¿Cómo animar a familiares y amigos a no difundir desinformación en las redes sociales?

(CNN) — Tu primo sabe con toda certeza que las vacunas contra el covid-19 tienen microchips que controlan la mente. Las teorías de la conspiración «Stop the steal» tal vez inundaron tus redes sociales durante y después de las elecciones presidenciales de 2020 en Estados Unidos. Tu amigo comparte un artículo sobre por qué la tecnología 5G dañará la salud de todos.

«Incluso vemos información errónea sobre asuntos triviales», dice Carl T. Bergstrom, profesor de Biología de la Universidad de Washington, en un correo electrónico. Bergstrom es uno de los profesores de un curso en el que se enseña a los estudiantes a evaluar la avalancha de información en sus vidas. «Todos los años, una fotografía de un adorable polluelo peludo se hace viral como imagen de un ‘cuervo bebé’. (Los cuervos recién salidos del cascarón son ciegos, no tienen plumas y no se parecen en nada a esto)».

Una historia inexacta sobre animales salvajes puede tener repercusiones limitadas, pero la desinformación sobre temas serios como las elecciones o la pandemia puede ser «profundamente perjudicial», afectando a las motivaciones, creencias y toma de decisiones de la gente en relación con su salud, la política, el medio ambiente y más, dijo Bergstrom, coautor de «Calling Bullsh*t: The Art of Skepticism in a Data-Driven World«.

Como solemos confiar en nuestros seres queridos, reconocer las afirmaciones falsas en sus publicaciones puede ser más difícil de lo habitual.

«Compartir información errónea y desinformación sobre la salud puede hacer que la gente muera», añade Bergstrom. Pero «¿qué pasa si comparto información errónea sobre algo como la retirada de Afganistán? No es como compartir información errónea sobre vacunas, en el sentido de que mis amigos y familiares que la leen no están en absoluto implicados en la toma de decisiones sobre la política exterior de Estados Unidos».

Sin embargo, si nos inundan con información falsa sobre la retirada de Afganistán y otros temas, no podremos tomar colectivamente las decisiones sabias que necesitamos para prosperar como sociedad, dijo Bergstrom.

«En segundo lugar, la desinformación suele servir o incluso impulsar la polarización política», añadió. «Si nos convencemos de que la mitad de nuestros compatriotas son irremediablemente estúpidos, por no decir malvados, ¿cómo afecta eso a nuestra fe en el proceso democrático? Creo que socava gravemente esta fe, y eso es una grave amenaza para nuestra sociedad».

El problema se agrava cuando la familia y los amigos comparten información errónea, porque tendemos a confiar en que lo que dicen es cierto sin verificarlo. Confrontar a los seres queridos sobre la falsedad de sus publicaciones no es fácil, pero si estás preparado para hablar, aquí tienes algunas recomendaciones sobre cómo hacerlo.

Comprender las intenciones

Conviene recordar que las personas que comparten información errónea pueden tener buenas intenciones.

Algunos mensajes falsos relacionados con la pandemia pueden entrar en esta categoría, dijo Bergstrom. «Cuando oímos cosas en torno a amenazas como esta, en las que hay mucha incertidumbre, es muy natural tratar de obtener información y luego compartirla con las personas que nos importan para mantener a todos a salvo».

Identificar las afirmaciones falsas puede ser difícil, ya que, según Bergstrom, la desinformación suele contener elementos tanto de verdad como de falsedad.

Ese contenido, que la gente también puede compartir para confirmar su visión del mundo, a veces «se considera igual de creíble que una fuente de confianza«, dijo Sam Vaghar, director ejecutivo de la Red de Campus del Milenio, una red mundial de estudiantes y exalumnos que ayuda a los jóvenes a afrontar los retos de la humanidad. Vaghar también forma parte del equipo que está detrás del perfil de Instagram I’m Making a Difference, que trabaja con personas influyentes de las redes sociales para proporcionar a los jóvenes adultos información verificada sobre la pandemia. Y a veces los blogs de desinformación son diseñados para parecer sitios web de noticias.

¿Por qué circulan tan fácilmente las noticias falsas? 1:05

¿Cómo abordar la situación?

Si alguien está compartiendo información errónea de alto riesgo, «es muy tentador querer sacudirlo por los hombros», dice Joshua Coleman, psicólogo de práctica privada en Oakland, California, y miembro sénior del Consejo de Familias Contemporáneas, una organización sin ánimo de lucro que proporciona investigación moderna sobre las familias estadounidenses. Pero «hay que resistir esa tentación y mantener la comunicación en un lugar más empático».

Estar preparado con información de fuentes como los medios de comunicación creíbles, los  Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades​, la Organización Mundial de la Salud o los Departamentos de Salud estatales puede ayudar a garantizar que tu argumento esté más basado en hechos o en la ciencia que en lo emocional o en la opinión, dijo Vaghar.

Coleman aconsejó evitar un «arranque duro», una frase utilizada por John Gottman, investigador de matrimonios y divorcios y profesor emérito de Psicología en la Universidad de Washington.

«[Gottman] dice que las conversaciones terminan de la misma manera que empiezan», dijo Coleman. «Si empiezas una conversación con hostilidad, ira, desprecio o crítica, probablemente acabará así».

Pero cuanto más te comuniques con respeto, añadió, «más probable es que la gente baje sus defensas y se interese por lo que tenemos que decir».

Encuentra formas de afirmar continuamente que no estás diciendo que la persona sea tonta, y que si lo que está en juego no fuera tan importante, te parecería bien simplemente estar en desacuerdo o no dirías nada, sugirió Coleman. Decirles a tus seres queridos que solo sacas el tema porque realmente te preocupas por ellos puede comunicar que estás hablando desde una mentalidad de amor y preocupación.

También hay que tener en cuenta cómo ha sido tu relación con esa persona, sugirió. Coleman dijo que puedes entrar en discusiones fuertes con ciertos amigos, «pero en el fondo está la amistad, y sabemos que estamos participando de una manera semienfadada porque ambos nos preocupamos mucho por lo que estamos hablando. También sabemos que una vez que terminamos la conversación, no hay daño, no hay falta, mientras que otras personas podrían experimentar ese nivel de intensidad o frustración de una manera mucho más hiriente, y eso cerraría la conversación».

Si sospechas que la persona con la que te enfrentas va a reaccionar a la defensiva, puedes decirle: «Sé que mucha gente piensa que eso es cierto, y sé que hay mucho por ahí sobre eso, así que puedo entender cómo una persona inteligente podría llegar a la conclusión de que eso es cierto. No sé cuánto has leído o investigado, y la verdad es que he pasado mucho tiempo leyendo o investigando sobre este tema. ¿Te importa si comparto contigo lo que estoy aprendiendo?» sugirió Coleman.

De esta manera, «no es como si les estuvieras golpeando en la cabeza» con tu opinión, dijo Coleman.

En el caso de las personas que tienen acceso a información creíble, pero que comparten relatos engañosos que les gustan, «en lugar de responder con una lista de hechos, puede ser más útil abordar las creencias o perspectivas subyacentes que hacen que esta información sea atractiva en primer lugar», dijo Bergstrom.

«Si alguien tiene miedo de ponerse una vacuna contra el covid-19 aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos porque cree que no se puede confiar nunca en los organismos gubernamentales, enumerar estadísticas sobre la seguridad de las vacunas no te llevará muy lejos».

Dos cosas que podrían ayudar son centrarte en las pruebas de apoyo fuera del sistema normativo de EE.UU. y compartir las perspectivas de otras personas que comparten las creencias de la persona sobre el Gobierno, pero que siguen defendiendo la vacunación contra el covid-19.

Estos enfoques no garantizan que vayas a ser persuasivo, ya que la gente puede aferrarse a sus creencias, pero son una buena manera de comenzar.

La verdad sobre los mensajes de texto, y la confrontación pública frente a la privada

Hay formas adecuadas de mantener estas conversaciones, y los mensajes de texto no son una de ellas, dice Coleman. Dado que la comunicación escrita carece de inflexión, habla por teléfono para que la persona pueda escuchar cualquier intención genuina en tu voz.

Si te preocupa si debes abordar una publicación engañosa en las redes sociales mediante un comentario público o un mensaje privado, puede ser útil hacer ambas cosas.

Con un comentario público, podrías educar a cualquier persona «vulnerable a la desinformación que está siendo ocasionada por la persona», dijo Coleman. Pero existe la posibilidad de que las personas que publican piensen que los estás humillando delante de sus compañeros.

Para evitarlo, envía también un mensaje privado diciendo que esperas que no les importe que compartas públicamente tus pensamientos, dada la importancia.

¿Y qué debes hacer si te enfrentas a alguien por una información errónea y reconoce su falsedad, pero no borra el mensaje?

Desgraciadamente, puede que a esa persona no le importe o que deje la publicación como reacción a las críticas, dice Coleman.

Coleman duda de que un desconocido responda a una conversación de seguimiento. Pero si lo conoces, reitera por qué crees que la persona no debería dejar el post en el aire, puede valer la pena otra oportunidad. Y compartir cualquier interés personal que tengas en esto, como mencionar tu experiencia de estar enfermo de covid-19 a alguien que comparte información errónea relacionada con la pandemia «puede hacerlo más convincente», añadió.

Si la persona a la que te enfrentas es receptiva a los hechos y a tus pensamientos, eso podría fomentar una perspectiva humanitaria, en el sentido de que tenemos propósitos, sacrificios y destinos compartidos, dijo Coleman.

desinformación

(CNN) — Tu primo sabe con toda certeza que las vacunas contra el covid-19 tienen microchips que controlan la mente. Las teorías de la conspiración «Stop the steal» tal vez inundaron tus redes sociales durante y después de las elecciones presidenciales de 2020 en Estados Unidos. Tu amigo comparte un artículo sobre por qué la tecnología 5G dañará la salud de todos.

«Incluso vemos información errónea sobre asuntos triviales», dice Carl T. Bergstrom, profesor de Biología de la Universidad de Washington, en un correo electrónico. Bergstrom es uno de los profesores de un curso en el que se enseña a los estudiantes a evaluar la avalancha de información en sus vidas. «Todos los años, una fotografía de un adorable polluelo peludo se hace viral como imagen de un ‘cuervo bebé’. (Los cuervos recién salidos del cascarón son ciegos, no tienen plumas y no se parecen en nada a esto)».

Una historia inexacta sobre animales salvajes puede tener repercusiones limitadas, pero la desinformación sobre temas serios como las elecciones o la pandemia puede ser «profundamente perjudicial», afectando a las motivaciones, creencias y toma de decisiones de la gente en relación con su salud, la política, el medio ambiente y más, dijo Bergstrom, coautor de «Calling Bullsh*t: The Art of Skepticism in a Data-Driven World«.

Como solemos confiar en nuestros seres queridos, reconocer las afirmaciones falsas en sus publicaciones puede ser más difícil de lo habitual.

«Compartir información errónea y desinformación sobre la salud puede hacer que la gente muera», añade Bergstrom. Pero «¿qué pasa si comparto información errónea sobre algo como la retirada de Afganistán? No es como compartir información errónea sobre vacunas, en el sentido de que mis amigos y familiares que la leen no están en absoluto implicados en la toma de decisiones sobre la política exterior de Estados Unidos».

Sin embargo, si nos inundan con información falsa sobre la retirada de Afganistán y otros temas, no podremos tomar colectivamente las decisiones sabias que necesitamos para prosperar como sociedad, dijo Bergstrom.

Facebook toma medidas contra los llamados «12 de la desinformación» después de la presión de la Casa Blanca

«En segundo lugar, la desinformación suele servir o incluso impulsar la polarización política», añadió. «Si nos convencemos de que la mitad de nuestros compatriotas son irremediablemente estúpidos, por no decir malvados, ¿cómo afecta eso a nuestra fe en el proceso democrático? Creo que socava gravemente esta fe, y eso es una grave amenaza para nuestra sociedad».

El problema se agrava cuando la familia y los amigos comparten información errónea, porque tendemos a confiar en que lo que dicen es cierto sin verificarlo. Confrontar a los seres queridos sobre la falsedad de sus publicaciones no es fácil, pero si estás preparado para hablar, aquí tienes algunas recomendaciones sobre cómo hacerlo.

Comprender las intenciones

Conviene recordar que las personas que comparten información errónea pueden tener buenas intenciones.

Algunos mensajes falsos relacionados con la pandemia pueden entrar en esta categoría, dijo Bergstrom. «Cuando oímos cosas en torno a amenazas como esta, en las que hay mucha incertidumbre, es muy natural tratar de obtener información y luego compartirla con las personas que nos importan para mantener a todos a salvo».

Identificar las afirmaciones falsas puede ser difícil, ya que, según Bergstrom, la desinformación suele contener elementos tanto de verdad como de falsedad.

Ese contenido, que la gente también puede compartir para confirmar su visión del mundo, a veces «se considera igual de creíble que una fuente de confianza«, dijo Sam Vaghar, director ejecutivo de la Red de Campus del Milenio, una red mundial de estudiantes y exalumnos que ayuda a los jóvenes a afrontar los retos de la humanidad. Vaghar también forma parte del equipo que está detrás del perfil de Instagram I’m Making a Difference, que trabaja con personas influyentes de las redes sociales para proporcionar a los jóvenes adultos información verificada sobre la pandemia. Y a veces los blogs de desinformación son diseñados para parecer sitios web de noticias.

¿Por qué circulan tan fácilmente las noticias falsas? 1:05¿Cómo abordar la situación?

Si alguien está compartiendo información errónea de alto riesgo, «es muy tentador querer sacudirlo por los hombros», dice Joshua Coleman, psicólogo de práctica privada en Oakland, California, y miembro sénior del Consejo de Familias Contemporáneas, una organización sin ánimo de lucro que proporciona investigación moderna sobre las familias estadounidenses. Pero «hay que resistir esa tentación y mantener la comunicación en un lugar más empático».

Estar preparado con información de fuentes como los medios de comunicación creíbles, los  Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades​, la Organización Mundial de la Salud o los Departamentos de Salud estatales puede ayudar a garantizar que tu argumento esté más basado en hechos o en la ciencia que en lo emocional o en la opinión, dijo Vaghar.

Coleman aconsejó evitar un «arranque duro», una frase utilizada por John Gottman, investigador de matrimonios y divorcios y profesor emérito de Psicología en la Universidad de Washington.

«[Gottman] dice que las conversaciones terminan de la misma manera que empiezan», dijo Coleman. «Si empiezas una conversación con hostilidad, ira, desprecio o crítica, probablemente acabará así».

Pero cuanto más te comuniques con respeto, añadió, «más probable es que la gente baje sus defensas y se interese por lo que tenemos que decir».

ANÁLISIS | Medios de comunicación deben enfatizar en las noticias positivas y el panorama general de la pandemia de covid-19

Encuentra formas de afirmar continuamente que no estás diciendo que la persona sea tonta, y que si lo que está en juego no fuera tan importante, te parecería bien simplemente estar en desacuerdo o no dirías nada, sugirió Coleman. Decirles a tus seres queridos que solo sacas el tema porque realmente te preocupas por ellos puede comunicar que estás hablando desde una mentalidad de amor y preocupación.

También hay que tener en cuenta cómo ha sido tu relación con esa persona, sugirió. Coleman dijo que puedes entrar en discusiones fuertes con ciertos amigos, «pero en el fondo está la amistad, y sabemos que estamos participando de una manera semienfadada porque ambos nos preocupamos mucho por lo que estamos hablando. También sabemos que una vez que terminamos la conversación, no hay daño, no hay falta, mientras que otras personas podrían experimentar ese nivel de intensidad o frustración de una manera mucho más hiriente, y eso cerraría la conversación».

Si sospechas que la persona con la que te enfrentas va a reaccionar a la defensiva, puedes decirle: «Sé que mucha gente piensa que eso es cierto, y sé que hay mucho por ahí sobre eso, así que puedo entender cómo una persona inteligente podría llegar a la conclusión de que eso es cierto. No sé cuánto has leído o investigado, y la verdad es que he pasado mucho tiempo leyendo o investigando sobre este tema. ¿Te importa si comparto contigo lo que estoy aprendiendo?» sugirió Coleman.

De esta manera, «no es como si les estuvieras golpeando en la cabeza» con tu opinión, dijo Coleman.

Razones para no recibir la vacuna contra el covid-19 que no tienen sentido: desmentimos los mitos de nuestra audiencia

En el caso de las personas que tienen acceso a información creíble, pero que comparten relatos engañosos que les gustan, «en lugar de responder con una lista de hechos, puede ser más útil abordar las creencias o perspectivas subyacentes que hacen que esta información sea atractiva en primer lugar», dijo Bergstrom.

«Si alguien tiene miedo de ponerse una vacuna contra el covid-19 aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos porque cree que no se puede confiar nunca en los organismos gubernamentales, enumerar estadísticas sobre la seguridad de las vacunas no te llevará muy lejos».

Dos cosas que podrían ayudar son centrarte en las pruebas de apoyo fuera del sistema normativo de EE.UU. y compartir las perspectivas de otras personas que comparten las creencias de la persona sobre el Gobierno, pero que siguen defendiendo la vacunación contra el covid-19.

Estos enfoques no garantizan que vayas a ser persuasivo, ya que la gente puede aferrarse a sus creencias, pero son una buena manera de comenzar.

La verdad sobre los mensajes de texto, y la confrontación pública frente a la privada

Hay formas adecuadas de mantener estas conversaciones, y los mensajes de texto no son una de ellas, dice Coleman. Dado que la comunicación escrita carece de inflexión, habla por teléfono para que la persona pueda escuchar cualquier intención genuina en tu voz.

Si te preocupa si debes abordar una publicación engañosa en las redes sociales mediante un comentario público o un mensaje privado, puede ser útil hacer ambas cosas.

Con un comentario público, podrías educar a cualquier persona «vulnerable a la desinformación que está siendo ocasionada por la persona», dijo Coleman. Pero existe la posibilidad de que las personas que publican piensen que los estás humillando delante de sus compañeros.

Para evitarlo, envía también un mensaje privado diciendo que esperas que no les importe que compartas públicamente tus pensamientos, dada la importancia.

¿Y qué debes hacer si te enfrentas a alguien por una información errónea y reconoce su falsedad, pero no borra el mensaje?

Desgraciadamente, puede que a esa persona no le importe o que deje la publicación como reacción a las críticas, dice Coleman.

Coleman duda de que un desconocido responda a una conversación de seguimiento. Pero si lo conoces, reitera por qué crees que la persona no debería dejar el post en el aire, puede valer la pena otra oportunidad. Y compartir cualquier interés personal que tengas en esto, como mencionar tu experiencia de estar enfermo de covid-19 a alguien que comparte información errónea relacionada con la pandemia «puede hacerlo más convincente», añadió.

Si la persona a la que te enfrentas es receptiva a los hechos y a tus pensamientos, eso podría fomentar una perspectiva humanitaria, en el sentido de que tenemos propósitos, sacrificios y destinos compartidos, dijo Coleman.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver