ANÁLISIS | El plan de seis pasos de Biden contra el covid-19, explicado

(CNN) — La situación del covid-19 en EE.UU. sigue siendo terrible, con 1.500 personas que mueren cada día y un promedio de 150.000 casos nuevos cada día.

Con más de 100.000 estadounidenses hospitalizados, el número de muertes –casi con certeza subestimado– seguirá aumentando por encima del total actual de 653.000. Parece seguro que eclipsará el total de muertes de la pandemia de influenza de 1918 y es mucho mayor que todos los conflictos de EE.UU. excepto la Guerra Civil.

El presidente Joe Biden, al delinear el jueves una nueva estrategia contra el covid-19, expresó casi rabia hacia los no vacunados. «Hemos sido pacientes, pero nuestra paciencia se está agotando y su negativa nos ha costado a todos», dijo, antes de establecer nuevos mandatos y requisitos para que los ciudadanos estadounidenses controlen el virus.

¿Cuál es el plan? Biden tiene una nueva estrategia de seis puntos para hacer frente al virus. Si eres como yo, has perdido la pista de los distintos esfuerzos y reinicios del gobierno. Este es solo el más reciente.

El plan de Biden (encuentra un resumen completo en inglés aquí) incluye estos puntos:

1. Vacunar a los no vacunados con mandatos para empleados públicos y privados. Biden ordenó al Departamento de Trabajo que requiera que todos los empleadores con más de 100 trabajadores requieran la vacuna o pruebas regulares. Ese es un esfuerzo que seguramente llegará a la corte federal. Además, la Casa Blanca fortalecerá los requisitos de vacunación para la mayoría de los trabajadores federales, pero eliminará la opción de que los trabajadores se sometan a pruebas periódicas en lugar de la vacunación. Firmará un decreto que requiere el mismo estándar de los contratistas federales.

En total, son 2,5 millones de trabajadores. Es un paso que esperan que estimule acciones similares en el sector privado. Biden firmó el mes pasado una orden que requiere que los hogares de ancianos que recibieron fondos de Medicare y Medicaid vacunen a sus trabajadores.

Le pregunté a Ariel Edwards-Levy, del equipo de encuestas y elecciones de CNN, qué sabemos sobre si las empresas están requiriendo vacunas y cómo se sienten los trabajadores al respecto.

Ella destacó dos encuestas recientes:

El 19% de los empleados estadounidenses dijeron que su empleador requerirá la vacuna de covid-19 para regresar al lugar de trabajo, según una encuesta de Gallup en agosto. Eso es aproximadamente el doble del 9% en julio. También encuentra que un 55% adicional de los empleadores ahora alientan, aunque no exigen, que los trabajadores se vacunen.
Incluso en los lugares de trabajo sin un requisito de vacunación, solo una minoría de los empleados no están vacunados, menos de un tercio en una encuesta de ABC News / Washington Post. Pero la mayoría de ellos dijeron que preferirían renunciar antes que vacunarse.

2. Proteger aún más a los vacunados mediante vacunas de refuerzo. Ha habido cierta confusión sobre esto a medida que el país se acerca a recomendar refuerzos para los estadounidenses con mayor riesgo. Algunos receptores de la vacuna Pfizer podrían estar listos para los refuerzos tan pronto como el 20 de septiembre, aunque la FDA aún no los ha aprobado.

Una junta asesora clave se reúne el 17 de septiembre y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) aún tendrían que establecer pautas sobre quién debe recibirlas. El sitio web de los CDC sugiere que las personas no deben recibir un refuerzo hasta al menos ocho meses después de recibir su segunda dosis. El énfasis está en los estadounidenses mayores y los trabajadores de primera línea vacunados de primeros.

3. Mantener abiertas las escuelas. Las escuelas son el punto álgido de pelea sobre los requisitos de uso de máscaras. Biden prometió compensar el salario de cualquier maestro o administrador cuyo pago fuera retenido por un estado que se oponga a los requisitos de uso de mascarilla.

También dijo que exigirá que se vacunen 300.000 educadores en los programas federales de Head Start y pedirá a los gobernadores que exijan vacunas para los maestros y el personal escolar.

A medida que comienza el año escolar, las escuelas de todo el país están lidiando con cuarentenas para maestros y estudiantes que interrumpen lo que se suponía que sería el gran regreso. El distrito escolar unificado de Los Ángeles estaba preparado para abrir un nuevo frente en esa lucha cuando se convirtió en el primer distrito escolar importante de EE.UU. en exigir la vacunación para adolescentes mayores de 12 años. Un aumento de las pruebas en las escuelas en los lugares donde el virus se mueve rápidamente podría reducir en la propagación. Pero también lo será exigir la vacuna entre los estudiantes.

Las infecciones y las hospitalizaciones entre los niños están aumentando, lo que preocupa a los expertos, pero siguen siendo el grupo de edad con menos probabilidades de enfermarse o morir a causa del virus. Entre las infecciones recientes, más de una cuarta parte fueron niños, pero menos del 3% de las hospitalizaciones son de niños. Algunos niños más pequeños desarrollan una enfermedad inflamatoria, MISC-C, después de contraer covid-19. Eso puede mantenerlos hospitalizados durante semanas.

4. Aumento de las pruebas. La Ley de Producción de Defensa se utilizará para acelerar la producción de pruebas rápidas, y la administración planea enviar 25 millones de pruebas gratuitas a las clínicas de salud de EE.UU.

Algunos minoristas, como Amazon, Kroger y Walmart, venderán las pruebas caseras al costo durante los próximos tres meses, dijo Biden.

Las pruebas periódicas y asequibles, si se realizan correctamente, no solo pueden diagnosticar a las personas que se sienten enfermas, sino que también pueden detener la propagación de la pandemia al informar a las personas si son contagiosas y necesitan quedarse en casa, incluso si no se sienten enfermas. Los científicos han estado presionando por este tipo de pruebas –accesibles, asequibles e idealmente en casa– desde el comienzo de la pandemia.

5. Recuperación económica. La moratoria de desalojos y el seguro de desempleo ampliado han expirado. El conjunto de herramientas del gobierno para ayudar a los afectados por la pandemia se está alejando de la ayuda directa.

Pero Biden anunció el jueves que su administración expandiría el programa de Préstamos por Desastre por Daños Económicos para permitir que las pequeñas empresas pidan prestado hasta US$ 2 millones, en comparación con los US$ 500.000 actuales, en préstamos a largo plazo a bajo interés si sus ventas se han visto afectadas por el covid-19.

En julio, el número de puestos de trabajo disponibles en Estados Unidos subió a 10,9 millones, un nuevo récord, informó el miércoles la Oficina de Estadísticas Laborales.

6. Mejora de la atención de las personas con covid-19. Estados Unidos también aumentará la disponibilidad de nuevos medicamentos «recomendados por médicos reales, no por teóricos de la conspiración», para ayudar a los pacientes con covid-19, dijo Biden.

«Ya distribuimos 1,4 millones de cursos de estos tratamientos para salvar vidas y reducir la tensión en los hospitales. Esta noche, anuncio que aumentará el ritmo promedio de envío en todo el país, un tratamiento gratuito con anticuerpos monoclonales en otro 50%», dijo el presidente.

Además, el Departamento de Defensa duplicará el número de equipos de salud militares disponibles para ayudar a los hospitales sobrecargados en todo el país.

El video de un padre no vacunado que lucha por su vida 0:46

El elemento más importante es convencer a las personas de que se vacunen. La gran mayoría de las personas hospitalizadas y la gran mayoría de los que mueren no tienen la vacuna.

Eso significa que los no vacunados están agotando el sistema de atención médica.

Hablamos principalmente en este boletín acerca de los grandes esfuerzos macroeconómicos del Gobierno y nos referimos a personas como «los no vacunados» a grandes rasgos.

Ellos también son personas y si alguna vez se van a convencer de ponerse la vacuna y ayudar a detener este desastre interminable, vale la pena escuchar lo que los motiva.

Elle Reeve de CNN hizo eso con un video impresionante. Tardarás diez minutos en ver su informe. Deberías.

Ella pasó cinco días en el condado de Carter, Missouri. Fue su segundo viaje allí después del primero en octubre de 2020. Regresó ahora que el covid está aumentando nuevamente después de escuchar que un restaurante que visitó el año pasado había cerrado debido al virus.

Solo el 27% de la población del condado está completamente vacunada. Estos son los puntos que saqué de ahí.

La gente no vio venir la nueva ola mortal de covid-19. «No me di cuenta de lo poco vacunados que estábamos», le dijo a Reeve el Dr. Christopher Cochran de Ozarks Healthcare. Dijo que pensaba que más personas en el área estaban vacunadas porque a principios de este año el virus estaba disminuyendo.

«Esto regresó como un incendio forestal», dijo. La presión de grupo en la ciudad, donde la gente se enfurece cuando le dicen qué hacer, está en contra de la vacuna y es difícil para la gente salir de eso.

Jim Rodenbush le dijo a Reeve que no está vacunado, pero que lo estará pronto. Su esposa Ruth luchó contra el cáncer durante 12 años y murió ocho días después de enterarse de que había contraído covid-19.

Su médico le dijo que no se vacunase debido a la quimioterapia.

Hay una especie de orgullo en ignorar a los expertos. Un amigo de Rodenbush, Wayland Bland, quien estuvo en el hospital durante siete días el otoño pasado, dijo que no quiere la vacuna ahora.

«No voy a aceptar esa mierda», le dijo a Reeve. «No me gusta que la gente intente inyectarme o lo que sea porque soy un tipo tan testarudo como jamás hayas visto».

Cuando estuvo enfermo en el hospital tomó esteroides y otras drogas como Regeneron, que ayudaron al expresidente Donald Trump a recuperarse del virus. En ese momento, dijo que habría tomado cualquier cosa.

Pero no se vacunará ahora en parte, dijo, porque siente que los fabricantes de vacunas y el gobierno engañaron a Trump para que perdiera las elecciones.

«Me sacaste a mi presidente. No voy a tomar tu medicina», dijo Bland. Sin saber que Trump está vacunado, Bland dijo que tomará lo que recibió Trump, pero no la vacuna.

Cuando Reeve señaló que Trump se había vacunado, Bland dijo que no conocía todos los hechos, pero que «no me la aplico porque soy así de testarudo».

Conoce las medidas de Delta para empleados sin vacunar 0:53

Tim Wilder es un comisionado del condado de Carter.

«Voy a profundizar mucho contigo», le dijo a Reeve. «Creo que si el buen Dios me quiere en este momento, no importa si me pongo una vacuna o no. Y sé que mucha gente diría bien Él también te dio sentido común y deberías ponerte la vacuna, pero eso es, ya sabes, así es como veo las cosas».

Hay alguna esperanza de que la gente, en última instancia, reciba la vacuna. Ella termina la historia con una nota interesante, sin embargo, después de hablar con un hombre llamado Brian Keathley, quien fue vehementemente anti-mascarillas el otoño pasado. Vehementemente.

Si muriera de covid, dijo en ese momento, pondría en su lápida que era antimascarillas.

Ahora dice que es culpa del Gobierno que la gente del condado de Carter no haya recibido la vacuna. «Nadie siente que puede confiar en nuestro gobierno», dijo. «No es mi culpa que nadie esté usando una máscara. No es mi culpa que nadie haya recibido la vacuna. Es culpa del Gobierno».

Pero ella lo presionó, repetidamente, sobre si se había aplicado la vacuna.

Mientras discutía que no importaba si se la puso o no, finalmente dijo:

«Si lo entiendes, puede matarte. Fin de la historia. Y no quiero que mi esposa se pregunte cuándo lo pongan a uno en un coma inducido médico y le metan un tubo en la garganta, ¿él va a salir de allí? Por eso fue que me puse la vacuna».

Covid-19
Joe Biden

(CNN) — La situación del covid-19 en EE.UU. sigue siendo terrible, con 1.500 personas que mueren cada día y un promedio de 150.000 casos nuevos cada día.

Con más de 100.000 estadounidenses hospitalizados, el número de muertes –casi con certeza subestimado– seguirá aumentando por encima del total actual de 653.000. Parece seguro que eclipsará el total de muertes de la pandemia de influenza de 1918 y es mucho mayor que todos los conflictos de EE.UU. excepto la Guerra Civil.

El presidente Joe Biden, al delinear el jueves una nueva estrategia contra el covid-19, expresó casi rabia hacia los no vacunados. «Hemos sido pacientes, pero nuestra paciencia se está agotando y su negativa nos ha costado a todos», dijo, antes de establecer nuevos mandatos y requisitos para que los ciudadanos estadounidenses controlen el virus.

¿Cuál es el plan? Biden tiene una nueva estrategia de seis puntos para hacer frente al virus. Si eres como yo, has perdido la pista de los distintos esfuerzos y reinicios del gobierno. Este es solo el más reciente.

El plan de Biden (encuentra un resumen completo en inglés aquí) incluye estos puntos:

1. Vacunar a los no vacunados con mandatos para empleados públicos y privados. Biden ordenó al Departamento de Trabajo que requiera que todos los empleadores con más de 100 trabajadores requieran la vacuna o pruebas regulares. Ese es un esfuerzo que seguramente llegará a la corte federal. Además, la Casa Blanca fortalecerá los requisitos de vacunación para la mayoría de los trabajadores federales, pero eliminará la opción de que los trabajadores se sometan a pruebas periódicas en lugar de la vacunación. Firmará un decreto que requiere el mismo estándar de los contratistas federales.

En total, son 2,5 millones de trabajadores. Es un paso que esperan que estimule acciones similares en el sector privado. Biden firmó el mes pasado una orden que requiere que los hogares de ancianos que recibieron fondos de Medicare y Medicaid vacunen a sus trabajadores.

Le pregunté a Ariel Edwards-Levy, del equipo de encuestas y elecciones de CNN, qué sabemos sobre si las empresas están requiriendo vacunas y cómo se sienten los trabajadores al respecto.

Ella destacó dos encuestas recientes:

El 19% de los empleados estadounidenses dijeron que su empleador requerirá la vacuna de covid-19 para regresar al lugar de trabajo, según una encuesta de Gallup en agosto. Eso es aproximadamente el doble del 9% en julio. También encuentra que un 55% adicional de los empleadores ahora alientan, aunque no exigen, que los trabajadores se vacunen. Incluso en los lugares de trabajo sin un requisito de vacunación, solo una minoría de los empleados no están vacunados, menos de un tercio en una encuesta de ABC News / Washington Post. Pero la mayoría de ellos dijeron que preferirían renunciar antes que vacunarse.

2. Proteger aún más a los vacunados mediante vacunas de refuerzo. Ha habido cierta confusión sobre esto a medida que el país se acerca a recomendar refuerzos para los estadounidenses con mayor riesgo. Algunos receptores de la vacuna Pfizer podrían estar listos para los refuerzos tan pronto como el 20 de septiembre, aunque la FDA aún no los ha aprobado.

Una junta asesora clave se reúne el 17 de septiembre y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) aún tendrían que establecer pautas sobre quién debe recibirlas. El sitio web de los CDC sugiere que las personas no deben recibir un refuerzo hasta al menos ocho meses después de recibir su segunda dosis. El énfasis está en los estadounidenses mayores y los trabajadores de primera línea vacunados de primeros.

3. Mantener abiertas las escuelas. Las escuelas son el punto álgido de pelea sobre los requisitos de uso de máscaras. Biden prometió compensar el salario de cualquier maestro o administrador cuyo pago fuera retenido por un estado que se oponga a los requisitos de uso de mascarilla.

También dijo que exigirá que se vacunen 300.000 educadores en los programas federales de Head Start y pedirá a los gobernadores que exijan vacunas para los maestros y el personal escolar.

A medida que comienza el año escolar, las escuelas de todo el país están lidiando con cuarentenas para maestros y estudiantes que interrumpen lo que se suponía que sería el gran regreso. El distrito escolar unificado de Los Ángeles estaba preparado para abrir un nuevo frente en esa lucha cuando se convirtió en el primer distrito escolar importante de EE.UU. en exigir la vacunación para adolescentes mayores de 12 años. Un aumento de las pruebas en las escuelas en los lugares donde el virus se mueve rápidamente podría reducir en la propagación. Pero también lo será exigir la vacuna entre los estudiantes.

Juez de la Florida permite los mandatos de uso de mascarillas en las escuelas a pesar de la apelación del gobernador

Las infecciones y las hospitalizaciones entre los niños están aumentando, lo que preocupa a los expertos, pero siguen siendo el grupo de edad con menos probabilidades de enfermarse o morir a causa del virus. Entre las infecciones recientes, más de una cuarta parte fueron niños, pero menos del 3% de las hospitalizaciones son de niños. Algunos niños más pequeños desarrollan una enfermedad inflamatoria, MISC-C, después de contraer covid-19. Eso puede mantenerlos hospitalizados durante semanas.

4. Aumento de las pruebas. La Ley de Producción de Defensa se utilizará para acelerar la producción de pruebas rápidas, y la administración planea enviar 25 millones de pruebas gratuitas a las clínicas de salud de EE.UU.

Algunos minoristas, como Amazon, Kroger y Walmart, venderán las pruebas caseras al costo durante los próximos tres meses, dijo Biden.

Las pruebas periódicas y asequibles, si se realizan correctamente, no solo pueden diagnosticar a las personas que se sienten enfermas, sino que también pueden detener la propagación de la pandemia al informar a las personas si son contagiosas y necesitan quedarse en casa, incluso si no se sienten enfermas. Los científicos han estado presionando por este tipo de pruebas –accesibles, asequibles e idealmente en casa– desde el comienzo de la pandemia.

5. Recuperación económica. La moratoria de desalojos y el seguro de desempleo ampliado han expirado. El conjunto de herramientas del gobierno para ayudar a los afectados por la pandemia se está alejando de la ayuda directa.

Pero Biden anunció el jueves que su administración expandiría el programa de Préstamos por Desastre por Daños Económicos para permitir que las pequeñas empresas pidan prestado hasta US$ 2 millones, en comparación con los US$ 500.000 actuales, en préstamos a largo plazo a bajo interés si sus ventas se han visto afectadas por el covid-19.

ANÁLISIS | La ayuda del Gobierno de EE.UU. por la pandemia se ha agotado

En julio, el número de puestos de trabajo disponibles en Estados Unidos subió a 10,9 millones, un nuevo récord, informó el miércoles la Oficina de Estadísticas Laborales.

6. Mejora de la atención de las personas con covid-19. Estados Unidos también aumentará la disponibilidad de nuevos medicamentos «recomendados por médicos reales, no por teóricos de la conspiración», para ayudar a los pacientes con covid-19, dijo Biden.

«Ya distribuimos 1,4 millones de cursos de estos tratamientos para salvar vidas y reducir la tensión en los hospitales. Esta noche, anuncio que aumentará el ritmo promedio de envío en todo el país, un tratamiento gratuito con anticuerpos monoclonales en otro 50%», dijo el presidente.

Además, el Departamento de Defensa duplicará el número de equipos de salud militares disponibles para ayudar a los hospitales sobrecargados en todo el país.

Entender qué motiva a los no vacunados El video de un padre no vacunado que lucha por su vida 0:46

El elemento más importante es convencer a las personas de que se vacunen. La gran mayoría de las personas hospitalizadas y la gran mayoría de los que mueren no tienen la vacuna.

Eso significa que los no vacunados están agotando el sistema de atención médica.

Hablamos principalmente en este boletín acerca de los grandes esfuerzos macroeconómicos del Gobierno y nos referimos a personas como «los no vacunados» a grandes rasgos.

Ellos también son personas y si alguna vez se van a convencer de ponerse la vacuna y ayudar a detener este desastre interminable, vale la pena escuchar lo que los motiva.

Elle Reeve de CNN hizo eso con un video impresionante. Tardarás diez minutos en ver su informe. Deberías.

Ella pasó cinco días en el condado de Carter, Missouri. Fue su segundo viaje allí después del primero en octubre de 2020. Regresó ahora que el covid está aumentando nuevamente después de escuchar que un restaurante que visitó el año pasado había cerrado debido al virus.

Solo el 27% de la población del condado está completamente vacunada. Estos son los puntos que saqué de ahí.

La gente no vio venir la nueva ola mortal de covid-19. «No me di cuenta de lo poco vacunados que estábamos», le dijo a Reeve el Dr. Christopher Cochran de Ozarks Healthcare. Dijo que pensaba que más personas en el área estaban vacunadas porque a principios de este año el virus estaba disminuyendo.

«Esto regresó como un incendio forestal», dijo. La presión de grupo en la ciudad, donde la gente se enfurece cuando le dicen qué hacer, está en contra de la vacuna y es difícil para la gente salir de eso.

Jim Rodenbush le dijo a Reeve que no está vacunado, pero que lo estará pronto. Su esposa Ruth luchó contra el cáncer durante 12 años y murió ocho días después de enterarse de que había contraído covid-19.

Su médico le dijo que no se vacunase debido a la quimioterapia.

ANÁLISIS | Un nuevo conflicto por el covid-19: cómo tratar a los no vacunados

Hay una especie de orgullo en ignorar a los expertos. Un amigo de Rodenbush, Wayland Bland, quien estuvo en el hospital durante siete días el otoño pasado, dijo que no quiere la vacuna ahora.

«No voy a aceptar esa mierda», le dijo a Reeve. «No me gusta que la gente intente inyectarme o lo que sea porque soy un tipo tan testarudo como jamás hayas visto».

Cuando estuvo enfermo en el hospital tomó esteroides y otras drogas como Regeneron, que ayudaron al expresidente Donald Trump a recuperarse del virus. En ese momento, dijo que habría tomado cualquier cosa.

Pero no se vacunará ahora en parte, dijo, porque siente que los fabricantes de vacunas y el gobierno engañaron a Trump para que perdiera las elecciones.

«Me sacaste a mi presidente. No voy a tomar tu medicina», dijo Bland. Sin saber que Trump está vacunado, Bland dijo que tomará lo que recibió Trump, pero no la vacuna.

Cuando Reeve señaló que Trump se había vacunado, Bland dijo que no conocía todos los hechos, pero que «no me la aplico porque soy así de testarudo».

Conoce las medidas de Delta para empleados sin vacunar 0:53

Hay un elemento religioso para algunas personas. Tim Wilder es un comisionado del condado de Carter.

«Voy a profundizar mucho contigo», le dijo a Reeve. «Creo que si el buen Dios me quiere en este momento, no importa si me pongo una vacuna o no. Y sé que mucha gente diría bien Él también te dio sentido común y deberías ponerte la vacuna, pero eso es, ya sabes, así es como veo las cosas».

Hay alguna esperanza de que la gente, en última instancia, reciba la vacuna. Ella termina la historia con una nota interesante, sin embargo, después de hablar con un hombre llamado Brian Keathley, quien fue vehementemente anti-mascarillas el otoño pasado. Vehementemente.

Si muriera de covid, dijo en ese momento, pondría en su lápida que era antimascarillas.

Estados Unidos podría volver fácilmente a algún nivel de normalidad si todos hicieran su parte contra el covid-19, dice un experto

Ahora dice que es culpa del Gobierno que la gente del condado de Carter no haya recibido la vacuna. «Nadie siente que puede confiar en nuestro gobierno», dijo. «No es mi culpa que nadie esté usando una máscara. No es mi culpa que nadie haya recibido la vacuna. Es culpa del Gobierno».

Pero ella lo presionó, repetidamente, sobre si se había aplicado la vacuna.

Mientras discutía que no importaba si se la puso o no, finalmente dijo:

«Si lo entiendes, puede matarte. Fin de la historia. Y no quiero que mi esposa se pregunte cuándo lo pongan a uno en un coma inducido médico y le metan un tubo en la garganta, ¿él va a salir de allí? Por eso fue que me puse la vacuna».

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver