Los talibanes han declarado la victoria. Ahora deben lidiar con un Afganistán que se hunde en el caos

(CNN) — El último vuelo militar de Estados Unidos abandonó el aeropuerto y desapareció en el cielo de Kabul este lunes, y minutos después, los talibanes inundaron las calles alrededor del último punto de salida de la ciudad, llenando la noche de disparos de celebración.

Fue un capítulo final decisivo y aleccionador en la guerra más larga de Estados Unidos, un esfuerzo de dos décadas que se deshizo espectacularmente en el espacio de unas pocas semanas.

Este martes, en la pista de aterrizaje, el portavoz de los talibanes, Zabihullah Mujahid, calificó de éxito nacional la espectacular toma de Afganistán por parte del grupo militante, y dijo a una pequeña multitud: «Esta victoria nos pertenece a todos».

Pero para miles de afganos, los últimos vuelos occidentales se llevaron consigo una última oportunidad de abandonar el país. Muchos temen ahora sus nuevas realidades; en particular, las mujeres, las minorías religiosas, las personas LGBTQ, los periodistas y otros se enfrentan a un trato brutal bajo la interpretación radical del grupo de la sharía.

¿Cómo interviene Qatar en la crisis de Afganistán? 1:04

Y a los dirigentes talibanes les espera una rápida transición al gobierno de la nación. El grupo no tiene experiencia en la gestión de una administración tradicional, y mostró poca familiaridad con la geopolítica durante su reinado de cinco años hace dos décadas. Su sinceridad y capacidad tiene ahora repercusiones para 38 millones de afganos, muchos de los cuales se verán desplazados o lanzados a una crisis económica.

Afganistán es un país muy diferente al que gobernaron los talibanes entre 1996 y 2001. La mayoría de los afganos ni siquiera recuerdan esa época: más del 60% del país tiene menos de 25 años. Se está urbanizando, es diverso y está mejor conectado con el mundo, todo lo cual lo sitúa en marcado contraste con la nación desgarrada por la guerra que los talibanes conquistaron hace 25 años.

Lo que los talibanes hagan ahora con ese país es posiblemente la cuestión geopolítica más acuciante del mundo.

«Se trata de uno de los cambios de gobierno más drásticos de la era moderna», declaró a CNN Benjamin Petrini, investigador del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS).

Occidente está «retirando no solo a nosotros sino a todos los recursos humanos que han trabajado con nosotros durante 20 años», dijo. «¿Serán sustituidos por quiénes? Es una incógnita».

Combatientes talibanes sentados en la cabina de un avión de la Fuerza Aérea Afgana en el aeropuerto de Kabul.

Es una cuestión que resuena no solo en la región, sino en todo el mundo. Mientras sopesan si reconocer al país y cómo hacerlo, los gobiernos mundiales se han mostrado en su mayoría impasibles ante las repetidas promesas de los talibanes de que han cambiado.

Sus dirigentes han insistido repetidamente en que las mujeres desempeñarán un papel destacado en la sociedad, que no buscarán represalias contra sus enemigos políticos y que su régimen será «inclusivo», pero no han compartido detalles sobre lo que quieren decir con sus políticas sociales basadas en la sharía, y sus combatientes han mostrado repetidamente menos moderación en los últimos meses.

Esto deja varios caminos posibles para Afganistán, que van desde la cooperación y la moderación hasta la guerra civil y el ostracismo mundial.

«No veo cómo (los talibanes) van a abandonar a toda la gente con la que han estado luchando durante 20 años», dijo a CNN Gareth Price, investigador principal del grupo de expertos en asuntos globales Chatham House, con sede en Londres, lo que hace pensar que el grupo se repliegue sobre sí mismo y adopte las tendencias radicales de muchos de sus soldados. «¿Y luego qué?».

¿Qué tipo de gobierno dirigirán los talibanes?

El gobierno de los talibanes a finales del milenio fue una anomalía mundial. «No eran un gobierno», dijo Price, que supervisó el país en ese momento para la Unidad de Inteligencia de The Economist. La prioridad del grupo era «literalmente solo imponer la sharía», dijo.

Así viven miles de afganos en una base de EE.UU. 2:52

Lo hicieron de forma brutal: las flagelaciones y las ejecuciones públicas eran habituales, y las mujeres eran relegadas en su mayoría a sus casas.

Pero ahora los líderes del grupo se encuentran en un territorio desconocido. «Cuando llegaron la última vez, fue después de una guerra civil. No había nada. Ahora están heredando un sistema de gobierno que, aunque imperfecto, existe», dijo Price.

«La pregunta a la que nadie sabe la respuesta es cómo conciben los talibanes el gobierno».

A medida que va montando alguna forma de administración política, los observadores están muy atentos a si los líderes talibanes permitirán la diversidad de puntos de vista.

«¿Hasta qué punto los talibanes van a ser capaces de liderar un proceso de gobierno inclusivo; van a ser capaces de incluir a diferentes facciones de la sociedad, y a otros grupos étnicos?», se pregunta Petrini, haciéndose eco de las preguntas de los líderes mundiales.

Lo que hagan los talibanes con el sector de la seguridad es crucial, añade; los talibanes pueden inclinarse naturalmente por eliminar y sustituir a la policía y al ejército, para asegurarse la lealtad de esas fuerzas. Pero esa medida podría abrir la puerta a más inestabilidad y protestas, y dañar la legitimidad del gobierno a corto plazo.

«Tomarán una decisión muy pronto, ya sea para formar un gobierno de coalición o para establecer un gobierno talibán monocrático», declaró a CNN Antonio Giustozzi, experto en terrorismo y conflictos del Royal United Services Institute (RUSI), con sede en el Reino Unido. Pero sea cual sea el camino que tomen, su acceso al dinero en efectivo será una prioridad inmediata.

«Los talibanes como organización van a sufrir: no habrá dinero», dijo Giustozzi. «Algunos países que apoyan a los talibanes podrían dar un poco… pero no es mucho comparado con lo que Afganistán recibía antes de Estados Unidos y los europeos».

Para la población de Afganistán, una preocupación fundamental es el grado de rigor con el que el grupo vigilará la vida de los afganos.

Ya han surgido signos preocupantes: comandos afganos, miembros de los medios de comunicación, cantantes y otros miembros de la sociedad han sido atacados, amenazados, sacados de sus casas o ejecutados en las últimas semanas.

Y los talibanes ya han admitido un fallo fundamental en sus propuestas a los medios de comunicación internacionales; incluso si quisieran cumplir todas las promesas de inclusión y moderación que han hecho, sus militantes de base podrían no hacerlo. El grupo dijo a las mujeres trabajadoras que se quedaran en casa la semana pasada, admitiendo que no estaban seguras en presencia de sus propios soldados.

Un niño vendiendo banderas talibanes en Kabul. La mayor parte del país no recuerda la época anterior del gobierno talibán, que terminó en 2001.

«Los talibanes van a tener que establecerse como legítimos, por lo que no necesariamente pueden gobernar con puño de hierro», dijo Petrini. «(Pero) en las grandes ciudades va a haber un cambio drástico a corto plazo. Es innegable que va a haber un retroceso en las normas de derechos humanos, en los derechos de las mujeres, en el acceso de las mujeres al trabajo.

«Todas estas cosas que medimos como métricas y que han ido mejorando lentamente en Afganistán en los últimos 20 años, van a revertirse a corto plazo».

Una población joven al borde de la crisis

La sociedad, la demografía y la cultura de Afganistán han sufrido cambios radicales en los últimos 20 años, pero todo ello es frágil, advierten los expertos.

¿Quién es el mulá Baradar, el rostro internacional de los talibanes? 2:23

«Es un país joven y varía mucho. Muchas mujeres se han educado y empoderado», dice Price. Uno de sus programas de televisión más populares fue el programa de talentos al estilo de «Factor X», «Afghan Star», señala, una hazaña notable en un país donde el canto había sido prohibido años antes.

«Pero todo ello se debió a la gran cantidad de dinero de ayuda occidental que entraba. Lo que no ocurrió fue el desarrollo de una economía permanente», añade Price.

«Hay un gran número de mujeres que están acostumbradas a vivir más libremente (y) más gente en el sector profesional, pero ¿se quedarán o no?», se pregunta Giustozzi.

La toma del poder por parte de los talibanes ya ha llevado al país al borde del colapso económico. Los bancos de Afganistán siguen cerrados dos semanas después de su toma de posesión, y mucha gente no puede acceder a dinero en efectivo.

«Nadie tiene dinero», dijo un empleado del banco central de Afganistán a CNN la semana pasada. El empleado, que habló de forma anónima por temor a su seguridad, dijo que muchas familias no tienen suficiente dinero para sus gastos diarios y que algunos cheques de pago se han detenido.

Miles de afganos se reunieron frente al aeropuerto de Kabul mientras se realizaban las evacuaciones estadounidenses, desesperados por conseguir un vuelo para salir del país.

Afganistán tiene otras dificultades además de las económicas

A las dificultades a las que se enfrenta una nueva generación de afganos las ejemplifica Rohina Afshar, una joven YouTuber, cuyo trabajo habría sido inimaginable a finales de los años 90. «Yo era el único sostén de mi familia, ya que mi padre ha muerto y mi hermano no tiene edad para trabajar», declaró a CNN a principios de esta semana. «Ahora estoy sin trabajo, tengo demasiado miedo de salir y no tenemos ningún ingreso. No sé cómo podremos sobrevivir a esta situación».

No cabe duda de que el principal problema interno de los talibanes, si deciden formar un gobierno tradicional, es la caída de la economía. Las agencias internacionales están dando la voz de alarma sobre las múltiples crisis humanitarias en el país; la ONU advirtió el martes que 18 millones de personas en el país necesitan ayuda urgentemente para sobrevivir.

«Se avecina una catástrofe humanitaria», dijo el Secretario General de la ONU, António Guterres, en un comunicado. «La gente está perdiendo el acceso a bienes y servicios básicos cada día».

El sistema sanitario del país es uno de ellos, advirtió el lunes el representante de Médicos Sin Fronteras (MSF) en el país, Filipe Ribeiro. «El sistema de salud en general en Afganistán está falto de personal, de equipamiento y de financiación, desde hace años. Y el gran riesgo es que esta falta de financiamiento continúe en el tiempo», dijo.

Y la crisis del hambre se está imponiendo. Hasta 14 millones de afganos podrían enfrentarse a la inanición ya en septiembre, según ha advertido el director ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos (PMA), David Beasley.

«Debido al covid-19, el conflicto y el deterioro económico, el número de personas que marchan al borde de la inanición se ha disparado hasta llegar a unos 13 ó 14 millones de personas», declaró Beasley a CNN el martes.

Dijo que el PMA «se está quedando sin dinero», y añadió que la agencia necesita 200 millones de dólares adicionales para continuar las operaciones en Afganistán durante el resto del año. «Si no recibimos estos fondos, entonces estás hablando de millones de personas, al igual que en Siria, que muy bien podrían empezar a migrar, huyendo del país desesperados por la comida».

El Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, defendió el martes la retirada de Afganistán. Él y otros líderes mundiales deben decidir pronto cómo cooperar estrechamente con los talibanes.

Queda por ver con qué facilidad los talibanes permitirán que la ayuda fluya por el país. Y muchos advierten que la situación podría empeorar si la comunidad internacional impone castigos financieros a los talibanes.

«Las sanciones —a menos que se diseñen con mucho cuidado— infligirán dolor a las comunidades afganas inocentes y no tendrán casi ningún impacto sobre los talibanes», advirtió Rory Stewart, exministro de Desarrollo Internacional del Reino Unido, mientras el G7 discutía sus próximos pasos.

«Parece que va a ser muy duro. La gente va a seguir trabajando con la esperanza de que les paguen, pero no muchos seguirán trabajando gratis», dijo Giustozzi. «Si no se libera el dinero, será una enorme emergencia humanitaria».

Y cuestionó la urgencia con la que los talibanes abordarán la crisis, sugiriendo que algunos dentro de la dirigencia pueden considerar que mantener al país en la pobreza es su «mejor arma», porque exacerba la amenaza de un éxodo de refugiados hacia Europa y, por lo tanto, alienta a las naciones europeas a enviar ayuda de todos modos.

«Dentro de uno o dos años, tendrán que venir a ayudarnos de todos modos», dijo Giustozzi, imitando una posible línea de pensamiento dentro de los talibanes. «Creen que pueden ignorarnos, pero no pueden».

El mundo está mirando

Cada movimiento de los talibanes en las próximas semanas será analizado en varios husos horarios, mientras los gobiernos del mundo se enfrentan a la complicada cuestión de hasta qué punto deben cooperar con el grupo.

Esto dijo el papa sobre la guerra de Afganistán 1:58

«La gente que ha estado dirigiendo la maquinaria talibán entiende que necesita obtener el reconocimiento internacional», dijo Giustozzi. «Afganistán es un país sin salida al mar, no tienen dinero, así que a corto plazo entienden que necesitan apoyo».

Hasta ahora, el mundo no se ha comprometido, y organizaciones mundiales como el Banco Mundial ya han suspendido sus operaciones en el país.

«Pero no creo que los talibanes estén tan condenados al ostracismo como hace 20 años», dijo Petrini. Los expertos han señalado que, al igual que Afganistán, el mundo ha cambiado en las dos últimas décadas, y el listón de la aceptación global puede ser ahora más bajo.

«El sistema internacional no es lo que era en la era de la cooperación en la década de 1990, (y) hay mucha más aceptación, dispuesta o no, incluso de los regímenes que impiden los derechos humanos», dijo Petrini.

«Los talibanes se apresurarán a decir: ‘¿Qué pasa con Arabia Saudita? Hacen muchos negocios con ellos», añadió Giustozzi, estableciendo comparaciones entre el historial de derechos humanos y el trato a las mujeres de ambos países.

Los líderes del G7 han debatido si reconocer al nuevo gobierno de Afganistán, mientras que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha dicho que quiere que se apliquen «duras condiciones» a los talibanes, sobre todo en el trato a las mujeres y las niñas, antes de dar legitimidad a su gobierno. Dijo que estaba abierto a aplicar también sanciones.

Ser mujer bajo el régimen talibán, según una experta 0:45

«La cuestión principal es si vamos a incluir a los talibanes en esa categoría de grupos que patrocinan el terrorismo a nivel mundial», añadió Petrini. El martes, estas preocupaciones aumentaron cuando al Qaeda elogió a los talibanes por tomar el control de Kabul, en una declaración escrita en inglés de su ala mediática As-Sahab.

Price estuvo de acuerdo en que cualquier indicación de que los talibanes estaban ayudando a los terroristas sería una línea roja global. «¿Pero alguien les tomaría la palabra? No creo que los países occidentales lo hagan», dijo. «¿Cómo se puede saber, cuando este tipo de cosas son tan borrosas?».

Mientras tanto, el trato que los talibanes dan a la oposición interna podría convertirse en otra vara de medir a nivel mundial.

Afganistán ya ha visto focos de resistencia, muchos de ellos vigilados de cerca, y algunos brutalmente sofocados, por las tropas talibanes. «Eso es una queja de tener una población joven que está conectada a Internet, que sabe lo que hay en el mundo, y que busca modelos de protesta y resistencia», dijo Petrini.

«Esas protestas son una señal de que la demografía ha cambiado y que el sistema es más complejo», añadió. «Va a haber jóvenes estudiantes y una clase media que quiere tener voz, y los talibanes van a tener que contar con eso».

— Con información de Hannah Ritchie, Kristina Sgueglia y Matt Egan.

(CNN) — El último vuelo militar de Estados Unidos abandonó el aeropuerto y desapareció en el cielo de Kabul este lunes, y minutos después, los talibanes inundaron las calles alrededor del último punto de salida de la ciudad, llenando la noche de disparos de celebración.

Fue un capítulo final decisivo y aleccionador en la guerra más larga de Estados Unidos, un esfuerzo de dos décadas que se deshizo espectacularmente en el espacio de unas pocas semanas.

Filtran posibles imágenes del desfile de celebración de los talibanes al tomar el poder en Afganistán

Este martes, en la pista de aterrizaje, el portavoz de los talibanes, Zabihullah Mujahid, calificó de éxito nacional la espectacular toma de Afganistán por parte del grupo militante, y dijo a una pequeña multitud: «Esta victoria nos pertenece a todos».

Pero para miles de afganos, los últimos vuelos occidentales se llevaron consigo una última oportunidad de abandonar el país. Muchos temen ahora sus nuevas realidades; en particular, las mujeres, las minorías religiosas, las personas LGBTQ, los periodistas y otros se enfrentan a un trato brutal bajo la interpretación radical del grupo de la sharía.

¿Cómo interviene Qatar en la crisis de Afganistán? 1:04

Y a los dirigentes talibanes les espera una rápida transición al gobierno de la nación. El grupo no tiene experiencia en la gestión de una administración tradicional, y mostró poca familiaridad con la geopolítica durante su reinado de cinco años hace dos décadas. Su sinceridad y capacidad tiene ahora repercusiones para 38 millones de afganos, muchos de los cuales se verán desplazados o lanzados a una crisis económica.

Afganistán es un país muy diferente al que gobernaron los talibanes entre 1996 y 2001. La mayoría de los afganos ni siquiera recuerdan esa época: más del 60% del país tiene menos de 25 años. Se está urbanizando, es diverso y está mejor conectado con el mundo, todo lo cual lo sitúa en marcado contraste con la nación desgarrada por la guerra que los talibanes conquistaron hace 25 años.

Lo que los talibanes hagan ahora con ese país es posiblemente la cuestión geopolítica más acuciante del mundo.

«Se trata de uno de los cambios de gobierno más drásticos de la era moderna», declaró a CNN Benjamin Petrini, investigador del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS).

Occidente está «retirando no solo a nosotros sino a todos los recursos humanos que han trabajado con nosotros durante 20 años», dijo. «¿Serán sustituidos por quiénes? Es una incógnita».

Combatientes talibanes sentados en la cabina de un avión de la Fuerza Aérea Afgana en el aeropuerto de Kabul.

Es una cuestión que resuena no solo en la región, sino en todo el mundo. Mientras sopesan si reconocer al país y cómo hacerlo, los gobiernos mundiales se han mostrado en su mayoría impasibles ante las repetidas promesas de los talibanes de que han cambiado.

Sus dirigentes han insistido repetidamente en que las mujeres desempeñarán un papel destacado en la sociedad, que no buscarán represalias contra sus enemigos políticos y que su régimen será «inclusivo», pero no han compartido detalles sobre lo que quieren decir con sus políticas sociales basadas en la sharía, y sus combatientes han mostrado repetidamente menos moderación en los últimos meses.

Esto deja varios caminos posibles para Afganistán, que van desde la cooperación y la moderación hasta la guerra civil y el ostracismo mundial.

«No veo cómo (los talibanes) van a abandonar a toda la gente con la que han estado luchando durante 20 años», dijo a CNN Gareth Price, investigador principal del grupo de expertos en asuntos globales Chatham House, con sede en Londres, lo que hace pensar que el grupo se repliegue sobre sí mismo y adopte las tendencias radicales de muchos de sus soldados. «¿Y luego qué?».

¿Qué tipo de gobierno dirigirán los talibanes?

El gobierno de los talibanes a finales del milenio fue una anomalía mundial. «No eran un gobierno», dijo Price, que supervisó el país en ese momento para la Unidad de Inteligencia de The Economist. La prioridad del grupo era «literalmente solo imponer la sharía», dijo.

Así viven miles de afganos en una base de EE.UU. 2:52

Lo hicieron de forma brutal: las flagelaciones y las ejecuciones públicas eran habituales, y las mujeres eran relegadas en su mayoría a sus casas.

Pero ahora los líderes del grupo se encuentran en un territorio desconocido. «Cuando llegaron la última vez, fue después de una guerra civil. No había nada. Ahora están heredando un sistema de gobierno que, aunque imperfecto, existe», dijo Price.

«La pregunta a la que nadie sabe la respuesta es cómo conciben los talibanes el gobierno».

A medida que va montando alguna forma de administración política, los observadores están muy atentos a si los líderes talibanes permitirán la diversidad de puntos de vista.

«¿Hasta qué punto los talibanes van a ser capaces de liderar un proceso de gobierno inclusivo; van a ser capaces de incluir a diferentes facciones de la sociedad, y a otros grupos étnicos?», se pregunta Petrini, haciéndose eco de las preguntas de los líderes mundiales.

Lo que hagan los talibanes con el sector de la seguridad es crucial, añade; los talibanes pueden inclinarse naturalmente por eliminar y sustituir a la policía y al ejército, para asegurarse la lealtad de esas fuerzas. Pero esa medida podría abrir la puerta a más inestabilidad y protestas, y dañar la legitimidad del gobierno a corto plazo.

«Tomarán una decisión muy pronto, ya sea para formar un gobierno de coalición o para establecer un gobierno talibán monocrático», declaró a CNN Antonio Giustozzi, experto en terrorismo y conflictos del Royal United Services Institute (RUSI), con sede en el Reino Unido. Pero sea cual sea el camino que tomen, su acceso al dinero en efectivo será una prioridad inmediata.

«Los talibanes como organización van a sufrir: no habrá dinero», dijo Giustozzi. «Algunos países que apoyan a los talibanes podrían dar un poco… pero no es mucho comparado con lo que Afganistán recibía antes de Estados Unidos y los europeos».

Para la población de Afganistán, una preocupación fundamental es el grado de rigor con el que el grupo vigilará la vida de los afganos.

Ya han surgido signos preocupantes: comandos afganos, miembros de los medios de comunicación, cantantes y otros miembros de la sociedad han sido atacados, amenazados, sacados de sus casas o ejecutados en las últimas semanas.

Y los talibanes ya han admitido un fallo fundamental en sus propuestas a los medios de comunicación internacionales; incluso si quisieran cumplir todas las promesas de inclusión y moderación que han hecho, sus militantes de base podrían no hacerlo. El grupo dijo a las mujeres trabajadoras que se quedaran en casa la semana pasada, admitiendo que no estaban seguras en presencia de sus propios soldados.

Un niño vendiendo banderas talibanes en Kabul. La mayor parte del país no recuerda la época anterior del gobierno talibán, que terminó en 2001.

«Los talibanes van a tener que establecerse como legítimos, por lo que no necesariamente pueden gobernar con puño de hierro», dijo Petrini. «(Pero) en las grandes ciudades va a haber un cambio drástico a corto plazo. Es innegable que va a haber un retroceso en las normas de derechos humanos, en los derechos de las mujeres, en el acceso de las mujeres al trabajo.

«Todas estas cosas que medimos como métricas y que han ido mejorando lentamente en Afganistán en los últimos 20 años, van a revertirse a corto plazo».

Una población joven al borde de la crisis

La sociedad, la demografía y la cultura de Afganistán han sufrido cambios radicales en los últimos 20 años, pero todo ello es frágil, advierten los expertos.

¿Quién es el mulá Baradar, el rostro internacional de los talibanes? 2:23

«Es un país joven y varía mucho. Muchas mujeres se han educado y empoderado», dice Price. Uno de sus programas de televisión más populares fue el programa de talentos al estilo de «Factor X», «Afghan Star», señala, una hazaña notable en un país donde el canto había sido prohibido años antes.

«Pero todo ello se debió a la gran cantidad de dinero de ayuda occidental que entraba. Lo que no ocurrió fue el desarrollo de una economía permanente», añade Price.

«Hay un gran número de mujeres que están acostumbradas a vivir más libremente (y) más gente en el sector profesional, pero ¿se quedarán o no?», se pregunta Giustozzi.

La toma del poder por parte de los talibanes ya ha llevado al país al borde del colapso económico. Los bancos de Afganistán siguen cerrados dos semanas después de su toma de posesión, y mucha gente no puede acceder a dinero en efectivo.

«Nadie tiene dinero», dijo un empleado del banco central de Afganistán a CNN la semana pasada. El empleado, que habló de forma anónima por temor a su seguridad, dijo que muchas familias no tienen suficiente dinero para sus gastos diarios y que algunos cheques de pago se han detenido.

Miles de afganos se reunieron frente al aeropuerto de Kabul mientras se realizaban las evacuaciones estadounidenses, desesperados por conseguir un vuelo para salir del país.

Afganistán tiene otras dificultades además de las económicas

A las dificultades a las que se enfrenta una nueva generación de afganos las ejemplifica Rohina Afshar, una joven YouTuber, cuyo trabajo habría sido inimaginable a finales de los años 90. «Yo era el único sostén de mi familia, ya que mi padre ha muerto y mi hermano no tiene edad para trabajar», declaró a CNN a principios de esta semana. «Ahora estoy sin trabajo, tengo demasiado miedo de salir y no tenemos ningún ingreso. No sé cómo podremos sobrevivir a esta situación».

No cabe duda de que el principal problema interno de los talibanes, si deciden formar un gobierno tradicional, es la caída de la economía. Las agencias internacionales están dando la voz de alarma sobre las múltiples crisis humanitarias en el país; la ONU advirtió el martes que 18 millones de personas en el país necesitan ayuda urgentemente para sobrevivir.

«Se avecina una catástrofe humanitaria», dijo el Secretario General de la ONU, António Guterres, en un comunicado. «La gente está perdiendo el acceso a bienes y servicios básicos cada día».

El sistema sanitario del país es uno de ellos, advirtió el lunes el representante de Médicos Sin Fronteras (MSF) en el país, Filipe Ribeiro. «El sistema de salud en general en Afganistán está falto de personal, de equipamiento y de financiación, desde hace años. Y el gran riesgo es que esta falta de financiamiento continúe en el tiempo», dijo.

Y la crisis del hambre se está imponiendo. Hasta 14 millones de afganos podrían enfrentarse a la inanición ya en septiembre, según ha advertido el director ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos (PMA), David Beasley.

«Debido al covid-19, el conflicto y el deterioro económico, el número de personas que marchan al borde de la inanición se ha disparado hasta llegar a unos 13 ó 14 millones de personas», declaró Beasley a CNN el martes.

Dijo que el PMA «se está quedando sin dinero», y añadió que la agencia necesita 200 millones de dólares adicionales para continuar las operaciones en Afganistán durante el resto del año. «Si no recibimos estos fondos, entonces estás hablando de millones de personas, al igual que en Siria, que muy bien podrían empezar a migrar, huyendo del país desesperados por la comida».

El Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, defendió el martes la retirada de Afganistán. Él y otros líderes mundiales deben decidir pronto cómo cooperar estrechamente con los talibanes.

Queda por ver con qué facilidad los talibanes permitirán que la ayuda fluya por el país. Y muchos advierten que la situación podría empeorar si la comunidad internacional impone castigos financieros a los talibanes.

«Las sanciones —a menos que se diseñen con mucho cuidado— infligirán dolor a las comunidades afganas inocentes y no tendrán casi ningún impacto sobre los talibanes», advirtió Rory Stewart, exministro de Desarrollo Internacional del Reino Unido, mientras el G7 discutía sus próximos pasos.

«Parece que va a ser muy duro. La gente va a seguir trabajando con la esperanza de que les paguen, pero no muchos seguirán trabajando gratis», dijo Giustozzi. «Si no se libera el dinero, será una enorme emergencia humanitaria».

Y cuestionó la urgencia con la que los talibanes abordarán la crisis, sugiriendo que algunos dentro de la dirigencia pueden considerar que mantener al país en la pobreza es su «mejor arma», porque exacerba la amenaza de un éxodo de refugiados hacia Europa y, por lo tanto, alienta a las naciones europeas a enviar ayuda de todos modos.

«Dentro de uno o dos años, tendrán que venir a ayudarnos de todos modos», dijo Giustozzi, imitando una posible línea de pensamiento dentro de los talibanes. «Creen que pueden ignorarnos, pero no pueden».

El mundo está mirando

Cada movimiento de los talibanes en las próximas semanas será analizado en varios husos horarios, mientras los gobiernos del mundo se enfrentan a la complicada cuestión de hasta qué punto deben cooperar con el grupo.

Esto dijo el papa sobre la guerra de Afganistán 1:58

«La gente que ha estado dirigiendo la maquinaria talibán entiende que necesita obtener el reconocimiento internacional», dijo Giustozzi. «Afganistán es un país sin salida al mar, no tienen dinero, así que a corto plazo entienden que necesitan apoyo».

Hasta ahora, el mundo no se ha comprometido, y organizaciones mundiales como el Banco Mundial ya han suspendido sus operaciones en el país.

«Pero no creo que los talibanes estén tan condenados al ostracismo como hace 20 años», dijo Petrini. Los expertos han señalado que, al igual que Afganistán, el mundo ha cambiado en las dos últimas décadas, y el listón de la aceptación global puede ser ahora más bajo.

«El sistema internacional no es lo que era en la era de la cooperación en la década de 1990, (y) hay mucha más aceptación, dispuesta o no, incluso de los regímenes que impiden los derechos humanos», dijo Petrini.

«Los talibanes se apresurarán a decir: ‘¿Qué pasa con Arabia Saudita? Hacen muchos negocios con ellos», añadió Giustozzi, estableciendo comparaciones entre el historial de derechos humanos y el trato a las mujeres de ambos países.

Los líderes del G7 han debatido si reconocer al nuevo gobierno de Afganistán, mientras que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha dicho que quiere que se apliquen «duras condiciones» a los talibanes, sobre todo en el trato a las mujeres y las niñas, antes de dar legitimidad a su gobierno. Dijo que estaba abierto a aplicar también sanciones.

Ser mujer bajo el régimen talibán, según una experta 0:45

«La cuestión principal es si vamos a incluir a los talibanes en esa categoría de grupos que patrocinan el terrorismo a nivel mundial», añadió Petrini. El martes, estas preocupaciones aumentaron cuando al Qaeda elogió a los talibanes por tomar el control de Kabul, en una declaración escrita en inglés de su ala mediática As-Sahab.

Price estuvo de acuerdo en que cualquier indicación de que los talibanes estaban ayudando a los terroristas sería una línea roja global. «¿Pero alguien les tomaría la palabra? No creo que los países occidentales lo hagan», dijo. «¿Cómo se puede saber, cuando este tipo de cosas son tan borrosas?».

Mientras tanto, el trato que los talibanes dan a la oposición interna podría convertirse en otra vara de medir a nivel mundial.

Afganistán ya ha visto focos de resistencia, muchos de ellos vigilados de cerca, y algunos brutalmente sofocados, por las tropas talibanes. «Eso es una queja de tener una población joven que está conectada a Internet, que sabe lo que hay en el mundo, y que busca modelos de protesta y resistencia», dijo Petrini.

«Esas protestas son una señal de que la demografía ha cambiado y que el sistema es más complejo», añadió. «Va a haber jóvenes estudiantes y una clase media que quiere tener voz, y los talibanes van a tener que contar con eso».

 

— Con información de Hannah Ritchie, Kristina Sgueglia y Matt Egan.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver