OPINIÓN | Que los no vacunados paguen por sus decisiones mortales

Nota del Editor: John F. Banzhaf III es profesor emérito de derecho de interés público en la Facultad de Derecho de la Universidad George Washington, y fundador y director ejecutivo jubilado de Action on Smoking and Health (ASH). Lideró el exitoso movimiento para prohibir fumar en los lugares de trabajo y lugares públicos y defendió que se requiera que los fumadores y la industria tabacalera paguen su parte justa de los costos de fumar. Las opiniones expresadas en este comentario son únicamente del autor. Puedes encontrar más artículos de opinión en CNNe.com/opinion.

(CNN) — Es hora de dejar de obligar a la mayoría de los estadounidenses vacunados a adaptarse a aquellos que se niegan a dar este simple paso, especialmente ahora que al menos una vacuna contra el covid-19 ha sido completamente aprobada.

El aumento de las infecciones causadas por la variante delta altamente contagiosa del coronavirus ha dejado en claro que los no vacunados representan un riesgo mortal para los demás y para ellos mismos.

Los trabajadores vacunados, los estudiantes, los pasajeros de aerolíneas y otros que salen en público no deberían tener que asumir los riesgos y los enormes costos financieros que los no vacunados imponen a la sociedad.

Piense en lo que hacemos con los fumadores. Cuando se hizo evidente que el humo de segunda mano amenazaba la salud y la vida de los no fumadores inocentes, los gobiernos y los responsables se volvieron duros con el hecho de fumar en público.

Schwarzenegger insulta a los antivacunas 0:58

Hicieron que fuera mucho más difícil, si no imposible, que los fumadores imprudentes encendieran los cigarrillos en restaurantes, aceras, transporte público y otros lugares donde los no fumadores tienen que respirar sus vapores tóxicos.

Usando el mismo razonamiento sólido, muchos empleadores, universidades, teatros, estadios deportivos y otros lugares están comenzando a insistir en que sus trabajadores, estudiantes y patrocinadores sean vacunados, un movimiento que se espera que se acelere con la aprobación total de la vacuna Pfizer esta semana por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés).

La negativa de muchos estadounidenses a vacunarse nos ha impuesto costos económicos al resto de nosotros. Por ejemplo, en un análisis de la semana pasada, la Kaiser Family Foundation estimó que el costo de hospitalización por tratar el covid-19 prevenible en pacientes no vacunados durante junio y julio fue de US$ 2.300 millones, con los costos «soportados no solo por los pacientes sino también por la sociedad más ampliamente».

Y ese número se ve eclipsado por los costos adicionales incalculables de los cierres, las restricciones de ocupación en restaurantes y otros lugares, la interrupción de la educación ahora y en el futuro, los empleos perdidos por despidos y los estadounidenses que luchan por pagar el alquiler y las hipotecas o pierden sus hogares.

Necesitamos asegurarnos de que esos costos financieros al menos sean asumidos en la medida de lo posible por quienes son responsables de ellos, y no por la mayoría de quienes recibieron sus vacunas. Las personas pueden afirmar que tienen derecho a rechazar la vacunación. Pero eso no les da derecho a poner en riesgo la vida de otros, ni a obligar a la mayoría a pagar por su mala decisión.

Reconocen solidaridad de EE.UU. para garantizar vacunas 2:44

Una vez que el público estadounidense comenzó a centrarse en los enormes costos de fumar en lugar de simplemente en los riesgos que representaba fumar para los transeúntes, se tomaron muchas medidas para exigir que los fumadores asumieran una parte justa de esos costos financieros innecesarios.

Un ejemplo se puede encontrar en la Ley del Cuidado de Salud Asequible, que incluye un recargo del 50% en las tarifas del seguro médico para quienes fuman. Mientras que otro son las tasas impositivas cada vez mayores sobre los cigarrillos en un número creciente de jurisdicciones.

Mueren 6 miembros sin vacunar de una iglesia, dice pastor 1:40

Hace años, ayudé a persuadir a los comisionados de seguros de nuestra nación para que estuvieran de acuerdo en que cuando las personas participaban en conductas que aumentaban sustancialmente su riesgo de salud y los costos médicos relacionados, como fumar, debían pagar más por el seguro médico.

Esta política se basaba en un principio básico: es tu mono; mantenlo fuera de mi espalda. Y al encarecer el tabaquismo, tuvo el beneficio secundario de ayudar a inducir a muchas personas a dejar de fumar.

Aplicar esta política a quienes se niegan a vacunarse debería ser aún más eficaz, porque vacunarse es rápido y fácil, mientras que para muchas personas dejar de fumar es difícil, si no imposible.

Esto es lo que deben exigir los que han sido vacunados y están siendo victimizados:

1. Quienes se niegan a las vacunas deberían pagar más por el seguro de vida y de salud, tal como lo han hecho los fumadores durante mucho tiempo. Por ejemplo, Delta Air Lines anunció esta semana que a partir de noviembre cobrará a sus empleados no vacunados hasta US$ 200 al mes más por el seguro médico, y también limitará la cantidad de días de enfermedad que los empleados no vacunados pueden tomar si contraen covid-19.

2. Cuando se requiera que los trabajadores no vacunados, los estudiantes u otras personas se sometan a pruebas con frecuencia, ellos y nadie más deben asumir el costo de la prueba.

Conoce las medidas de Delta para empleados sin vacunar 0:53

3. Si los no vacunados quieren conseguir habitaciones de hotel o abordar cruceros o volar en aviones, deberían pagar más para cubrir los costos adicionales de limpiar y desinfectar a fondo los lugares que puedan infectar. También deberían cobrar más debido a las cargas adicionales asociadas con el requisito de que en todas las aerolíneas, los pasajeros de autobuses y trenes se use mascarilla.

El covid-19 es ahora una «epidemia de los no vacunados». Pero los vacunados seguimos estando innecesariamente expuestos a los riesgos, por pequeños que sean, de enfermedad, hospitalización, «covid largo» y muerte.

Los vacunados tenemos que usar mascarillas en muchos lugares, como oficinas y aviones, donde probablemente no se necesitarían si la mayoría de los estadounidenses tuvieran sus vacunas.

Y, lamentablemente, los vacunados también se ven obligados a asumir la mayor parte de los costos financieros, por lo que algunos pueden seguir negándose.

Dejemos de mimar a la minoría y hagamos responsables a los no vacunados de las consecuencias de sus propias decisiones mortales.

Vacunas contra el covid-19

Es hora de dejar de obligar a la mayoría de los estadounidenses vacunados a adaptarse a aquellos que se niegan a dar este simple paso, especialmente ahora que al menos una vacuna contra el covid-19 ha sido completamente aprobada.Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver