Biden habla con el presidente de China, Xi Jinping, en medio de las tensiones de los últimos meses

(CNN) — El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, habló con el mandatario de China, Xi Jinping, el jueves por la noche, en un momento en que las relaciones entre ambos países se han mantenido tensas en los últimos meses, particularmente en el ciberespacio.

Estados Unidos ha acusado a China de un comportamiento deshonesto generalizado, incluido un hackeo masivo del sistema de correo electrónico de Microsoft y otros ataques de ransomware.

«Los dos líderes tuvieron una amplia conversación estratégica en la que discutieron áreas donde nuestros intereses convergen y áreas donde nuestros intereses, valores y perspectivas divergen», dice un resumen de la llamada proporcionado por la Casa Blanca. «Acordaron involucrarse en ambos conjuntos de temas de manera abierta y directa. Esta discusión, como dejó en claro el presidente Biden, fue parte del esfuerzo continuo de Estados Unidos para manejar responsablemente la competencia entre Estados Unidos y la República Popular China».

Biden abordó los problemas cibernéticos durante la conversación de aproximadamente 90 minutos y, en general, buscó tener una «discusión amplia y estratégica» sobre cómo gestionar la relación competitiva entre Estados Unidos y China para evitar entrar en conflicto, según un alto funcionario de la administración que habló con reporteros antes y después de la llamada. El funcionario calificó el tono de la llamada como «respetuoso» y «familiar y sincero».

La administración Biden ha señalado que planea continuar adoptando un enfoque duro hacia China, similar al del expresidente Donald Trump, pero que lo hará en coordinación con aliados y espera establecer parámetros que permitan a los países expresar su preocupación y áreas de desacuerdo, pero que también trabajen entre sí cuando sea de interés para ambos países.

Según el medio estatal chino Xinhua, Xi le dijo a Biden que la política de Estados Unidos hacia China ha causado «serias dificultades» en las relaciones de ambos países.

«Si China y EE.UU. trabajan juntos, tanto los países como el mundo se beneficiarán; si China y EE.UU. se enfrentan, ambos países y el mundo sufrirán. La relación entre China y EE.UU. No es una cuestión de elegir si es necesario hacerlo bien, sino una pregunta obligada de cómo hacerlo bien», dijo Xi, según el informe de Xinhua.

El líder chino dijo que los dos países pueden continuar el diálogo para «promover la coordinación y cooperación» en temas como el cambio climático, covid-19 y otros temas internacionales.

La llamada representa la segunda vez que los líderes han hablado desde que Biden se convirtió en presidente; la primera llamada fue hace unos siete meses. Durante dicha primera llamada, Biden estableció parámetros sobre el compromiso, pero China no se ha comprometido con los funcionarios estadounidenses a nivel de trabajo de una manera que haya «satisfecho» a la administración Biden.

Durante el primer cara a cara de la administración de Biden con funcionarios chinos a principios de este año, las dos partes intercambiaron púas diplomáticas que rara vez se muestran frente a las cámaras. Los funcionarios de Biden dijeron que planeaban abordar áreas de profunda preocupación con respecto a las acciones de China, lo que provocó una respuesta agresiva de los funcionarios chinos.

«Seguimos creyendo que establecer parámetros y barreras para la competencia y mantener líneas abiertas de comunicación es realmente importante. Pero estos compromisos de nivel inferior no han sido muy fructíferos y, sinceramente, no estamos muy satisfechos con el comportamiento de nuestros interlocutores», dijo el alto funcionario antes de la llamada. «Dada esta realidad, y ustedes saben cuál ha sido nuestro enfoque constante desde el principio sobre la gestión responsable de la competencia, sobre las líneas de comunicación, el presidente Biden entendió la importancia de involucrar al presidente Xi directamente en estos temas».

El funcionario agregó que «es muy probable que el compromiso a nivel de líderes sea realmente lo que se necesita para mover el balón hacia adelante», dado el poder centralizado de Xi.

Las medidas de seguridad para la relación que se esperaba que Biden discutiera el jueves incluían líneas abiertas de comunicación, diálogo sustantivo y franco, y comprometerse a no crear vínculos entre los problemas dentro de las relaciones, dijo el funcionario.

Cuando se trata de asuntos específicos de tensión entre los dos países, el funcionario no proporcionó una lista completa, pero dijo que Corea del Norte e Irán podrían abordarse en el contexto de una discusión amplia de la relación.

El objetivo general, dijo el funcionario, era alcanzar un «estado estable de asuntos con Estados Unidos y China». Pero esa será una tarea difícil, dado que Biden ha enmarcado la competencia entre Estados Unidos y China en los últimos meses como una batalla entre la democracia y la autocracia.

Sobre el tema de Afganistán y los talibanes, el funcionario dijo que la administración no esperaba que Biden hiciera una «pregunta particular» a China, y luego de la llamada, el funcionario solo dijo que los líderes hablaron sobre «eventos globales».

A principios de esta semana, China anunció que proporcionaría casi US$ 31 millones en alimentos, suministros para el invierno, vacunas y medicinas al país controlado por los talibanes y que mantendría su embajada allí.

Se espera que Biden y Xi se reúnan en algún momento, pero el funcionario no esperaba que se anunciara un plan específico fuera de la llamada.

Nikki Carvajal y Zixu Wang de CNN en Hong Kong contribuyeron a este informe.

Xi Jinping

(CNN) — El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, habló con el mandatario de China, Xi Jinping, el jueves por la noche, en un momento en que las relaciones entre ambos países se han mantenido tensas en los últimos meses, particularmente en el ciberespacio.

Estados Unidos ha acusado a China de un comportamiento deshonesto generalizado, incluido un hackeo masivo del sistema de correo electrónico de Microsoft y otros ataques de ransomware.

«Los dos líderes tuvieron una amplia conversación estratégica en la que discutieron áreas donde nuestros intereses convergen y áreas donde nuestros intereses, valores y perspectivas divergen», dice un resumen de la llamada proporcionado por la Casa Blanca. «Acordaron involucrarse en ambos conjuntos de temas de manera abierta y directa. Esta discusión, como dejó en claro el presidente Biden, fue parte del esfuerzo continuo de Estados Unidos para manejar responsablemente la competencia entre Estados Unidos y la República Popular China».

ANÁLISIS | EE.UU. apuesta por un polémico buque de guerra en las turbulentas aguas del Mar de China Meridional

Biden abordó los problemas cibernéticos durante la conversación de aproximadamente 90 minutos y, en general, buscó tener una «discusión amplia y estratégica» sobre cómo gestionar la relación competitiva entre Estados Unidos y China para evitar entrar en conflicto, según un alto funcionario de la administración que habló con reporteros antes y después de la llamada. El funcionario calificó el tono de la llamada como «respetuoso» y «familiar y sincero».

La administración Biden ha señalado que planea continuar adoptando un enfoque duro hacia China, similar al del expresidente Donald Trump, pero que lo hará en coordinación con aliados y espera establecer parámetros que permitan a los países expresar su preocupación y áreas de desacuerdo, pero que también trabajen entre sí cuando sea de interés para ambos países.

Según el medio estatal chino Xinhua, Xi le dijo a Biden que la política de Estados Unidos hacia China ha causado «serias dificultades» en las relaciones de ambos países.

«Si China y EE.UU. trabajan juntos, tanto los países como el mundo se beneficiarán; si China y EE.UU. se enfrentan, ambos países y el mundo sufrirán. La relación entre China y EE.UU. No es una cuestión de elegir si es necesario hacerlo bien, sino una pregunta obligada de cómo hacerlo bien», dijo Xi, según el informe de Xinhua.

El líder chino dijo que los dos países pueden continuar el diálogo para «promover la coordinación y cooperación» en temas como el cambio climático, covid-19 y otros temas internacionales.

La llamada representa la segunda vez que los líderes han hablado desde que Biden se convirtió en presidente; la primera llamada fue hace unos siete meses. Durante dicha primera llamada, Biden estableció parámetros sobre el compromiso, pero China no se ha comprometido con los funcionarios estadounidenses a nivel de trabajo de una manera que haya «satisfecho» a la administración Biden.

Durante el primer cara a cara de la administración de Biden con funcionarios chinos a principios de este año, las dos partes intercambiaron púas diplomáticas que rara vez se muestran frente a las cámaras. Los funcionarios de Biden dijeron que planeaban abordar áreas de profunda preocupación con respecto a las acciones de China, lo que provocó una respuesta agresiva de los funcionarios chinos.

«Seguimos creyendo que establecer parámetros y barreras para la competencia y mantener líneas abiertas de comunicación es realmente importante. Pero estos compromisos de nivel inferior no han sido muy fructíferos y, sinceramente, no estamos muy satisfechos con el comportamiento de nuestros interlocutores», dijo el alto funcionario antes de la llamada. «Dada esta realidad, y ustedes saben cuál ha sido nuestro enfoque constante desde el principio sobre la gestión responsable de la competencia, sobre las líneas de comunicación, el presidente Biden entendió la importancia de involucrar al presidente Xi directamente en estos temas».

El funcionario agregó que «es muy probable que el compromiso a nivel de líderes sea realmente lo que se necesita para mover el balón hacia adelante», dado el poder centralizado de Xi.

Las medidas de seguridad para la relación que se esperaba que Biden discutiera el jueves incluían líneas abiertas de comunicación, diálogo sustantivo y franco, y comprometerse a no crear vínculos entre los problemas dentro de las relaciones, dijo el funcionario.

Cuando se trata de asuntos específicos de tensión entre los dos países, el funcionario no proporcionó una lista completa, pero dijo que Corea del Norte e Irán podrían abordarse en el contexto de una discusión amplia de la relación.

El objetivo general, dijo el funcionario, era alcanzar un «estado estable de asuntos con Estados Unidos y China». Pero esa será una tarea difícil, dado que Biden ha enmarcado la competencia entre Estados Unidos y China en los últimos meses como una batalla entre la democracia y la autocracia.

Sobre el tema de Afganistán y los talibanes, el funcionario dijo que la administración no esperaba que Biden hiciera una «pregunta particular» a China, y luego de la llamada, el funcionario solo dijo que los líderes hablaron sobre «eventos globales».

A principios de esta semana, China anunció que proporcionaría casi US$ 31 millones en alimentos, suministros para el invierno, vacunas y medicinas al país controlado por los talibanes y que mantendría su embajada allí.

Se espera que Biden y Xi se reúnan en algún momento, pero el funcionario no esperaba que se anunciara un plan específico fuera de la llamada.

Nikki Carvajal y Zixu Wang de CNN en Hong Kong contribuyeron a este informe.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver