Experimento para trasladar rinocerontes colgados boca abajo gana el Premio Ig Nobel

(CNN) — Un equipo de investigadores que experimentó colgando rinocerontes boca abajo  para transportarlos vía aérea recibió un Premio Ig Nobel.

El premio es una parodia que toma prestado el nombre del mundialmente famoso Premio Nobel, pero no está relacionado con él.

Creado por la revista científica Annals of Improbable Research, el premio Ig Nobel anual se lleva a cabo desde 1991 y honra a los descubrimientos curiosos e «imaginativos» y, como el original, tiene a sus propios seguidores.

El equipo ganador está formado por investigadores de Namibia, Sudáfrica, Tanzania, Zimbabwe, Brasil, el Reino Unido y EE.UU., quienes intentaban ver si los rinocerontes podían transportarse de manera más segura cuando se hacía por aire, suspendiendo a los mamíferos boca abajo.

Como parte del experimento, dirigido por Robin Radcliffe, profesor titular de Medicina de la Conservación y Vida Silvestre en la Universidad de Cornell, el equipo sedó con dardos aéreos a 12 rinocerontes negros en Namibia, les ató las piernas y los suspendió. Luego midieron sus biomarcadores de respiración y ventilación.

Científicos logran reconocimiento por experimento con caimán 0:53

Los rinocerontes a menudo son transportados, generalmente por carretera, pero a veces por aire, por diferentes partes de la sabana africana para garantizar que la especie mantenga un acervo genético diverso.

Los conservacionistas han estado usando helicópteros para mover rinocerontes sedados a través de terrenos inaccesibles durante aproximadamente una década, ya sea colocándolos de costado en una camilla unida a la aeronave o colgándolos boca abajo sujetándolos de las piernas.

Sin embargo, hasta ahora se sabía poco sobre qué método de transporte era mejor para el bienestar de los rinocerontes.

En declaraciones a CNN sobre el experimento a principios de este año, Radcliffe, el investigador principal, dijo que el equipo había asumido que colgar a los rinocerontes boca abajo al transportarlos era peor para el bienestar de los animales y se sorprendió al saber que era todo lo contrario.

Se descubrió que los rinocerontes tenían niveles más altos de oxígeno en la sangre cuando se suspendían boca abajo.

«Estábamos anticipando que a los rinocerontes les iría peor al estar colgados boca abajo», dijo en ese momento.

El estudio, que se publicó en enero en la revista Journal of Wildlife Diseases, comenzó en 2015 e involucró a 12 rinocerontes que pesaban entre 802 y 1.233 kilogramos cada uno.

Entre los otros científicos honrados este año se encontraba un grupo de investigadores que investigó las bacterias que viven en los chicles desechados en las aceras, y los investigadores que descubrieron que los orgasmos pueden eliminar la congestión nasal en los humanos.

El año pasado, el Premio Ig Nobel fue otorgado a un equipo de científicos austríacos y japoneses que pusieron un caimán en una caja llena de helio y lo hicieron hacer ruidos.

Otro experimento distinguido encontró que los narcisistas pueden identificarse por sus cejas.

Rebecca Cairns y Rob Picheta de CNN contribuyeron a este reporte.

Rinocerontes

(CNN) — Un equipo de investigadores que experimentó colgando rinocerontes boca abajo  para transportarlos vía aérea recibió un Premio Ig Nobel.

El premio es una parodia que toma prestado el nombre del mundialmente famoso Premio Nobel, pero no está relacionado con él.

Creado por la revista científica Annals of Improbable Research, el premio Ig Nobel anual se lleva a cabo desde 1991 y honra a los descubrimientos curiosos e «imaginativos» y, como el original, tiene a sus propios seguidores.

Científicos ganan el premio Ig Nobel por darle helio a un caimán y hacerlo gritar

El equipo ganador está formado por investigadores de Namibia, Sudáfrica, Tanzania, Zimbabwe, Brasil, el Reino Unido y EE.UU., quienes intentaban ver si los rinocerontes podían transportarse de manera más segura cuando se hacía por aire, suspendiendo a los mamíferos boca abajo.

Como parte del experimento, dirigido por Robin Radcliffe, profesor titular de Medicina de la Conservación y Vida Silvestre en la Universidad de Cornell, el equipo sedó con dardos aéreos a 12 rinocerontes negros en Namibia, les ató las piernas y los suspendió. Luego midieron sus biomarcadores de respiración y ventilación.

Un descubrimiento importante para la conservación

Los rinocerontes a menudo son transportados, generalmente por carretera, pero a veces por aire, por diferentes partes de la sabana africana para garantizar que la especie mantenga un acervo genético diverso.

Los conservacionistas han estado usando helicópteros para mover rinocerontes sedados a través de terrenos inaccesibles durante aproximadamente una década, ya sea colocándolos de costado en una camilla unida a la aeronave o colgándolos boca abajo sujetándolos de las piernas.

Sin embargo, hasta ahora se sabía poco sobre qué método de transporte era mejor para el bienestar de los rinocerontes.

La población de rinocerontes de Nepal aumenta al nivel más alto en décadas mientras la pandemia de coronavirus detiene el turismo

En declaraciones a CNN sobre el experimento a principios de este año, Radcliffe, el investigador principal, dijo que el equipo había asumido que colgar a los rinocerontes boca abajo al transportarlos era peor para el bienestar de los animales y se sorprendió al saber que era todo lo contrario.

Se descubrió que los rinocerontes tenían niveles más altos de oxígeno en la sangre cuando se suspendían boca abajo.

«Estábamos anticipando que a los rinocerontes les iría peor al estar colgados boca abajo», dijo en ese momento.

El estudio, que se publicó en enero en la revista Journal of Wildlife Diseases, comenzó en 2015 e involucró a 12 rinocerontes que pesaban entre 802 y 1.233 kilogramos cada uno.

Entre los otros científicos honrados este año se encontraba un grupo de investigadores que investigó las bacterias que viven en los chicles desechados en las aceras, y los investigadores que descubrieron que los orgasmos pueden eliminar la congestión nasal en los humanos.

El año pasado, el Premio Ig Nobel fue otorgado a un equipo de científicos austríacos y japoneses que pusieron un caimán en una caja llena de helio y lo hicieron hacer ruidos.

Otro experimento distinguido encontró que los narcisistas pueden identificarse por sus cejas.

1 de 14 | Una libélula parece que se está riendo frente a la cámara. Axel Bocker/Comedy Wildlife Photography Awards 2021 2 de 14 | Este mapache es conocido por intentar entrar en casas en Francia. Nicolas de Vaulx / Comedy Wildlife Photography Awards 2021 3 de 14 | Una paloma en Oban Argyll, Reino Unido, con una hoja en la cara. John Spiers / Comedy Wildlife Photography Awards 2021 4 de 14 | Ardillas haciendo el tonto en Hungría. Roland Kranitz/Comedy Wildlife Photography Awards 2021 5 de 14 | Un pez cofre frente a la costa de Curazao parece estar haciendo pucheros ante la cámara. Philipp Stahr/Comedy Wildlife Photography Awards 2021 6 de 14 | Un lagarto de garganta de abanico se posa con orgullo sobre una ramita en la India. Aditya Kshirasagar/Comedy Wildlife Photography Awards 2021 7 de 14 | Este joven oso pardo Kodiak se hizo una cama en la arena antes de acostarse y parecer sonreír para la cámara. Wenona Suydam/Comedy Wildlife Photography Awards 2021 8 de 14 | Este estornino de varios colores en Rietvlei, Sudáfrica, parece que se despertó del lado equivocado de la cama. Andrew Mayes/Comedy Wildlife Photography Awards 2021 9 de 14 | Un cachorro de oso polar invade un momento tierno entre su madre y su hermano en el norte de Alaska. Cheryl Strahl/Comedy Wildlife Photography Awards 2021 10 de 14 | Un ansarón se asoma desde detrás de la pata de un banco en Lee Valley Park, Londres, Reino Unido. Charlie Page/Comedy Wildlife Photography Awards 2021 11 de 14 | Parece que estos cachorros de mapache de Kassel, Alemania, se están contando secretos. Jan Piecha/Comedy Wildlife Photography Awards 2021 12 de 14 | Este cachorro de foca gris en Ravenscar, Reino Unido, parece que se está riendo. Martina Novotna/Comedy Wildlife Photography Awards 2021 13 de 14 | Dos canguros peleando en Perth, Australia Occidental. Lea Scaddan/Comedy Wildlife Photography Awards 2021 14 de 14 | Las serpientes de vid son comunes en los Ghats occidentales de la India.

Rebecca Cairns y Rob Picheta de CNN contribuyeron a este reporte.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver