OPINIÓN | La gran diferencia entre esta pandemia y la que terminó con la vida de 50 millones de personas

(CNN) —  La pandemia de influenza que se extendió por todo el mundo hace un siglo llevaba un año y medio cuando un profesor de medicina preventiva de la Universidad de Missouri admitió lo siguiente: el esfuerzo por combatir la enfermedad había sido un «fracaso estrepitoso».
Nada había funcionado. «Debemos admitir que ninguna medida adoptada controló el curso de la pandemia», dijo Mazyck P. Ravenel a una audiencia de trabajadores de la salud en octubre de 1919. «Se extendió con la velocidad de un rayo, fue a donde se le indicó, y cesó sus estragos únicamente cuando se agotó el material disponible».

Como escribió Nancy Bristow en su libro de 2012, que citaba la valoración de Ravenel, «American Pandemic: The Lost Worlds of the 1918 Influenza Epidemic«, la pandemia que terminaría con la vida de unos 50 millones de personas fue el «peor desastre sanitario de la historia».

Para los que viven la pandemia actual de covid-19, no es un gran consuelo que los brotes de 1918-20 fueran mucho peores: el número de muertos en todo el mundo entonces fue más de 10 veces mayor que el recuento de mortalidad del covid hasta la fecha (aunque la pandemia está lejos de haber terminado).

Pero debería tranquilizarnos el hecho de que tengamos herramientas probadas para luchar contra la nueva enfermedad, incluidas las vacunas. El lunes, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA, por sus siglas en inglés) dio su aprobación formal a la vacuna de Pfizer/BioNTech, que había sido autorizada el año pasado con carácter de emergencia, y los estadounidenses están empezando a recibir vacunas de refuerzo para prolongar la inmunidad al virus.

Ahora no hay ningún obstáculo para obligar a la gente a vacunarse, escribió Jonathan Sackner-Bernstein, exfuncionario de la FDA. «No vacunarse contra el covid-19 sería similar a rechazar un nuevo medicamento de vanguardia que se ha demostrado que mantiene la salud después de un ataque al corazón o que previene complicaciones graves durante el tratamiento del cáncer», señaló. «Los gobiernos estatales, las escuelas y las empresas deben imponer la vacunación para proteger a los electores, los estudiantes y los empleados, así como al público en general, es decir, si queremos basar las acciones de salud pública en datos científicos examinados rigurosamente».

¿Exigir la vacunación viola la Constitución de Estados Unidos, como han insistido algunos antivacunas? En absoluto, escribieron Marci Hamilton y el Dr. Paul Offit. «La Constitución no es un pacto suicida que garantice el derecho a dañar a otros. El gobierno tiene libertad para proteger a los ciudadanos de condiciones mortales, especialmente cuando la ciencia que apoya la vacunación es tan clara».

1. A: «Es mi derecho constitucional no vacunarme»
B: «Muéstrame dónde dice eso».
2. A: «No lo encuentro. Algún asqueroso fulano de tal debe haberla sustituido por esta tontería de la «milicia bien regulada»

Delta Airlines dijo a sus empleados que tendrían que pagar un recargo en su seguro médico de hasta US$ 200 al mes si rechazaban la vacuna. Así es, escribió John Banzhaf III, un pionero cruzado contra el tabaquismo. «El covid-19 es ahora una ‘epidemia de los no vacunados’.

Pero nosotros, los vacunados, seguimos estando expuestos innecesariamente a los riesgos, por pequeños que sean, de enfermedad, hospitalización, ‘covid largo’ y muerte. Nosotros, los vacunados, tenemos que usar mascarillas en muchos lugares, como oficinas y aviones, donde probablemente no serían necesarias si la mayoría de los estadounidenses estuvieran vacunados. Y los vacunados, desgraciadamente, también se ven obligados a asumir la mayor parte de los costos financieros para que algunos puedan seguir negándose».

«Dejemos de mimar a la minoría y hagamos a los no vacunados responsables de las consecuencias de sus propias decisiones mortales».

El pasado fin de semana, el expresidente Donald Trump apoyó públicamente la vacunación, solo para encontrarse con el rechazo de algunos de sus normalmente fieles seguidores, como señaló Nicole Hemmer. «Está bien. Yo lo hice. Pónganse las vacunas», dijo Trump en un mitin en Alabama. Hemmer observó: «La multitud, que había estado animando a Trump hasta ese momento, perdió de repente su alegría unitaria.

1. A: «No confío en una vacuna que no esté aprobada por la FDA».
B: «La FDA acaba de darle la aprobación total a la vacuna de Pfizer».
2. A: «Claro, como si confiara en la FDA».

Una parte de los asistentes al mitin empezó a abuchear, no con Trump sino contra él. ‘No, está bien. No pasa nada. Tienen sus libertades», dijo, pareciendo recalibrar rápidamente. ‘Yo simplemente me vacuné'».

Los ’12 de la desinformación’ seducen a seguidores de Trump 3:38

Desafiando a DeSantis

Para los niños en edad escolar menores de 12 años, aún no hay una opción de vacuna aprobada, y los expertos en salud creen que las mascarillas son la siguiente mejor opción, pero los gobernadores de Florida y Texas están bloqueando los mandatos de uso de mascarillas.

Lucía Báez-Geller pasó 15 años enseñando en las escuelas del condado de Miami-Dade, en Florida, antes de entrar en el consejo escolar. Ella fue uno de los siete miembros de esa junta que votó para desafiar la orden del gobernador Ron DeSantis contra el mandato de uso de mascarillas en las escuelas públicas. «Debido a la retórica del gobernador contra las mascarillas», escribió Báez-Geller, recibió «un gran número de mensajes furiosos» que la acusaban de «violar la ley, ignorar los derechos de los padres, de ser un lavado de cerebro de la ‘Gran Ciencia’, de ser comunista y cosas peores», junto con algunas respuestas de apoyo.

1. A: «Bloquearé sus mandatos en las escuelas porque limitan la libertad de los niños».
2. B: «Ahora va tras los guardias de los cruces…».

«Como miembros electos del consejo escolar, la salud y la seguridad de nuestros estudiantes es nuestra principal responsabilidad. Su salud nunca debería convertirse en una cuestión política o partidista, y espero que el gobernador cambie de rumbo y empiece a trabajar con nosotros para proteger a nuestros estudiantes de esta peligrosa enfermedad». El viernes, un juez de Florida falló en contra del esfuerzo del estado por detener los mandatos de uso de mascarilla.

Para más información:

Dean Obeidallah: La muerte del presentador de radio conservador por covid debería impulsar a otros a acabar con las mentiras sobre las vacunas

Ben Tinker: Mi hijo tuvo suerte de conseguir una cama pediátrica en la unidad de cuidados intensivos. La suerte no debería ser necesaria.

Pandemia

(CNN) —  La pandemia de influenza que se extendió por todo el mundo hace un siglo llevaba un año y medio cuando un profesor de medicina preventiva de la Universidad de Missouri admitió lo siguiente: el esfuerzo por combatir la enfermedad había sido un «fracaso estrepitoso».
Nada había funcionado. «Debemos admitir que ninguna medida adoptada controló el curso de la pandemia», dijo Mazyck P. Ravenel a una audiencia de trabajadores de la salud en octubre de 1919. «Se extendió con la velocidad de un rayo, fue a donde se le indicó, y cesó sus estragos únicamente cuando se agotó el material disponible».

Como escribió Nancy Bristow en su libro de 2012, que citaba la valoración de Ravenel, «American Pandemic: The Lost Worlds of the 1918 Influenza Epidemic«, la pandemia que terminaría con la vida de unos 50 millones de personas fue el «peor desastre sanitario de la historia».

Entre la influenza y el covid-19, el invierno en EE.UU. podría ser complicado

Para los que viven la pandemia actual de covid-19, no es un gran consuelo que los brotes de 1918-20 fueran mucho peores: el número de muertos en todo el mundo entonces fue más de 10 veces mayor que el recuento de mortalidad del covid hasta la fecha (aunque la pandemia está lejos de haber terminado).

Pero debería tranquilizarnos el hecho de que tengamos herramientas probadas para luchar contra la nueva enfermedad, incluidas las vacunas. El lunes, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA, por sus siglas en inglés) dio su aprobación formal a la vacuna de Pfizer/BioNTech, que había sido autorizada el año pasado con carácter de emergencia, y los estadounidenses están empezando a recibir vacunas de refuerzo para prolongar la inmunidad al virus.

Ahora no hay ningún obstáculo para obligar a la gente a vacunarse, escribió Jonathan Sackner-Bernstein, exfuncionario de la FDA. «No vacunarse contra el covid-19 sería similar a rechazar un nuevo medicamento de vanguardia que se ha demostrado que mantiene la salud después de un ataque al corazón o que previene complicaciones graves durante el tratamiento del cáncer», señaló. «Los gobiernos estatales, las escuelas y las empresas deben imponer la vacunación para proteger a los electores, los estudiantes y los empleados, así como al público en general, es decir, si queremos basar las acciones de salud pública en datos científicos examinados rigurosamente».

ANÁLISIS | Los mandatos de vacunación son políticamente riesgosos, pero pueden funcionar

¿Exigir la vacunación viola la Constitución de Estados Unidos, como han insistido algunos antivacunas? En absoluto, escribieron Marci Hamilton y el Dr. Paul Offit. «La Constitución no es un pacto suicida que garantice el derecho a dañar a otros. El gobierno tiene libertad para proteger a los ciudadanos de condiciones mortales, especialmente cuando la ciencia que apoya la vacunación es tan clara».

1. A: «Es mi derecho constitucional no vacunarme»
B: «Muéstrame dónde dice eso».
2. A: «No lo encuentro. Algún asqueroso fulano de tal debe haberla sustituido por esta tontería de la «milicia bien regulada»

Delta Airlines dijo a sus empleados que tendrían que pagar un recargo en su seguro médico de hasta US$ 200 al mes si rechazaban la vacuna. Así es, escribió John Banzhaf III, un pionero cruzado contra el tabaquismo. «El covid-19 es ahora una ‘epidemia de los no vacunados’.

OPINIÓN | Que los no vacunados paguen por sus decisiones mortales

Pero nosotros, los vacunados, seguimos estando expuestos innecesariamente a los riesgos, por pequeños que sean, de enfermedad, hospitalización, ‘covid largo’ y muerte. Nosotros, los vacunados, tenemos que usar mascarillas en muchos lugares, como oficinas y aviones, donde probablemente no serían necesarias si la mayoría de los estadounidenses estuvieran vacunados. Y los vacunados, desgraciadamente, también se ven obligados a asumir la mayor parte de los costos financieros para que algunos puedan seguir negándose».

«Dejemos de mimar a la minoría y hagamos a los no vacunados responsables de las consecuencias de sus propias decisiones mortales».

El pasado fin de semana, el expresidente Donald Trump apoyó públicamente la vacunación, solo para encontrarse con el rechazo de algunos de sus normalmente fieles seguidores, como señaló Nicole Hemmer. «Está bien. Yo lo hice. Pónganse las vacunas», dijo Trump en un mitin en Alabama. Hemmer observó: «La multitud, que había estado animando a Trump hasta ese momento, perdió de repente su alegría unitaria.

1. A: «No confío en una vacuna que no esté aprobada por la FDA».
B: «La FDA acaba de darle la aprobación total a la vacuna de Pfizer».
2. A: «Claro, como si confiara en la FDA».

Una parte de los asistentes al mitin empezó a abuchear, no con Trump sino contra él. ‘No, está bien. No pasa nada. Tienen sus libertades», dijo, pareciendo recalibrar rápidamente. ‘Yo simplemente me vacuné'».

Los ’12 de la desinformación’ seducen a seguidores de Trump 3:38Desafiando a DeSantis

Para los niños en edad escolar menores de 12 años, aún no hay una opción de vacuna aprobada, y los expertos en salud creen que las mascarillas son la siguiente mejor opción, pero los gobernadores de Florida y Texas están bloqueando los mandatos de uso de mascarillas.

Lucía Báez-Geller pasó 15 años enseñando en las escuelas del condado de Miami-Dade, en Florida, antes de entrar en el consejo escolar. Ella fue uno de los siete miembros de esa junta que votó para desafiar la orden del gobernador Ron DeSantis contra el mandato de uso de mascarillas en las escuelas públicas. «Debido a la retórica del gobernador contra las mascarillas», escribió Báez-Geller, recibió «un gran número de mensajes furiosos» que la acusaban de «violar la ley, ignorar los derechos de los padres, de ser un lavado de cerebro de la ‘Gran Ciencia’, de ser comunista y cosas peores», junto con algunas respuestas de apoyo.

1. A: «Bloquearé sus mandatos en las escuelas porque limitan la libertad de los niños».
2. B: «Ahora va tras los guardias de los cruces…».

«Como miembros electos del consejo escolar, la salud y la seguridad de nuestros estudiantes es nuestra principal responsabilidad. Su salud nunca debería convertirse en una cuestión política o partidista, y espero que el gobernador cambie de rumbo y empiece a trabajar con nosotros para proteger a nuestros estudiantes de esta peligrosa enfermedad». El viernes, un juez de Florida falló en contra del esfuerzo del estado por detener los mandatos de uso de mascarilla.

OPINIÓN | La postura cínica de Ron DeSantis sobre el covid-19 Para más información:

Dean Obeidallah: La muerte del presentador de radio conservador por covid debería impulsar a otros a acabar con las mentiras sobre las vacunas

Ben Tinker: Mi hijo tuvo suerte de conseguir una cama pediátrica en la unidad de cuidados intensivos. La suerte no debería ser necesaria.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver