¿De qué se trata la prohibición del aborto en Texas y por qué es importante?

(CNN) — El 22 de enero de 1973, la Corte Suprema de EE.UU. tomó una decisión histórica que garantizaba a las mujeres su derecho a interrumpir un embarazo antes de la viabilidad, que se calcula normalmente en torno a las 24 semanas. El caso que sentó el precedente, Roe vs. Wade, basado en una impugnación de las leyes de Texas, consagró en la ley el derecho de todas las mujeres a un aborto.

Cuarenta y ocho años después, hay un estado en el que esa ley ya no está vigente: Texas.

¿Cómo llegó hasta aquí una nación que se considera a sí misma la defensora de los derechos de la mujer y hacia dónde se dirige?

¿Qué pasó en Texas?

El miércoles 1 de septiembre de 2021 entró en vigor, después de que la Corte Suprema se negara a intervenir, una ley en este estado del sur de Estados Unidos que prohíbe a los proveedores de abortos llevar a cabo interrupciones después de que se detecte la actividad cardíaca del feto, normalmente en torno a las seis semanas de embarazo.

La ley no hace excepciones en caso de violación o incesto, lo que obliga a las mujeres a llevar a término un embarazo incluso en circunstancias traumáticas. La única excepción que permite abortar después de las seis semanas es «si un médico considera que existe una urgencia médica», según el texto de la ley.

Además, el cumplimiento de esta ley no recaerá en el gobierno estatal, sino que será vigilada por los ciudadanos, que podrán demandar a los proveedores de abortos por supuestas violaciones. El demandante recibirá US$ 10.000 del acusado si su caso prospera.

Presentada por primera vez en la Cámara de Representantes y el Senado de Texas en marzo, la «Ley de latidos del corazón», nombre que algunos profesionales de la medicina han dicho que es intencionadamente engañoso, fue promulgada por el gobernador republicano Greg Abbott en mayo.

Sin embargo, solo entró en vigor después de que la Corte Suprema se negara a pronunciarse sobre una petición de emergencia para bloquear el proyecto de ley, presentada por proveedores de servicios de aborto. El miércoles, la mayoría conservadora del tribunal emitió una denegación formal de la solicitud, diciendo que la ley no podía ser bloqueada en esta etapa debido a cuestiones «complejas» y «novedosas», aunque reconoció que las clínicas habían planteado «serias dudas sobre la constitucionalidad de la ley de Texas«.

¿Por qué es significativo?

Lo ocurrido en Texas no es el primer intento de los políticos conservadores de reducir el tiempo disponible para practicar un aborto. De hecho, al menos otros 12 estados han aprobado prohibiciones de seis semanas, pero fueron bloqueadas para que no entraran en vigor. Texas tiene ahora una de las leyes de aborto más restrictivas de Estados Unidos, y del mundo.

La noticia ha causado conmoción en todo el mundo porque invalida el caso Roe v. Wade y se dice que quita el poder a las personas embarazadas y se lo da a los activistas antiabortistas que, decididos a atrapar cualquier violación de la ley, han creado sitios web que impulsan las denuncias de supuestas violaciones.

Es probable que el costo humano sea aún mayor por el plazo increíblemente ajustado impuesto.

Con solo seis semanas, muchas mujeres ni siquiera se dan cuenta de que están embarazadas. No se trata de la concepción, sino del inicio del ciclo menstrual, por lo que apenas es tiempo suficiente para no tener un periodo. Por ello, la prohibición es lo más parecido a una prohibición total del aborto que pueden hacer los activistas antiabortistas.

Es difícil saber exactamente cuántas personas se verán afectadas. En 2020, según el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Texas, se realizaron casi 54.000 abortos en el estado. Según los opositores a la ley, hasta la prohibición, el 85% de los abortos en Texas ocurrieron después de las seis semanas.

En cuanto a las personas que se verían más afectadas, la periodista Shefali Luthra dijo que las personas que evadirán la prohibición accediendo a los abortos en otros estados serían «personas que tienen los medios, que pueden viajar, que no necesitan cuidado de niños, que no están necesariamente marginadas por sus ingresos, por su raza, por su estatus migratorio, por todos estos factores».

Por supuesto, penalizar el aborto no impide que la gente lo busque. En cambio, las mujeres que no puedan viajar fuera del estado se verán obligadas a recurrir a los abortos clandestinos, poniendo en riesgo su salud y seguridad. Según la Organización Mundial de la Salud, hasta el 13,2% de las muertes maternas anuales se deben a abortos inseguros, y Texas podría arriesgarse a aumentar esa estadística.

La respuesta de Psaki a pregunta de hombre sobre aborto 1:07

¿Cómo llegó Estados Unidos hasta aquí?

Cada año, desde el caso Roe vs. Wade en 1973, los activistas antiabortistas han marchado en Washington en su aniversario para exigir el fin del derecho al aborto. Han trabajado en coordinación con los legisladores conservadores, proporcionándoles plantillas para poder presentar proyectos de ley idénticos en numerosos estados.

En su mayor parte, han sido pequeñas enmiendas a la ley las que más han limitado el acceso a los servicios de aborto. La Enmienda Hyde de 1976 fue la primera que, con unas pocas excepciones que costó mucho conseguir, impide la financiación de los abortos a través del programa Medicaid. Esto, a su vez, dificulta el acceso de las mujeres con bajos ingresos a los servicios de aborto.

Si bien los intentos más recientes de los republicanos de prohibir los abortos han sido descritos como «extremadamente agresivos» por el Centro para los Derechos Reproductivos, no son en absoluto un reflejo de lo que los propios estadounidenses quieren realmente. Una encuesta de 2019 reveló que tres cuartas partes de los estadounidenses quieren mantener el caso Roe v. Wade, aunque las personas que se identifican como «pro-vida» y como «pro-elección» estaban ambas insatisfechas con la política de aborto de Estados Unidos. A pesar de este amplio apoyo, el expresidente Donald Trump fue el primer presidente de EE.UU. en asistir o hablar en una marcha antiabortista.

En la última década, varios estados republicanos han intentado imponer más restricciones al aborto. Dakota del Norte fue el primer estado en aprobar un proyecto de ley sobre el latido del corazón en 2013, y otros estados han seguido el ejemplo: Mississippi, Alabama, Louisiana y Carolina del Sur. Aunque estos intentos han sido bloqueados, la representante demócrata de Nueva York Alexandria Ocasio-Cortez habló sobre la prohibición de Texas y la anulación de Roe vs. Wade, afirmando que: «Se sacrifican los cuerpos, los derechos y las vidas de millones de personas para que gobierne una minoría de ultraderecha».

En cuanto al papel de la Corte Suprema, sus sentencias han reflejado a menudo las ideologías de sus magistrados. Con seis jueces conservadores, la Corte Suprema es ahora la más “derechista” desde la década de 1930.

¿Cuál ha sido la reacción?

Abogado: Ley antiaborto en Texas no es constitucional 0:39

El presidente Joe Biden criticó duramente la ley de Texas, afirmando que «viola flagrantemente» el derecho constitucional de la mujer al aborto, tal y como se estipula en el caso Roe vs. Wade. Además, añadió que serían «las comunidades de color y las personas con bajos ingresos» las más afectadas, y que la ley «delega la autoridad escandalosamente a los particulares» al permitirles interponer demandas contra las clínicas.

La jueza liberal de la Corte Suprema Sonia Sotomayor dijo que la nueva norma era una «ley flagrantemente inconstitucional diseñada para prohibir a las mujeres el ejercicio de sus derechos constitucionales». Jackie Speier, una representante demócrata de California, lo expresó más claramente, diciendo que la ley efectivamente «le dice a una mujer que no tiene control sobre su cuerpo«.

En un artículo de opinión para CNN, la periodista Frida Ghitis dijo que el sistema de imposición civil recordaba a los «regímenes fascistas». Y aunque seguramente muchos lo han pensado, el veterano de la guerra de Vietnam Robert L. Graham, de 75 años, escribió al LA Times para decir: «¿Quiénes somos nosotros para juzgar a los talibanes cuando los gobiernos de nuestro propio país pueden tomar el control del cuerpo de una mujer? A un mundo de distancia de Afganistán, Estados Unidos debe mirarse a sí mismo y hacerse la dura pregunta: ¿Somos tan diferentes cuando se trata de cómo tratamos a las mujeres y a las niñas?»

Entonces, ¿hacia dónde van los derechos de las mujeres en Estados Unidos?

En Texas, los legisladores se están moviendo para aprobar un proyecto de ley que también podría restringir los «abortos médicos«—interrupción del embarazo mediante medicamentos sin la necesidad de un procedimiento quirúrgico— que actualmente siguen siendo legales hasta las 10 semanas de embarazo. El diario The Texas Tribune informó que un proyecto de ley que limita el acceso después de siete semanas está cerca de ser aprobado, a pesar de los intentos de los demócratas por impedirlo.

En cuanto a la prohibición de las seis semanas en sí, todavía es posible que la Corte Suprema se retracte y la declare inconstitucional, pero dado que ya entró en vigor, se ha sentado un precedente.

Tal vez la pregunta más apremiante sea ésta: ¿qué pasa ahora con el caso Roe v. Wade en todo el país? En la próxima legislatura, los jueces de la Corte Suprema se pronunciarán sobre la constitucionalidad de la prohibición de los abortos después de las 15 semanas en Mississippi.

Sin embargo, el estado también pidió al tribunal que anule completamente el caso Roe v. Wade, calificándolo de «atrozmente erróneo».
Queda por ver si lo cumplen o no, pero es de esperar una feroz oposición por parte de los jueces liberales y de los defensores del derecho al aborto.

Biden busca cómo limitar la ley antiaborto de Texas 1:24

Los datos y las conclusiones compartidos en un artículo de Jezebel de hace un año, que acaba de circular por las redes sociales, plantean una cuestión aún más apremiante.

Refiriéndose a una encuesta de IPSOS de 2020, la reportera del derecho al aborto Marie Solis escribió: “La mayoría de las personas de entre 18 y 34 años apoyan la ampliación del acceso al aborto, pero pocas lo consideran una prioridad absoluta, situándolo por detrás de cuestiones como el cambio climático, Medicare para todos y la deuda estudiantil».

Continúa: «Si esa encuesta se llevara a cabo hoy, tras los homicidios a manos de la policía de George Floyd y Breonna Taylor, podrían clasificar la brutalidad policial por encima del acceso al aborto también».

Así pues, la pregunta que se hacen muchos de los que vigilan el desarrollo de los acontecimientos en Estados Unidos es la siguiente: ¿podrá la prohibición del aborto en Texas catalizar a los estadounidenses para que se unan por encima de la ideología política, y de otras luchas distintas, para proteger el derecho de la mujer a tomar decisiones sobre su propio cuerpo, o sin una base amplia y coordinada, apoyada por la Corte Suprema, los estados conservadores seguirán atacando el derecho al aborto?

Solo el tiempo lo dirá.

Aborto
Texas

(CNN) — El 22 de enero de 1973, la Corte Suprema de EE.UU. tomó una decisión histórica que garantizaba a las mujeres su derecho a interrumpir un embarazo antes de la viabilidad, que se calcula normalmente en torno a las 24 semanas. El caso que sentó el precedente, Roe vs. Wade, basado en una impugnación de las leyes de Texas, consagró en la ley el derecho de todas las mujeres a un aborto.

Cuarenta y ocho años después, hay un estado en el que esa ley ya no está vigente: Texas.

¿Cómo llegó hasta aquí una nación que se considera a sí misma la defensora de los derechos de la mujer y hacia dónde se dirige?

¿Qué pasó en Texas?

El miércoles 1 de septiembre de 2021 entró en vigor, después de que la Corte Suprema se negara a intervenir, una ley en este estado del sur de Estados Unidos que prohíbe a los proveedores de abortos llevar a cabo interrupciones después de que se detecte la actividad cardíaca del feto, normalmente en torno a las seis semanas de embarazo.

La prohibición del aborto a las 6 semanas en Texas entra en vigencia después de la inacción de la Corte Suprema

La ley no hace excepciones en caso de violación o incesto, lo que obliga a las mujeres a llevar a término un embarazo incluso en circunstancias traumáticas. La única excepción que permite abortar después de las seis semanas es «si un médico considera que existe una urgencia médica», según el texto de la ley.

Además, el cumplimiento de esta ley no recaerá en el gobierno estatal, sino que será vigilada por los ciudadanos, que podrán demandar a los proveedores de abortos por supuestas violaciones. El demandante recibirá US$ 10.000 del acusado si su caso prospera.

Presentada por primera vez en la Cámara de Representantes y el Senado de Texas en marzo, la «Ley de latidos del corazón», nombre que algunos profesionales de la medicina han dicho que es intencionadamente engañoso, fue promulgada por el gobernador republicano Greg Abbott en mayo.

Sin embargo, solo entró en vigor después de que la Corte Suprema se negara a pronunciarse sobre una petición de emergencia para bloquear el proyecto de ley, presentada por proveedores de servicios de aborto. El miércoles, la mayoría conservadora del tribunal emitió una denegación formal de la solicitud, diciendo que la ley no podía ser bloqueada en esta etapa debido a cuestiones «complejas» y «novedosas», aunque reconoció que las clínicas habían planteado «serias dudas sobre la constitucionalidad de la ley de Texas«.

¿Por qué es significativo?

Lo ocurrido en Texas no es el primer intento de los políticos conservadores de reducir el tiempo disponible para practicar un aborto. De hecho, al menos otros 12 estados han aprobado prohibiciones de seis semanas, pero fueron bloqueadas para que no entraran en vigor. Texas tiene ahora una de las leyes de aborto más restrictivas de Estados Unidos, y del mundo.

La noticia ha causado conmoción en todo el mundo porque invalida el caso Roe v. Wade y se dice que quita el poder a las personas embarazadas y se lo da a los activistas antiabortistas que, decididos a atrapar cualquier violación de la ley, han creado sitios web que impulsan las denuncias de supuestas violaciones.

Es probable que el costo humano sea aún mayor por el plazo increíblemente ajustado impuesto.

Con solo seis semanas, muchas mujeres ni siquiera se dan cuenta de que están embarazadas. No se trata de la concepción, sino del inicio del ciclo menstrual, por lo que apenas es tiempo suficiente para no tener un periodo. Por ello, la prohibición es lo más parecido a una prohibición total del aborto que pueden hacer los activistas antiabortistas.

Los tejanos temen las terribles consecuencias de leyes antiaborto y educación que afectan a personas de color

Es difícil saber exactamente cuántas personas se verán afectadas. En 2020, según el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Texas, se realizaron casi 54.000 abortos en el estado. Según los opositores a la ley, hasta la prohibición, el 85% de los abortos en Texas ocurrieron después de las seis semanas.

En cuanto a las personas que se verían más afectadas, la periodista Shefali Luthra dijo que las personas que evadirán la prohibición accediendo a los abortos en otros estados serían «personas que tienen los medios, que pueden viajar, que no necesitan cuidado de niños, que no están necesariamente marginadas por sus ingresos, por su raza, por su estatus migratorio, por todos estos factores».

Por supuesto, penalizar el aborto no impide que la gente lo busque. En cambio, las mujeres que no puedan viajar fuera del estado se verán obligadas a recurrir a los abortos clandestinos, poniendo en riesgo su salud y seguridad. Según la Organización Mundial de la Salud, hasta el 13,2% de las muertes maternas anuales se deben a abortos inseguros, y Texas podría arriesgarse a aumentar esa estadística.

¿Cómo llegó Estados Unidos hasta aquí?

Cada año, desde el caso Roe vs. Wade en 1973, los activistas antiabortistas han marchado en Washington en su aniversario para exigir el fin del derecho al aborto. Han trabajado en coordinación con los legisladores conservadores, proporcionándoles plantillas para poder presentar proyectos de ley idénticos en numerosos estados.

En su mayor parte, han sido pequeñas enmiendas a la ley las que más han limitado el acceso a los servicios de aborto. La Enmienda Hyde de 1976 fue la primera que, con unas pocas excepciones que costó mucho conseguir, impide la financiación de los abortos a través del programa Medicaid. Esto, a su vez, dificulta el acceso de las mujeres con bajos ingresos a los servicios de aborto.

Si bien los intentos más recientes de los republicanos de prohibir los abortos han sido descritos como «extremadamente agresivos» por el Centro para los Derechos Reproductivos, no son en absoluto un reflejo de lo que los propios estadounidenses quieren realmente. Una encuesta de 2019 reveló que tres cuartas partes de los estadounidenses quieren mantener el caso Roe v. Wade, aunque las personas que se identifican como «pro-vida» y como «pro-elección» estaban ambas insatisfechas con la política de aborto de Estados Unidos. A pesar de este amplio apoyo, el expresidente Donald Trump fue el primer presidente de EE.UU. en asistir o hablar en una marcha antiabortista.

En la última década, varios estados republicanos han intentado imponer más restricciones al aborto. Dakota del Norte fue el primer estado en aprobar un proyecto de ley sobre el latido del corazón en 2013, y otros estados han seguido el ejemplo: Mississippi, Alabama, Louisiana y Carolina del Sur. Aunque estos intentos han sido bloqueados, la representante demócrata de Nueva York Alexandria Ocasio-Cortez habló sobre la prohibición de Texas y la anulación de Roe vs. Wade, afirmando que: «Se sacrifican los cuerpos, los derechos y las vidas de millones de personas para que gobierne una minoría de ultraderecha».

En cuanto al papel de la Corte Suprema, sus sentencias han reflejado a menudo las ideologías de sus magistrados. Con seis jueces conservadores, la Corte Suprema es ahora la más “derechista” desde la década de 1930.

¿Cuál ha sido la reacción? Abogado: Ley antiaborto en Texas no es constitucional 0:39

El presidente Joe Biden criticó duramente la ley de Texas, afirmando que «viola flagrantemente» el derecho constitucional de la mujer al aborto, tal y como se estipula en el caso Roe vs. Wade. Además, añadió que serían «las comunidades de color y las personas con bajos ingresos» las más afectadas, y que la ley «delega la autoridad escandalosamente a los particulares» al permitirles interponer demandas contra las clínicas.

Biden lanza esfuerzo federal para responder a la ley de Texas contra el aborto ante la presión por la defensa de los derechos constitucionales

La jueza liberal de la Corte Suprema Sonia Sotomayor dijo que la nueva norma era una «ley flagrantemente inconstitucional diseñada para prohibir a las mujeres el ejercicio de sus derechos constitucionales». Jackie Speier, una representante demócrata de California, lo expresó más claramente, diciendo que la ley efectivamente «le dice a una mujer que no tiene control sobre su cuerpo«.

En un artículo de opinión para CNN, la periodista Frida Ghitis dijo que el sistema de imposición civil recordaba a los «regímenes fascistas». Y aunque seguramente muchos lo han pensado, el veterano de la guerra de Vietnam Robert L. Graham, de 75 años, escribió al LA Times para decir: «¿Quiénes somos nosotros para juzgar a los talibanes cuando los gobiernos de nuestro propio país pueden tomar el control del cuerpo de una mujer? A un mundo de distancia de Afganistán, Estados Unidos debe mirarse a sí mismo y hacerse la dura pregunta: ¿Somos tan diferentes cuando se trata de cómo tratamos a las mujeres y a las niñas?»

Entonces, ¿hacia dónde van los derechos de las mujeres en Estados Unidos?

En Texas, los legisladores se están moviendo para aprobar un proyecto de ley que también podría restringir los «abortos médicos«—interrupción del embarazo mediante medicamentos sin la necesidad de un procedimiento quirúrgico— que actualmente siguen siendo legales hasta las 10 semanas de embarazo. El diario The Texas Tribune informó que un proyecto de ley que limita el acceso después de siete semanas está cerca de ser aprobado, a pesar de los intentos de los demócratas por impedirlo.

En cuanto a la prohibición de las seis semanas en sí, todavía es posible que la Corte Suprema se retracte y la declare inconstitucional, pero dado que ya entró en vigor, se ha sentado un precedente.

Tal vez la pregunta más apremiante sea ésta: ¿qué pasa ahora con el caso Roe v. Wade en todo el país? En la próxima legislatura, los jueces de la Corte Suprema se pronunciarán sobre la constitucionalidad de la prohibición de los abortos después de las 15 semanas en Mississippi.

Sin embargo, el estado también pidió al tribunal que anule completamente el caso Roe v. Wade, calificándolo de «atrozmente erróneo».
Queda por ver si lo cumplen o no, pero es de esperar una feroz oposición por parte de los jueces liberales y de los defensores del derecho al aborto.

Biden busca cómo limitar la ley antiaborto de Texas 1:24

Los datos y las conclusiones compartidos en un artículo de Jezebel de hace un año, que acaba de circular por las redes sociales, plantean una cuestión aún más apremiante.

Refiriéndose a una encuesta de IPSOS de 2020, la reportera del derecho al aborto Marie Solis escribió: “La mayoría de las personas de entre 18 y 34 años apoyan la ampliación del acceso al aborto, pero pocas lo consideran una prioridad absoluta, situándolo por detrás de cuestiones como el cambio climático, Medicare para todos y la deuda estudiantil».

Continúa: «Si esa encuesta se llevara a cabo hoy, tras los homicidios a manos de la policía de George Floyd y Breonna Taylor, podrían clasificar la brutalidad policial por encima del acceso al aborto también».

Así pues, la pregunta que se hacen muchos de los que vigilan el desarrollo de los acontecimientos en Estados Unidos es la siguiente: ¿podrá la prohibición del aborto en Texas catalizar a los estadounidenses para que se unan por encima de la ideología política, y de otras luchas distintas, para proteger el derecho de la mujer a tomar decisiones sobre su propio cuerpo, o sin una base amplia y coordinada, apoyada por la Corte Suprema, los estados conservadores seguirán atacando el derecho al aborto?

Solo el tiempo lo dirá.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver