Es la misma pandemia, pero ahora es drásticamente diferente para los niños

(CNN) — Los niños regresan al aula para otro año escolar pandémico, pero esta vez con la variante delta, más contagiosa, que enferma a más personas. Sobrellevar la escuela de forma segura será más complicado que nunca.

«Todo el mundo sigue reflexionando sobre el año pasado y diciendo: ‘Oh, lo sobrellevamos en la escuela el año pasado, así que lo podremos sobrellevarlo este año’, pero este año es drásticamente diferente», dijo el Dr. Aaron Milstone, pediatra especialista en Enfermedades Infecciosas del Johns Hopkins Children’s Center, mientras participaba en el evento del primer día de clases de su propio hijo.

Entre la variante delta y más personas que van a restaurantes, bodas y eventos grandes sin mascarillas que por esta misma época, el año pasado, dijo, los niños enfrentan un mayor riesgo de enfermarse.

«Mucha gente no envió a sus hijos a la escuela el año pasado», dijo Milstone. «Este año, hay mucha más actividad y mucha más densidad de personas que se reúnen, y muchas de esas personas no están vacunadas y son susceptibles a un virus que se está propagando rápidamente a través de esa población».

Las mascarillas y una mejor ventilación en el aula pueden ayudar a proteger a los niños, pero para reducir aún más el riesgo, los adultos tendrán que dar un paso adelante, dicen los expertos. Más personas necesitan vacunarse y más adultos necesitan reducir su exposición al virus.

A medida que el covid-19 aumentó recientemente en la población, los casos y las hospitalizaciones entre los niños «aumentaron exponencialmente». Están en su número más alto desde el invierno, dijo el martes la Academia Estadounidense de Pediatría.

Después de una pausa en los casos, a principios de este verano, el Centro Infantil Johns Hopkins comenzó nuevamente sus reuniones de planificación de aumento, dijo Milstone. Al hospital le preocupa que quedarse sin espacio en la unidad de cuidados intensivos, y su hospital no es el único.

Los hospitales esperan no solo más pacientes con covid-19, sino también un aumento en los casos de gripe y pacientes con otras enfermedades respiratorias. Ya están tratando a una ola temprana de pacientes con virus respiratorio sincitial (VSR), después de que todas estas enfermedades estuvieron en gran parte ausentes el año pasado cuando más personas se quedaban en casa.

La pandemia y el surgimiento de otros virus respiratorios ya han traído una «tensión sin precedentes» a los 220 hospitales de niños representados por la Asociación de Hospitales Pediátricos, escribió el CEO, Mark Wietecha, al presidente Joe Biden, el jueves pasado, en una carta pidiendo ayuda.

«Puede que no haya suficiente capacidad de camas o personal experto para cuidar a los niños y las familias necesitadas», decía la carta.

Los niños vuelven a las aulas y esto recomiendan los CDC 0:46

La variante delta no ayuda, pero no es la única razón por la que más niños están enfermos

Si bien el aumento en la variante delta coincide con un aumento en los casos entre los niños, no se dirige selectivamente ni los afecta de manera desproporcionada, dijo Xiaoyan Song, directora de Control de Infecciones y Epidemiología en el Children’s National Hospital, en Washington.

«Es muy contagioso», dijo Song. Pero el aumento de casos no es solo entre los niños.

«El aumento en el número de niños se puede atribuir al aumento en el número de adultos», dijo Song.

Hablando en una sesión informativa de covid-19 en la Casa Blanca, el jueves, la directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés), la Dra. Rochelle Walensky, dijo que una nueva investigación –que se publicará este viernes– muestra que los casos en niños y adolescentes, de 17 años o menos, aumentaron casi diez veces desde finales de junio hasta mediados de agosto.

Pero, los niños no parecen tener una enfermedad más grave.

«Aunque estamos viendo más casos en niños y más casos en general, estos estudios demostraron que no hubo un aumento en la gravedad de la enfermedad en los niños», dijo. «En cambio, más niños tienen covid-19 porque hay más enfermedades en la comunidad».

Dado que los síntomas pueden tardar unos días en desarrollarse, dijo Song, es difícil diferenciar claramente cuando los niños contraen covid-19 en la escuela o si están expuestos en reuniones familiares y actividades sociales.

En Inglaterra, cuando la variante delta se convirtió en la cepa más prevalente en el Reino Unido, los investigadores observaron el número de infecciones en las escuelas y encontraron que no había más de las que había con el virus original, según un estudio publicado en agosto.

Los adultos deben mejorar

Debido a que los niños menores de 12 años aún no pueden recibir la protección de una vacuna, y probablemente no lo harán hasta el otoño o el invierno, como muy pronto, Walensky dijo que más adultos necesitan vacunarse.

Walensky citó dos estudios que se publicarán este viernes que muestran que vacunar a la mayor cantidad posible de personas en la comunidad protege a los niños, incluso a aquellos que son demasiado pequeños para recibir la vacuna.

«Una cosa está clara: los casos, las visitas a la sala de emergencias y las hospitalizaciones son mucho más bajos entre los niños de las comunidades con tasas de vacunación más altas. La vacunación funciona», dijo Walensky.

Es simple. Si hay menos virus en circulación, menos niños se enfermarán.

«La gente realmente necesita reflexionar sobre su propio comportamiento», dijo Milstone.

Si bien hay tantos casos, incluso los vacunados deberían dejar de interactuar con tantas personas sin mascarillas en el interior.

«Seguimos viendo padres vacunados que se contagian de covid y lo llevan a casa con su familia», dijo Milstone. «La vacuna está funcionando. Te mantiene fuera del hospital y con vida, pero en este momento no evita perfectamente que contraigas ningún tipo de enfermedad leve y eso significa que puedes contagiarla».

A medida que han estallado peleas y protestas apasionadas en las reuniones en las juntas escolares, algunos padres han argumentado que las personas deberían poder elegir cómo proteger a sus hijos.

Milstone responde con esto: La gente necesita recordar que la elección personal no es completamente personal.

«Es como el límite de velocidad. Te protege, pero también protege a otras personas», dijo Milstone. «Estos comportamientos no se tratan solo de protegerte. Se trata de proteger a todos».

Lo que pueden hacer los padres para mantener seguros a sus hijos

Song sugiere que una de las formas más fáciles en que los padres pueden ayudar a mantener las infecciones fuera de la escuela es hablar con sus hijos todos los días para ver cómo se sienten y mantenerlos en casa si están enfermos.

«El punto es asegurarnos de hacer esto antes de que suban al autobús escolar», dijo Song. «Si todos los padres hacen su debida diligencia y el niño se ve muy bien y todo es normal, antes de que se despidan de los niños en el autobús escolar o antes de que los dejen, tendremos una transmisión muy, muy, mínima en el colegio.»

Cuando los niños van a la escuela, deben usar mascarillas en el interior, mantener la distancia física de los demás y lavarse las manos con regularidad. Las escuelas necesitan una buena ventilación y mantener las superficies limpias. Los maestros y el personal deben estar vacunados y también usar tapabocas.

«Esos son factores clave. No solo es útil, útil para nuestra escuela reducir el covid-19, sino que también ayudará a mantener drásticamente a los niños sanos y felices, y evitar que contraigan otros tipos de virus», dijo Song dijo.

Song dijo que Children’s National ya está monitoreando al menos 13 tipos diferentes de virus respiratorios en circulación.

Los padres también pueden querer limitar o modificar algunas actividades, dijo Milstone.

Las citas para jugar adentro mientras se usa una mascarilla pueden estar bien, pero las actividades al aire libre son mejores. Las fiestas de pijamas no son buenas, pero acampar al aire libre puede ser mejor. Cantar en el coro o hacer teatro con una mascarilla o con distancia física puede ser seguro. Los deportes al aire libre también deberían estar bien, pero en interiores es un poco más complicado.

Milstone dijo que el equipo de baloncesto y los equipos de voleibol de su hijo pudieron jugar el año pasado sin ningún problema, «pero con esta variante, no estamos muy seguros de si va a ser igual», dijo.

«Con suerte, tendremos una vacuna a tiempo para el invierno», dijo Milstone.

«Hay cosas que sabemos que ponen a los niños en mayor riesgo, por lo que es una especie de acto de equilibrio y reducción de las actividades de alto riesgo», agregó Milstone. «Esto es totalmente prevenible, si ponemos las cosas adecuadas para proteger a los niños».

Maggie Fox, de CNN, contribuyó a este informe.

Covid-19

(CNN) — Los niños regresan al aula para otro año escolar pandémico, pero esta vez con la variante delta, más contagiosa, que enferma a más personas. Sobrellevar la escuela de forma segura será más complicado que nunca.

«Todo el mundo sigue reflexionando sobre el año pasado y diciendo: ‘Oh, lo sobrellevamos en la escuela el año pasado, así que lo podremos sobrellevarlo este año’, pero este año es drásticamente diferente», dijo el Dr. Aaron Milstone, pediatra especialista en Enfermedades Infecciosas del Johns Hopkins Children’s Center, mientras participaba en el evento del primer día de clases de su propio hijo.

Entre la variante delta y más personas que van a restaurantes, bodas y eventos grandes sin mascarillas que por esta misma época, el año pasado, dijo, los niños enfrentan un mayor riesgo de enfermarse.

«Mucha gente no envió a sus hijos a la escuela el año pasado», dijo Milstone. «Este año, hay mucha más actividad y mucha más densidad de personas que se reúnen, y muchas de esas personas no están vacunadas y son susceptibles a un virus que se está propagando rápidamente a través de esa población».

Las mascarillas y una mejor ventilación en el aula pueden ayudar a proteger a los niños, pero para reducir aún más el riesgo, los adultos tendrán que dar un paso adelante, dicen los expertos. Más personas necesitan vacunarse y más adultos necesitan reducir su exposición al virus.

A medida que el covid-19 aumentó recientemente en la población, los casos y las hospitalizaciones entre los niños «aumentaron exponencialmente». Están en su número más alto desde el invierno, dijo el martes la Academia Estadounidense de Pediatría.

Después de una pausa en los casos, a principios de este verano, el Centro Infantil Johns Hopkins comenzó nuevamente sus reuniones de planificación de aumento, dijo Milstone. Al hospital le preocupa que quedarse sin espacio en la unidad de cuidados intensivos, y su hospital no es el único.

Cuando la escuela no es segura: «Sientes que estás mandando a tu hijo a la boca del lobo»

Los hospitales esperan no solo más pacientes con covid-19, sino también un aumento en los casos de gripe y pacientes con otras enfermedades respiratorias. Ya están tratando a una ola temprana de pacientes con virus respiratorio sincitial (VSR), después de que todas estas enfermedades estuvieron en gran parte ausentes el año pasado cuando más personas se quedaban en casa.

La pandemia y el surgimiento de otros virus respiratorios ya han traído una «tensión sin precedentes» a los 220 hospitales de niños representados por la Asociación de Hospitales Pediátricos, escribió el CEO, Mark Wietecha, al presidente Joe Biden, el jueves pasado, en una carta pidiendo ayuda.

«Puede que no haya suficiente capacidad de camas o personal experto para cuidar a los niños y las familias necesitadas», decía la carta.

Los niños vuelven a las aulas y esto recomiendan los CDC 0:46La variante delta no ayuda, pero no es la única razón por la que más niños están enfermos

Si bien el aumento en la variante delta coincide con un aumento en los casos entre los niños, no se dirige selectivamente ni los afecta de manera desproporcionada, dijo Xiaoyan Song, directora de Control de Infecciones y Epidemiología en el Children’s National Hospital, en Washington.

«Es muy contagioso», dijo Song. Pero el aumento de casos no es solo entre los niños.

«El aumento en el número de niños se puede atribuir al aumento en el número de adultos», dijo Song.

Hablando en una sesión informativa de covid-19 en la Casa Blanca, el jueves, la directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés), la Dra. Rochelle Walensky, dijo que una nueva investigación –que se publicará este viernes– muestra que los casos en niños y adolescentes, de 17 años o menos, aumentaron casi diez veces desde finales de junio hasta mediados de agosto.

Pero, los niños no parecen tener una enfermedad más grave.

«Aunque estamos viendo más casos en niños y más casos en general, estos estudios demostraron que no hubo un aumento en la gravedad de la enfermedad en los niños», dijo. «En cambio, más niños tienen covid-19 porque hay más enfermedades en la comunidad».

Dado que los síntomas pueden tardar unos días en desarrollarse, dijo Song, es difícil diferenciar claramente cuando los niños contraen covid-19 en la escuela o si están expuestos en reuniones familiares y actividades sociales.

En Inglaterra, cuando la variante delta se convirtió en la cepa más prevalente en el Reino Unido, los investigadores observaron el número de infecciones en las escuelas y encontraron que no había más de las que había con el virus original, según un estudio publicado en agosto.

Por qué una vacuna contra el covid-19 para los niños más pequeños ha tardado más que la vacuna para los adultos Los adultos deben mejorar

Debido a que los niños menores de 12 años aún no pueden recibir la protección de una vacuna, y probablemente no lo harán hasta el otoño o el invierno, como muy pronto, Walensky dijo que más adultos necesitan vacunarse.

Walensky citó dos estudios que se publicarán este viernes que muestran que vacunar a la mayor cantidad posible de personas en la comunidad protege a los niños, incluso a aquellos que son demasiado pequeños para recibir la vacuna.

«Una cosa está clara: los casos, las visitas a la sala de emergencias y las hospitalizaciones son mucho más bajos entre los niños de las comunidades con tasas de vacunación más altas. La vacunación funciona», dijo Walensky.

Es simple. Si hay menos virus en circulación, menos niños se enfermarán.

«La gente realmente necesita reflexionar sobre su propio comportamiento», dijo Milstone.

Si bien hay tantos casos, incluso los vacunados deberían dejar de interactuar con tantas personas sin mascarillas en el interior.

«Seguimos viendo padres vacunados que se contagian de covid y lo llevan a casa con su familia», dijo Milstone. «La vacuna está funcionando. Te mantiene fuera del hospital y con vida, pero en este momento no evita perfectamente que contraigas ningún tipo de enfermedad leve y eso significa que puedes contagiarla».

A medida que han estallado peleas y protestas apasionadas en las reuniones en las juntas escolares, algunos padres han argumentado que las personas deberían poder elegir cómo proteger a sus hijos.

Milstone responde con esto: La gente necesita recordar que la elección personal no es completamente personal.

«Es como el límite de velocidad. Te protege, pero también protege a otras personas», dijo Milstone. «Estos comportamientos no se tratan solo de protegerte. Se trata de proteger a todos».

Estar totalmente vacunado reduce a la mitad las probabilidades de padecer síntomas de covid-19 largo, según un estudio del Reino Unido Lo que pueden hacer los padres para mantener seguros a sus hijos

Song sugiere que una de las formas más fáciles en que los padres pueden ayudar a mantener las infecciones fuera de la escuela es hablar con sus hijos todos los días para ver cómo se sienten y mantenerlos en casa si están enfermos.

«El punto es asegurarnos de hacer esto antes de que suban al autobús escolar», dijo Song. «Si todos los padres hacen su debida diligencia y el niño se ve muy bien y todo es normal, antes de que se despidan de los niños en el autobús escolar o antes de que los dejen, tendremos una transmisión muy, muy, mínima en el colegio.»

Cuando los niños van a la escuela, deben usar mascarillas en el interior, mantener la distancia física de los demás y lavarse las manos con regularidad. Las escuelas necesitan una buena ventilación y mantener las superficies limpias. Los maestros y el personal deben estar vacunados y también usar tapabocas.

El Departamento de Educación investiga a estados por posibles violaciones a los derechos civiles por prohibir órdenes de uso de mascarillas

«Esos son factores clave. No solo es útil, útil para nuestra escuela reducir el covid-19, sino que también ayudará a mantener drásticamente a los niños sanos y felices, y evitar que contraigan otros tipos de virus», dijo Song dijo.

Song dijo que Children’s National ya está monitoreando al menos 13 tipos diferentes de virus respiratorios en circulación.

Los padres también pueden querer limitar o modificar algunas actividades, dijo Milstone.

Las citas para jugar adentro mientras se usa una mascarilla pueden estar bien, pero las actividades al aire libre son mejores. Las fiestas de pijamas no son buenas, pero acampar al aire libre puede ser mejor. Cantar en el coro o hacer teatro con una mascarilla o con distancia física puede ser seguro. Los deportes al aire libre también deberían estar bien, pero en interiores es un poco más complicado.

Milstone dijo que el equipo de baloncesto y los equipos de voleibol de su hijo pudieron jugar el año pasado sin ningún problema, «pero con esta variante, no estamos muy seguros de si va a ser igual», dijo.

Así está la situación de covid-19 en EE.UU. a solo 4 meses de que finalice 2021

«Con suerte, tendremos una vacuna a tiempo para el invierno», dijo Milstone.

«Hay cosas que sabemos que ponen a los niños en mayor riesgo, por lo que es una especie de acto de equilibrio y reducción de las actividades de alto riesgo», agregó Milstone. «Esto es totalmente prevenible, si ponemos las cosas adecuadas para proteger a los niños».

Maggie Fox, de CNN, contribuyó a este informe.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver