OPINIÓN | Habla el líder de la resistencia contra los talibanes

Nota del editor: Peter Bergen es analista de seguridad nacional de CNN, vicepresidente de New America y profesor de práctica en la Universidad Estatal de Arizona. Bergen ha informado desde Afganistán desde 1993. Su nuevo libro es «El ascenso y la caída de Osama bin Laden». Las opiniones expresadas en esta columna son suyas. Ver más opinión en CNNE.

(CNN) — Muchos titulares de los últimos días han pregonado la idea de que la guerra en Afganistán ha terminado. Sí, es cierto que las tropas estadounidenses se han ido, pero la guerra civil del país, que duró décadas, continúa. De hecho, la guerra está entrando en una nueva fase en la que los talibanes controlan casi todo el país, pero la resistencia comienza a formarse.

Esa resistencia está liderada por Ahmad Massoud, de 32 años, graduado de Sandhurst, el equivalente británico de West Point, y que es hijo del legendario comandante afgano Ahmad Shah Massoud. Massoud padre jugó un papel decisivo en obligar a los soviéticos a retirarse de Afganistán en 1989 y lideró la resistencia a los talibanes la última vez que controlaron gran parte de Afganistán, antes de los ataques del 11 de septiembre.

Massoud fue asesinado en Afganistán por los asesinos enviados por Osama bin Laden dos días antes del 11 de septiembre, que fue efectivamente el telón de fondo de al Qaeda para los ataques a Nueva York y Washington que siguieron.

En una entrevista, el joven Massoud dijo que sus fuerzas están combatiendo «la intolerancia y la opresión provocada por una fuerza política sobre la mayoría de la población que no los apoya» y que Afganistán necesita un gobierno que represente a los muchos grupos étnicos de la nación.

Massoud está reuniendo fuerzas contra los talibanes en el valle de Panjshir, una región montañosa e inaccesible al norte de Kabul, donde está enterrado su padre. El lunes, los talibanes lucharon contra las fuerzas de Massoud en Panjshir; se informó que siete talibanes murieron, según Reuters.

Realizamos esta entrevista por correo electrónico, a través de un intermediario.

Bergen: ¿Por qué están resistiendo frente a los talibanes?

Massoud: Desafortunadamente, los talibanes no han cambiado y todavía buscan el dominio en todo el país. Estamos resistiendo la dominación, la intolerancia y la opresión que ejerce una fuerza política sobre la mayoría de la población que no los apoya. Los talibanes solo serán aceptados si forman un gobierno inclusivo con todos los grupos étnicos del país. Afganistán es un país formado por minorías étnicas y nadie constituye una mayoría. Es un estado multicultural en lugar de un Estado-nación. Por esta razón, no se les puede permitir gobernar el país, y si tienen esta posición, los resistiremos. Solo en un Estado descentralizado donde el poder se distribuye por igual entre los diferentes grupos étnicos y sectarios, podemos coexistir pacíficamente. Además, creemos que se deben preservar la democracia, los derechos y la libertad de todos los ciudadanos independientemente de su raza y género.

Bergen: ¿Quién está en su fuerza? ¿Cuántos hombres? ¿Qué tipo de armas?

Massoud: Nuestras fuerzas están compuestas por fuerzas de resistencia locales de Panjshir, fuerzas de resistencia locales de otras provincias y los remanentes del antiguo ejército afgano. Tenemos suficiente equipo en este momento, pero necesitaremos ayuda para mantener nuestra resistencia a largo plazo.

Bergen: Su padre mantuvo a raya nueve ofensivas soviéticas y también a los talibanes: ¿Continúa usted con su legado?

Massoud: Estamos haciendo todo lo posible para seguir el camino de mi padre y continuar con su legado. Estamos decididos a defender a nuestro pueblo y a nuestra región hasta nuestro último aliento, y así como mi padre luchó valientemente contra los agresores soviéticos y el terrorismo internacional, yo estoy resuelto a emularlo tanto como sea posible y luchar por la independencia, la libertad, la democracia y otros valores que él apreciaba.

Bergen: ¿Cuáles son las debilidades de los talibanes, militarmente?

Massoud: Los talibanes no son tan fuertes como muchos creen. La razón por la que tomaron el país fue la debilidad del Gobierno y el liderazgo de las fuerzas afganas. Desafortunadamente, el expresidente de Afganistán Ashraf Ghani purgó al ejército de generales y oficiales que sabían cómo luchar contra los talibanes y que tenían la voluntad y la motivación para luchar contra el enemigo. El liderazgo del país fue otro problema. Ashraf Ghani carecía de legitimidad y las masas se separaron de su gobierno en los últimos años. La interferencia de Ghani y su asesor de seguridad nacional Hamdullah Mohib en el proceso de toma de decisiones del ejército afgano también debilitó a las fuerzas armadas. Son dos personas que carecían de entrenamiento o experiencia militar, pero fueron ellos quienes tomaron las decisiones finales sobre los planes de guerra.

Bergen: ¿Sigues intentando negociar con los talibanes?

Massoud: Siempre estamos a favor de las negociaciones, y mi padre también intentó la negociación y la paz antes que la resistencia. Sin embargo, así como los intentos de mi padre no fueron recibidos con sinceridad y seriedad, mi diálogo con los talibanes hasta ahora no ha resultado en nada tangible. No estoy negociando para ser parte del gobierno o asegurar algunos puestos. Estoy negociando para ver si se puede lograr un acuerdo político que pueda establecer la justicia social, garantizar la igualdad, los derechos y la libertad para todos y preservar la democracia. Si los talibanes no hacen concesiones y siguen creyendo que pueden dominar el país, también resistiremos. La última vez que buscaron la dominación, se enfrentaron a cinco años de resistencia.

Bergen: Usted estudió Estudios de Guerra en el King’s College de Londres y asistió a Sandhurst. ¿Le preparó esto para luchar contra los talibanes?

Massoud: Sí, mi tiempo en Sandhurst me entrenó para pelear y planear batallas. Sin embargo, mi tiempo en King’s College aprendiendo Estudios de Guerra me enseñó cómo evitar la guerra y cómo buscar la paz lo mejor que pueda para evitar el derramamiento de sangre. Pero las negociaciones tienen sus límites y, como señala Clausewitz, la guerra es la continuación de la política, y si nos enfrentamos a la agresión nos veremos obligados a luchar y lanzar resistencias para defender nuestra tierra, nuestra gente y nuestros valores.

Talibanes

Nota del editor: Peter Bergen es analista de seguridad nacional de CNN, vicepresidente de New America y profesor de práctica en la Universidad Estatal de Arizona. Bergen ha informado desde Afganistán desde 1993. Su nuevo libro es «El ascenso y la caída de Osama bin Laden». Las opiniones expresadas en esta columna son suyas. Ver más opinión en CNNE.

(CNN) — Muchos titulares de los últimos días han pregonado la idea de que la guerra en Afganistán ha terminado. Sí, es cierto que las tropas estadounidenses se han ido, pero la guerra civil del país, que duró décadas, continúa. De hecho, la guerra está entrando en una nueva fase en la que los talibanes controlan casi todo el país, pero la resistencia comienza a formarse.

Esa resistencia está liderada por Ahmad Massoud, de 32 años, graduado de Sandhurst, el equivalente británico de West Point, y que es hijo del legendario comandante afgano Ahmad Shah Massoud. Massoud padre jugó un papel decisivo en obligar a los soviéticos a retirarse de Afganistán en 1989 y lideró la resistencia a los talibanes la última vez que controlaron gran parte de Afganistán, antes de los ataques del 11 de septiembre.

Massoud fue asesinado en Afganistán por los asesinos enviados por Osama bin Laden dos días antes del 11 de septiembre, que fue efectivamente el telón de fondo de al Qaeda para los ataques a Nueva York y Washington que siguieron.

En una entrevista, el joven Massoud dijo que sus fuerzas están combatiendo «la intolerancia y la opresión provocada por una fuerza política sobre la mayoría de la población que no los apoya» y que Afganistán necesita un gobierno que represente a los muchos grupos étnicos de la nación.

Los talibanes aún no han capturado todo Afganistán. Una provincia ha prometido resistir

Massoud está reuniendo fuerzas contra los talibanes en el valle de Panjshir, una región montañosa e inaccesible al norte de Kabul, donde está enterrado su padre. El lunes, los talibanes lucharon contra las fuerzas de Massoud en Panjshir; se informó que siete talibanes murieron, según Reuters.

Realizamos esta entrevista por correo electrónico, a través de un intermediario.

Bergen: ¿Por qué están resistiendo frente a los talibanes?

Massoud: Desafortunadamente, los talibanes no han cambiado y todavía buscan el dominio en todo el país. Estamos resistiendo la dominación, la intolerancia y la opresión que ejerce una fuerza política sobre la mayoría de la población que no los apoya. Los talibanes solo serán aceptados si forman un gobierno inclusivo con todos los grupos étnicos del país. Afganistán es un país formado por minorías étnicas y nadie constituye una mayoría. Es un estado multicultural en lugar de un Estado-nación. Por esta razón, no se les puede permitir gobernar el país, y si tienen esta posición, los resistiremos. Solo en un Estado descentralizado donde el poder se distribuye por igual entre los diferentes grupos étnicos y sectarios, podemos coexistir pacíficamente. Además, creemos que se deben preservar la democracia, los derechos y la libertad de todos los ciudadanos independientemente de su raza y género.

Bergen: ¿Quién está en su fuerza? ¿Cuántos hombres? ¿Qué tipo de armas?

Massoud: Nuestras fuerzas están compuestas por fuerzas de resistencia locales de Panjshir, fuerzas de resistencia locales de otras provincias y los remanentes del antiguo ejército afgano. Tenemos suficiente equipo en este momento, pero necesitaremos ayuda para mantener nuestra resistencia a largo plazo.

Bergen: Su padre mantuvo a raya nueve ofensivas soviéticas y también a los talibanes: ¿Continúa usted con su legado?

Massoud: Estamos haciendo todo lo posible para seguir el camino de mi padre y continuar con su legado. Estamos decididos a defender a nuestro pueblo y a nuestra región hasta nuestro último aliento, y así como mi padre luchó valientemente contra los agresores soviéticos y el terrorismo internacional, yo estoy resuelto a emularlo tanto como sea posible y luchar por la independencia, la libertad, la democracia y otros valores que él apreciaba.

Bergen: ¿Cuáles son las debilidades de los talibanes, militarmente?

Massoud: Los talibanes no son tan fuertes como muchos creen. La razón por la que tomaron el país fue la debilidad del Gobierno y el liderazgo de las fuerzas afganas. Desafortunadamente, el expresidente de Afganistán Ashraf Ghani purgó al ejército de generales y oficiales que sabían cómo luchar contra los talibanes y que tenían la voluntad y la motivación para luchar contra el enemigo. El liderazgo del país fue otro problema. Ashraf Ghani carecía de legitimidad y las masas se separaron de su gobierno en los últimos años. La interferencia de Ghani y su asesor de seguridad nacional Hamdullah Mohib en el proceso de toma de decisiones del ejército afgano también debilitó a las fuerzas armadas. Son dos personas que carecían de entrenamiento o experiencia militar, pero fueron ellos quienes tomaron las decisiones finales sobre los planes de guerra.

El elogio de los supremacistas blancos a la toma de poder de los talibanes preocupa a los funcionarios estadounidenses

Bergen: ¿Sigues intentando negociar con los talibanes?

Massoud: Siempre estamos a favor de las negociaciones, y mi padre también intentó la negociación y la paz antes que la resistencia. Sin embargo, así como los intentos de mi padre no fueron recibidos con sinceridad y seriedad, mi diálogo con los talibanes hasta ahora no ha resultado en nada tangible. No estoy negociando para ser parte del gobierno o asegurar algunos puestos. Estoy negociando para ver si se puede lograr un acuerdo político que pueda establecer la justicia social, garantizar la igualdad, los derechos y la libertad para todos y preservar la democracia. Si los talibanes no hacen concesiones y siguen creyendo que pueden dominar el país, también resistiremos. La última vez que buscaron la dominación, se enfrentaron a cinco años de resistencia.

Bergen: Usted estudió Estudios de Guerra en el King’s College de Londres y asistió a Sandhurst. ¿Le preparó esto para luchar contra los talibanes?

Massoud: Sí, mi tiempo en Sandhurst me entrenó para pelear y planear batallas. Sin embargo, mi tiempo en King’s College aprendiendo Estudios de Guerra me enseñó cómo evitar la guerra y cómo buscar la paz lo mejor que pueda para evitar el derramamiento de sangre. Pero las negociaciones tienen sus límites y, como señala Clausewitz, la guerra es la continuación de la política, y si nos enfrentamos a la agresión nos veremos obligados a luchar y lanzar resistencias para defender nuestra tierra, nuestra gente y nuestros valores.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver