ANÁLISIS | Las cifras de esta encuesta harán que los demócratas entren en pánico

(CNN) — El indicador más importante para ambos partidos sobre cómo serán las elecciones de mitad de período de 2022 es qué piensa la gente del presidente Joe Biden.

Lo cual, uf, si eres un candidato demócrata que busca intentar ganar una carrera en un distrito o estado indeciso, espera a noviembre.

Las últimas malas noticias en ese frente llegaron este jueves en una nueva encuesta de NPR / PBS NewsHour / Marist. La aprobación de Biden en la encuesta se deslizó hasta el 43%, una caída de 6 puntos en un solo mes. Su desaprobación, como era de esperar, se disparó 7 puntos hasta alcanzar el 51%.

Esas cifras para Biden  –y para los demócratas – son malas. Obviamente. Pero hay otro número enterrado en esa pregunta que debería preocuparlos aún más.

Y es esto: el 41% de las personas dijeron que desaprueban fuertemente el trabajo que está haciendo Biden, mientras que solo el 19% aprueba fuertemente cómo está manejando su trabajo como presidente.

Lo que sugiere ese número es que existe una gran brecha de pasión entre las bases de los dos partidos. Entre los demócratas como Biden, algunos incluso lo aman. Pero los republicanos lo ODIAN, con un 82% diciendo que desaprueban fuertemente cómo está haciendo el trabajo.

Ese tipo de disparidad de energía entre las bases de los dos partidos es, si la historia sirve de guía, una receta para el desastre para los candidatos demócratas al Congreso.

Esto, de Jeffrey Jones de Gallup, es ilustrativo sobre ese punto:

«En la historia de las encuestas de Gallup, los presidentes con índices de aprobación de su trabajo por debajo del 50% han visto a su partido perder 37 escaños en la Cámara, en promedio, en las elecciones de mitad de período. Eso se compara con una pérdida promedio de 14 escaños cuando los presidentes tenían índices de aprobación superiores al 50%».

La historia reciente afirma esa tendencia. Con sus índices de aprobación alrededor del 40% (en el mejor de los casos), el Partido Republicano del entonces presidente Donald Trump recibió una paliza en las elecciones intermedias de 2018. Los republicanos perdieron 40 escaños en la Cámara, y su mayoría.

El punto: La mejor noticia para Biden y su partido es que es septiembre de 2021, no septiembre de 2022. Si las cifras de aprobación de su trabajo dentro de un año están cerca de donde están hoy, los demócratas probablemente enfrentarán una ola que viene a estrellarse contra ellos el día de las elecciones.

Demócratas

(CNN) — El indicador más importante para ambos partidos sobre cómo serán las elecciones de mitad de período de 2022 es qué piensa la gente del presidente Joe Biden.

Lo cual, uf, si eres un candidato demócrata que busca intentar ganar una carrera en un distrito o estado indeciso, espera a noviembre.

Las últimas malas noticias en ese frente llegaron este jueves en una nueva encuesta de NPR / PBS NewsHour / Marist. La aprobación de Biden en la encuesta se deslizó hasta el 43%, una caída de 6 puntos en un solo mes. Su desaprobación, como era de esperar, se disparó 7 puntos hasta alcanzar el 51%.

Esas cifras para Biden  –y para los demócratas – son malas. Obviamente. Pero hay otro número enterrado en esa pregunta que debería preocuparlos aún más.

Y es esto: el 41% de las personas dijeron que desaprueban fuertemente el trabajo que está haciendo Biden, mientras que solo el 19% aprueba fuertemente cómo está manejando su trabajo como presidente.

ANÁLISIS | Biden recurre a la construcción de la nación en casa, pero las amenazas políticas que dejó en Afganistán podrían volver a perseguirlo

Lo que sugiere ese número es que existe una gran brecha de pasión entre las bases de los dos partidos. Entre los demócratas como Biden, algunos incluso lo aman. Pero los republicanos lo ODIAN, con un 82% diciendo que desaprueban fuertemente cómo está haciendo el trabajo.

Ese tipo de disparidad de energía entre las bases de los dos partidos es, si la historia sirve de guía, una receta para el desastre para los candidatos demócratas al Congreso.

Esto, de Jeffrey Jones de Gallup, es ilustrativo sobre ese punto:

«En la historia de las encuestas de Gallup, los presidentes con índices de aprobación de su trabajo por debajo del 50% han visto a su partido perder 37 escaños en la Cámara, en promedio, en las elecciones de mitad de período. Eso se compara con una pérdida promedio de 14 escaños cuando los presidentes tenían índices de aprobación superiores al 50%».

OPINÓN | La repulsiva ley de aborto de Texas es hipocresía pura de los republicanos

La historia reciente afirma esa tendencia. Con sus índices de aprobación alrededor del 40% (en el mejor de los casos), el Partido Republicano del entonces presidente Donald Trump recibió una paliza en las elecciones intermedias de 2018. Los republicanos perdieron 40 escaños en la Cámara, y su mayoría.

El punto: La mejor noticia para Biden y su partido es que es septiembre de 2021, no septiembre de 2022. Si las cifras de aprobación de su trabajo dentro de un año están cerca de donde están hoy, los demócratas probablemente enfrentarán una ola que viene a estrellarse contra ellos el día de las elecciones.

Feedzy