En Texas ahora se pueden portar armas abiertamente en público sin un permiso o capacitación. La policía dice que la nueva ley les dificulta su trabajo

(CNN) — Una nueva ley a favor de las armas en Texas que entró en vigencia el miércoles permite que la mayoría de los texanos que poseen legalmente un arma de fuego la porten abiertamente en público sin obtener un permiso o capacitación. Según los expertos, la medida hará que sea más difícil para las fuerzas del orden proteger a la gente de la violencia armada.

La controvertida legislación de «porte constitucional» es la última de una serie de proyectos de ley a favor de las armas que los legisladores estatales aprobaron este año a medida que aumentan los incidentes de violencia con armas de fuego en Texas y en todo el país.

El número de tiroteos en Texas, sin incluir los suicidios, aumentó un 14% este año con aproximadamente 3.200 tiroteos en comparación con el mismo período en 2020, que registró aproximadamente 2.800 tiroteos, según datos compilados por Gun Violence Archive (GVA). Los incidentes de violencia con armas de fuego este año representan un aumento del 50% con respecto al mismo período en 2019, en el que se produjeron 2.100 tiroteos, según muestran los datos.

«En Texas, revocar el permiso por completo es un cambio radical», dijo Andrew Karwoski, un experto en políticas de Everytown for Gun Safety, la organización de prevención de la violencia armada más grande del país. «Permitir que casi cualquier persona lleve una pistola en público, sin hacer preguntas, sin verificación de antecedentes ni capacitación en seguridad, es realmente peligroso».

Los activistas conservadores habían cabildeado por propuestas de porte sin permiso durante años, pero se estancaron en las últimas tres sesiones legislativas. Al declarar que la ley «inculcó la libertad en el ‘estado de la estrella solitaria'», el gobernador Greg Abbott firmó el proyecto de ley, que la Cámara de Representantes estatal aprobó en una votación de 82 a 62, convirtiéndolo en ley en junio a pesar de la oposición de los demócratas, algunos líderes policiales y defensores del control de armas.

El jefe de la policía de Dallas, Eddie García, dijo que la gente que porta armas de fuego ha hecho más difícil para los policías diferenciar a un «buen tipo con un arma de un mal tipo con un arma».

«Poseer un arma de fuego y poder desplegar un arma de fuego de manera segura requiere no solo estar familiarizado con el sistema de armas, sino también un nivel de competencia», dijo Frank Straub, director del Centro de Estudios de Respuesta a la Violencia Masiva de la Fundación de la Policía Nacional.

Conocido como el Proyecto de Ley 1927 de la Cámara de Representantes, la ley se aplica a los texanos de 21 años o más y excluye a las personas a las que se les prohíbe legalmente poseer un arma de fuego, como aquellos condenados por un delito grave, asalto, violencia doméstica o amenazas terroristas. Antes de que la ley entrara en vigencia el miércoles, los residentes podían portar armas solo con una licencia y debían completar la capacitación, así como aprobar un examen escrito y una prueba de competencia.

Los partidarios republicanos del proyecto de ley han argumentado que al eliminar el requisito de licencia, están eliminando una «barrera artificial» al derecho de los residentes a portar armas según la Constitución y asegurando que más texanos tengan acceso a «la protección de ellos mismos o de sus familias» en público.

«Este proyecto de ley, para mí, es una restauración de la fe y la confianza de nuestros ciudadanos», dijo el senador estatal Charles Schwertner, republicano y patrocinador del proyecto de ley. «Si posees un arma de fuego, deberías poder portar un arma de fuego».

Texas se une a varios otros estados conservadores, como Iowa, Tennessee, Montana, Utah y Wyoming, que aprobaron una legislación este año que permite algún tipo de porte sin permiso mientras el presidente Joe Biden impulsó acciones ejecutivas para abordar la violencia con armas de fuego a raíz de varios tiroteos masivos de alto perfil.

En más de 40 estados, las personas pueden llevar rifles semiautomáticos cargados en público sin una licencia o capacitación. Cinco estados, incluidos California y el Distrito de Columbia, prohíben el porte abierto de armas largas cargadas, mientras que solo Massachusetts, Minnesota y Nueva Jersey requieren permisos para portar armas largas abiertamente, según Everytown. En 29 estados, los civiles pueden portar armas largas cargadas abiertamente alrededor de los capitales estatales, según Everytown.

«Como hemos visto que el extremismo de las armas sigue aumentando en este país, también hemos visto a personas que abiertamente las portan en marchas y mítines y luego se presentan en las casas de los funcionarios electos, en los lugares de votación, las legislaturas y luego el 6 de enero en el Capitolio de Estados Unidos«, dijo Shannon Watts, fundadora de Moms Demand Action, que ha estado luchando por medidas de seguridad frente a las armas desde el tiroteo de 2012 en la escuela primaria Sandy Hook en Connecticut que mató a 20 niños y seis educadores.

¿Qué hacer para evitar las masacres en EE.UU.? 3:01

El porte abierto hace que el trabajo sea más peligroso para las fuerzas del orden, dicen funcionarios

A principios de este año, los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley en Texas celebraron una conferencia de prensa en Austin para oponerse a la así llamada legislación de «porte constitucional». Entre ellos estaban García, el jefe de policía de Dallas, y Doug Griffith, presidente del Sindicato de Agentes de Policía de Houston. «Un nivel mínimo de entrenamiento no es pedir demasiado por portar un arma de fuego y es consistente con la Segunda Enmienda», dijo García en la conferencia de prensa.

«Hace que nuestro trabajo, el trabajo de nuestros hombres y mujeres, sea más peligroso», agregó. «Los propietarios de armas tienen el deber de garantizar que sus armas de fuego se manejen de forma segura y el deber de conocer las leyes aplicables».

Si se ve a una persona portando un arma de fuego en una protesta o en una tienda, es poco lo que las fuerzas del orden pueden hacer a menos que la persona esté actuando de manera ilegal, según Karwoski, de Everytown.

«Una de las razones por las que el porte abierto es tan peligroso es porque es muy difícil de hacer cumplir», dijo Karwoski. «Es difícil para las fuerzas del orden público cuando ven a alguien caminando por la calle con un arma de asalto de estilo militar entender sus intenciones y responder en consecuencia».

Si bien todos tienen derecho a comprar y portar armas en virtud de la Segunda Enmienda de la Constitución, dijo Straub, esas personas «deben pasar por un proceso que garantice que la posesión de un arma de fuego se realiza de manera segura».

Pero no todos deberían tener acceso a un arma, dijo Straub, especialmente aquellos que luchan contra ideación suicida, ciertos problemas de salud mental y un historial de violencia doméstica.

«Necesitamos tener salvaguardas que protejan a la persona que porta el arma de fuego así como a la gente en general», dijo.

Investigaciones muestran que el porte abierto puede aumentar el comportamiento violento en general

Los tiroteos masivos en 2019 en un Walmart en El Paso y en una ola de tiroteos alrededor de Midland y Odessa dejaron 30 muertos y decenas de heridos, y llevaron a Abbott y al vicegobernador Dan Patrick a considerar brevemente una propuesta de control de armas que dificultaría la compra de un arma de fuego para los texanos.

Pero durante su discurso anual sobre el estado del estado a principios de este año, Abbott hizo hincapié en la necesidad de «erigir una barrera completa contra cualquier funcionario del gobierno que quisiera pisotear el derecho a las armas en Texas».

Texas ha experimentado un aumento constante de tiroteos masivos durante los últimos cuatro años. Hasta el 31 de agosto, el estado tuvo 38 tiroteos masivos, un aumento del 40% con respecto al mismo período del año pasado y un marcado aumento con respecto a los 19 tiroteos masivos en 2019 y 10 en 2018, según datos de GVA. A nivel nacional, ha habido 464 tiroteos masivos hasta el 31 de agosto, en comparación con 418 el año pasado y 286 en 2019, según muestran los datos de GVA.

CNN y la GVA definen un tiroteo masivo como un tiroteo que hiere o mata a cuatro o más personas, sin incluir al tirador.

Varios tiroteos masivos de alto perfil en los últimos años han impulsado a los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley y los legisladores a pedir leyes de control de armas más estrictas, incluidas las restricciones sobre el porte abierto. En Dallas, en 2016, cinco agentes murieron y otros siete resultaron heridos en una emboscada que marcó el incidente más mortífero para las fuerzas del orden de Estados Unidos desde los ataques del 11 de septiembre de 2001.

Los nacionalistas blancos que asistieron al mitin «Unite the Right» («Unir a la derecha») en Charlottesville, Virginia, en 2017 irrumpieron en la ciudad mientras portaban abiertamente pistolas y rifles. La manifestación terminó con una persona muerta y 19 heridas después de que un supremacista blanco estrelló su automóvil contra un grupo de contramanifestantes. En Kenosha, Wisconsin, el año pasado, un grupo de hombres que portaban armas abiertamente durante las protestas después del tiroteo de la policía contra Jacob Blake incluía a Kyle Rittenhouse, entonces de 17 años, quien disparó a tres personas con su arma larga.

Un informe publicado la semana pasada por Everytown y el Proyecto de Datos de Eventos y Ubicación de Conflictos Armados (ACLED) incluye un estudio de 560 eventos entre enero de 2020 y junio de 2021 en los que estuvieron presentes manifestantes, contramanifestantes u otras personas o grupos, ya sea portando o blandiendo armas de fuego.

«Contrariamente a las afirmaciones de que la presencia de armas de fuego en espacios públicos hace que las personas estén más seguras», dice el informe, «las manifestaciones que involucran al menos a un individuo armado tienden a ser violentas o destructivas el 16% de las veces».

El estudio encontró que las protestas armadas tienen casi seis veces más probabilidades de volverse violentas o destructivas en comparación con las protestas desarmadas. Mientras que las manifestaciones armadas se vuelven violentas o destructivas alrededor del 16% del tiempo, los manifestantes desarmados pueden volverse violentos el 3% del tiempo, dice el informe.

«Los datos muestran que las armas visibles hacen que las personas sean más agresivas, por lo que el siguiente paso lógico es creer que el porte abierto hace que sea más probable que los desacuerdos se conviertan en conflictos violentos», dijo Watts, de Moms Demand Action.

Las leyes de preferencia son parte del problema, dicen los expertos

En 2013, un grupo de madres que trabajaban como voluntarias con Moms Demand Action estaba almorzando en un restaurante del área de Dallas cuando se enfrentaron a un grupo de 40 hombres que portaban abiertamente armas largas, dijo Watts.

«Fingieron apuntar a las voluntarias dentro del restaurante y no había nada que el gerente pudiera hacer, porque era legal portar armas largas», dijo. «Nos sorprendió que se tratara de un comportamiento legal y parecía una práctica alarmante destinada a intimidarnos y silenciarnos».

En los estados donde el porte abierto es legal, dijo Watts, las miembros de la organización han sido rodeadas de manera rutinaria por hombres en su mayoría armados mientras realizan manifestaciones, marchas, eventos de voluntariado y reuniones privadas. Las voluntarias de Moms Demand Action han ayudado a docenas de corporaciones a prohibir el porte abierto en tiendas desde 2013 y continuarán su trabajo frente a la nueva ley de porte sin permiso de Texas, agregó.

Parte del problema son las leyes de preferencia que hacen que las ciudades «soporten la peor parte de la violencia armada sin permitirles cambiar las políticas que podrían abordarlo», dijo Watts.

Estas leyes se promulgan en más de 40 estados, incluido Texas, lo que impide que las ciudades y los municipios locales aprueben sus propias medidas de seguridad para las armas.

«Tener leyes de preferencia amplias es increíblemente asfixiante para los líderes locales cuando quieren crear soluciones locales para la violencia armada y eso incluye el porte abierto», dijo Karwoski, de Everytown.

Como resultado, dijo, las ciudades densamente pobladas y los grandes centros urbanos están sujetos a las mismas reglas y regulaciones que las áreas rurales y suburbanas donde la crisis de violencia armada es muy diferente.

«Significa que las localidades no pueden regular a nivel local», agregó Karwoski. «Si intentan hacer esto, podrían ser demandadas, sujetas a multas y otras medidas punitivas que posiblemente tengan un efecto paralizador en cualquier localidad que regule las armas».

Texas

(CNN) — Una nueva ley a favor de las armas en Texas que entró en vigencia el miércoles permite que la mayoría de los texanos que poseen legalmente un arma de fuego la porten abiertamente en público sin obtener un permiso o capacitación. Según los expertos, la medida hará que sea más difícil para las fuerzas del orden proteger a la gente de la violencia armada.

La controvertida legislación de «porte constitucional» es la última de una serie de proyectos de ley a favor de las armas que los legisladores estatales aprobaron este año a medida que aumentan los incidentes de violencia con armas de fuego en Texas y en todo el país.

El número de tiroteos en Texas, sin incluir los suicidios, aumentó un 14% este año con aproximadamente 3.200 tiroteos en comparación con el mismo período en 2020, que registró aproximadamente 2.800 tiroteos, según datos compilados por Gun Violence Archive (GVA). Los incidentes de violencia con armas de fuego este año representan un aumento del 50% con respecto al mismo período en 2019, en el que se produjeron 2.100 tiroteos, según muestran los datos.

«En Texas, revocar el permiso por completo es un cambio radical», dijo Andrew Karwoski, un experto en políticas de Everytown for Gun Safety, la organización de prevención de la violencia armada más grande del país. «Permitir que casi cualquier persona lleve una pistola en público, sin hacer preguntas, sin verificación de antecedentes ni capacitación en seguridad, es realmente peligroso».

Los activistas conservadores habían cabildeado por propuestas de porte sin permiso durante años, pero se estancaron en las últimas tres sesiones legislativas. Al declarar que la ley «inculcó la libertad en el ‘estado de la estrella solitaria'», el gobernador Greg Abbott firmó el proyecto de ley, que la Cámara de Representantes estatal aprobó en una votación de 82 a 62, convirtiéndolo en ley en junio a pesar de la oposición de los demócratas, algunos líderes policiales y defensores del control de armas.

El FBI acepta mejorar la verificación de antecedentes penales para evitar la venta de armas a menores y foráneos

El jefe de la policía de Dallas, Eddie García, dijo que la gente que porta armas de fuego ha hecho más difícil para los policías diferenciar a un «buen tipo con un arma de un mal tipo con un arma».

«Poseer un arma de fuego y poder desplegar un arma de fuego de manera segura requiere no solo estar familiarizado con el sistema de armas, sino también un nivel de competencia», dijo Frank Straub, director del Centro de Estudios de Respuesta a la Violencia Masiva de la Fundación de la Policía Nacional.

Conocido como el Proyecto de Ley 1927 de la Cámara de Representantes, la ley se aplica a los texanos de 21 años o más y excluye a las personas a las que se les prohíbe legalmente poseer un arma de fuego, como aquellos condenados por un delito grave, asalto, violencia doméstica o amenazas terroristas. Antes de que la ley entrara en vigencia el miércoles, los residentes podían portar armas solo con una licencia y debían completar la capacitación, así como aprobar un examen escrito y una prueba de competencia.

Los partidarios republicanos del proyecto de ley han argumentado que al eliminar el requisito de licencia, están eliminando una «barrera artificial» al derecho de los residentes a portar armas según la Constitución y asegurando que más texanos tengan acceso a «la protección de ellos mismos o de sus familias» en público.

«Este proyecto de ley, para mí, es una restauración de la fe y la confianza de nuestros ciudadanos», dijo el senador estatal Charles Schwertner, republicano y patrocinador del proyecto de ley. «Si posees un arma de fuego, deberías poder portar un arma de fuego».

Texas se une a varios otros estados conservadores, como Iowa, Tennessee, Montana, Utah y Wyoming, que aprobaron una legislación este año que permite algún tipo de porte sin permiso mientras el presidente Joe Biden impulsó acciones ejecutivas para abordar la violencia con armas de fuego a raíz de varios tiroteos masivos de alto perfil.

En más de 40 estados, las personas pueden llevar rifles semiautomáticos cargados en público sin una licencia o capacitación. Cinco estados, incluidos California y el Distrito de Columbia, prohíben el porte abierto de armas largas cargadas, mientras que solo Massachusetts, Minnesota y Nueva Jersey requieren permisos para portar armas largas abiertamente, según Everytown. En 29 estados, los civiles pueden portar armas largas cargadas abiertamente alrededor de los capitales estatales, según Everytown.

Al menos 150 personas murieron en más de 400 tiroteos durante el fin de semana del 4 de julio en EE.UU.

«Como hemos visto que el extremismo de las armas sigue aumentando en este país, también hemos visto a personas que abiertamente las portan en marchas y mítines y luego se presentan en las casas de los funcionarios electos, en los lugares de votación, las legislaturas y luego el 6 de enero en el Capitolio de Estados Unidos«, dijo Shannon Watts, fundadora de Moms Demand Action, que ha estado luchando por medidas de seguridad frente a las armas desde el tiroteo de 2012 en la escuela primaria Sandy Hook en Connecticut que mató a 20 niños y seis educadores.

El porte abierto hace que el trabajo sea más peligroso para las fuerzas del orden, dicen funcionarios

A principios de este año, los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley en Texas celebraron una conferencia de prensa en Austin para oponerse a la así llamada legislación de «porte constitucional». Entre ellos estaban García, el jefe de policía de Dallas, y Doug Griffith, presidente del Sindicato de Agentes de Policía de Houston. «Un nivel mínimo de entrenamiento no es pedir demasiado por portar un arma de fuego y es consistente con la Segunda Enmienda», dijo García en la conferencia de prensa.

«Hace que nuestro trabajo, el trabajo de nuestros hombres y mujeres, sea más peligroso», agregó. «Los propietarios de armas tienen el deber de garantizar que sus armas de fuego se manejen de forma segura y el deber de conocer las leyes aplicables».

Si se ve a una persona portando un arma de fuego en una protesta o en una tienda, es poco lo que las fuerzas del orden pueden hacer a menos que la persona esté actuando de manera ilegal, según Karwoski, de Everytown.

«Una de las razones por las que el porte abierto es tan peligroso es porque es muy difícil de hacer cumplir», dijo Karwoski. «Es difícil para las fuerzas del orden público cuando ven a alguien caminando por la calle con un arma de asalto de estilo militar entender sus intenciones y responder en consecuencia».

Si bien todos tienen derecho a comprar y portar armas en virtud de la Segunda Enmienda de la Constitución, dijo Straub, esas personas «deben pasar por un proceso que garantice que la posesión de un arma de fuego se realiza de manera segura».

Pero no todos deberían tener acceso a un arma, dijo Straub, especialmente aquellos que luchan contra ideación suicida, ciertos problemas de salud mental y un historial de violencia doméstica.

«Necesitamos tener salvaguardas que protejan a la persona que porta el arma de fuego así como a la gente en general», dijo.

Detienen al sospechoso del tiroteo en una escuela secundaria de Winston-Salem, Carolina del Norte, que dejó un estudiante muerto Investigaciones muestran que el porte abierto puede aumentar el comportamiento violento en general

Los tiroteos masivos en 2019 en un Walmart en El Paso y en una ola de tiroteos alrededor de Midland y Odessa dejaron 30 muertos y decenas de heridos, y llevaron a Abbott y al vicegobernador Dan Patrick a considerar brevemente una propuesta de control de armas que dificultaría la compra de un arma de fuego para los texanos.

Pero durante su discurso anual sobre el estado del estado a principios de este año, Abbott hizo hincapié en la necesidad de «erigir una barrera completa contra cualquier funcionario del gobierno que quisiera pisotear el derecho a las armas en Texas».

Texas ha experimentado un aumento constante de tiroteos masivos durante los últimos cuatro años. Hasta el 31 de agosto, el estado tuvo 38 tiroteos masivos, un aumento del 40% con respecto al mismo período del año pasado y un marcado aumento con respecto a los 19 tiroteos masivos en 2019 y 10 en 2018, según datos de GVA. A nivel nacional, ha habido 464 tiroteos masivos hasta el 31 de agosto, en comparación con 418 el año pasado y 286 en 2019, según muestran los datos de GVA.

CNN y la GVA definen un tiroteo masivo como un tiroteo que hiere o mata a cuatro o más personas, sin incluir al tirador.

Varios tiroteos masivos de alto perfil en los últimos años han impulsado a los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley y los legisladores a pedir leyes de control de armas más estrictas, incluidas las restricciones sobre el porte abierto. En Dallas, en 2016, cinco agentes murieron y otros siete resultaron heridos en una emboscada que marcó el incidente más mortífero para las fuerzas del orden de Estados Unidos desde los ataques del 11 de septiembre de 2001.

Sobreviviente de masacre en Walmart de El Paso: Que no se olvide el terror que vivimos

Los nacionalistas blancos que asistieron al mitin «Unite the Right» («Unir a la derecha») en Charlottesville, Virginia, en 2017 irrumpieron en la ciudad mientras portaban abiertamente pistolas y rifles. La manifestación terminó con una persona muerta y 19 heridas después de que un supremacista blanco estrelló su automóvil contra un grupo de contramanifestantes. En Kenosha, Wisconsin, el año pasado, un grupo de hombres que portaban armas abiertamente durante las protestas después del tiroteo de la policía contra Jacob Blake incluía a Kyle Rittenhouse, entonces de 17 años, quien disparó a tres personas con su arma larga.

Un informe publicado la semana pasada por Everytown y el Proyecto de Datos de Eventos y Ubicación de Conflictos Armados (ACLED) incluye un estudio de 560 eventos entre enero de 2020 y junio de 2021 en los que estuvieron presentes manifestantes, contramanifestantes u otras personas o grupos, ya sea portando o blandiendo armas de fuego.

«Contrariamente a las afirmaciones de que la presencia de armas de fuego en espacios públicos hace que las personas estén más seguras», dice el informe, «las manifestaciones que involucran al menos a un individuo armado tienden a ser violentas o destructivas el 16% de las veces».

El estudio encontró que las protestas armadas tienen casi seis veces más probabilidades de volverse violentas o destructivas en comparación con las protestas desarmadas. Mientras que las manifestaciones armadas se vuelven violentas o destructivas alrededor del 16% del tiempo, los manifestantes desarmados pueden volverse violentos el 3% del tiempo, dice el informe.

«Los datos muestran que las armas visibles hacen que las personas sean más agresivas, por lo que el siguiente paso lógico es creer que el porte abierto hace que sea más probable que los desacuerdos se conviertan en conflictos violentos», dijo Watts, de Moms Demand Action.

Prohibida la venta y el porte de armas semiautomáticas en Nueva Zelandia Las leyes de preferencia son parte del problema, dicen los expertos

En 2013, un grupo de madres que trabajaban como voluntarias con Moms Demand Action estaba almorzando en un restaurante del área de Dallas cuando se enfrentaron a un grupo de 40 hombres que portaban abiertamente armas largas, dijo Watts.

«Fingieron apuntar a las voluntarias dentro del restaurante y no había nada que el gerente pudiera hacer, porque era legal portar armas largas», dijo. «Nos sorprendió que se tratara de un comportamiento legal y parecía una práctica alarmante destinada a intimidarnos y silenciarnos».

En los estados donde el porte abierto es legal, dijo Watts, las miembros de la organización han sido rodeadas de manera rutinaria por hombres en su mayoría armados mientras realizan manifestaciones, marchas, eventos de voluntariado y reuniones privadas. Las voluntarias de Moms Demand Action han ayudado a docenas de corporaciones a prohibir el porte abierto en tiendas desde 2013 y continuarán su trabajo frente a la nueva ley de porte sin permiso de Texas, agregó.

Parte del problema son las leyes de preferencia que hacen que las ciudades «soporten la peor parte de la violencia armada sin permitirles cambiar las políticas que podrían abordarlo», dijo Watts.

Estas leyes se promulgan en más de 40 estados, incluido Texas, lo que impide que las ciudades y los municipios locales aprueben sus propias medidas de seguridad para las armas.

«Tener leyes de preferencia amplias es increíblemente asfixiante para los líderes locales cuando quieren crear soluciones locales para la violencia armada y eso incluye el porte abierto», dijo Karwoski, de Everytown.

La opinión pública en EE.UU. apoya el control de armas, según analista

Como resultado, dijo, las ciudades densamente pobladas y los grandes centros urbanos están sujetos a las mismas reglas y regulaciones que las áreas rurales y suburbanas donde la crisis de violencia armada es muy diferente.

«Significa que las localidades no pueden regular a nivel local», agregó Karwoski. «Si intentan hacer esto, podrían ser demandadas, sujetas a multas y otras medidas punitivas que posiblemente tengan un efecto paralizador en cualquier localidad que regule las armas».

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver