Mandatos y pruebas, entre las estrategias de Biden para combatir el brote de la variante delta

(CNN) — El presidente Joe Biden, que se enfrenta a un otoño boreal en el que el coronavirus todavía generará caos en la salud y economía de la nación, impulsará nuevos mandatos de vacunación y programas de pruebas como parte de un nuevo enfoque para poner fin a la pandemia.

El plan de seis puntos que Biden va a desvelar este jueves por la tarde todavía está siendo pulido por el presidente y los miembros de su equipo de salud pública. El miércoles por la tarde, Biden recibió en el Despacho Oval una sesión informativa de su equipo de respuesta al covid-19 sobre las nuevas medidas previstas.

Pero los detalles de su plan fueron surgiendo un día antes del discurso. Los funcionarios dijeron que Biden daría un nuevo impulso a la obligatoriedad de las vacunas, incluso basándose en los requisitos de vacunación existentes para los trabajadores federales, y presionaría a las empresas privadas para que obliguen a sus empleados a vacunarse.

También planea tomar medidas para ampliar el acceso a las pruebas y asegurar que los estudiantes estén protegidos en las aulas, dijeron los funcionarios.

Los CDC prevén aumento de muertes por covid-19 en EE.UU. 3:24

«Siempre hemos dicho que nos basaríamos en lo que hemos anunciado hasta la fecha», dijo la secretaria de prensa Jen Psaki a los periodistas, citando los mandatos existentes para los miembros del servicio militar de EE.UU. y los trabajadores sanitarios federales. «También creemos que el sector privado tiene un papel aquí».

Los funcionarios dijeron que esperan que el nuevo enfoque proporcione a los estadounidenses una visión más clara de cómo terminará la pandemia después de 18 meses de vivir restringidos por el covid-19. La Casa Blanca ha visto cómo han bajado los índices de aprobación del presidente en lo respecta al covid-19 y cree que parte del problema es el retroceso que se produjo este verano: un pico de casos hizo que se volviera a utilizar mascarillas y se siguiera trabajando desde casa.

Una encuesta de ABC News/The Washington Post realizada a finales de agosto reveló que el 52% de los encuestados aprueba la forma en que Biden está manejando la pandemia, una caída de 10 puntos desde junio. Sin embargo, son más los que aprueban su gestión del covid que los que la desaprueban.

Al mismo tiempo, la aprobación general de Biden ha caído en territorio negativo en medio de una caótica retirada de Afganistán y una lenta recuperación económica. Los asesores del presidente consideran que la lucha contra la pandemia es el asunto más importante de su presidencia y el que determinará su destino político.

Parte del objetivo del discurso del jueves es describir el camino a seguir para salir de la pandemia, que los funcionarios consideran que se ha visto oscurecido por la oleada impulsada por la variante delta. La estrategia que se estaba preparando para desvelar está destinada a combatir la propagación de la variante altamente contagiosa, y hará especial hincapié en las escuelas y las empresas del sector privado, según personas familiarizadas con el asunto.

A medida que los estudiantes estadounidenses regresan a las aulas, las batallas sobre el uso de mascarillas y los requisitos de vacunación para los niños mayores han estallado en los distritos escolares de todo el país. Las autoridades sanitarias dicen que esperan la autorización de las vacunas para los niños menores de 12 años en los próximos meses, pero los padres se han frustrado por el ritmo al que se desarrolla el proceso.

Biden ha identificado las escuelas como un área clave de atención, dado el efecto más amplio que tiene la presencia de niños en las aulas en la economía, especialmente para las mujeres.

Así afecta la variante delta la economía de EE. UU. 1:17

El presidente también tiene previsto abordar los requisitos de vacunación para los empleados del sector público. Ya ha exigido a los trabajadores federales que demuestren estar vacunados o que estén sujetos a estrictos requisitos de mitigación, y algunos sectores del gobierno, incluidos los militares y los trabajadores de la salud, tienen requisitos de vacunación.

El presidente también ha ordenado a todas las residencias de ancianos que exijan a su personal que se vacune contra el covid-19 para poder seguir recibiendo fondos de Medicare y Medicaid.

La elaboración de los próximos pasos fue dirigida por el equipo de coronavirus de Biden. Todavía hay ciertas limitaciones en lo que la administración puede hacer, y la Casa Blanca sigue creyendo que el gobierno federal no puede ordenar un amplio mandato de vacunación para el público estadounidense.

«Hemos visto que hay una serie de formas» de aumentar la vacunación, dijo el martes a los periodistas la secretaria de prensa Jen Psaki. «Una de ellas es que las empresas del sector privado ordenen, en diferentes capacidades, que sus empleados se vacunen, o que ciertos distritos escolares lo hagan. Otra es, sin duda, el miedo a la variante delta. Y tenemos que seguir tomando más medidas para asegurarnos de que los distritos escolares están preparados y de que las comunidades de todo el país están preparadas».

Aunque Biden ha animado a las empresas a exigir la vacunación de sus empleados, los funcionarios dijeron que creen que hay más cosas que el sector privado puede hacer para animar a la gente a vacunarse. Eso incluye exigir una prueba de vacunación en restaurantes, bares y otros lugares. Los funcionarios de la administración han estado trabajando en las últimas semanas para determinar las formas en que el gobierno podría facilitar a las empresas la implementación de esos requisitos.

La Casa Blanca ha dicho repetidamente que no habrá un pasaporte de vacunas obligatorio a nivel federal, pero ha estado impulsando otras formas de aumentar las tasas de vacunación.

Al mismo tiempo, la administración se está preparando para implementar las vacunas de refuerzo para los estadounidenses completamente vacunados, aunque aún no es clara la fecha en la que comenzarán a aplicarse.

El gobierno de Biden había dicho inicialmente el mes pasado que la dosis de refuerzo de la vacuna contra el covid-19 estaría disponible para los adultos el 20 de septiembre. Sin embargo, altos funcionarios de salud advirtieron a la Casa Blanca que podrían necesitar más tiempo para revisar todos los datos necesarios antes de poder recomendar las vacunas de refuerzo. La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA, por sus siglas en inglés) tiene previsto reunirse el 17 de septiembre para debatir sobre las vacunas de refuerzo contra el covid-19.

Joe Biden

(CNN) — El presidente Joe Biden, que se enfrenta a un otoño boreal en el que el coronavirus todavía generará caos en la salud y economía de la nación, impulsará nuevos mandatos de vacunación y programas de pruebas como parte de un nuevo enfoque para poner fin a la pandemia.

El plan de seis puntos que Biden va a desvelar este jueves por la tarde todavía está siendo pulido por el presidente y los miembros de su equipo de salud pública. El miércoles por la tarde, Biden recibió en el Despacho Oval una sesión informativa de su equipo de respuesta al covid-19 sobre las nuevas medidas previstas.

Estadounidenses deben mostrar un certificado de vacunación para entrar a España

Pero los detalles de su plan fueron surgiendo un día antes del discurso. Los funcionarios dijeron que Biden daría un nuevo impulso a la obligatoriedad de las vacunas, incluso basándose en los requisitos de vacunación existentes para los trabajadores federales, y presionaría a las empresas privadas para que obliguen a sus empleados a vacunarse.

También planea tomar medidas para ampliar el acceso a las pruebas y asegurar que los estudiantes estén protegidos en las aulas, dijeron los funcionarios.

Los CDC prevén aumento de muertes por covid-19 en EE.UU. 3:24

«Siempre hemos dicho que nos basaríamos en lo que hemos anunciado hasta la fecha», dijo la secretaria de prensa Jen Psaki a los periodistas, citando los mandatos existentes para los miembros del servicio militar de EE.UU. y los trabajadores sanitarios federales. «También creemos que el sector privado tiene un papel aquí».

Los funcionarios dijeron que esperan que el nuevo enfoque proporcione a los estadounidenses una visión más clara de cómo terminará la pandemia después de 18 meses de vivir restringidos por el covid-19. La Casa Blanca ha visto cómo han bajado los índices de aprobación del presidente en lo respecta al covid-19 y cree que parte del problema es el retroceso que se produjo este verano: un pico de casos hizo que se volviera a utilizar mascarillas y se siguiera trabajando desde casa.

Estudio muestra qué podría causar que la variante delta del nuevo coronavirus sea más contagiosa

Una encuesta de ABC News/The Washington Post realizada a finales de agosto reveló que el 52% de los encuestados aprueba la forma en que Biden está manejando la pandemia, una caída de 10 puntos desde junio. Sin embargo, son más los que aprueban su gestión del covid que los que la desaprueban.

Al mismo tiempo, la aprobación general de Biden ha caído en territorio negativo en medio de una caótica retirada de Afganistán y una lenta recuperación económica. Los asesores del presidente consideran que la lucha contra la pandemia es el asunto más importante de su presidencia y el que determinará su destino político.

Parte del objetivo del discurso del jueves es describir el camino a seguir para salir de la pandemia, que los funcionarios consideran que se ha visto oscurecido por la oleada impulsada por la variante delta. La estrategia que se estaba preparando para desvelar está destinada a combatir la propagación de la variante altamente contagiosa, y hará especial hincapié en las escuelas y las empresas del sector privado, según personas familiarizadas con el asunto.

A medida que los estudiantes estadounidenses regresan a las aulas, las batallas sobre el uso de mascarillas y los requisitos de vacunación para los niños mayores han estallado en los distritos escolares de todo el país. Las autoridades sanitarias dicen que esperan la autorización de las vacunas para los niños menores de 12 años en los próximos meses, pero los padres se han frustrado por el ritmo al que se desarrolla el proceso.

Biden ha identificado las escuelas como un área clave de atención, dado el efecto más amplio que tiene la presencia de niños en las aulas en la economía, especialmente para las mujeres.

Así afecta la variante delta la economía de EE. UU. 1:17

El presidente también tiene previsto abordar los requisitos de vacunación para los empleados del sector público. Ya ha exigido a los trabajadores federales que demuestren estar vacunados o que estén sujetos a estrictos requisitos de mitigación, y algunos sectores del gobierno, incluidos los militares y los trabajadores de la salud, tienen requisitos de vacunación.

El presidente también ha ordenado a todas las residencias de ancianos que exijan a su personal que se vacune contra el covid-19 para poder seguir recibiendo fondos de Medicare y Medicaid.

La elaboración de los próximos pasos fue dirigida por el equipo de coronavirus de Biden. Todavía hay ciertas limitaciones en lo que la administración puede hacer, y la Casa Blanca sigue creyendo que el gobierno federal no puede ordenar un amplio mandato de vacunación para el público estadounidense.

«Hemos visto que hay una serie de formas» de aumentar la vacunación, dijo el martes a los periodistas la secretaria de prensa Jen Psaki. «Una de ellas es que las empresas del sector privado ordenen, en diferentes capacidades, que sus empleados se vacunen, o que ciertos distritos escolares lo hagan. Otra es, sin duda, el miedo a la variante delta. Y tenemos que seguir tomando más medidas para asegurarnos de que los distritos escolares están preparados y de que las comunidades de todo el país están preparadas».

Aunque Biden ha animado a las empresas a exigir la vacunación de sus empleados, los funcionarios dijeron que creen que hay más cosas que el sector privado puede hacer para animar a la gente a vacunarse. Eso incluye exigir una prueba de vacunación en restaurantes, bares y otros lugares. Los funcionarios de la administración han estado trabajando en las últimas semanas para determinar las formas en que el gobierno podría facilitar a las empresas la implementación de esos requisitos.

Juez de la Florida permite los mandatos de uso de mascarillas en las escuelas a pesar de la apelación del gobernador

La Casa Blanca ha dicho repetidamente que no habrá un pasaporte de vacunas obligatorio a nivel federal, pero ha estado impulsando otras formas de aumentar las tasas de vacunación.

Al mismo tiempo, la administración se está preparando para implementar las vacunas de refuerzo para los estadounidenses completamente vacunados, aunque aún no es clara la fecha en la que comenzarán a aplicarse.

El gobierno de Biden había dicho inicialmente el mes pasado que la dosis de refuerzo de la vacuna contra el covid-19 estaría disponible para los adultos el 20 de septiembre. Sin embargo, altos funcionarios de salud advirtieron a la Casa Blanca que podrían necesitar más tiempo para revisar todos los datos necesarios antes de poder recomendar las vacunas de refuerzo. La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA, por sus siglas en inglés) tiene previsto reunirse el 17 de septiembre para debatir sobre las vacunas de refuerzo contra el covid-19.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver