ANÁLISIS | John Roberts ha perdido el control de la Corte Suprema de EE.UU.

(CNN) — La dramática acción 5-4 de la Corte Suprema que dejó en vigor la prohibición del aborto en Texas a la medianoche del miércoles establece que la Corte de Roberts ya no es la Corte de Roberts.

El presidente del Tribunal Supremo, John Roberts, estuvo en desacuerdo junto con tres jueces liberales en lo que podría considerarse el caso menos considerado pero de mayor trascendencia en años.

Desde que la jueza Amy Coney Barrett se unió a la corte en octubre pasado y perdió su puesto en el centro ideológico del tribunal, Roberts ha estado en el lado disidente en un puñado de casos cerrados. Pero la controversia del aborto en Texas posiblemente marcó su derrota más significativa hasta la fecha.

La orden de la corte, hecha pública a los medios de comunicación a las 11:58 pm ET, deja en vigor una ley que Roberts, él mismo un conservador que se ha opuesto sistemáticamente al derecho al aborto, describió como «sin precedentes». Texas prohíbe los abortos después de seis semanas, e igualmente importante para la revisión judicial, parece aislar a los funcionarios estatales de las demandas por su inconstitucionalidad. Desde la decisión Roe v. Wade de 1973, se ha impedido a los estados prohibir el aborto antes de que un feto sea viable, es decir, que pueda vivir fuera de la mujer, aproximadamente entre las semanas 22 y 24.

Nombrado en 2005 por el expresidente George W. Bush, Roberts ha advertido a lo largo de los años sobre la importancia de la confianza pública en la corte y ha tratado de evitar que el tribunal se mueva demasiado rápido contra el aborto.

Roberts ha continuado expresando una versión del mantra que ofreció durante sus audiencias de confirmación hace 16 años: que los jueces deben evitar una «sacudida» en el sistema legal estadounidense.

La orden del miércoles por la noche, emitida con apenas tres días de consideración, representó nada menos que una sacudida y un asalto al derecho constitucional de una mujer a interrumpir un embarazo en sus primeros meses.

La orden deja en vigor una prohibición del aborto que es claramente inconstitucional bajo fallos anteriores y que fue escrita para eludir la revisión judicial. Texas «esencialmente delegó la aplicación de la ley… al vulgo en general», escribió Roberts en su disensión, porque permite a los ciudadanos privados presentar casos contra cualquiera que ayude a una mujer embarazada que busca un aborto.

Hasta hace poco, el presidente del Tribunal Supremo generalmente ha mantenido un estricto control sobre la dirección de la corte. La controversia de Texas podría presagiar un nuevo dominio de los jueces de extrema derecha.

La anticipación por la dirección de la Corte Roberts reconstituida, incluyendo los derechos reproductivos, ya se estaba construyendo antes de que el conflicto de Texas emergiera en la escena nacional. Los jueces de la extrema derecha habían estado presionando para que se reconsideraran los fallos sobre el derecho al aborto, y a principios de este año el tribunal anunció que pronto revisaría una prohibición del aborto en Mississippi vinculada a las 15 semanas de embarazo. Es probable que ese caso se escuche en argumentos orales a fines de este año y se resuelva en junio de 2022.

Las opiniones de Roberts y su capacidad para producir cualquier tipo de decisión por consenso será puestas a prueba en ese caso, así como en otros casos de sesiones de 2021-2022 sobre temas que tradicionalmente dividían la corte, como el control de armas y la financiación pública de las escuelas religiosas.

Ley antiaborto de Texas va a ser anulada, según abogado 1:55

En la disputa de Texas, los tres liberales de la corte, los jueces Stephen Breyer, Sonia Sotomayor y Elena Kagan, también discreparon. Esos tres jueces han afirmado sistemáticamente el derecho al aborto, como se declaró por primera vez en la decisión Roe v. Wade de 1973 y se reforzó a través de años de precedentes.

Roberts, por otro lado, estuvo durante mucho tiempo en el lado opuesto de las batallas por los derechos reproductivos. Comenzó su carrera legal en Washington en la administración Reagan y ayudó a promover la agenda social de derecha anti-aborto.

El año pasado, cuando los jueces escucharon una disputa sobre el aborto en Louisiana, Roberts votó por primera vez a favor de revocar una regulación del aborto. Proporcionó el quinto voto crucial, en ese momento con cuatro liberales (incluida Ruth Bader Ginsburg), para invalidar una estricta ley de acreditación de Louisiana para los médicos que realizan abortos.

La ley de Louisiana era similar a una medida que la Corte Suprema derogó en Texas cuatro años antes. Roberts discrepó en ese caso de 2016, pero se sintió obligado por el precedente de la corte en la controversia de 2020.

Esta semana, Roberts ya no tuvo el quinto voto decisivo. La nueva mayoría conservadora está formada por Barrett y los jueces Neil Gorsuch y Brett Kavanaugh (los dos primeros nombrados por Trump) y los jueces Clarence Thomas y Samuel Alito.

Y Roberts no logró prevalecer en una de las controversias más desgarradoras de la nación. Los derechos al aborto provocan una mezcla de intereses religiosos, culturales y económicos, el fervor de quienes creen que la vida comienza en la concepción y la pasión de los activistas por la autonomía y la elección personal de las mujeres.

El aborto es un Tema A perenne en las campañas presidenciales y las elecciones al Congreso, y durante mucho tiempo ha sido un punto álgido de las batallas de confirmación para los nominados judiciales.

En el caso de Texas de esta semana, Roberts argumentó que era mejor bloquear la ley y preservar el status quo, mientras que los tribunales sopesaron si la legislatura de Texas actuó correctamente al proteger a los funcionarios públicos de la responsabilidad de la ley, esencialmente dejándola en manos de ciudadanos privados. Dijo que los argumentos difíciles merecían una exposición informativa completa y argumentos orales.

Pobres serían más perjudicadas con restricción al aborto 2:07

Pero el inteligente, táctico y usualmente ganador presidente del Tribunal Supremo no logró persuadir ni siquiera a un miembro de la extrema derecha para que se uniera a él en esos argumentos.

La mayoría conservadora dijo que las clínicas de salud que impugnaban la ley no habían demostrado suficientemente que se verían perjudicadas por la nueva ley que entraba en vigencia.

«Para llegar a esta conclusión», escribió la mayoría, «hacemos hincapié en que no pretendemos resolver definitivamente ningún reclamo jurisdiccional o sustantivo en la demanda de los solicitantes. En particular, esta orden no se basa en ninguna conclusión sobre la constitucionalidad de la ley Texas.»

Corte Suprema

(CNN) — La dramática acción 5-4 de la Corte Suprema que dejó en vigor la prohibición del aborto en Texas a la medianoche del miércoles establece que la Corte de Roberts ya no es la Corte de Roberts.

El presidente del Tribunal Supremo, John Roberts, estuvo en desacuerdo junto con tres jueces liberales en lo que podría considerarse el caso menos considerado pero de mayor trascendencia en años.

Desde que la jueza Amy Coney Barrett se unió a la corte en octubre pasado y perdió su puesto en el centro ideológico del tribunal, Roberts ha estado en el lado disidente en un puñado de casos cerrados. Pero la controversia del aborto en Texas posiblemente marcó su derrota más significativa hasta la fecha.

La orden de la corte, hecha pública a los medios de comunicación a las 11:58 pm ET, deja en vigor una ley que Roberts, él mismo un conservador que se ha opuesto sistemáticamente al derecho al aborto, describió como «sin precedentes». Texas prohíbe los abortos después de seis semanas, e igualmente importante para la revisión judicial, parece aislar a los funcionarios estatales de las demandas por su inconstitucionalidad. Desde la decisión Roe v. Wade de 1973, se ha impedido a los estados prohibir el aborto antes de que un feto sea viable, es decir, que pueda vivir fuera de la mujer, aproximadamente entre las semanas 22 y 24.

OPINÓN | La repulsiva ley de aborto de Texas es hipocresía pura de los republicanos

Nombrado en 2005 por el expresidente George W. Bush, Roberts ha advertido a lo largo de los años sobre la importancia de la confianza pública en la corte y ha tratado de evitar que el tribunal se mueva demasiado rápido contra el aborto.

Roberts ha continuado expresando una versión del mantra que ofreció durante sus audiencias de confirmación hace 16 años: que los jueces deben evitar una «sacudida» en el sistema legal estadounidense.

La orden del miércoles por la noche, emitida con apenas tres días de consideración, representó nada menos que una sacudida y un asalto al derecho constitucional de una mujer a interrumpir un embarazo en sus primeros meses.

La orden deja en vigor una prohibición del aborto que es claramente inconstitucional bajo fallos anteriores y que fue escrita para eludir la revisión judicial. Texas «esencialmente delegó la aplicación de la ley… al vulgo en general», escribió Roberts en su disensión, porque permite a los ciudadanos privados presentar casos contra cualquiera que ayude a una mujer embarazada que busca un aborto.

Hasta hace poco, el presidente del Tribunal Supremo generalmente ha mantenido un estricto control sobre la dirección de la corte. La controversia de Texas podría presagiar un nuevo dominio de los jueces de extrema derecha.

Biden lanza esfuerzo federal para responder a la ley de Texas contra el aborto ante la presión por la defensa de los derechos constitucionales

La anticipación por la dirección de la Corte Roberts reconstituida, incluyendo los derechos reproductivos, ya se estaba construyendo antes de que el conflicto de Texas emergiera en la escena nacional. Los jueces de la extrema derecha habían estado presionando para que se reconsideraran los fallos sobre el derecho al aborto, y a principios de este año el tribunal anunció que pronto revisaría una prohibición del aborto en Mississippi vinculada a las 15 semanas de embarazo. Es probable que ese caso se escuche en argumentos orales a fines de este año y se resuelva en junio de 2022.

Las opiniones de Roberts y su capacidad para producir cualquier tipo de decisión por consenso será puestas a prueba en ese caso, así como en otros casos de sesiones de 2021-2022 sobre temas que tradicionalmente dividían la corte, como el control de armas y la financiación pública de las escuelas religiosas.

Ya no es el quinto voto sobre el aborto

En la disputa de Texas, los tres liberales de la corte, los jueces Stephen Breyer, Sonia Sotomayor y Elena Kagan, también discreparon. Esos tres jueces han afirmado sistemáticamente el derecho al aborto, como se declaró por primera vez en la decisión Roe v. Wade de 1973 y se reforzó a través de años de precedentes.

Roberts, por otro lado, estuvo durante mucho tiempo en el lado opuesto de las batallas por los derechos reproductivos. Comenzó su carrera legal en Washington en la administración Reagan y ayudó a promover la agenda social de derecha anti-aborto.

El año pasado, cuando los jueces escucharon una disputa sobre el aborto en Louisiana, Roberts votó por primera vez a favor de revocar una regulación del aborto. Proporcionó el quinto voto crucial, en ese momento con cuatro liberales (incluida Ruth Bader Ginsburg), para invalidar una estricta ley de acreditación de Louisiana para los médicos que realizan abortos.

La ley de Louisiana era similar a una medida que la Corte Suprema derogó en Texas cuatro años antes. Roberts discrepó en ese caso de 2016, pero se sintió obligado por el precedente de la corte en la controversia de 2020.

Esta semana, Roberts ya no tuvo el quinto voto decisivo. La nueva mayoría conservadora está formada por Barrett y los jueces Neil Gorsuch y Brett Kavanaugh (los dos primeros nombrados por Trump) y los jueces Clarence Thomas y Samuel Alito.

Biden tacha de «extrema» la prohibición del aborto después de las 6 semanas en Texas y dice que viola un derecho constitucional

Y Roberts no logró prevalecer en una de las controversias más desgarradoras de la nación. Los derechos al aborto provocan una mezcla de intereses religiosos, culturales y económicos, el fervor de quienes creen que la vida comienza en la concepción y la pasión de los activistas por la autonomía y la elección personal de las mujeres.

El aborto es un Tema A perenne en las campañas presidenciales y las elecciones al Congreso, y durante mucho tiempo ha sido un punto álgido de las batallas de confirmación para los nominados judiciales.

En el caso de Texas de esta semana, Roberts argumentó que era mejor bloquear la ley y preservar el status quo, mientras que los tribunales sopesaron si la legislatura de Texas actuó correctamente al proteger a los funcionarios públicos de la responsabilidad de la ley, esencialmente dejándola en manos de ciudadanos privados. Dijo que los argumentos difíciles merecían una exposición informativa completa y argumentos orales.

Pobres serían más perjudicadas con restricción al aborto 2:07

Pero el inteligente, táctico y usualmente ganador presidente del Tribunal Supremo no logró persuadir ni siquiera a un miembro de la extrema derecha para que se uniera a él en esos argumentos.

La mayoría conservadora dijo que las clínicas de salud que impugnaban la ley no habían demostrado suficientemente que se verían perjudicadas por la nueva ley que entraba en vigencia.

«Para llegar a esta conclusión», escribió la mayoría, «hacemos hincapié en que no pretendemos resolver definitivamente ningún reclamo jurisdiccional o sustantivo en la demanda de los solicitantes. En particular, esta orden no se basa en ninguna conclusión sobre la constitucionalidad de la ley Texas.»

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver