De premio Nobel a paria mundial: cómo el mundo se equivocó con Abiy Ahmed y Etiopía

(CNN) — «Abiy, Abiy», coreaba la multitud, agitando la bandera tricolor de Etiopía y vitoreando cuando el nuevo primer ministro del país, vestido con un blazer blanco con ribetes dorados y sonriendo ampliamente, saludaba a un estadio de básquetbol abarrotado en la Universidad del Sur de California en Los Ángeles, parte de una gira relámpago por tres ciudades de Estados Unidos para atraer a la diáspora.

Era julio de 2018, apenas tres meses después de que Abiy Ahmed fuera nombrado líder del segundo país más poblado de África, y su estrella estaba ascendiendo tanto en su país como en el extranjero. La emoción surgía en un fervor casi religioso en torno al joven político, que prometía llevar la paz, la prosperidad y la reconciliación a un rincón conflictivo de África y a una nación al borde de la crisis.

Pero incluso en los primeros días de optimismo del gobierno de Abiy, mientras iniciaba una serie de ambiciosas reformas: liberar a miles de presos políticos, levantar las restricciones a la prensa, acoger a los exiliados y a los partidos de la oposición prohibidos, nombrar a mujeres en su gabinete, abrir la economía del país fuertemente controlada a nuevas inversiones y negociar la paz con la vecina Eritrea, Berhane Kidanemariam tenía sus dudas.

El diplomático de Etiopía conoce al primer ministro desde hace casi 20 años, y forjó su amistad con él cuando trabajaba en el equipo de comunicación de la coalición gobernante y, más tarde, como director general de dos organizaciones de noticias estatales, mientras Abiy estaba en la inteligencia militar y luego dirigía la agencia de ciberseguridad de Etiopía, INSA. Antes de trabajar en el Ministerio de Asuntos Exteriores de Etiopía, Kidanemariam dirigió la emisora nacional del país, la EBC, y dijo que Abiy formaba parte de su junta directiva.

En una reciente entrevista telefónica, Kidanemariam dijo que, al igual que muchos etíopes, había esperado que Abiy pudiera transformar la díscola política del país e introducir un auténtico cambio democrático. Sin embargo, le resultaba difícil cuadrar su visión del hombre que conoció en 2004, al que describió como un oficial de inteligencia ávido de poder y obsesionado por la fama y la fortuna, con el retrato que se está haciendo de un visionario pacificador de origen humilde.

El primer ministro Abiy Ahmed saluda a la diáspora etíope reunida en un evento en Washington, DC, en julio de 2018.

En 2018, Kidanemariam se desempeñaba como cónsul general de Etiopía en Los Ángeles y dijo que ayudó a organizar la visita de Abiy.

Cuando Kidanemariam, que es de la región norteña de Tigray en Etiopía, se acercó al estrado para presentar a su viejo amigo y colega a la multitud, dijo que fue recibido con abucheos de los miembros de la audiencia: «Fuera del podio tigrino, fuera del podio Woyane», y otros insultos étnicos. Esperaba que Abiy, que predicaba una filosofía política de inclusión, reprendiera a la multitud, pero no dijo nada. Más tarde, durante el almuerzo, cuando Kidanemariam le preguntó por qué, dijo que Abiy le había dicho: «No había nada que corregir»: «No había nada que corregir».

Una de las ironías de un primer ministro que llegó al cargo prometiendo la unidad es que ha exacerbado deliberadamente el odio entre los diferentes grupos», escribió Kidanemariam en una carta abierta en marzo, en la que anunciaba que dejaba su puesto de jefe de misión adjunto en la embajada de Etiopía en Washington, DC, en protesta por la guerra de Abiy en Tigray, de un mes de duración, que ha provocado una crisis de refugiados, atrocidades y hambruna.

Kidanemariam declaró a CNN que creía que el objetivo de Abiy nunca había sido «la reforma, la democracia, los derechos humanos o la libertad de prensa. Se trata simplemente de consolidar el poder para sí mismo, y sacar dinero de ello… Podemos llamarlo autoritarismo o dictadura, pero en realidad está consiguiendo ser un rey».

«Por cierto», añadió, «el problema no es solo para los tigrinos. Es para todos los etíopes. Todo el mundo está sufriendo en todas partes».
En un correo electrónico enviado a CNN, la portavoz de Abiy Billene Seyoum, describió la caracterización de Kidanemariam sobre el primer ministro como «infundada» y un “reflejo».

Cómo captaron en video esta masacre en Etiopía 4:26

‘El epítome del infierno’

Mucho ha cambiado desde que Abiy aceptó el Premio Nobel de la Paz en noviembre de 2019, diciendo a una audiencia en Oslo, Noruega, que «la guerra es el epítome del infierno».

En menos de dos años, Abiy ha pasado de ser el consentido de la comunidad internacional a convertirse en un paria, condenado por su papel en una prolongada guerra civil que, según muchos testimonios, lleva el sello del genocidio y tiene el potencial de desestabilizar la región más amplia del Cuerno de África.

Abiy recibe el Premio Nobel de la Paz durante una ceremonia en Oslo, Noruega, en diciembre de 2019.

La caída en desgracia de este hombre de 45 años ha confundido a muchos observadores, que se preguntan cómo han podido equivocarse tanto. Pero diplomáticos, analistas, periodistas etíopes independientes, conocidos y otras personas que han seguido de cerca su carrera dicen que, incluso en el apogeo de la «Abiymanía», había señales de advertencia.

Los críticos dicen que, al bendecir a Abiy con una serie de apoyos internacionales, occidente no solo no vio –o ignoró deliberadamente– esas señales, sino que le dio un cheque en blanco y luego hizo la vista gorda.

«Poco después de que Abiy fuera galardonado con el Premio Nobel de la Paz, perdió el apetito por llevar a cabo la reforma interna», dijo a CNN Tsedale Lemma, fundador y redactor jefe de Addis Standard, una revista mensual de noticias independiente con sede en Etiopía, en una llamada por Skype. «Lo consideró un pase para hacer lo que quiera».

La guerra en Tigray no es la primera vez que utiliza ese pase, dijo, y añadió que desde que Abiy llegó al poder con la plataforma de unificar al pueblo etíope y a su Estado, ha consolidado el control sin piedad y ha alienado a los actores regionales críticos.

Lemma ha cubierto el ascenso de Abiy para el Addis Standard, que fue suspendido brevemente por el regulador de medios de comunicación de Etiopía en julio y fue uno de los primeros críticos de su gobierno cuando pocos daban la voz de alarma. Días después de que Abiy recibiera el Premio Nobel, escribió un editorial en el que advertía de que las iniciativas por las que había sido reconocido: el proceso de paz con Eritrea y las reformas políticas en Etiopía, habían dejado de lado a un actor clave, el Frente de Liberación Popular de Tigray (TPLF, por sus siglas en inglés), y estaban en grave peligro.

El TPLF había gobernado Etiopía con mano dura por décadas, supervisando un periodo de estabilidad y crecimiento económico a costa de los derechos civiles y políticos básicos. El gobierno autoritario del partido provocó un levantamiento popular que acabó obligando a dimitir al predecesor de Abiy, Hailemariam Desalegn. Abiy fue designado por la clase dirigente para traer el cambio, sin alterar el viejo orden político. Sin embargo, en cuanto llegó al poder, Abiy anunció la reorganización de la coalición gobernante que el TPLF había fundado, el Frente Democrático Revolucionario del Pueblo Etíope, o EPRDF, que estaba compuesto por cuatro partidos, en un único y nuevo Partido de la Prosperidad, condenando al ostracismo al TPLF.

El nombramiento de Abiy pretendía calmar las tensiones. En lugar de ello, su impulso a un nuevo partido político pan-etíope hizo temer a algunas regiones que el sistema federal del país, que garantiza una importante autonomía a los estados definidos étnicamente, como Tigray, se viera amenazado.

Los tigrinos no eran los únicos preocupados. En la región natal de Abiy, Oromia, y en otras zonas administrativas, la gente empezó a exigir el autogobierno. Pronto, el gobierno empezó a recaer en las prácticas autoritarias a las que Abiy había renunciado: represión violenta de los manifestantes, encarcelamiento de periodistas y políticos de la oposición, y aplazamiento de las elecciones en dos ocasiones.

Ahmed Soliman, investigador de Chatham House y experto en el Cuerno de África, dijo que el plan de reforma de Abiy también aumentó las expectativas entre los grupos con agendas conflictivas, aumentando aún más las tensiones.

«Abiy y su gobierno han sido culpados, con razón, por la aplicación de reformas desiguales y por el aumento de la inseguridad en todo el país, pero hasta cierto punto, algo de eso fue heredado. Las divisiones étnicas y políticas que existen en el país tienen raíces muy profundas», dijo.

Las tensiones llegaron a un punto de ebullición en septiembre de 2020, cuando los tigrinos desafiaron a Abiy celebrando una votación que se había retrasado debido a la pandemia, lo que desencadenó una serie de recriminaciones que desembocaron en un conflicto abierto en noviembre de 2020.

El pasado mes de julio, en medio de la guerra, Abiy y su partido obtuvieron una victoria aplastante en unas elecciones generales que fueron boicoteadas por los partidos de la oposición, se vieron empañadas por problemas logísticos y excluyeron a muchos votantes, incluidos todos los de Tigray, lo que supuso una aplastante decepción para muchos que tenían grandes esperanzas de que se hiciera realidad la transición democrática que Abiy prometió hace tres años.

Funcionarios electorales cuentan las papeletas en un colegio electoral de la ciudad de Bahir Dar, Etiopía, en junio.

«Se ve a sí mismo como un Mesías, como un elegido, como alguien que está destinado a ‘Hacer a Etiopía grande de nuevo’, pero este país se está derrumbando», dijo Lemma, añadiendo que la insensatez de la comunidad internacional fue caer tragarse el cuento que Abiy les presentó sobre él: «un capitalista contemporáneo post-étnico», en su desesperación por tener una historia de éxito”.

Un fracaso monumental de análisis

Sin embargo, muchos etíopes son reacios a culpar a Abiy de la ruina del país. Antes de las elecciones de junio, los habitantes de Addis Abeba declararon a CNN que consideraban que Abiy había heredado un desastre del régimen anterior y que siempre se había enfrentado a una ardua batalla para impulsar las reformas, una valoración que comparten algunos expertos regionales.

«Mucha gente tenía la esperanza de que los cambios liberalizadores, tras esos años de protestas contra el gobierno y toda la violencia estatal en respuesta, […] marcaran un momento en el que Etiopía empezaría a hacer política de forma más pacífica. Pero ese pensamiento pasó por alto algunos de los principales problemas y contradicciones de Etiopía», dijo William Davidson, analista principal de Etiopía del International Crisis Group.

«Siempre hubo un enorme desafío por delante para Abiy, y para todos. La mera promesa de un sistema político más plural no resolvió necesariamente los nacionalismos enfrentados, las visiones opuestas y las amargas rivalidades políticas».

En los últimos meses, Abiy ha intentado esquivar la condena internacional prometiendo proteger a los civiles, abrir el acceso a la ayuda humanitaria para evitar la hambruna y expulsar a las tropas eritreas, que han apoyado a las fuerzas etíopes en el conflicto y están acusadas de algunas de las atrocidades más horribles en Tigray, promesas que, según los funcionarios de Estados Unidos, no ha cumplido. Después de que Estados Unidos emitiera sanciones en mayo, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Etiopía lo acusó de inmiscuirse en los asuntos internos del país y de no entender los retos que se encuentran a nivel local.

Mientras la opinión internacional se vuelve contra Abiy, la oficina del primer ministro sostiene que no le preocupa el deterioro de su reputación; sus partidarios culpan cada vez más a occidente de la crisis que atraviesa el país. «El primer ministro no tiene por qué ser el favorito de occidente, el este, el sur o el norte», declaró a la prensa en junio la portavoz de Abiy, Billene Seyoum. «Basta con que defienda al pueblo de Etiopía y el desarrollo de la nación».

Pero es difícil conciliar la narrativa del gobierno con la realidad. Dejando a un lado la abrumadora pérdida de vidas y la destrucción dentro de Tigray, la guerra ha erosionado los agresivos planes de desarrollo de Abiy y ha hecho descarrilar la trayectoria económica del país, según los expertos. La economía de Etiopía había crecido casi un 10% durante la última década, antes de desacelerarse en 2020, arrastrada por una combinación de la pandemia del covid-19, la deuda y el conflicto. La guerra también ha vaciado las arcas nacionales, diezmado una gran parte de la industria del país y erosionado su reputación entre los inversores extranjeros y las instituciones financieras.

Una casa dañada en los combates en la ciudad tigrense de Wukro, cuando las fuerzas etíopes alineadas con el gobierno entraron en marzo.

«Desde mi punto de vista, creo que hubo un fallo monumental de análisis, a nivel internacional», dijo Rashid Abdi, analista e investigador con sede en Kenia y especializado en el Cuerno de África, incluyéndose a sí mismo en ese grupo. «Creo que la gente no ha comprendido la compleja naturaleza de la transición en Etiopía, y especialmente no ha apreciado el lado complejo de Abiy, que no era un tipo soleado y sonriente. Que por debajo era una figura mucho más calculadora, e incluso maquiavélica, que a la larga creo que empujará al país hacia un camino mucho más peligroso».

«Tendríamos que haber empezado a reconocer algunas de las banderas rojas con bastante rapidez. Mucha complacencia es lo que nos ha traído hasta aquí», añadió.

El séptimo rey de Etiopía

Durante su discurso de investidura en el Parlamento en 2018, Abiy hizo un punto de agradecimiento a su madre, una cristiana de la región de Amhara, quien dijo que le había dicho a la edad de siete años que, a pesar de su modesto origen, un día sería el séptimo rey de Etiopía. El comentario fue recibido con una ronda de risas por parte de los miembros de su gabinete, pero la creencia de Abiy en la profecía de su madre no era una broma.

Abiy se dirige al parlamento de la nación en Addis Abeba tras su ceremonia de investidura en abril de 2018.

«En las etapas iniciales de la guerra, en realidad, hablaba abiertamente de que esto era el plan de Dios, y que era una especie de misión divina para él. Este es un hombre que a primera hora de la mañana, en lugar de reunirse con sus principales asesores, se reunía con algunos de sus asesores espirituales, estos son pastores que son muy poderosos ahora en una especie de ‘gabinete de cocina'», dijo Abdi.

Pero la más evidente de las señales de alarma, según muchos, fue la sorpresiva alianza de Abiy con el presidente eritreo Isaias Afwerki, por la que acabó ganando el Premio Nobel.

Los críticos de Abiy afirman que lo que cimentó su estatus de pacificador en la escena mundial se basó en una farsa, y que el alineamiento con Eritrea fue un esfuerzo más para consolidar su poder, allanando el camino para que ambas partes emprendieran la guerra contra su enemigo mutuo, el TPLF. Poco después de que la frontera entre Eritrea y Etiopía se reabriera en 2018, reuniendo a las familias después de 20 años, se volvió a cerrar. Tres años después, las tropas eritreas operan con impunidad en Tigray, y hay pocas señales de una paz duradera.

En respuesta, la portavoz de Abiy rechazó esta afirmación, calificándola de «narrativa tóxica».

Mehari Taddele Maru, profesor de Gobernanza y Migración en el Instituto Universitario Europeo, que se mostró escéptico con el acuerdo de paz desde el principio, una opinión muy impopular en su momento, cree que el respaldo del Comité del Premio Nobel a Abiy ha contribuido al conflicto actual.

«Tengo la firme opinión de que el Comité del Premio Nobel es responsable de lo que está ocurriendo en Etiopía, al menos en parte. Tenían información fiable; muchos expertos hicieron sonar las alarmas», dijo Mehari, que es de Tigray, a CNN.

«El Comité basó su decisión en un acuerdo de paz que nosotros señalamos como una salida falsa, una paz no solo no conseguida sino quizá inalcanzable y un acuerdo que no estaba destinado a la paz sino a la guerra. Lo que él [Abiy] hizo con Isaias no estaba destinado a traer la paz. Él lo sabía, Isaías lo sabía. Estaban trabajando, básicamente, para ejecutar una guerra, para emparedar el Tigray del Sur y del Norte cuidadosamente mediante el ostracismo de un partido político primero».

El impacto más palpable y duradero del premio, según varios analistas y observadores, fue que se detuvo cualquier crítica a Abiy.

La personalidad que cultivó, cimentada en parte a través de sus numerosos elogios tempranos (fue nombrado Africano del Año en 2018, una de las 100 personas más influyentes de Time y uno de los 100 pensadores globales de Foreign Policy en 2019) cautivó la imaginación de los etíopes, la gran diáspora del país y el mundo. Muchos se sienten ahora traicionados, al haber perdido cualquier optimismo sobre el futuro del país, pero otros siguen empeñados en conservar esa imagen impresionante de Abiy, reacios a ver lo que está sucediendo.

«Cuando comenzó la guerra en noviembre, la comunidad internacional estaba muy comprometida con la idea de Abiy Ahmed como reformista, y no querían renunciar a ella», afirma Goitom Gebreluel, investigador del Cuerno de África procedente de Tigray, que se encontraba en Addis Abeba al comienzo del conflicto.

«Tuve reuniones con varios diplomáticos antes de la guerra y era obvio que la guerra se acercaba, y lo que decían era: ‘ya sabes, todavía tiene este proyecto, tenemos que dejar que realice su visión política'», dijo. «A día de hoy, creo que no todo el mundo está convencido de que sea un autócrata».

Ahora, con Etiopía enfrentándose a una hambruna «provocada por el hombre» y a una guerra que parece no tener fin, Abiy se encuentra solo, aislado en gran medida de la comunidad internacional y con un cuadro cada vez más reducido de aliados.

Los primeros defensores y partidarios de Abiy dicen que no solo engañó al mundo, sino también a su propio pueblo, que ahora está pagando un precio muy alto.

En su carta abierta en la que anunciaba que dejaba su cargo, Kidanemariam escribió sobre Abiy: «En lugar de cumplir su promesa inicial, ha llevado a Etiopía por un oscuro camino hacia la destrucción y la desintegración».

«Como tantos otros que pensaban que el primer ministro tenía el potencial de llevar a Etiopía a un futuro brillante, estoy lleno de desesperación y angustia por la dirección que está tomando nuestro país».

Etiopía

(CNN) — «Abiy, Abiy», coreaba la multitud, agitando la bandera tricolor de Etiopía y vitoreando cuando el nuevo primer ministro del país, vestido con un blazer blanco con ribetes dorados y sonriendo ampliamente, saludaba a un estadio de básquetbol abarrotado en la Universidad del Sur de California en Los Ángeles, parte de una gira relámpago por tres ciudades de Estados Unidos para atraer a la diáspora.

Era julio de 2018, apenas tres meses después de que Abiy Ahmed fuera nombrado líder del segundo país más poblado de África, y su estrella estaba ascendiendo tanto en su país como en el extranjero. La emoción surgía en un fervor casi religioso en torno al joven político, que prometía llevar la paz, la prosperidad y la reconciliación a un rincón conflictivo de África y a una nación al borde de la crisis.

Pero incluso en los primeros días de optimismo del gobierno de Abiy, mientras iniciaba una serie de ambiciosas reformas: liberar a miles de presos políticos, levantar las restricciones a la prensa, acoger a los exiliados y a los partidos de la oposición prohibidos, nombrar a mujeres en su gabinete, abrir la economía del país fuertemente controlada a nuevas inversiones y negociar la paz con la vecina Eritrea, Berhane Kidanemariam tenía sus dudas.

El diplomático de Etiopía conoce al primer ministro desde hace casi 20 años, y forjó su amistad con él cuando trabajaba en el equipo de comunicación de la coalición gobernante y, más tarde, como director general de dos organizaciones de noticias estatales, mientras Abiy estaba en la inteligencia militar y luego dirigía la agencia de ciberseguridad de Etiopía, INSA. Antes de trabajar en el Ministerio de Asuntos Exteriores de Etiopía, Kidanemariam dirigió la emisora nacional del país, la EBC, y dijo que Abiy formaba parte de su junta directiva.

En una reciente entrevista telefónica, Kidanemariam dijo que, al igual que muchos etíopes, había esperado que Abiy pudiera transformar la díscola política del país e introducir un auténtico cambio democrático. Sin embargo, le resultaba difícil cuadrar su visión del hombre que conoció en 2004, al que describió como un oficial de inteligencia ávido de poder y obsesionado por la fama y la fortuna, con el retrato que se está haciendo de un visionario pacificador de origen humilde.

El primer ministro Abiy Ahmed saluda a la diáspora etíope reunida en un evento en Washington, DC, en julio de 2018.

En 2018, Kidanemariam se desempeñaba como cónsul general de Etiopía en Los Ángeles y dijo que ayudó a organizar la visita de Abiy.

Cuando Kidanemariam, que es de la región norteña de Tigray en Etiopía, se acercó al estrado para presentar a su viejo amigo y colega a la multitud, dijo que fue recibido con abucheos de los miembros de la audiencia: «Fuera del podio tigrino, fuera del podio Woyane», y otros insultos étnicos. Esperaba que Abiy, que predicaba una filosofía política de inclusión, reprendiera a la multitud, pero no dijo nada. Más tarde, durante el almuerzo, cuando Kidanemariam le preguntó por qué, dijo que Abiy le había dicho: «No había nada que corregir»: «No había nada que corregir».

Una de las ironías de un primer ministro que llegó al cargo prometiendo la unidad es que ha exacerbado deliberadamente el odio entre los diferentes grupos», escribió Kidanemariam en una carta abierta en marzo, en la que anunciaba que dejaba su puesto de jefe de misión adjunto en la embajada de Etiopía en Washington, DC, en protesta por la guerra de Abiy en Tigray, de un mes de duración, que ha provocado una crisis de refugiados, atrocidades y hambruna.

Kidanemariam declaró a CNN que creía que el objetivo de Abiy nunca había sido «la reforma, la democracia, los derechos humanos o la libertad de prensa. Se trata simplemente de consolidar el poder para sí mismo, y sacar dinero de ello… Podemos llamarlo autoritarismo o dictadura, pero en realidad está consiguiendo ser un rey».

«Por cierto», añadió, «el problema no es solo para los tigrinos. Es para todos los etíopes. Todo el mundo está sufriendo en todas partes».
En un correo electrónico enviado a CNN, la portavoz de Abiy Billene Seyoum, describió la caracterización de Kidanemariam sobre el primer ministro como «infundada» y un “reflejo».

Cómo captaron en video esta masacre en Etiopía 4:26’El epítome del infierno’

Mucho ha cambiado desde que Abiy aceptó el Premio Nobel de la Paz en noviembre de 2019, diciendo a una audiencia en Oslo, Noruega, que «la guerra es el epítome del infierno».

En menos de dos años, Abiy ha pasado de ser el consentido de la comunidad internacional a convertirse en un paria, condenado por su papel en una prolongada guerra civil que, según muchos testimonios, lleva el sello del genocidio y tiene el potencial de desestabilizar la región más amplia del Cuerno de África.

Abiy recibe el Premio Nobel de la Paz durante una ceremonia en Oslo, Noruega, en diciembre de 2019.

La caída en desgracia de este hombre de 45 años ha confundido a muchos observadores, que se preguntan cómo han podido equivocarse tanto. Pero diplomáticos, analistas, periodistas etíopes independientes, conocidos y otras personas que han seguido de cerca su carrera dicen que, incluso en el apogeo de la «Abiymanía», había señales de advertencia.

El Premio Nobel de la Paz 2019 es para el primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed

Los críticos dicen que, al bendecir a Abiy con una serie de apoyos internacionales, occidente no solo no vio –o ignoró deliberadamente– esas señales, sino que le dio un cheque en blanco y luego hizo la vista gorda.

«Poco después de que Abiy fuera galardonado con el Premio Nobel de la Paz, perdió el apetito por llevar a cabo la reforma interna», dijo a CNN Tsedale Lemma, fundador y redactor jefe de Addis Standard, una revista mensual de noticias independiente con sede en Etiopía, en una llamada por Skype. «Lo consideró un pase para hacer lo que quiera».

La guerra en Tigray no es la primera vez que utiliza ese pase, dijo, y añadió que desde que Abiy llegó al poder con la plataforma de unificar al pueblo etíope y a su Estado, ha consolidado el control sin piedad y ha alienado a los actores regionales críticos.

Lemma ha cubierto el ascenso de Abiy para el Addis Standard, que fue suspendido brevemente por el regulador de medios de comunicación de Etiopía en julio y fue uno de los primeros críticos de su gobierno cuando pocos daban la voz de alarma. Días después de que Abiy recibiera el Premio Nobel, escribió un editorial en el que advertía de que las iniciativas por las que había sido reconocido: el proceso de paz con Eritrea y las reformas políticas en Etiopía, habían dejado de lado a un actor clave, el Frente de Liberación Popular de Tigray (TPLF, por sus siglas en inglés), y estaban en grave peligro.

El TPLF había gobernado Etiopía con mano dura por décadas, supervisando un periodo de estabilidad y crecimiento económico a costa de los derechos civiles y políticos básicos. El gobierno autoritario del partido provocó un levantamiento popular que acabó obligando a dimitir al predecesor de Abiy, Hailemariam Desalegn. Abiy fue designado por la clase dirigente para traer el cambio, sin alterar el viejo orden político. Sin embargo, en cuanto llegó al poder, Abiy anunció la reorganización de la coalición gobernante que el TPLF había fundado, el Frente Democrático Revolucionario del Pueblo Etíope, o EPRDF, que estaba compuesto por cuatro partidos, en un único y nuevo Partido de la Prosperidad, condenando al ostracismo al TPLF.

El nombramiento de Abiy pretendía calmar las tensiones. En lugar de ello, su impulso a un nuevo partido político pan-etíope hizo temer a algunas regiones que el sistema federal del país, que garantiza una importante autonomía a los estados definidos étnicamente, como Tigray, se viera amenazado.

Los tigrinos no eran los únicos preocupados. En la región natal de Abiy, Oromia, y en otras zonas administrativas, la gente empezó a exigir el autogobierno. Pronto, el gobierno empezó a recaer en las prácticas autoritarias a las que Abiy había renunciado: represión violenta de los manifestantes, encarcelamiento de periodistas y políticos de la oposición, y aplazamiento de las elecciones en dos ocasiones.

Ahmed Soliman, investigador de Chatham House y experto en el Cuerno de África, dijo que el plan de reforma de Abiy también aumentó las expectativas entre los grupos con agendas conflictivas, aumentando aún más las tensiones.

«Abiy y su gobierno han sido culpados, con razón, por la aplicación de reformas desiguales y por el aumento de la inseguridad en todo el país, pero hasta cierto punto, algo de eso fue heredado. Las divisiones étnicas y políticas que existen en el país tienen raíces muy profundas», dijo.

Las tensiones llegaron a un punto de ebullición en septiembre de 2020, cuando los tigrinos desafiaron a Abiy celebrando una votación que se había retrasado debido a la pandemia, lo que desencadenó una serie de recriminaciones que desembocaron en un conflicto abierto en noviembre de 2020.

El pasado mes de julio, en medio de la guerra, Abiy y su partido obtuvieron una victoria aplastante en unas elecciones generales que fueron boicoteadas por los partidos de la oposición, se vieron empañadas por problemas logísticos y excluyeron a muchos votantes, incluidos todos los de Tigray, lo que supuso una aplastante decepción para muchos que tenían grandes esperanzas de que se hiciera realidad la transición democrática que Abiy prometió hace tres años.

Funcionarios electorales cuentan las papeletas en un colegio electoral de la ciudad de Bahir Dar, Etiopía, en junio.

«Se ve a sí mismo como un Mesías, como un elegido, como alguien que está destinado a ‘Hacer a Etiopía grande de nuevo’, pero este país se está derrumbando», dijo Lemma, añadiendo que la insensatez de la comunidad internacional fue caer tragarse el cuento que Abiy les presentó sobre él: «un capitalista contemporáneo post-étnico», en su desesperación por tener una historia de éxito”.

Un fracaso monumental de análisis

Sin embargo, muchos etíopes son reacios a culpar a Abiy de la ruina del país. Antes de las elecciones de junio, los habitantes de Addis Abeba declararon a CNN que consideraban que Abiy había heredado un desastre del régimen anterior y que siempre se había enfrentado a una ardua batalla para impulsar las reformas, una valoración que comparten algunos expertos regionales.

«Mucha gente tenía la esperanza de que los cambios liberalizadores, tras esos años de protestas contra el gobierno y toda la violencia estatal en respuesta, […] marcaran un momento en el que Etiopía empezaría a hacer política de forma más pacífica. Pero ese pensamiento pasó por alto algunos de los principales problemas y contradicciones de Etiopía», dijo William Davidson, analista principal de Etiopía del International Crisis Group.

«Siempre hubo un enorme desafío por delante para Abiy, y para todos. La mera promesa de un sistema político más plural no resolvió necesariamente los nacionalismos enfrentados, las visiones opuestas y las amargas rivalidades políticas».

En los últimos meses, Abiy ha intentado esquivar la condena internacional prometiendo proteger a los civiles, abrir el acceso a la ayuda humanitaria para evitar la hambruna y expulsar a las tropas eritreas, que han apoyado a las fuerzas etíopes en el conflicto y están acusadas de algunas de las atrocidades más horribles en Tigray, promesas que, según los funcionarios de Estados Unidos, no ha cumplido. Después de que Estados Unidos emitiera sanciones en mayo, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Etiopía lo acusó de inmiscuirse en los asuntos internos del país y de no entender los retos que se encuentran a nivel local.

Mientras la opinión internacional se vuelve contra Abiy, la oficina del primer ministro sostiene que no le preocupa el deterioro de su reputación; sus partidarios culpan cada vez más a occidente de la crisis que atraviesa el país. «El primer ministro no tiene por qué ser el favorito de occidente, el este, el sur o el norte», declaró a la prensa en junio la portavoz de Abiy, Billene Seyoum. «Basta con que defienda al pueblo de Etiopía y el desarrollo de la nación».

Pero es difícil conciliar la narrativa del gobierno con la realidad. Dejando a un lado la abrumadora pérdida de vidas y la destrucción dentro de Tigray, la guerra ha erosionado los agresivos planes de desarrollo de Abiy y ha hecho descarrilar la trayectoria económica del país, según los expertos. La economía de Etiopía había crecido casi un 10% durante la última década, antes de desacelerarse en 2020, arrastrada por una combinación de la pandemia del covid-19, la deuda y el conflicto. La guerra también ha vaciado las arcas nacionales, diezmado una gran parte de la industria del país y erosionado su reputación entre los inversores extranjeros y las instituciones financieras.

Una casa dañada en los combates en la ciudad tigrense de Wukro, cuando las fuerzas etíopes alineadas con el gobierno entraron en marzo.

«Desde mi punto de vista, creo que hubo un fallo monumental de análisis, a nivel internacional», dijo Rashid Abdi, analista e investigador con sede en Kenia y especializado en el Cuerno de África, incluyéndose a sí mismo en ese grupo. «Creo que la gente no ha comprendido la compleja naturaleza de la transición en Etiopía, y especialmente no ha apreciado el lado complejo de Abiy, que no era un tipo soleado y sonriente. Que por debajo era una figura mucho más calculadora, e incluso maquiavélica, que a la larga creo que empujará al país hacia un camino mucho más peligroso».

«Tendríamos que haber empezado a reconocer algunas de las banderas rojas con bastante rapidez. Mucha complacencia es lo que nos ha traído hasta aquí», añadió.

El séptimo rey de Etiopía

Durante su discurso de investidura en el Parlamento en 2018, Abiy hizo un punto de agradecimiento a su madre, una cristiana de la región de Amhara, quien dijo que le había dicho a la edad de siete años que, a pesar de su modesto origen, un día sería el séptimo rey de Etiopía. El comentario fue recibido con una ronda de risas por parte de los miembros de su gabinete, pero la creencia de Abiy en la profecía de su madre no era una broma.

Abiy se dirige al parlamento de la nación en Addis Abeba tras su ceremonia de investidura en abril de 2018.

«En las etapas iniciales de la guerra, en realidad, hablaba abiertamente de que esto era el plan de Dios, y que era una especie de misión divina para él. Este es un hombre que a primera hora de la mañana, en lugar de reunirse con sus principales asesores, se reunía con algunos de sus asesores espirituales, estos son pastores que son muy poderosos ahora en una especie de ‘gabinete de cocina'», dijo Abdi.

Pero la más evidente de las señales de alarma, según muchos, fue la sorpresiva alianza de Abiy con el presidente eritreo Isaias Afwerki, por la que acabó ganando el Premio Nobel.

Los críticos de Abiy afirman que lo que cimentó su estatus de pacificador en la escena mundial se basó en una farsa, y que el alineamiento con Eritrea fue un esfuerzo más para consolidar su poder, allanando el camino para que ambas partes emprendieran la guerra contra su enemigo mutuo, el TPLF. Poco después de que la frontera entre Eritrea y Etiopía se reabriera en 2018, reuniendo a las familias después de 20 años, se volvió a cerrar. Tres años después, las tropas eritreas operan con impunidad en Tigray, y hay pocas señales de una paz duradera.

Decenas de civiles fueron asesinados en Etiopía por tropas invasoras eritreas, reveló investigación de CNN

En respuesta, la portavoz de Abiy rechazó esta afirmación, calificándola de «narrativa tóxica».

Mehari Taddele Maru, profesor de Gobernanza y Migración en el Instituto Universitario Europeo, que se mostró escéptico con el acuerdo de paz desde el principio, una opinión muy impopular en su momento, cree que el respaldo del Comité del Premio Nobel a Abiy ha contribuido al conflicto actual.

«Tengo la firme opinión de que el Comité del Premio Nobel es responsable de lo que está ocurriendo en Etiopía, al menos en parte. Tenían información fiable; muchos expertos hicieron sonar las alarmas», dijo Mehari, que es de Tigray, a CNN.

«El Comité basó su decisión en un acuerdo de paz que nosotros señalamos como una salida falsa, una paz no solo no conseguida sino quizá inalcanzable y un acuerdo que no estaba destinado a la paz sino a la guerra. Lo que él [Abiy] hizo con Isaias no estaba destinado a traer la paz. Él lo sabía, Isaías lo sabía. Estaban trabajando, básicamente, para ejecutar una guerra, para emparedar el Tigray del Sur y del Norte cuidadosamente mediante el ostracismo de un partido político primero».

El impacto más palpable y duradero del premio, según varios analistas y observadores, fue que se detuvo cualquier crítica a Abiy.

La personalidad que cultivó, cimentada en parte a través de sus numerosos elogios tempranos (fue nombrado Africano del Año en 2018, una de las 100 personas más influyentes de Time y uno de los 100 pensadores globales de Foreign Policy en 2019) cautivó la imaginación de los etíopes, la gran diáspora del país y el mundo. Muchos se sienten ahora traicionados, al haber perdido cualquier optimismo sobre el futuro del país, pero otros siguen empeñados en conservar esa imagen impresionante de Abiy, reacios a ver lo que está sucediendo.

«Cuando comenzó la guerra en noviembre, la comunidad internacional estaba muy comprometida con la idea de Abiy Ahmed como reformista, y no querían renunciar a ella», afirma Goitom Gebreluel, investigador del Cuerno de África procedente de Tigray, que se encontraba en Addis Abeba al comienzo del conflicto.

«Tuve reuniones con varios diplomáticos antes de la guerra y era obvio que la guerra se acercaba, y lo que decían era: ‘ya sabes, todavía tiene este proyecto, tenemos que dejar que realice su visión política'», dijo. «A día de hoy, creo que no todo el mundo está convencido de que sea un autócrata».

Once iglesias subterráneas de Etiopía peligran ante combatientes de Tigray, advierte la Unesco

Ahora, con Etiopía enfrentándose a una hambruna «provocada por el hombre» y a una guerra que parece no tener fin, Abiy se encuentra solo, aislado en gran medida de la comunidad internacional y con un cuadro cada vez más reducido de aliados.

Los primeros defensores y partidarios de Abiy dicen que no solo engañó al mundo, sino también a su propio pueblo, que ahora está pagando un precio muy alto.

En su carta abierta en la que anunciaba que dejaba su cargo, Kidanemariam escribió sobre Abiy: «En lugar de cumplir su promesa inicial, ha llevado a Etiopía por un oscuro camino hacia la destrucción y la desintegración».

«Como tantos otros que pensaban que el primer ministro tenía el potencial de llevar a Etiopía a un futuro brillante, estoy lleno de desesperación y angustia por la dirección que está tomando nuestro país».

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver