El dilema de los talibanes en las redes sociales

(CNN) — Días después de retomar el control de Afganistán, a principios de este mes, los talibanes aprovecharon su primera rueda de prensa para arremeter contra Facebook en respuesta a una pregunta sobre la libertad de expresión.

«Esta pregunta debería hacerse a aquellas personas que se proclaman promotoras de la libertad de expresión, que no permiten la publicación de toda la información», dijo el portavoz del grupo, Zabihullah Mujahid. «Puedo preguntar a Facebook. […] Hay que hacerles esta pregunta».

La respuesta, que implicaba que Facebook estaba coartando la libertad de expresión, dejaba entrever una curiosa dinámica de poder: aunque los talibanes presionan para que las fuerzas estadounidenses abandonen el país, siguen dependiendo de empresas estadounidenses de medios sociales, como Facebook y Twitter, para difundir su mensaje, tanto dentro de Afganistán como fuera de sus fronteras. En Twitter, por ejemplo, varios portavoces talibanes, como Mujahid y Suhail Shaheen, tienen cuentas activas y no verificadas, cada una con más de 300.000 seguidores.

Pero muchas de esas plataformas, incluidas Facebook y su filial WhatsApp, han dicho que tomarán medidas enérgicas contra las cuentas dirigidas por los talibanes o que los promueven. Los esfuerzos de los talibanes por contrarrestar o eludir las restricciones a sus actividades en línea ilustran la dependencia que el grupo islamista ha adquirido de las empresas tecnológicas occidentales y de Internet en general, y ponen de relieve un posible cambio de rumbo el régimen con respecto a su primer período en el poder, hace décadas, cuando prohibía totalmente Internet.

Combatientes talibanes hacen guardia en una puerta de entrada frente al Ministerio del Interior, en Kabul, el 17 de agosto de 2021.

«En general, varias plataformas de medios sociales y aplicaciones de mensajería han tenido un papel vital en la estrategia mediática de los talibanes», dijo Weeda Mehran, profesora y experta en Afganistán de la Universidad de Exeter, que se centra en la propaganda de los grupos extremistas.

Esas plataformas están cumpliendo ahora un importante propósito para los talibanes, que están retomando el control de Afganistán. Hasta ahora, el grupo se ha centrado en cultivar una imagen más saneada y rehabilitada que la brutalidad por la que se hizo conocido la última vez que estuvo en el poder. Y considera que plataformas como Facebook y Twitter son clave para ese esfuerzo, tanto dentro como fuera del país, según Safiya Ghori-Ahmad, directora de la empresa de consultoría política McLarty Associates y antigua asesora del Departamento de Estado sobre Afganistán.

«Los talibanes están tratando de cambiar su narrativa y la forma en que se les ve», dijo. «Y creo que ahora se está viendo ese cambio. Mucho tiene que ver con el enorme uso de los teléfonos inteligentes y el hecho de que muchos en Afganistán tienen ahora teléfonos inteligentes. […] Se han dado cuenta de que pueden utilizar estas plataformas tecnológicas para difundir su mensaje».

De imponer prohibiciones de Internet a esquivarlas

El enfoque actual de los talibanes con respecto a los medios de comunicación y la tecnología contrasta fuertemente con el que tenían en la época en la que estaban al mando en la década de 1990 y principios de la del 2000. En ese momento, impusieron prohibiciones a la televisión y a la todavía incipiente Internet, explicando que esta última medida pretendía «controlar todo aquello que es incorrecto, obsceno, inmoral y contrario al islam».

EE.UU. arremete contra ISIS-K en Afganistán 2:45

Mehran afirma que la presencia en línea de los talibanes, en su forma actual, comenzó realmente después de que fueran expulsados del poder, en 2001, cuando el grupo islamista empezó a publicar videos y a compartir mensajes en línea. Desde entonces, ha adoptado con entusiasmo plataformas como Facebook, Twitter, WhatsApp y Telegram, ninguna de las cuales existía durante su último período en el poder.

Ese abrazo ha coincidido con un aumento del uso de Internet en todo Afganistán durante la última década. En 2019, el país contaba con casi 10 millones de usuarios de internet y alrededor de 23 millones de usuarios de teléfonos móviles, y el 89% de los afganos podía acceder a los servicios de telecomunicaciones, según las últimas cifras disponibles del Ministerio de Comunicaciones y Tecnología de la Información del país. Solo Facebook Messenger tiene unos 3 millones de usuarios en Afganistán, según el ministerio.

Como resultado, en lugar de imponer prohibiciones de Internet, los talibanes se encuentran tratando de eludirlas, al menos por ahora.

Mientras el Gobierno de Estados Unidos y la comunidad mundial deliberan sobre el grado de reconocimiento del grupo extremista como Gobierno oficial de Afganistán, algunas empresas de Silicon Valley han tomado cartas en el asunto.

Combatientes talibanes montan guardia en una calle de Kabul, el 16 de agosto de 2021.

A principios de este mes, Facebook reiteró su prohibición de los talibanes en todas sus plataformas, incluidas Instagram y WhatsApp, y esta última habría cerrado una línea de ayuda de los talibanes en Kabul y otras cuentas de los talibanes.

«Los talibanes están sancionados como una organización terrorista bajo la ley de Estados Unidos y los hemos prohibido en nuestros servicios bajo nuestras políticas de organizaciones peligrosas», dijo un portavoz de Facebook. Un portavoz de WhatsApp declinó comentar específicamente sobre la prohibición de la línea de ayuda, pero dijo que estaba «obligado a adherirse a las leyes de sanciones de Estados Unidos», lo que incluye «la prohibición de las cuentas que parecen representarse a sí mismas como cuentas oficiales de los talibanes.»

YouTube dijo que continuará cerrando las cuentas dirigidas por los talibanes. Twitter no ha prohibido activamente las cuentas de los talibanes, pero un portavoz de la compañía dijo que su «máxima prioridad es mantener la seguridad de la gente, y seguimos vigilantes».

«Creo que a fin de cuentas, [los talibanes] no quieren que se prohíba Internet. No creo que quieran que YouTube se retire del país, no creo que quieran que Google se retire, no creo que quieran que Facebook o Twitter hagan las maletas y se vayan», dijo Ghori-Ahmad.

La relación entre los talibanes y las plataformas tecnológicas puede complicarse aún más si los talibanes reciben el reconocimiento oficial de la comunidad diplomática mundial, una determinación que depende en gran medida de la forma que adopte ahora el Gobierno afgano.

El portavoz talibán, Zabihullah Mujahid, en el centro, habla en su primera conferencia de prensa en el Centro de Información de Medios del Gobierno, en Kabul, Afganistán, el martes 17 de agosto de 2021.

«Si los talibanes permiten un Gobierno inclusivo, y ellos… forman parte de ese Gobierno, entonces han ganado esencialmente, a falta de una palabra mejor, su legitimidad en Afganistán, porque otros grupos van a estar representados», dijo Mehran. Si esto ocurre, podría ser más difícil para empresas como Facebook y YouTube justificar la exclusión del grupo extremista de la plataforma.

Un futuro incierto para la libertad de expresión en Internet

La verdadera prueba del enfoque de los talibanes sobre Internet puede que no sea lo que el grupo diga, sino lo que permita decir al pueblo afgano.

Ya ha habido una oleada de disidencia en línea, con videos de protestas en las calles de Kabul y de las condiciones en la capital afgana que se han compartido ampliamente en las redes sociales. Pero si esa disidencia sigue creciendo, los talibanes podrían ser más agresivos a la hora de restringir el acceso a Internet de la población que esperan gobernar.

«De cara al futuro, los talibanes querrán sin duda utilizar la tecnología para sus propios fines de relaciones públicas y propaganda. Pero ahora que se han hecho con el control de Afganistán, con toda probabilidad querrán restringir el acceso a las redes sociales a la población afgana en su intento de reducir su acceso a la información», dijo Madiha Afzal, miembro del Programa de Política Exterior de la Brookings Institution. «Plataformas como Twitter y WhatsApp tendrán que averiguar cómo hacer frente a la propaganda de los talibanes, al tiempo que intentan garantizar que los afganos mantengan su acceso a estas plataformas si los talibanes intentan restringir el acceso».

Una alianza entre EE.UU. y el Talibán para enfrentar a ISIS-K, ¿es viable? 2:00

Al mismo tiempo, los talibanes insisten en que los contenidos en línea deben cumplir con la ley islámica, lo que, según los expertos, podría aumentar el reto al que se enfrentan las plataformas para intentar seguir operando en el país. «Creo que va a ser un equilibrio realmente complicado y delicado para muchas de estas empresas tecnológicas tener que averiguar cómo navegar por ese mercado», dijo Ghori-Ahmad.

Además, ya existe el temor generalizado de que los talibanes puedan utilizar las redes sociales de una forma más siniestra: para encontrar y perseguir a los afganos que trabajen con el Gobierno o el Ejército de Estados Unidos.

Facebook introdujo, la semana pasada, una herramienta de un solo clic para que sus usuarios afganos puedan bloquear sus perfiles y está introduciendo alertas emergentes en Instagram en Afganistán que detallan cómo proteger la propia cuenta, dijo el jefe de la Política de Seguridad de la compañía, Nathaniel Gleicher, en una serie de tuits. «Estamos trabajando estrechamente con nuestros homólogos de la industria, la sociedad civil y el Gobierno para proporcionar todo el apoyo que podamos para ayudar a proteger a la gente», dijo Gleicher.

Twitter está trabajando con el archivo de Internet para atender las peticiones de los usuarios de eliminar los tuits más antiguos y ha ofrecido la opción de suspender temporalmente las cuentas en caso de que los usuarios afganos no puedan acceder a ellas para eliminar el contenido. LinkedIn dijo que «ha tomado algunas medidas temporales, incluyendo la limitación de la visibilidad de las conexiones, y ayudando a los miembros en el país a entender cómo pueden ocultar sus perfiles de la vista pública».

Y aunque los talibanes han tratado de proyectar una imagen más moderada en los días transcurridos desde que recuperaron el control, no hay garantías de que eso dure, sobre todo cuando las fuerzas estadounidenses salgan del país, este 31 de agosto. Después de eso, puede ser solo cuestión de tiempo que los afganos empiecen a perder la capacidad de utilizar las redes sociales para expresarse.

«Si los talibanes silencian las redes sociales y los afganos no pueden acceder a estas, eso debería decir mucho a las empresas tecnológicas sobre los talibanes», dijo Mehran, «y deberían tenerlo en cuenta cuando quieran decidir si los talibanes deben tener presencia en esas plataformas».

Talibán

Aunque los talibanes presionan para que las fuerzas de EE.UU. abandonen el país, siguen dependiendo de empresas estadounidenses de medios sociales, como Facebook y Twitter, para difundir su mensaje.Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver