Así fue la experiencia de quedarse varado en el sistema de transporte de Nueva York durante las inundaciones

(CNN) — Camilla Akbari se subió a un tren de New Jersey Transit (NJ Transit) a las 7:43 de la noche del miércoles desde la estación Penn de Nueva York con la esperanza de llegar a la casa de su madre en Princeton, Nueva Jersey. Es un viaje que generalmente dura una hora.

Este viaje, sin embargo, duró cerca de 14.
En medio de lluvias torrenciales e inundaciones, la estudiante de la Facultad de Derecho de la Universidad de Nueva York, de 24 años, se encontró atrapada toda la noche a bordo del tren sin electricidad, ventilación, comida ni agua. Los sanitarios no se podían utilizar. A lo largo de la noche, dice que escuchó un flujo de falsas promesas de que la ayuda estaba en camino.

«Estuvimos literal y figuradamente a oscuras durante horas», dijo a CNN.

Akbari fue una de las miles de personas que quedaron atrapadas en los sistemas de transporte público del área metropolitana de Nueva York el miércoles por la noche debido a las inundaciones repentinas provocadas por los remanentes del huracán Ida. Ningún medio de transporte se salvó. Las calles, el metro, los trenes elevados y los aeropuertos quedaron inundados por la tormenta.

Nueva York se declaró en estado de emergencia a primera hora de la mañana del jueves, la primera emergencia por inundaciones repentinas en la ciudad. Y la ciudad aplicó una prohibición de viajae hasta las 5 a.m. (hora de Miami). Sin embargo, estas declaraciones llegaron demasiado tarde para muchos viajeros, que se quedaron atrapados en centros de transporte alejados de sus hogares.

La Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA, por sus siglas en inglés) explicó los problemas a primera hora del jueves: el sistema de metro se inundó en 46 lugares, unos 65 autobuses estaban bloqueados o atascados y dos trenes de la línea norte del metro estaban varados.

Además, todos los servicios ferroviarios de NJ Transit, excepto la línea ferroviaria de Atlantic City, fueron suspendidos debido a las inundaciones.

El Departamento de Bomberos de Nueva York tuvo que rescatar a cientos de personas de las estaciones de metro, afirmó el portavoz Frank Dwyer. El jefe de la MTA dijo que entre 15 y 20 trenes de metro quedaron varados.

«Lo más importante es que logramos que la gente saliera sana y salva», comentó el presidente interino y CEO de la MTA Janno Lieber.

La gobernadora de Nueva York Kathy Hochul dijo el jueves a CNN que la ciudad de Nueva York estuvo paralizada por la tormenta sin precedentes.

«Durante toda la noche, literalmente, tuvimos a trabajadores del transporte público recorriendo las vías para asegurarse de que eran seguras», dijo. «Hubo muchas inundaciones. No se perdieron vidas allí».

Varados en el NJ Transit

El NJ Transit dijo que unos 200 pasajeros estaban a bordo del tren 3881, que salió de Nueva York a las 7:43 p.m. con destino a Trenton. El tren quedó inutilizado alrededor de las 20:30 horas debido a la gran crecida de las aguas en las vías al este del aeropuerto internacional de Newark, informó la portavoz de NJ Transit, Mariluz García-Díaz.

Akbari, Ian Wolsten, Ilia Rivera y Alexandra Patino se encontraban entre los pasajeros a bordo y describieron un viaje angustioso que se hizo más frustrante por la falta de información.

A un par de paradas del viaje, el tren se detuvo en las vías mientras llovía a cántaros y comenzaba la inundación. A los pasajeros se les dijo que había un problema mecánico en el tren y que un tren de rescate estaba en camino. Pero pasaron horas sin que hubiera más información. Así que se quedaron sentados.

Rivera, una joven de 30 años que trabaja en el sector de la moda, dijo que el nivel del agua subía hasta cerca de la ventanilla del tren. «Estoy sentada literalmente junto a la ventanilla, y veo el agua casi a mi nivel», dijo. «Me digo: ‘¿Voy a tener que salir nadando de aquí?'».

Tres vagones de un extremo del tren tenían algunos centímetros de agua, por lo que los pasajeros fueron trasladados a otros vagones no afectados, dijo García-Díaz.

Tras varias horas de espera, se cortó la electricidad, sin luces, sin aire acondicionado y sin ventilación, y sin ventanas ni puertas abiertas debido a la lluvia torrencial. Los pasajeros eventualmente se hicieron a la idea de que se quedarían atrapados durante la noche e intentaron dormirse.

El agua se apodera del metro en Nueva York 1:10

Wolsten, un viajero de 27 años que se dirigía a su casa en East Brunswick, Nueva Jersey, dijo que al principio los pasajeros se divertían con la situación.

«Pero muy pronto se hizo de noche», dijo. «Una vez que se cortó la energía de los trenes, estábamos desamparados. Una cosa es que esté todo oscuro ahí dentro, porque de todas formas estamos durmiendo, pero no había aire acondicionado ni ventilación, así que piensas, con el covid, es como, ‘¿Qué demonios va a pasar si el aire no va a ninguna parte?’ Se volvió preocupante muy rápidamente».

Patino, una mujer de 30 años que viajaba desde Queens para ver a su novio en Edison, Nueva Jersey, contó que estaba frustrada por la falta de información de los conductores de los trenes.

«Las actualizaciones eran terribles, y nadie nos informaba realmente de lo que estaba ocurriendo», dijo.

La lluvia terminó, pero las puertas y ventanas del tren permanecieron cerradas en su mayor parte. A primera hora de la mañana, la gente se había agitado. Akbari dijo que vio cómo se dejaban de usar las mascarillas, olió el humo de cigarrillos y marihuana, y vio a una mujer al borde de un ataque de pánico. Sin embargo, no había información fiable sobre cuándo podrían volver a moverse.

García-Díaz, la portavoz de NJ Transit, dijo que los servicios de emergencia y el personal del Departamento de Bomberos de Newark se encontraban en el lugar con dos vehículos de rescate en altura, pero que finalmente decidieron que los pasajeros y la tripulación estarían más seguros en el tren. Nadie resultó herido.

«La decisión de mantener a los viajeros en el tren fue la opción más segura, ya que los vagones estaban suficientemente elevados por encima de las aguas», dijo en un correo electrónico.

Hacia las 4 de la mañana, la policía de Tránsito llegó con botellas de agua y abrió las puertas para que entrara aire fresco.

«Creo que empecé a sentir bastante pánico», dijo Akbari. «Cuando llegué a la puerta que habían abierto las autoridades de Tránsito, me di cuenta de que estaba temblando un poco, tenía lágrimas, solo porque estaba tan abrumada por la situación. Así que fue definitivamente aterrador», comentó.

Un tren de rescate llegó finalmente una hora después y remolcó el tren que no funcionaba hasta la estación del aeropuerto de Newark. Allí pidieron a los pasajeros que se bajaran y esperaran en el andén a un tren que funcionara.

Al final, los pasajeros dijeron a CNN que llegaron a casa sanos y salvos.

Patino tomó el siguiente tren a Edison y llegó a casa de su novio alrededor de las 7 a.m. Rivera tomó el tren a Elizabeth y llegó a casa cerca de las 7 a.m. Wolsten tomó el tren a la parada de Metro Park y llegó a casa alrededor de las 6:45 a.m.

Akbari tomó el tren hasta Trenton, donde llegó a las 7:30 a.m., casi 12 horas desde su hora de salida. Su madre la recogió en auto y tardó otras dos horas en llegar a Princeton, ya que tuvieron que sortear calles cerradas e inundadas.

«Definitivamente fue una aventura», dijo Akbari. «Creo que es un poco más fácil mirar atrás ahora, que cuando estaba ocurriendo”.

Varados en la estación de metro

Shimon Prokupecz, de CNN, pasó la noche en la estación de metro de Times Square, en Manhattan, uniéndose a las decenas de personas que se quedaron varadas por el mal funcionamiento del sistema. Un tren de la línea 1 estuvo parado en la estación desde las 9:45 de la noche, y tuvo que esperar hasta poco después de las 7 de la mañana para que se moviera solo una parada, dijo.

«Para muchas de estas personas no hay forma de llegar a casa. El metro es su vida. Esta es la forma de llegar a casa», afirmó Prokupecz. Muchas de las personas varadas venían del trabajo y esperaban llegar a sus casas en Brooklyn, añadió.

Beverly Pryce fue una de las personas varadas por la inundación.

Pryce dijo que salió de su casa de Queens el miércoles por la noche para intentar llegar a su trabajo como enfermera. Tomó un taxi Uber hasta una estación de autobuses. Pero no había autobuses debido a las inundaciones, dijo, así que se quedó atrapada en la estación. Se subió a otro autobús para intentar llegar al trabajo, pero ese camino también estaba bloqueado por las calles inundadas.

A continuación, tomó el tren 7 que la llevó a la estación de Times Square, a la que llegó sobre las 11:30 p.m., y se encontró atrapada allí toda la noche. No había autobuses ni trenes para ir a ninguna parte. Pryce cuenta que lleva 30 años viviendo en Nueva York y «nunca había visto nada igual».

«No esperaba que fuera tan grave», aseguró. «No habría salido de mi casa».

Robert Hedglin salió de su trabajo en Manhattan hacia las nueve de la noche y se subió al metro en dirección a su casa de Queens. Pero su tren se quedó atascado bajo tierra durante más de una hora entre dos paradas de la estación. Una vez que el tren llegó a la siguiente parada, el resto de su viaje se canceló, dijo a CNN.

No había taxis, trenes ni autobuses para llegar a casa. Así que se tomó una o dos copas en un bar hasta las 12:30 de la mañana y luego fue a una cafetería hasta las 3 de la madrugada.

«Estoy agotado, frustrado, pero al menos llegué a casa sano y salvo», dijo. «Otros no tuvieron tanta suerte».

Kaitlan Collins, Angela Dewan, Justin Lear, Brandon Miller, Mark Morales, Shimon Prokupecz y David WIlliams de CNN contribuyeron con este reportaje.

Inundaciones Estados Unidos
Metro de Nueva York

(CNN) — Camilla Akbari se subió a un tren de New Jersey Transit (NJ Transit) a las 7:43 de la noche del miércoles desde la estación Penn de Nueva York con la esperanza de llegar a la casa de su madre en Princeton, Nueva Jersey. Es un viaje que generalmente dura una hora.

Este viaje, sin embargo, duró cerca de 14.
En medio de lluvias torrenciales e inundaciones, la estudiante de la Facultad de Derecho de la Universidad de Nueva York, de 24 años, se encontró atrapada toda la noche a bordo del tren sin electricidad, ventilación, comida ni agua. Los sanitarios no se podían utilizar. A lo largo de la noche, dice que escuchó un flujo de falsas promesas de que la ayuda estaba en camino.

«Estuvimos literal y figuradamente a oscuras durante horas», dijo a CNN.

Akbari fue una de las miles de personas que quedaron atrapadas en los sistemas de transporte público del área metropolitana de Nueva York el miércoles por la noche debido a las inundaciones repentinas provocadas por los remanentes del huracán Ida. Ningún medio de transporte se salvó. Las calles, el metro, los trenes elevados y los aeropuertos quedaron inundados por la tormenta.

Imágenes satelitales muestran el antes y el después del destructivo paso del huracán Ida en Louisiana

Nueva York se declaró en estado de emergencia a primera hora de la mañana del jueves, la primera emergencia por inundaciones repentinas en la ciudad. Y la ciudad aplicó una prohibición de viajae hasta las 5 a.m. (hora de Miami). Sin embargo, estas declaraciones llegaron demasiado tarde para muchos viajeros, que se quedaron atrapados en centros de transporte alejados de sus hogares.

La Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA, por sus siglas en inglés) explicó los problemas a primera hora del jueves: el sistema de metro se inundó en 46 lugares, unos 65 autobuses estaban bloqueados o atascados y dos trenes de la línea norte del metro estaban varados.

Además, todos los servicios ferroviarios de NJ Transit, excepto la línea ferroviaria de Atlantic City, fueron suspendidos debido a las inundaciones.

El Departamento de Bomberos de Nueva York tuvo que rescatar a cientos de personas de las estaciones de metro, afirmó el portavoz Frank Dwyer. El jefe de la MTA dijo que entre 15 y 20 trenes de metro quedaron varados.

«Lo más importante es que logramos que la gente saliera sana y salva», comentó el presidente interino y CEO de la MTA Janno Lieber.

La gobernadora de Nueva York Kathy Hochul dijo el jueves a CNN que la ciudad de Nueva York estuvo paralizada por la tormenta sin precedentes.

«Durante toda la noche, literalmente, tuvimos a trabajadores del transporte público recorriendo las vías para asegurarse de que eran seguras», dijo. «Hubo muchas inundaciones. No se perdieron vidas allí».

Decir que las inundaciones en Nueva York son «sin precedentes es casi quedarse corto», dice Hochul Varados en el NJ Transit

El NJ Transit dijo que unos 200 pasajeros estaban a bordo del tren 3881, que salió de Nueva York a las 7:43 p.m. con destino a Trenton. El tren quedó inutilizado alrededor de las 20:30 horas debido a la gran crecida de las aguas en las vías al este del aeropuerto internacional de Newark, informó la portavoz de NJ Transit, Mariluz García-Díaz.

Akbari, Ian Wolsten, Ilia Rivera y Alexandra Patino se encontraban entre los pasajeros a bordo y describieron un viaje angustioso que se hizo más frustrante por la falta de información.

A un par de paradas del viaje, el tren se detuvo en las vías mientras llovía a cántaros y comenzaba la inundación. A los pasajeros se les dijo que había un problema mecánico en el tren y que un tren de rescate estaba en camino. Pero pasaron horas sin que hubiera más información. Así que se quedaron sentados.

Rivera, una joven de 30 años que trabaja en el sector de la moda, dijo que el nivel del agua subía hasta cerca de la ventanilla del tren. «Estoy sentada literalmente junto a la ventanilla, y veo el agua casi a mi nivel», dijo. «Me digo: ‘¿Voy a tener que salir nadando de aquí?'».

Tres vagones de un extremo del tren tenían algunos centímetros de agua, por lo que los pasajeros fueron trasladados a otros vagones no afectados, dijo García-Díaz.

Tras varias horas de espera, se cortó la electricidad, sin luces, sin aire acondicionado y sin ventilación, y sin ventanas ni puertas abiertas debido a la lluvia torrencial. Los pasajeros eventualmente se hicieron a la idea de que se quedarían atrapados durante la noche e intentaron dormirse.

El agua se apodera del metro en Nueva York 1:10

Wolsten, un viajero de 27 años que se dirigía a su casa en East Brunswick, Nueva Jersey, dijo que al principio los pasajeros se divertían con la situación.

«Pero muy pronto se hizo de noche», dijo. «Una vez que se cortó la energía de los trenes, estábamos desamparados. Una cosa es que esté todo oscuro ahí dentro, porque de todas formas estamos durmiendo, pero no había aire acondicionado ni ventilación, así que piensas, con el covid, es como, ‘¿Qué demonios va a pasar si el aire no va a ninguna parte?’ Se volvió preocupante muy rápidamente».

Patino, una mujer de 30 años que viajaba desde Queens para ver a su novio en Edison, Nueva Jersey, contó que estaba frustrada por la falta de información de los conductores de los trenes.

«Las actualizaciones eran terribles, y nadie nos informaba realmente de lo que estaba ocurriendo», dijo.

La lluvia terminó, pero las puertas y ventanas del tren permanecieron cerradas en su mayor parte. A primera hora de la mañana, la gente se había agitado. Akbari dijo que vio cómo se dejaban de usar las mascarillas, olió el humo de cigarrillos y marihuana, y vio a una mujer al borde de un ataque de pánico. Sin embargo, no había información fiable sobre cuándo podrían volver a moverse.

García-Díaz, la portavoz de NJ Transit, dijo que los servicios de emergencia y el personal del Departamento de Bomberos de Newark se encontraban en el lugar con dos vehículos de rescate en altura, pero que finalmente decidieron que los pasajeros y la tripulación estarían más seguros en el tren. Nadie resultó herido.

«La decisión de mantener a los viajeros en el tren fue la opción más segura, ya que los vagones estaban suficientemente elevados por encima de las aguas», dijo en un correo electrónico.

Hacia las 4 de la mañana, la policía de Tránsito llegó con botellas de agua y abrió las puertas para que entrara aire fresco.

«Creo que empecé a sentir bastante pánico», dijo Akbari. «Cuando llegué a la puerta que habían abierto las autoridades de Tránsito, me di cuenta de que estaba temblando un poco, tenía lágrimas, solo porque estaba tan abrumada por la situación. Así que fue definitivamente aterrador», comentó.

Un tren de rescate llegó finalmente una hora después y remolcó el tren que no funcionaba hasta la estación del aeropuerto de Newark. Allí pidieron a los pasajeros que se bajaran y esperaran en el andén a un tren que funcionara.

Al final, los pasajeros dijeron a CNN que llegaron a casa sanos y salvos.

Patino tomó el siguiente tren a Edison y llegó a casa de su novio alrededor de las 7 a.m. Rivera tomó el tren a Elizabeth y llegó a casa cerca de las 7 a.m. Wolsten tomó el tren a la parada de Metro Park y llegó a casa alrededor de las 6:45 a.m.

Akbari tomó el tren hasta Trenton, donde llegó a las 7:30 a.m., casi 12 horas desde su hora de salida. Su madre la recogió en auto y tardó otras dos horas en llegar a Princeton, ya que tuvieron que sortear calles cerradas e inundadas.

«Definitivamente fue una aventura», dijo Akbari. «Creo que es un poco más fácil mirar atrás ahora, que cuando estaba ocurriendo”.

Varados en la estación de metro

Shimon Prokupecz, de CNN, pasó la noche en la estación de metro de Times Square, en Manhattan, uniéndose a las decenas de personas que se quedaron varadas por el mal funcionamiento del sistema. Un tren de la línea 1 estuvo parado en la estación desde las 9:45 de la noche, y tuvo que esperar hasta poco después de las 7 de la mañana para que se moviera solo una parada, dijo.

«Para muchas de estas personas no hay forma de llegar a casa. El metro es su vida. Esta es la forma de llegar a casa», afirmó Prokupecz. Muchas de las personas varadas venían del trabajo y esperaban llegar a sus casas en Brooklyn, añadió.

Nueva York declara estado de emergencia por los remanentes de Ida

Beverly Pryce fue una de las personas varadas por la inundación.

Pryce dijo que salió de su casa de Queens el miércoles por la noche para intentar llegar a su trabajo como enfermera. Tomó un taxi Uber hasta una estación de autobuses. Pero no había autobuses debido a las inundaciones, dijo, así que se quedó atrapada en la estación. Se subió a otro autobús para intentar llegar al trabajo, pero ese camino también estaba bloqueado por las calles inundadas.

A continuación, tomó el tren 7 que la llevó a la estación de Times Square, a la que llegó sobre las 11:30 p.m., y se encontró atrapada allí toda la noche. No había autobuses ni trenes para ir a ninguna parte. Pryce cuenta que lleva 30 años viviendo en Nueva York y «nunca había visto nada igual».

«No esperaba que fuera tan grave», aseguró. «No habría salido de mi casa».

Robert Hedglin salió de su trabajo en Manhattan hacia las nueve de la noche y se subió al metro en dirección a su casa de Queens. Pero su tren se quedó atascado bajo tierra durante más de una hora entre dos paradas de la estación. Una vez que el tren llegó a la siguiente parada, el resto de su viaje se canceló, dijo a CNN.

Earlier this evening…. No trains no buses no cabs…. I could have walked to queens faster pic.twitter.com/l3fob1rSBw

— Bobby (@YwalkWhenUcnFLY) September 2, 2021

No había taxis, trenes ni autobuses para llegar a casa. Así que se tomó una o dos copas en un bar hasta las 12:30 de la mañana y luego fue a una cafetería hasta las 3 de la madrugada.

«Estoy agotado, frustrado, pero al menos llegué a casa sano y salvo», dijo. «Otros no tuvieron tanta suerte».

Kaitlan Collins, Angela Dewan, Justin Lear, Brandon Miller, Mark Morales, Shimon Prokupecz y David WIlliams de CNN contribuyeron con este reportaje.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver