Tarento: el tesoro escondido del sur de Italia

Tarento, Italia (CNN) —  La región de Apulia envuelve el «talón» de la península italiana en forma de bota. Repleta de olivares, rodeada de aguas cristalinas y salpicada de encantadoras ciudades y pueblos históricos, su atractivo rústico la ha convertido en un destino cada vez más popular para los turistas.
La lista de atracciones imprescindibles de la región incluye los lugares de Alberobello y Castel del Monte, declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, el parque nacional de Gargano, las cuevas marinas de Salento y pintorescas ciudades como Otranto, Ostuni y Gallipoli.

Sin embargo, en la mayoría de estas listas no aparece un lugar de gran riqueza histórica.

Escondida en el empeine del talón de Pugliese se encuentra la segunda ciudad más grande de la región, Tarento. Conocida como la Città dei Due Mari, o la Ciudad de los Dos Mares, su patrimonio se remonta a los espartanos, que la fundaron en el siglo VIII antes de nuestra era.

A menudo se hace referencia a la ciudad como la capital de la antigua Magna Grecia, y lleva su herencia griega con orgullo.

Sin embargo, más recientemente Tarento se asocia a una sola cosa: la planta siderúrgica Ilva, que fue la mayor de Europa.

Construida en la década de 1960, la fábrica emitió durante décadas humos nocivos en el cielo de la ciudad, antes de que los magistrados exigieran su limpieza o su cierre. En mayo de este año, los antiguos propietarios de la fábrica, Fabio y Nicola Riva, fueron condenados a largas penas de prisión por su participación en la contaminación de la ciudad.

Si las fortunas de la ciudad y de la fábrica han parecido inextricablemente entrelazadas, ahora existe la sensación de que Taranto no solo tiene la oportunidad de romper con su pasado reciente, sino que el futuro de esta ciudad olvidada puede ser brillante.

Rinaldo Melucci es el alcalde de Tarento. El despacho de este hombre de 44 años, situado en la Città Vecchia, mira hacia el mar, pero no está lejos de las acerías que han definido a la Taranto moderna.

«En los últimos 50 años, Ilva no solo ha dañado la salud de la gente y el ecosistema, sino también su mentalidad», explica a CNN. «Ahogó la educación, la creatividad; la fábrica chantajeó a Tarento, e hizo que la ciudad creyera que dependía de ella. Se convirtió en un patio de la fábrica».

Descubrir el pasado

El alcalde de Tarento, Rinaldo Melucci, tiene planes de renovación para la ciudad. Crédito: Jonathan Hawkins/ CNN

Melucci, que asumió el cargo en 2017, dice que está tratando de cambiar esa mentalidad, de mostrar una visión de Tarento que reviva la antigua identidad de la ciudad, e introduzca un futuro nuevo, orgulloso y más diverso.

«Durante 2.500 años esta ciudad tuvo un ADN particular», explica. «Pero en los últimos 50 años se impuso una nueva identidad por una ‘estrategia comercial’ diferente. Tenemos que recuperar y recobrar lo que quedó de esa historia».

Tarento cuenta ahora con un fondo de € 1.500 millones (US$ 1.770 millones) para llevar a cabo esta recuperación, y la ciudad se siente de repente llena de posibilidades.

En junio fue sede de la ronda italiana del Sail GP, uniéndose a ciudades como Sydney y San Francisco en el circuito del torneo internacional, y en 2026 albergará los prestigiosos Juegos Mediterráneos.

Gran parte de sus obras de remodelación, incluido un flamante estadio que albergará al equipo de fútbol de la ciudad, se centran en ese plazo.

El alcalde se ha inspirado en ciudades como Bilbao, España y Pittsburgh, EE.UU.

Melucci se ha inspirado en otras ciudades industriales, especialmente en Bilbao y Pittsburgh, que se están reinventando para un futuro posindustrial. Pero, dice, mientras que Bilbao utilizó el extravagante museo Guggenheim de Frank Gehry para impulsar su renacimiento, el futuro de Tarento consiste más en descubrir y restaurar lo que ya existe.

Uno de esos proyectos es el gigantesco Palazzo Archita, un imponente edificio de 20.000 metros cuadrados que domina el centro moderno de la ciudad. Desde hace más de una década, se encuentra solo y vacío entre las calles comerciales de Tarento, como un coloso melancólico y decadente, símbolo de la inacción burocrática que tan a menudo afecta a los grandes proyectos en Italia.

Sin embargo, pronto se reabrirá con espacios que incluyen una nueva galería de arte, una biblioteca e instalaciones educativas.

«Cuando se restaure cambiará la vida y la luz de todo un barrio de la ciudad», cree Melucci, «porque no es solo un edificio, será un lugar icónico de Tarento».

Laberinto de calles

La ciudad vieja es un laberinto de calles. Crédito: Jonathan Hawkins/CNN

Sin embargo, quizá el proyecto más significativo e importante de la ciudad sea uno mucho más complejo.

La Città Vecchia, construida sobre la plataforma dórica original de la antigua Tarento, es un mundo propio. Una isla literal, separada de la ciudad moderna por el idiosincrático Ponte Girevole, o «puente giratorio», la ciudad vieja fue la zona más profundamente impactada por la llegada de Ilva.

Es una extraordinaria reliquia en ruinas; un laberinto de calles antiguas y casas abandonadas, del que solo queda una pequeña comunidad de lo que fue el bullicioso centro de la ciudad.

Nello De Gregorio es un investigador e historiador local. «Soy alguien que ama, desde que di mis primeros pasos, la ciudad en la que crecí», explica a CNN. «He estudiado y vuelto a estudiar, he descubierto y redescubierto esta ciudad, porque incluso ahora, después de 2.500 años, su historia nunca termina, y hay muchos secretos que aún se están revelando».

A sus 70 años, De Gregorio ha observado de primera mano el declive de la Città Vecchia.

«Durante 30 años la ciudad vieja ha estado literalmente, totalmente abandonada», explica. «Por fin se han iniciado nuevos proyectos, que son muy importantes. Tenemos la esperanza de que, en la próxima década, podamos por fin cambiar totalmente la cara de esta zona de Tarento, que es también la parte más bella, histórica y antigua».

Cámaras subterráneas

El historiador Nellan De Gregorio en una de las cámaras subterráneas de la ciudad. Créditos: Jonathan Hawkins/CNN

Entre las pasiones de De Gregorio están las numerosas cámaras subterráneas que se abren paso bajo la ciudad antigua.

Abriendo una puerta común y corriente en una de las estrechas calles de la ciudad vieja, lleva a CNN por una serie de escaleras subterráneas oscuras, guiadas por la luz de las antorchas a través de cámaras, o hipogeos, y túneles, que acaban desembocando en el mar.

«Hay entre 60 y 65 hipogeos aquí», dice, «de los cuales solo la mitad son accesibles en este momento. Casi todos tienen su origen en la época griega. Las cuevas se ahuecaron para recoger materiales para construir los antiguos templos, y luego la ciudad medieval, hasta aproximadamente el año 1800».

Sus usos han ido desde las ceremonias funerarias hasta el contrabando, explica.

Las cámaras subterráneas son uno de los muchos bienes ocultos de la ciudad antigua.

Hallan una muralla de la antigua Roma en un sótano 0:45

Simone Marchesi, que ha trabajado como consultor de arquitectura para el municipio de Tarento durante los últimos cuatro años, explica sus antecedentes.

«El casco antiguo fue abandonado porque los nuevos puestos de trabajo que trajo la industria pesada hicieron posible que la gente aspirara a viviendas de mayor calidad, por lo que los viejos edificios del casco antiguo fueron perdiendo atractivo».

«A principios de los años 90 nos encontramos con una situación en la que solo una pequeña fracción de la población de 30 años antes seguía viviendo allí», continúa, «por lo que la mayoría de los edificios se habían convertido en cascarones vacíos, y una parte muy considerable de estos inmuebles pertenecía, y sigue perteneciendo, al municipio».

«Esto nos da una oportunidad increíble. El casco antiguo quedó al margen del interés inmobiliario durante décadas, por lo que su arquitectura e infraestructura originales siguen intactas. Muchos de los edificios están en muy mal estado, pero siguen siendo los mismos que se desarrollaron a lo largo de la historia. Todo es muy auténtico».

El renacimiento de la Città Vecchia puede ser una chispa para un cambio más amplio, cree Marchesi. «Una de las principales cosas que intentamos hacer al regenerar la ciudad vieja es asegurarnos de que podemos liberar el potencial que tienen los activos culturales de la ciudad vieja, para que actúen como catalizadores del crecimiento».

La ciudad y el mar

Un barco atraviesa el Ponte Girevola. Créditos: Jonathan Hawkins/CNN

La estrategia de Tarento para el casco antiguo gira en torno a la restauración, la repoblación y la accesibilidad.

Al igual que otras ciudades italianas, el ayuntamiento ha experimentado con la puesta en venta de viviendas de € 1  en la isla, que se han vendido casi en su totalidad.

La Universidad de Bari ha ocupado algunos de los edificios más grandes del casco antiguo, mientras que nuevas tiendas y restaurantes atienden a los visitantes.

Una clásica Ape italiana, la prima mayor de la Vespa (Vespa significa avispa en italiano; Ape significa «abeja»), transporta a los turistas por las laberínticas calles de la Città Vecchia.

Entre esas calles, CNN encuentra a Giovanni Fabiani, un turista que viene de Roma. Sus ojos se iluminan cuando le preguntamos por sus impresiones sobre la Città Vecchia.

Una representación de los planes para el frente marítimo de Tarento.
Créditos: MAS and Peluffo & Partners

«No le pide nada a Roma», exclama. «El museo, la ciudad vieja, esta isla, es realmente maravillosa. Me encanta pasear por estas callejuelas y escuchar sus historias. Por desgracia, creo que no se ha cuidado como debería. Dos días aquí, rodeado de esto, merecen realmente la pena en la vida».

Uno de los principales proyectos que se resiste a la restauración es la remodelación del paseo marítimo de Mar Grande de Tarento, con un costo de € 36 millones, un paseo elegante y moderno que unirá sus diversos distritos.

El concejal Ubaldo Occhinegro, responsable de urbanismo e innovación, afirma que el proyecto de Mar Grande «recuperará e implementará la relación entre la ciudad y el mar, reconectando sus tres distritos a través de un paseo ininterrumpido a nivel del mar, equipado con varios servicios y puntos de acceso».

El proyecto también conectará la nueva terminal de cruceros de Tarento con la parte inferior de las murallas aragonesas que rodean la ciudad antigua, ofreciendo una nueva perspectiva a los visitantes, explica.

En conjunto, se espera que estos nuevos proyectos cambien por completo la percepción de Tarento, tanto para los visitantes como para los residentes, y desvinculen el destino de la ciudad del de Ilva.

El dilema de Tarento siempre ha sido el hecho de que Ilva da trabajo a unas 10.000 personas. Eliminar esos puestos de trabajo por completo sería una medida drástica, pero Melucci cree que es posible llegar a un compromiso, principalmente mediante la descarbonización de la planta.

«La idea es emanciparnos de Ilva, para que deje de ser ‘la fábrica’ y sea simplemente ‘una fábrica’. Queremos que sea una versión más pequeña, moderna y segura de lo que ha sido en el pasado».

En última instancia, y quizá de forma apropiada para la Ciudad de los Dos Mares, Melucci cree que el destino de Tarento se centra mejor en el agua que la rodea.

«Para Tarento veo el mar, el mar y el mar. Sea cual sea la pregunta, la respuesta es el mar», dice. «Porque el mar es nuestro ADN, ha sido nuestra fortuna, nuestro sustento, nuestra salud, los juegos de nuestros hijos pequeños, y probablemente será nuestro futuro».

«Esta es una gran ciudad y no se puede sobrevivir solo con el turismo, con los eventos de diversión», continúa.

«También necesitas la fábrica, necesitas el puerto, necesitas equilibrar todo. Hemos sido un astillero de Ilva durante 50 años; ya no somos eso. Esta es la imagen que queremos dar al final de este viaje».

Italia

Tarento, Italia (CNN) —  La región de Apulia envuelve el «talón» de la península italiana en forma de bota. Repleta de olivares, rodeada de aguas cristalinas y salpicada de encantadoras ciudades y pueblos históricos, su atractivo rústico la ha convertido en un destino cada vez más popular para los turistas.
La lista de atracciones imprescindibles de la región incluye los lugares de Alberobello y Castel del Monte, declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, el parque nacional de Gargano, las cuevas marinas de Salento y pintorescas ciudades como Otranto, Ostuni y Gallipoli.

Maravillas en Perú, Chile y Uruguay: estos son los nuevos destinos declarados Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco

Sin embargo, en la mayoría de estas listas no aparece un lugar de gran riqueza histórica.

Escondida en el empeine del talón de Pugliese se encuentra la segunda ciudad más grande de la región, Tarento. Conocida como la Città dei Due Mari, o la Ciudad de los Dos Mares, su patrimonio se remonta a los espartanos, que la fundaron en el siglo VIII antes de nuestra era.

A menudo se hace referencia a la ciudad como la capital de la antigua Magna Grecia, y lleva su herencia griega con orgullo.

Sin embargo, más recientemente Tarento se asocia a una sola cosa: la planta siderúrgica Ilva, que fue la mayor de Europa.

Construida en la década de 1960, la fábrica emitió durante décadas humos nocivos en el cielo de la ciudad, antes de que los magistrados exigieran su limpieza o su cierre. En mayo de este año, los antiguos propietarios de la fábrica, Fabio y Nicola Riva, fueron condenados a largas penas de prisión por su participación en la contaminación de la ciudad.

Si las fortunas de la ciudad y de la fábrica han parecido inextricablemente entrelazadas, ahora existe la sensación de que Taranto no solo tiene la oportunidad de romper con su pasado reciente, sino que el futuro de esta ciudad olvidada puede ser brillante.

Rinaldo Melucci es el alcalde de Tarento. El despacho de este hombre de 44 años, situado en la Città Vecchia, mira hacia el mar, pero no está lejos de las acerías que han definido a la Taranto moderna.

«En los últimos 50 años, Ilva no solo ha dañado la salud de la gente y el ecosistema, sino también su mentalidad», explica a CNN. «Ahogó la educación, la creatividad; la fábrica chantajeó a Tarento, e hizo que la ciudad creyera que dependía de ella. Se convirtió en un patio de la fábrica».

Descubrir el pasado

El alcalde de Tarento, Rinaldo Melucci, tiene planes de renovación para la ciudad. Crédito: Jonathan Hawkins/ CNN

Melucci, que asumió el cargo en 2017, dice que está tratando de cambiar esa mentalidad, de mostrar una visión de Tarento que reviva la antigua identidad de la ciudad, e introduzca un futuro nuevo, orgulloso y más diverso.

«Durante 2.500 años esta ciudad tuvo un ADN particular», explica. «Pero en los últimos 50 años se impuso una nueva identidad por una ‘estrategia comercial’ diferente. Tenemos que recuperar y recobrar lo que quedó de esa historia».

Tarento cuenta ahora con un fondo de € 1.500 millones (US$ 1.770 millones) para llevar a cabo esta recuperación, y la ciudad se siente de repente llena de posibilidades.

En junio fue sede de la ronda italiana del Sail GP, uniéndose a ciudades como Sydney y San Francisco en el circuito del torneo internacional, y en 2026 albergará los prestigiosos Juegos Mediterráneos.

Gran parte de sus obras de remodelación, incluido un flamante estadio que albergará al equipo de fútbol de la ciudad, se centran en ese plazo.

El alcalde se ha inspirado en ciudades como Bilbao, España y Pittsburgh, EE.UU.

Melucci se ha inspirado en otras ciudades industriales, especialmente en Bilbao y Pittsburgh, que se están reinventando para un futuro posindustrial. Pero, dice, mientras que Bilbao utilizó el extravagante museo Guggenheim de Frank Gehry para impulsar su renacimiento, el futuro de Tarento consiste más en descubrir y restaurar lo que ya existe.

Uno de esos proyectos es el gigantesco Palazzo Archita, un imponente edificio de 20.000 metros cuadrados que domina el centro moderno de la ciudad. Desde hace más de una década, se encuentra solo y vacío entre las calles comerciales de Tarento, como un coloso melancólico y decadente, símbolo de la inacción burocrática que tan a menudo afecta a los grandes proyectos en Italia.

Sin embargo, pronto se reabrirá con espacios que incluyen una nueva galería de arte, una biblioteca e instalaciones educativas.

«Cuando se restaure cambiará la vida y la luz de todo un barrio de la ciudad», cree Melucci, «porque no es solo un edificio, será un lugar icónico de Tarento».

Laberinto de calles

La ciudad vieja es un laberinto de calles. Crédito: Jonathan Hawkins/CNN

Sin embargo, quizá el proyecto más significativo e importante de la ciudad sea uno mucho más complejo.

La Città Vecchia, construida sobre la plataforma dórica original de la antigua Tarento, es un mundo propio. Una isla literal, separada de la ciudad moderna por el idiosincrático Ponte Girevole, o «puente giratorio», la ciudad vieja fue la zona más profundamente impactada por la llegada de Ilva.

Es una extraordinaria reliquia en ruinas; un laberinto de calles antiguas y casas abandonadas, del que solo queda una pequeña comunidad de lo que fue el bullicioso centro de la ciudad.

Nello De Gregorio es un investigador e historiador local. «Soy alguien que ama, desde que di mis primeros pasos, la ciudad en la que crecí», explica a CNN. «He estudiado y vuelto a estudiar, he descubierto y redescubierto esta ciudad, porque incluso ahora, después de 2.500 años, su historia nunca termina, y hay muchos secretos que aún se están revelando».

A sus 70 años, De Gregorio ha observado de primera mano el declive de la Città Vecchia.

«Durante 30 años la ciudad vieja ha estado literalmente, totalmente abandonada», explica. «Por fin se han iniciado nuevos proyectos, que son muy importantes. Tenemos la esperanza de que, en la próxima década, podamos por fin cambiar totalmente la cara de esta zona de Tarento, que es también la parte más bella, histórica y antigua».

Cámaras subterráneas

El historiador Nellan De Gregorio en una de las cámaras subterráneas de la ciudad. Créditos: Jonathan Hawkins/CNN

Entre las pasiones de De Gregorio están las numerosas cámaras subterráneas que se abren paso bajo la ciudad antigua.

Abriendo una puerta común y corriente en una de las estrechas calles de la ciudad vieja, lleva a CNN por una serie de escaleras subterráneas oscuras, guiadas por la luz de las antorchas a través de cámaras, o hipogeos, y túneles, que acaban desembocando en el mar.

«Hay entre 60 y 65 hipogeos aquí», dice, «de los cuales solo la mitad son accesibles en este momento. Casi todos tienen su origen en la época griega. Las cuevas se ahuecaron para recoger materiales para construir los antiguos templos, y luego la ciudad medieval, hasta aproximadamente el año 1800».

Sus usos han ido desde las ceremonias funerarias hasta el contrabando, explica.

Las cámaras subterráneas son uno de los muchos bienes ocultos de la ciudad antigua.

Hallan una muralla de la antigua Roma en un sótano 0:45

Simone Marchesi, que ha trabajado como consultor de arquitectura para el municipio de Tarento durante los últimos cuatro años, explica sus antecedentes.

«El casco antiguo fue abandonado porque los nuevos puestos de trabajo que trajo la industria pesada hicieron posible que la gente aspirara a viviendas de mayor calidad, por lo que los viejos edificios del casco antiguo fueron perdiendo atractivo».

«A principios de los años 90 nos encontramos con una situación en la que solo una pequeña fracción de la población de 30 años antes seguía viviendo allí», continúa, «por lo que la mayoría de los edificios se habían convertido en cascarones vacíos, y una parte muy considerable de estos inmuebles pertenecía, y sigue perteneciendo, al municipio».

«Esto nos da una oportunidad increíble. El casco antiguo quedó al margen del interés inmobiliario durante décadas, por lo que su arquitectura e infraestructura originales siguen intactas. Muchos de los edificios están en muy mal estado, pero siguen siendo los mismos que se desarrollaron a lo largo de la historia. Todo es muy auténtico».

El renacimiento de la Città Vecchia puede ser una chispa para un cambio más amplio, cree Marchesi. «Una de las principales cosas que intentamos hacer al regenerar la ciudad vieja es asegurarnos de que podemos liberar el potencial que tienen los activos culturales de la ciudad vieja, para que actúen como catalizadores del crecimiento».

La ciudad y el mar

Un barco atraviesa el Ponte Girevola. Créditos: Jonathan Hawkins/CNN

La estrategia de Tarento para el casco antiguo gira en torno a la restauración, la repoblación y la accesibilidad.

Al igual que otras ciudades italianas, el ayuntamiento ha experimentado con la puesta en venta de viviendas de € 1  en la isla, que se han vendido casi en su totalidad.

Esta localidad cerca de Roma se une a la venta de casas por poco más de US$ 1 en Italia

La Universidad de Bari ha ocupado algunos de los edificios más grandes del casco antiguo, mientras que nuevas tiendas y restaurantes atienden a los visitantes.

Una clásica Ape italiana, la prima mayor de la Vespa (Vespa significa avispa en italiano; Ape significa «abeja»), transporta a los turistas por las laberínticas calles de la Città Vecchia.

Entre esas calles, CNN encuentra a Giovanni Fabiani, un turista que viene de Roma. Sus ojos se iluminan cuando le preguntamos por sus impresiones sobre la Città Vecchia.

Una representación de los planes para el frente marítimo de Tarento.
Créditos: MAS and Peluffo & Partners

«No le pide nada a Roma», exclama. «El museo, la ciudad vieja, esta isla, es realmente maravillosa. Me encanta pasear por estas callejuelas y escuchar sus historias. Por desgracia, creo que no se ha cuidado como debería. Dos días aquí, rodeado de esto, merecen realmente la pena en la vida».

Uno de los principales proyectos que se resiste a la restauración es la remodelación del paseo marítimo de Mar Grande de Tarento, con un costo de € 36 millones, un paseo elegante y moderno que unirá sus diversos distritos.

El concejal Ubaldo Occhinegro, responsable de urbanismo e innovación, afirma que el proyecto de Mar Grande «recuperará e implementará la relación entre la ciudad y el mar, reconectando sus tres distritos a través de un paseo ininterrumpido a nivel del mar, equipado con varios servicios y puntos de acceso».

El proyecto también conectará la nueva terminal de cruceros de Tarento con la parte inferior de las murallas aragonesas que rodean la ciudad antigua, ofreciendo una nueva perspectiva a los visitantes, explica.

Una ciudad turística de Italia prohibirá las caminatas nocturnas para evitar aglomeraciones

En conjunto, se espera que estos nuevos proyectos cambien por completo la percepción de Tarento, tanto para los visitantes como para los residentes, y desvinculen el destino de la ciudad del de Ilva.

El dilema de Tarento siempre ha sido el hecho de que Ilva da trabajo a unas 10.000 personas. Eliminar esos puestos de trabajo por completo sería una medida drástica, pero Melucci cree que es posible llegar a un compromiso, principalmente mediante la descarbonización de la planta.

«La idea es emanciparnos de Ilva, para que deje de ser ‘la fábrica’ y sea simplemente ‘una fábrica’. Queremos que sea una versión más pequeña, moderna y segura de lo que ha sido en el pasado».

En última instancia, y quizá de forma apropiada para la Ciudad de los Dos Mares, Melucci cree que el destino de Tarento se centra mejor en el agua que la rodea.

Italia se enfrenta este verano a un número de incendios tres veces superior al habitual, advierte un grupo de agricultores

«Para Tarento veo el mar, el mar y el mar. Sea cual sea la pregunta, la respuesta es el mar», dice. «Porque el mar es nuestro ADN, ha sido nuestra fortuna, nuestro sustento, nuestra salud, los juegos de nuestros hijos pequeños, y probablemente será nuestro futuro».

«Esta es una gran ciudad y no se puede sobrevivir solo con el turismo, con los eventos de diversión», continúa.

«También necesitas la fábrica, necesitas el puerto, necesitas equilibrar todo. Hemos sido un astillero de Ilva durante 50 años; ya no somos eso. Esta es la imagen que queremos dar al final de este viaje».

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver