ANÁLISIS | La ayuda del Gobierno de EE.UU. por la pandemia se ha agotado

(CNN) — Se acabó el verano y, con él, la esperanza de que un regreso a la «normalidad» prepandémica esté en el horizonte.

El regreso a clases ha sido interrumpido por las cuarentenas de covid-19 para miles de niños y el regreso al trabajo se ha retrasado para millones de trabajadores, a medida que el otoño trae nuevas ansiedades sobre mutaciones de coronavirus más resistentes y cómo equilibrar la necesidad emergente de refuerzos de la vacuna con la aún enorme necesidad de que más personas reciban sus dosis iniciales.

Y para millones, las cosas se pusieron mucho más difíciles. La histórica racha de 18 meses de beneficios por desempleo mejorados ha terminado en todo el país, justo después de que la Corte Suprema rechazara el esfuerzo del presidente Joe Biden para extender la moratoria de los desalojos por la pandemia, dejando a los inquilinos en riesgo a menos que el Congreso actúe.

Los estadounidenses tendrán que vivir con esta nueva pandemia normal a medida que se derrumben los pilotes que el Gobierno construyó para apoyar a los estadounidenses durante la pandemia, aunque los demócratas están impulsando simultáneamente temas de la agenda a más largo plazo que reconstruirían la economía para brindar un mejor apoyo a los trabajadores de bajos ingresos.

Se terminaron los beneficios adicionales por desempleo. Los legisladores no están hablando de extenderlos y ningún estado ha aceptado su oferta de Biden para usar fondos federales de ayuda.

Casi 11 millones de personas se ven afectadas, según Tami Luhby de CNN, quien expone los datos compilados por Century Foundation:

Más de 8 millones de personas ahora se quedan sin compensación por desempleo en absoluto.
Otros 2,7 millones perdieron el impulso semanal federal de US$ 300, pero continuarán recibiendo pagos estatales.
Aproximadamente 2,7 millones de estadounidenses ya fueron privados de algunos o todos sus beneficios en junio o julio después de que dos docenas de estados optaron por terminar al menos uno de los programas antes de tiempo.

Hay 10 millones de puestos de trabajo vacantes en EE.UU. Cortar el grifo del desempleo podría no conducir a un gran aumento en las nuevas contrataciones, escribe Luhby. Mucha gente se centra en la crianza de los hijos. A otros les preocupa contraer o propagar la enfermedad.

CNN solicitó información de personas fuera del mercado laboral y obtuvo cientos de respuestas. Luhby compartió algunas de sus historias. Léelos aquí en inglés.

Buscar enfermeras. Un sector que lucha por encontrar trabajadores es la enfermería, ya que los hospitales abrumados buscan salarios e incentivos más altos. Jacqueline Howard de CNN analiza un nicho dentro de la enfermería: las enfermeras escolares, que podrían ser una primera línea de defensa clave a medida que los distritos escolares traen a los niños al aula, pero esperan lidiar con los brotes de covid-19.

Dinero para escuelas. Un lugar donde el dinero aún no se está agotando es en la financiación especial de covid-19 para las escuelas. El Congreso autorizó US$ 190.000 millones para las escuelas estadounidenses y muchos miles de millones no se han gastado.

Los fondos fueron el equivalente a seis años de financiamiento y las escuelas tienen varios años para gastarlo todo. El 20% debe destinarse a abordar la pérdida de aprendizaje, pero las escuelas tienen mucho margen de maniobra con respecto al resto, escribe Katie Lobosco:

El distrito de escuelas públicas de Detroit, por ejemplo, planea usar los fondos de ayuda de covid para darles a los maestros un bono único, proporcionar tutoría, ampliar los servicios de salud mental, realizar mejoras en las instalaciones y reducir el tamaño de las clases contratando más maestros.

Pero no todos los usos propuestos pueden justificarse. La Junta de Educación del Estado de Illinois rechazó recientemente el plan de un distrito para usar los dólares de ayuda de covid para una superficie artificial en su campo de fútbol.

Un lugar donde las escuelas no tienen otra opción son las vacunas. Los niños menores de 12 años no están elegibles para la vacunación y la FDA no ha dado un cronograma firme sobre cuándo lo serán. Existe una línea de tiempo similar, pero quizá más corta, para las vacunas de refuerzo, que Biden había dicho que podrían comenzar a aplicarse para el 20 de septiembre, pero que no han obtenido la aprobación de la FDA.

Terminó el año de protección contra el desalojo. Aún no está claro cuántos desalojos ocurrirán realmente, escribe Anna Bahney de CNN.

«Se espera que aumenten las solicitudes de desalojo, pero aún está por verse cuán atrasados están los tribunales y cuán efectivos serán los retazos restantes de protecciones estatales y locales para mantener a los inquilinos en su lugar hasta que obtengan un alivio del alquiler», escribe.

Los esfuerzos del Gobierno para evitar los desalojos y mantener a los propietarios íntegros han sido un lío burocrático ya que se les pidió a los estados que distribuyeran dólares federales.

De los US$ 46.000 millones que el Congreso asignó para el pago de ayuda de emergencia para el alquiler, solo US$ 5.100 millones se han gastado.

Si ese dinero comienza a fluir, podría retrasar una ola de desalojos. Varios estados también tienen su propia moratoria de desalojo.

Por ahora, los propietarios están respirando aliviados porque la prohibición federal, implementada por primera vez hace un año por los Centros para el Control y la Protección de Enfermedades de EE.UU. (CDC), ha terminado.

Ayuda
Covid-19

(CNN) — Se acabó el verano y, con él, la esperanza de que un regreso a la «normalidad» prepandémica esté en el horizonte.

El regreso a clases ha sido interrumpido por las cuarentenas de covid-19 para miles de niños y el regreso al trabajo se ha retrasado para millones de trabajadores, a medida que el otoño trae nuevas ansiedades sobre mutaciones de coronavirus más resistentes y cómo equilibrar la necesidad emergente de refuerzos de la vacuna con la aún enorme necesidad de que más personas reciban sus dosis iniciales.

Y para millones, las cosas se pusieron mucho más difíciles. La histórica racha de 18 meses de beneficios por desempleo mejorados ha terminado en todo el país, justo después de que la Corte Suprema rechazara el esfuerzo del presidente Joe Biden para extender la moratoria de los desalojos por la pandemia, dejando a los inquilinos en riesgo a menos que el Congreso actúe.

Los estadounidenses tendrán que vivir con esta nueva pandemia normal a medida que se derrumben los pilotes que el Gobierno construyó para apoyar a los estadounidenses durante la pandemia, aunque los demócratas están impulsando simultáneamente temas de la agenda a más largo plazo que reconstruirían la economía para brindar un mejor apoyo a los trabajadores de bajos ingresos.

Este Día del Trabajo vio en promedio un 300% más de casos nuevos de covid-19 que el año pasado en EE.UU.

Se terminaron los beneficios adicionales por desempleo. Los legisladores no están hablando de extenderlos y ningún estado ha aceptado su oferta de Biden para usar fondos federales de ayuda.

Casi 11 millones de personas se ven afectadas, según Tami Luhby de CNN, quien expone los datos compilados por Century Foundation:

Más de 8 millones de personas ahora se quedan sin compensación por desempleo en absoluto. Otros 2,7 millones perdieron el impulso semanal federal de US$ 300, pero continuarán recibiendo pagos estatales. Aproximadamente 2,7 millones de estadounidenses ya fueron privados de algunos o todos sus beneficios en junio o julio después de que dos docenas de estados optaron por terminar al menos uno de los programas antes de tiempo.

Hay 10 millones de puestos de trabajo vacantes en EE.UU. Cortar el grifo del desempleo podría no conducir a un gran aumento en las nuevas contrataciones, escribe Luhby. Mucha gente se centra en la crianza de los hijos. A otros les preocupa contraer o propagar la enfermedad.

CNN solicitó información de personas fuera del mercado laboral y obtuvo cientos de respuestas. Luhby compartió algunas de sus historias. Léelos aquí en inglés.

Buscar enfermeras. Un sector que lucha por encontrar trabajadores es la enfermería, ya que los hospitales abrumados buscan salarios e incentivos más altos. Jacqueline Howard de CNN analiza un nicho dentro de la enfermería: las enfermeras escolares, que podrían ser una primera línea de defensa clave a medida que los distritos escolares traen a los niños al aula, pero esperan lidiar con los brotes de covid-19.

ANÁLISIS | Las próximas semanas definirán la presidencia de Biden y darán forma a las elecciones intermedias

Dinero para escuelas. Un lugar donde el dinero aún no se está agotando es en la financiación especial de covid-19 para las escuelas. El Congreso autorizó US$ 190.000 millones para las escuelas estadounidenses y muchos miles de millones no se han gastado.

Los fondos fueron el equivalente a seis años de financiamiento y las escuelas tienen varios años para gastarlo todo. El 20% debe destinarse a abordar la pérdida de aprendizaje, pero las escuelas tienen mucho margen de maniobra con respecto al resto, escribe Katie Lobosco:

El distrito de escuelas públicas de Detroit, por ejemplo, planea usar los fondos de ayuda de covid para darles a los maestros un bono único, proporcionar tutoría, ampliar los servicios de salud mental, realizar mejoras en las instalaciones y reducir el tamaño de las clases contratando más maestros.

Pero no todos los usos propuestos pueden justificarse. La Junta de Educación del Estado de Illinois rechazó recientemente el plan de un distrito para usar los dólares de ayuda de covid para una superficie artificial en su campo de fútbol.

Un lugar donde las escuelas no tienen otra opción son las vacunas. Los niños menores de 12 años no están elegibles para la vacunación y la FDA no ha dado un cronograma firme sobre cuándo lo serán. Existe una línea de tiempo similar, pero quizá más corta, para las vacunas de refuerzo, que Biden había dicho que podrían comenzar a aplicarse para el 20 de septiembre, pero que no han obtenido la aprobación de la FDA.

Terminó el año de protección contra el desalojo. Aún no está claro cuántos desalojos ocurrirán realmente, escribe Anna Bahney de CNN.

«Se espera que aumenten las solicitudes de desalojo, pero aún está por verse cuán atrasados están los tribunales y cuán efectivos serán los retazos restantes de protecciones estatales y locales para mantener a los inquilinos en su lugar hasta que obtengan un alivio del alquiler», escribe.

Los esfuerzos del Gobierno para evitar los desalojos y mantener a los propietarios íntegros han sido un lío burocrático ya que se les pidió a los estados que distribuyeran dólares federales.

La Corte Suprema de EE.UU. bloqueó la última moratoria de desalojos. Esto es lo que hace la administración de Biden para ayudar a los inquilinos en riesgo

De los US$ 46.000 millones que el Congreso asignó para el pago de ayuda de emergencia para el alquiler, solo US$ 5.100 millones se han gastado.

Si ese dinero comienza a fluir, podría retrasar una ola de desalojos. Varios estados también tienen su propia moratoria de desalojo.

Por ahora, los propietarios están respirando aliviados porque la prohibición federal, implementada por primera vez hace un año por los Centros para el Control y la Protección de Enfermedades de EE.UU. (CDC), ha terminado.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver