Huracanes, incendios forestales y sequías: EE.UU. lucha contra desastres climáticos en varios frentes

(CNN) — Huracanes, incendios forestales, inundaciones, olas de calor y sequías han causado estragos en gran parte de Estados Unidos y pintan el cuadro de una nación en peligro. Región por región, el país se enfrenta a graves desastres.

La costa del Golfo recoge los escombros de las catastróficas secuelas del huracán Ida, el incendio Caldor ha quemado casi 81.000 hectáreas en California y causó evacuaciones obligatorias para decenas de miles de personas en el popular destino turístico de South Lake Tahoe y otras áreas cercanas.

Mientras tanto, Tennessee también se enfrenta a los restos del huracán Ida a medida que aumenta la ansiedad de los residentes que aún se recuperan de las mortíferas inundaciones de la semana pasada. Al mismo tiempo, para aquellos que se quedaron para resistir la tormenta en Louisiana, muchos experimentarán temperaturas abrasadoras que podrían ser potencialmente peligrosas sin aire acondicionado debido a líneas eléctricas caídas y árboles arrancados de raíz que podrían proporcionar sombra.

Y junto con el aviso de calor agravado del sur, el occidente del país también se enfrenta a una sequía implacable que ha provocado escasez de agua en vastas franjas de la región. A lo largo de todos estos desastres, la pandemia de covid-19 persiste.

Esta es la situación climática en el país.

Huracán Ida destruye comercios y restaurantes en Louisiana 2:40

Los incendios forestales y la sequía no dan tregua

Los bomberos, que luchan contra una devastadora temporada de incendios forestales en California, están exhaustos mientras enfrentan el enorme incendio Caldor que ha amenazado a una ciudad turística popular durante días, y existe la probabilidad de más incendios en las próximas semanas.

«Los bomberos se están cansando, se están agotando», dijo a CNN el portavoz de Cal Fire, Dave Lauchner.

La severa sequía que asfixia partes del oeste americano no solo está ocasiona escasez de agua y en la producción de alimentos, sino que también crea el ambiente ideal para que más incendios forestales se desaten rápidamente, dicen científicos y expertos en clima.

La temporada de incendios de California este año ha sido implacable, incinerando más de tres veces la tierra quemada en el estado durante el mismo período de tiempo el año pasado, dijeron las autoridades.

Hasta el jueves, más de 15.000 bomberos estaban en la primera línea de los 16 grandes incendios forestales activos de California, dijo Cal Fire. Y más de 800.000 hectáreas se han quemado en todo el estado.

«Hemos luchado contra incendios durante meses. Hemos tenido el incendio Dixie, que quemó más de 323.755 hectáreas, y luego este incendio, que ha estado ardiendo durante casi tres semanas», dijo Lauchner de Cal Fire, refiriéndose al incendio Caldor.

No hay duda de que el cambio climático ha convertido a los incendios forestales más mortíferos y destructivos en la nueva normalidad. Con aproximadamente el 90% de la región occidental actualmente en alguna forma de sequía, más de la mitad sufre situaciones extremas o excepcionales, las categorías más graves, según el Monitor de sequía de EE.UU.

Mira imágenes comparativas de la sequía en el lago Mead 0:51

Ida causó graves inundaciones

La tormenta Ida, de categoría 4, desató inundaciones mortales el miércoles desde Virginia hasta Nueva Inglaterra, pero especialmente desde el área metropolitana de Filadelfia hasta Nueva Jersey y el sur de Nueva York. Eso se produjo después de que Ida devastó partes de la costa del Golfo como un gran huracán el domingo.

Al menos 48 personas han muerto a causa de la tormenta tropical. Al menos 25 de estas personas murieron en Nueva Jersey y 16 solo en el estado de Nueva York. El presidente de EE.UU. Joe Biden aprobó una declaración de emergencia para esos dos estados, dijo la Casa Blanca el jueves por la noche.

También se atribuyeron cuatro muertes a la tormenta en Pensilvania, y una en Maryland, Connecticut y Virginia.

Este viernes por la mañana, alrededor de 4,5 millones de personas en el noreste permanecían bajo advertencias de inundaciones, principalmente en el noreste de Nueva Jersey, ya que el agua de lluvia fluye hacia arroyos, arroyos y ríos más grandes. Se pronostica que algunos ríos en el noreste permanecerán por encima del nivel de inundación durante el fin de semana, aunque muchos ya están retrocediendo.

Continúa la alerta por inundaciones en Estados Unidos 0:48

Decenas de casas quedaron destruidas por el huracán

Al menos ocho tornados fueron confirmados en el noreste el miércoles: cuatro en Pensilvania, tres en Nueva Jersey y uno en el sureste de Massachusetts, según el Servicio Meteorológico Nacional.

En la comunidad de Mullica Hill, en el sur de Nueva Jersey, un tornado destruyó o dañó severamente 25 casas, dijo el teniente de policía David Marrow. El servicio meteorológico calificó ese tornado como un EF-3 con vientos de 241 km/h.

Los vientos derribaron cientos de árboles y miles de personas quedaron sin electricidad, indicó Marrow.

Inundaciones en Nueva York

El peligro de las inundaciones era evidente en la ciudad de Nueva York, donde el departamento de policía realizó 69 rescates acuáticos y 166 rescates no acuáticos, dijo el jefe de policía Rodney Harrison.

Más de 800 pasajeros del metro fueron evacuados, informó Harrison el jueves. Y otros 500 neoyorquinos fueron rescatados de carreteras, edificios y estaciones de metro inundados, dijo el Departamento de Manejo de Emergencias de la ciudad de Nueva York.

En el caos, la conductora de autobús de Nueva York Rosa Amonte se convirtió en una sensación viral de la noche a la mañana después de que llevó a los pasajeros a un lugar seguro, incluso cuando el autobús se llenó de agua de 0,9 a 1,2 metros.

«La gente literalmente se para en su asiento para asegurarse de no ahogarse dentro de un autobús», dijo Hochul. «Se quedó allí, condujo, durante la noche e hizo lo necesario para llevar a la gente a salvo».

Emergencia por inundaciones en Nueva York 4:26

Cambio climático

A medida que la crisis climática se acelera, los expertos dicen que estos eventos climáticos extremos no solo se volverán más severos y frecuentes, sino que los esfuerzos de respuesta de emergencia y recuperación también serán más desafiantes. James Elliott, profesor de sociología en la Universidad de Rice, dijo que los sistemas deben mejorar rápidamente para abordar los problemas actuales y a largo plazo.

«Si nos fijamos en los desastres en todo el país durante las últimas décadas, casi siempre suceden cosas simultáneamente, pero lo que ha cambiado es la intensidad del impacto, en parte debido al cambio climático, pero también debido a un mayor desarrollo en el camino del daño», le contó Elliott a CNN. «Así que la forma de mejorar es pensar en soluciones a largo plazo para estos problemas a largo plazo».

Con los recursos de emergencia reducidos, Samantha Montano, profesora asistente de manejo de emergencias en la Academia Marítima de Massachusetts, dijo que el proceso de recuperación tiende a sentirse como un «segundo desastre» para los residentes que buscan ayuda.

«Cuando llega a una situación como la que nos encontramos actualmente, en la que todos los estados se enfrentan a la respuesta a la pandemia y luego agregan estos otros desastres más graves a lo largo de la costa del Golfo, en el oeste e incluso en el medio oeste, comienza una fatiga que se instala o comienza a ejercer presión sobre el sistema», le dijo a CNN.

Montano, quien estaba en el terreno haciendo labores de recuperación voluntaria a raíz del devastador huracán Katrina que azotó Louisiana en 2005, dijo que el gobierno federal a menudo no lidera los esfuerzos de recuperación y respuesta de emergencia durante las secuelas de eventos trágicos como el huracán María. en 2017, que dejó más de 4.600 muertos en Puerto Rico, y el mortífero Camp Fire de 2018 que arrasó con todo el pueblo de Paradise en California.

Con la intensificación de los eventos climáticos extremos y las agencias nacionales como la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) aún enfrentando deudas por catástrofes anteriores como el huracán Harvey, la acumulación de trabajo de desastre y la respuesta de mitigación necesaria se acumula y se vuelve más urgente.

(CNN) — Huracanes, incendios forestales, inundaciones, olas de calor y sequías han causado estragos en gran parte de Estados Unidos y pintan el cuadro de una nación en peligro. Región por región, el país se enfrenta a graves desastres.

La costa del Golfo recoge los escombros de las catastróficas secuelas del huracán Ida, el incendio Caldor ha quemado casi 81.000 hectáreas en California y causó evacuaciones obligatorias para decenas de miles de personas en el popular destino turístico de South Lake Tahoe y otras áreas cercanas.

Mientras tanto, Tennessee también se enfrenta a los restos del huracán Ida a medida que aumenta la ansiedad de los residentes que aún se recuperan de las mortíferas inundaciones de la semana pasada. Al mismo tiempo, para aquellos que se quedaron para resistir la tormenta en Louisiana, muchos experimentarán temperaturas abrasadoras que podrían ser potencialmente peligrosas sin aire acondicionado debido a líneas eléctricas caídas y árboles arrancados de raíz que podrían proporcionar sombra.

Y junto con el aviso de calor agravado del sur, el occidente del país también se enfrenta a una sequía implacable que ha provocado escasez de agua en vastas franjas de la región. A lo largo de todos estos desastres, la pandemia de covid-19 persiste.

Esta es la situación climática en el país.

El cambio climático está haciendo que los huracanes sean más fuertes, más lentos y más húmedos; Ida fue un ejemplo de esto Huracán Ida destruye comercios y restaurantes en Louisiana 2:40Los incendios forestales y la sequía no dan tregua

Los bomberos, que luchan contra una devastadora temporada de incendios forestales en California, están exhaustos mientras enfrentan el enorme incendio Caldor que ha amenazado a una ciudad turística popular durante días, y existe la probabilidad de más incendios en las próximas semanas.

«Los bomberos se están cansando, se están agotando», dijo a CNN el portavoz de Cal Fire, Dave Lauchner.

La severa sequía que asfixia partes del oeste americano no solo está ocasiona escasez de agua y en la producción de alimentos, sino que también crea el ambiente ideal para que más incendios forestales se desaten rápidamente, dicen científicos y expertos en clima.

La temporada de incendios de California este año ha sido implacable, incinerando más de tres veces la tierra quemada en el estado durante el mismo período de tiempo el año pasado, dijeron las autoridades.

Hasta el jueves, más de 15.000 bomberos estaban en la primera línea de los 16 grandes incendios forestales activos de California, dijo Cal Fire. Y más de 800.000 hectáreas se han quemado en todo el estado.

«Hemos luchado contra incendios durante meses. Hemos tenido el incendio Dixie, que quemó más de 323.755 hectáreas, y luego este incendio, que ha estado ardiendo durante casi tres semanas», dijo Lauchner de Cal Fire, refiriéndose al incendio Caldor.

No hay duda de que el cambio climático ha convertido a los incendios forestales más mortíferos y destructivos en la nueva normalidad. Con aproximadamente el 90% de la región occidental actualmente en alguna forma de sequía, más de la mitad sufre situaciones extremas o excepcionales, las categorías más graves, según el Monitor de sequía de EE.UU.

El cambio climático está haciendo que los huracanes sean más fuertes, más lentos y más húmedos; Ida fue un ejemplo de esto Mira imágenes comparativas de la sequía en el lago Mead 0:51Ida causó graves inundaciones

La tormenta Ida, de categoría 4, desató inundaciones mortales el miércoles desde Virginia hasta Nueva Inglaterra, pero especialmente desde el área metropolitana de Filadelfia hasta Nueva Jersey y el sur de Nueva York. Eso se produjo después de que Ida devastó partes de la costa del Golfo como un gran huracán el domingo.

Al menos 48 personas han muerto a causa de la tormenta tropical. Al menos 25 de estas personas murieron en Nueva Jersey y 16 solo en el estado de Nueva York. El presidente de EE.UU. Joe Biden aprobó una declaración de emergencia para esos dos estados, dijo la Casa Blanca el jueves por la noche.

También se atribuyeron cuatro muertes a la tormenta en Pensilvania, y una en Maryland, Connecticut y Virginia.

Este viernes por la mañana, alrededor de 4,5 millones de personas en el noreste permanecían bajo advertencias de inundaciones, principalmente en el noreste de Nueva Jersey, ya que el agua de lluvia fluye hacia arroyos, arroyos y ríos más grandes. Se pronostica que algunos ríos en el noreste permanecerán por encima del nivel de inundación durante el fin de semana, aunque muchos ya están retrocediendo.

Continúa la alerta por inundaciones en Estados Unidos 0:48Decenas de casas quedaron destruidas por el huracán

Al menos ocho tornados fueron confirmados en el noreste el miércoles: cuatro en Pensilvania, tres en Nueva Jersey y uno en el sureste de Massachusetts, según el Servicio Meteorológico Nacional.

En la comunidad de Mullica Hill, en el sur de Nueva Jersey, un tornado destruyó o dañó severamente 25 casas, dijo el teniente de policía David Marrow. El servicio meteorológico calificó ese tornado como un EF-3 con vientos de 241 km/h.

Los vientos derribaron cientos de árboles y miles de personas quedaron sin electricidad, indicó Marrow.

Inundaciones en Nueva York

El peligro de las inundaciones era evidente en la ciudad de Nueva York, donde el departamento de policía realizó 69 rescates acuáticos y 166 rescates no acuáticos, dijo el jefe de policía Rodney Harrison.

Más de 800 pasajeros del metro fueron evacuados, informó Harrison el jueves. Y otros 500 neoyorquinos fueron rescatados de carreteras, edificios y estaciones de metro inundados, dijo el Departamento de Manejo de Emergencias de la ciudad de Nueva York.

En el caos, la conductora de autobús de Nueva York Rosa Amonte se convirtió en una sensación viral de la noche a la mañana después de que llevó a los pasajeros a un lugar seguro, incluso cuando el autobús se llenó de agua de 0,9 a 1,2 metros.

«La gente literalmente se para en su asiento para asegurarse de no ahogarse dentro de un autobús», dijo Hochul. «Se quedó allí, condujo, durante la noche e hizo lo necesario para llevar a la gente a salvo».

Emergencia por inundaciones en Nueva York 4:26Cambio climático

A medida que la crisis climática se acelera, los expertos dicen que estos eventos climáticos extremos no solo se volverán más severos y frecuentes, sino que los esfuerzos de respuesta de emergencia y recuperación también serán más desafiantes. James Elliott, profesor de sociología en la Universidad de Rice, dijo que los sistemas deben mejorar rápidamente para abordar los problemas actuales y a largo plazo.

«Si nos fijamos en los desastres en todo el país durante las últimas décadas, casi siempre suceden cosas simultáneamente, pero lo que ha cambiado es la intensidad del impacto, en parte debido al cambio climático, pero también debido a un mayor desarrollo en el camino del daño», le contó Elliott a CNN. «Así que la forma de mejorar es pensar en soluciones a largo plazo para estos problemas a largo plazo».

Con los recursos de emergencia reducidos, Samantha Montano, profesora asistente de manejo de emergencias en la Academia Marítima de Massachusetts, dijo que el proceso de recuperación tiende a sentirse como un «segundo desastre» para los residentes que buscan ayuda.

«Cuando llega a una situación como la que nos encontramos actualmente, en la que todos los estados se enfrentan a la respuesta a la pandemia y luego agregan estos otros desastres más graves a lo largo de la costa del Golfo, en el oeste e incluso en el medio oeste, comienza una fatiga que se instala o comienza a ejercer presión sobre el sistema», le dijo a CNN.

Montano, quien estaba en el terreno haciendo labores de recuperación voluntaria a raíz del devastador huracán Katrina que azotó Louisiana en 2005, dijo que el gobierno federal a menudo no lidera los esfuerzos de recuperación y respuesta de emergencia durante las secuelas de eventos trágicos como el huracán María. en 2017, que dejó más de 4.600 muertos en Puerto Rico, y el mortífero Camp Fire de 2018 que arrasó con todo el pueblo de Paradise en California.

Con la intensificación de los eventos climáticos extremos y las agencias nacionales como la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) aún enfrentando deudas por catástrofes anteriores como el huracán Harvey, la acumulación de trabajo de desastre y la respuesta de mitigación necesaria se acumula y se vuelve más urgente.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver