que finalmente encontramos personas que estaban dispuestas y eran lo suficientemente valientes para decir su parte, comenzamos a descubrir mucho más».

Bob Ross Inc., que ahora está presidida por Joan, la hija de Annette y Walter Kowalski, le dijo a Vanity Fair que las acusaciones que aparecen en el documental son un «intento de volver a litigar» asuntos ya tratados en una demanda de 2017. Si no fuera por la organización, agrega el comunicado, la «relevancia artística y cultural de Ross… se habría perdido hace décadas con su fallecimiento».

bob

Un nuevo documental de Netflix, «Bob Ross: Happy Accidents, Betrayal & Greed», parece que va a cambiar la noción de que la historia de Ross fue simple, mostrando un lado más complejo de su vida.
La publicación Nuevo documental de Bob Ross complejiza el legado del artista que pintaba ‘arbolitos felices’ apareció primero en CNN.Feedzy