Se reinician esta semana las audiencias preliminares al juicio de los presuntos conspiradores del 11S en Guantánamo

Bahía de Guantánamo, Cuba (CNN) — Las audiencias preliminares al juicio en el caso de Khalid Sheikh Mohammed, acusado de ser el principal conspirador detrás de los ataques del 11 de septiembre, y otros cuatro detenidos en la bahía de Guantánamo se reanudarán el martes. La última audiencia presencial del caso se celebró en febrero de 2020.

Los cinco detenidos están acusados de conspirar y llevar a cabo los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001. Junto con Mohammed, Walid Muhammad Salih Mubarak Bin ‘Attash, Ramzi Bin al-Shibh, Ali Abdul Aziz Ali y Mustafa Ahmed Adam al Hawsawi también están acusados en el caso. Si son declarados culpables, los cinco podrían recibir la pena de muerte.

Los cargos contra ellos anunciados por el gobierno de Estados Unidos en 2012 incluyen «terrorismo, secuestro de aviones, conspiración, asesinato en violación del derecho humanitario, ataque a civiles, ataque a objetos civiles, causar intencionalmente lesiones corporales graves y destrucción de bienes en violación del derecho humanitario».

Las audiencias preliminares se reanudarán tras una pausa de año y medio causada por la pandemia de covid-19 y los cambios de personal.

Las marcas de la destrucción del atentado del 11S 1:30

Las audiencias de esta semana serán las primeras ante el juez más reciente en ser asignado al caso, el coronel Matthew N. McCall, que es juez de la Fuerza Aérea. Cuatro jueces han presidido las audiencias del caso desde que los cinco detenidos fueron procesados en Guantánamo en 2012.

Las audiencias también se celebran la semana anterior al 20º aniversario de los atentados terroristas del 11 de septiembre. Varios familiares de víctimas de los atentados se encuentran en Guantánamo para observar las audiencias.

El gobierno de Biden ha dicho que tiene previsto cerrar la prisión de Guantánamo, donde varios detenidos fueron torturados, para el final del mandato. Un hombre marroquí recluido en la prisión durante casi 20 años fue trasladado de la prisión a Marruecos en julio, lo que supuso el primer traslado de un detenido bajo la administración.

El juicio ha estado plagado de problemas desde y antes de que los cinco fueran procesados en Guantánamo en 2012 bajo la administración de Obama. El ejército de Estados Unidos acusó a Mohammed en 2008, pero el expresidente Barack Obama detuvo el caso como parte de su esfuerzo por cerrar el centro de detención de Guantánamo.

El gobierno de Obama creó una comisión militar para que se encargara del caso e inicialmente quería que los cinco detenidos fueran juzgados en Estados Unidos. Después de que la administración se enfrentara a repercusiones políticas por esa decisión, el gobierno de Obama decidió seguir adelante con el juicio de los cinco detenidos en Guantánamo, procesándolos en 2012.

Desde 2012, el caso ha estado en una serie de audiencias preliminares y litigios, avanzando lentamente a través de cuestiones que deben resolverse antes de que pueda ir a juicio.

Entre las cuestiones pendientes se encuentran las pruebas a las que la acusación, el gobierno de Estados Unidos, permitirá que la defensa tenga acceso y si la información de los interrogatorios del FBI llevados a cabo después de que los detenidos fueran llevados a Guantánamo en 2007 es o no admisible en el juicio.

Los ataques del 11S en cifras 2:41

La defensa argumenta que esos interrogatorios están contaminados por las torturas que se produjeron en lugares no revelados, conocidos como «lugares negros» o sitios clandestinos de detención, antes de que los detenidos fueran llevados a Guantánamo, y no cree que deba permitirse su presentación como prueba.

El gobierno de Bush trasladó a 14 detenidos, incluidos los cinco de este caso, que estaban retenidos por la Agencia Central de Inteligencia en lugares no revelados a la Bahía de Guantánamo en 2006. El presidente George W. Bush anunció el traslado en un discurso pronunciado en la Casa Blanca el 6 de septiembre de 2006, hace quince años.

En el discurso, Bush dijo: «Estados Unidos no tortura. Va en contra de nuestras leyes y de nuestros valores. No la he autorizado, y no la autorizaré».

Este discurso fue el primer reconocimiento público del programa de la CIA, en el que se torturaba brutalmente a los detenidos. El programa fue aprobado por la administración de Bush tras los atentados del 11S, cuando los funcionarios de la lucha antiterrorista trataban de obtener información sobre posibles ataques futuros. La administración de Bush mantuvo que el método no era tortura, llamándolo en cambio «técnicas de interrogación mejoradas».

Los cinco detenidos en este caso fueron gravemente torturados.

Prisioneros Guantánamo

Bahía de Guantánamo, Cuba (CNN) — Las audiencias preliminares al juicio en el caso de Khalid Sheikh Mohammed, acusado de ser el principal conspirador detrás de los ataques del 11 de septiembre, y otros cuatro detenidos en la bahía de Guantánamo se reanudarán el martes. La última audiencia presencial del caso se celebró en febrero de 2020.

Los cinco detenidos están acusados de conspirar y llevar a cabo los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001. Junto con Mohammed, Walid Muhammad Salih Mubarak Bin ‘Attash, Ramzi Bin al-Shibh, Ali Abdul Aziz Ali y Mustafa Ahmed Adam al Hawsawi también están acusados en el caso. Si son declarados culpables, los cinco podrían recibir la pena de muerte.

Desafíos Globales | El 11S a la sombra de la retirada de Afganistán

Los cargos contra ellos anunciados por el gobierno de Estados Unidos en 2012 incluyen «terrorismo, secuestro de aviones, conspiración, asesinato en violación del derecho humanitario, ataque a civiles, ataque a objetos civiles, causar intencionalmente lesiones corporales graves y destrucción de bienes en violación del derecho humanitario».

Las audiencias preliminares se reanudarán tras una pausa de año y medio causada por la pandemia de covid-19 y los cambios de personal.

Las marcas de la destrucción del atentado del 11S 1:30

Las audiencias de esta semana serán las primeras ante el juez más reciente en ser asignado al caso, el coronel Matthew N. McCall, que es juez de la Fuerza Aérea. Cuatro jueces han presidido las audiencias del caso desde que los cinco detenidos fueron procesados en Guantánamo en 2012.

Biden ordena revisión para desclasificar documentos del 11S

Las audiencias también se celebran la semana anterior al 20º aniversario de los atentados terroristas del 11 de septiembre. Varios familiares de víctimas de los atentados se encuentran en Guantánamo para observar las audiencias.

El gobierno de Biden ha dicho que tiene previsto cerrar la prisión de Guantánamo, donde varios detenidos fueron torturados, para el final del mandato. Un hombre marroquí recluido en la prisión durante casi 20 años fue trasladado de la prisión a Marruecos en julio, lo que supuso el primer traslado de un detenido bajo la administración.

Un proceso plagado de problemas

El juicio ha estado plagado de problemas desde y antes de que los cinco fueran procesados en Guantánamo en 2012 bajo la administración de Obama. El ejército de Estados Unidos acusó a Mohammed en 2008, pero el expresidente Barack Obama detuvo el caso como parte de su esfuerzo por cerrar el centro de detención de Guantánamo.

El gobierno de Obama creó una comisión militar para que se encargara del caso e inicialmente quería que los cinco detenidos fueran juzgados en Estados Unidos. Después de que la administración se enfrentara a repercusiones políticas por esa decisión, el gobierno de Obama decidió seguir adelante con el juicio de los cinco detenidos en Guantánamo, procesándolos en 2012.

Desde 2012, el caso ha estado en una serie de audiencias preliminares y litigios, avanzando lentamente a través de cuestiones que deben resolverse antes de que pueda ir a juicio.

Es uno de los 39 detenidos que quedan en Guantánamo. El caso de este prisionero que fue torturado es una prueba de las realidades políticas más amplias en juego

Entre las cuestiones pendientes se encuentran las pruebas a las que la acusación, el gobierno de Estados Unidos, permitirá que la defensa tenga acceso y si la información de los interrogatorios del FBI llevados a cabo después de que los detenidos fueran llevados a Guantánamo en 2007 es o no admisible en el juicio.

Los ataques del 11S en cifras 2:41

La defensa argumenta que esos interrogatorios están contaminados por las torturas que se produjeron en lugares no revelados, conocidos como «lugares negros» o sitios clandestinos de detención, antes de que los detenidos fueran llevados a Guantánamo, y no cree que deba permitirse su presentación como prueba.

El gobierno de Bush trasladó a 14 detenidos, incluidos los cinco de este caso, que estaban retenidos por la Agencia Central de Inteligencia en lugares no revelados a la Bahía de Guantánamo en 2006. El presidente George W. Bush anunció el traslado en un discurso pronunciado en la Casa Blanca el 6 de septiembre de 2006, hace quince años.

Corte Suprema toma caso sobre secretos de Estado en relación con detenido en Guantánamo

En el discurso, Bush dijo: «Estados Unidos no tortura. Va en contra de nuestras leyes y de nuestros valores. No la he autorizado, y no la autorizaré».

Este discurso fue el primer reconocimiento público del programa de la CIA, en el que se torturaba brutalmente a los detenidos. El programa fue aprobado por la administración de Bush tras los atentados del 11S, cuando los funcionarios de la lucha antiterrorista trataban de obtener información sobre posibles ataques futuros. La administración de Bush mantuvo que el método no era tortura, llamándolo en cambio «técnicas de interrogación mejoradas».

Los cinco detenidos en este caso fueron gravemente torturados.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver