Biden a los atacantes de Kabul: «Los perseguiremos y los haremos pagar»

Washington (CNN) — El presidente Joe Biden prometió este jueves tomar represalias por el ataque terrorista que mató a 13 militares estadounidenses frente al aeropuerto internacional de Kabul, incluso cuando dijo que la frenética misión de transportar estadounidenses desde Afganistán continuaría.

«No olvidaremos. Los perseguiremos y los haremos pagar», dijo Biden durante un discurso desde la Casa Blanca, horas después de que el Pentágono dijera que 12 miembros del servicio habían muerto en dos atentados suicidas independientes en el exterior de las puertas de acceso del aeropuerto. Poco después de que Biden hablara, el Comando Central de Estados Unidos anunció la muerte de un miembro adicional del servicio de EE.UU., mientras que la cifra de heridos ahora es de 18.

En un tono moderado pero firme, Biden dijo que le pidió al ejército de Estados Unidos opciones para responder a las explosiones, que dijo que habían sido llevadas a cabo por la filial del Estado Islámico que opera en Afganistán.

«Responderemos con fuerza y precisión a nuestro tiempo, en el lugar que elijamos y de la manera que elijamos», dijo Biden. «Esto es lo que necesita saber: estos terroristas de ISIS no ganarán».

Los ataques terroristas, que se produjeron después de días de advertencias públicas y privadas realizadas por Biden sobre una posible amenaza que podría interrumpir el esfuerzo de transporte aéreo masivo, han complicado los sangrientos días finales de la guerra más larga de Estados Unidos. Fue lo que los ayudantes de Biden describieron como el peor día de su joven presidencia.

Ahora, además de evacuar a miles de personas que desean desesperadamente salir de Afganistán, Biden ha encomendado a los militares otra misión: cazar y castigar a los terroristas de ISIS que mataron a estadounidenses y a decenas de civiles afganos.

ISIS-K: el grupo terrorista que mantiene en alerta a EE.UU. 1:47

Deben llevar a cabo ambas misiones bajo la amenaza actual de nuevos ataques, que los líderes militares dijeron anteriormente podrían llegar en cualquier momento mediante vehículos o cohetes.

Biden se comprometió el jueves a continuar las evacuaciones aéreas, que dice concluirán el próximo martes, una fecha límite autoimpuesta para retirar a todas las tropas estadounidenses del país. Dijo que los ataques terroristas son la razón principal por la que ha buscado limitar la duración de la misión de evacuación.

Pero se mantuvo firme en su decisión de poner fin a la guerra de Afganistán de 20 años y dijo que aceptaba la responsabilidad de lo que había sucedido.

«Soy responsable de fundamentalmente todo lo que sucedió últimamente», dijo el presidente.

Aún así, la devastación de la derrota fue evidente el jueves. Biden, que había dicho al explicar su decisión de poner fin a la guerra que no quería informar a más padres de que sus hijos o hijas habían sido asesinados en Afganistán, se enfrentará a esa misma tarea en los próximos días. La Casa Blanca dijo que el Pentágono todavía estaba informando a los familiares más cercanos de las tropas caídas antes de que Biden hiciera las llamadas.

Al principio de sus comentarios, Biden dijo que el ataque fue uno del que «hemos estado hablando, preocupados» durante los últimos días.

«Estamos indignados y desconsolados», dijo el presidente, quien limpió su agenda después del ataque para reunirse con los asesores durante la mayor parte del día.

«La situación en el terreno todavía está evolucionando y me actualizan constantemente», dijo.

El jefe del Comando Central, el general Frank McKenzie, advierte durante una sesión informativa por la tarde que aún es probable que se produzcan ataques adicionales de ISIS, incluyendo el uso de vehículos o cohetes.

«Pensamos que esto sucedería tarde o temprano», dijo McKenzie.

Las explosiones dejaron al descubierto los riesgos para las tropas y diplomáticos estadounidenses sobre los que Biden ha advertido durante una semana a medida que ganaba velocidad un frenético esfuerzo de evacuación en el aeropuerto. El ritmo de las evacuaciones se ha desacelerado en los últimos dos días a medida que la situación de seguridad se deterioró y varias naciones occidentales dijeron que sus esfuerzos de evacuación habían terminado.

Biden dijo que EE.UU. continuaría realizando vuelos fuera del país, y su auxiliar dijo que no ha dudado en la fecha límite del 31 de agosto para sacar a todos del país.

«No seremos disuadidos por terroristas. No permitiremos que detengan nuestra misión», dijo Biden, y dijo que Estados Unidos estaba preparado para tomar represalias por los asesinatos, las primeras muertes en acciones hostiles en Afganistán desde febrero de 2020.

«Si podemos encontrar quién está asociado con esto, los perseguiremos», dijo. «Estamos trabajando muy duro en este momento para determinar la atribución, para determinar quién está asociado con este cobarde ataque y estamos preparados para tomar medidas contra ellos».

En los últimos días, los riesgos de un ataque terrorista en el aeropuerto parecían aumentar por horas. La amenaza extremadamente alta de ISIS provocó que Estados Unidos, junto con el Reino Unido y Australia, advirtieran a la gente que se alejara de las puertas del aeropuerto el miércoles por la noche, hora del este.

El riesgo de posibles ataques terroristas por parte de la filial del Estado Islámico que opera en Afganistán, preocupó a funcionarios estadounidenses y occidentales desde casi el momento en que quedó claro que los talibanes tomarían el control del país el 15 de agosto.

Una vez que las multitudes comenzaron a concentrarse en el Aeropuerto Internacional Hamid Karzai, el temor entre los funcionarios que monitoreaban la situación se agudizó ante un ataque destinado a crear caos y miedo entre quienes intentaban escapar del país.

Eso es lo que pasó el jueves. McKenzie dijo que sospechaba que el atacante suicida estaba siendo registrado por militares estadounidenses en el aeropuerto antes de detonar el explosivo.

Imágenes muestran el caos tras explosión en Kabul 1:03

Los ataques consumieron rápidamente la agenda de Biden. Estaba en la sala de situación del sótano con el secretario de Defensa Lloyd Austin, el secretario de Estado Antony Blinken y el presidente del Estado Mayor Conjunto, el general Mark Milley, para una sesión informativa programada previamente cuando llegaron las primeras noticias de las explosiones. Los auxiliares todavía estaban tomando asiento cuando llegaron los primeros informes.

La vicepresidenta Kamala Harris también participó en la reunión a través de una videoconferencia mientras estaba en el aire viajando entre Vietnam y Guam. Ella canceló una aparición de campaña planificada en California y, en cambio, regresará a Washington.

Cuando se hizo evidente la escala del ataque, se despejó la agenda del presidente, cancelando una reunión con el primer ministro israelí de visita, Naftali Bennett, que se reprogramó para el viernes.

Después de que concluyó la reunión de Biden con su equipo de seguridad nacional, continuó siendo informado en la Oficina Oval, según la Casa Blanca. La reunión virtual del presidente con los gobernadores sobre los refugiados afganos, que estaba programada para las 3 p.m. ET, también fue cancelada.

El viernes pasado Biden había planteado la posibilidad de que ocurriera un ataque, no de los talibanes, sino del grupo ISIS.

Evacuaciones en Afganistán están bajo amenaza de ataques 2:08

«También estamos vigilando de cerca cualquier amenaza terrorista potencial alrededor del aeropuerto, incluso de los afiliados de ISIS en Afganistán que fueron liberados de la prisión cuando las cárceles fueron vaciadas», dijo.

El martes, Biden ofreció una imagen más terrible de la amenaza a la seguridad.

«Cuanto más nos quedemos, comenzando con el riesgo agudo y creciente de un ataque de un grupo terrorista conocido como ISIS-K, un afiliado de ISIS en Afganistán, que también es el enemigo jurado de los talibanes, todos los días que estamos sobre el terreno es otro día en el que sabemos que ISIS-K tiene como objetivo al aeropuerto y atacar tanto a las fuerzas estadounidenses y aliadas como a civiles inocentes», dijo Biden.

Kaitlan Collins, Betsy Klein, Barbara Starr, Kylie Atwood y Nick Paton Walsh de CNN contribuyeron con este reportaje.

Afganistán
Ataque suicida
Atentado terrorista ISIS

«No olvidaremos. Los perseguiremos y los haremos pagar», dijo Biden durante un discurso desde la Casa Blanca, horas después de que el Pentágono dijera que 13 miembros del servicio habían muerto en dos atentados suicidas independientes en el exterior del aeropuerto de Kabul.
La publicación Biden a los atacantes de Kabul: «Los perseguiremos y los haremos pagar» apareció primero en CNN.Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver