Los estadounidenses se vuelven pesimistas en medio de preocupaciones sobre la economía y el coronavirus

(CNN) — La perspectiva pública tentativamente positiva, que marcó los primeros meses de la administración Biden se ha desvanecido, según una nueva encuesta de CNN, realizada por SSRS. La encuesta, publicada el viernes, encuentra una proporción creciente de estadounidenses que dicen que las cosas en Estados Unidos van mal y que la economía está en mal estado, con mayores preocupaciones sobre el coronavirus, la economía y el crimen.

La nueva encuesta encuentra que el 69% de los estadounidenses dice que las cosas en el país hoy van mal, por debajo del máximo de la era de la pandemia del 77%, alcanzado en enero, justo antes de que el presidente Joe Biden asumiera el cargo, pero muy por encima del 60% que se sentía de esa manera en una encuesta de marzo de CNN.

Y el 62% dice que las condiciones económicas en EE.UU. son malas, en comparación con el 45%, en abril, y casi tan alto como el pico de la era pandémica del 65%, alcanzado en mayo de 2020.

La encuesta, que se realizó utilizando una metodología diferente a las encuestas anteriores de CNN, se realizó principalmente en línea y durante un período de aproximadamente un mes.

El índice de aprobación de Biden se sitúa en 52% que aprueba y 48% que desaprueba, con la desaprobación en aumento desde abril. La encuesta se realizó a lo largo de agosto y principios de septiembre, y las calificaciones de Biden cambiaron durante ese tiempo, con su índice de aprobación en la primera quincena de agosto (55%) más positivo que en entrevistas posteriores (50%).

El creciente pesimismo sobre la trayectoria de Estados Unidos y su economía atraviesa las líneas partidistas, pero el aumento en la desaprobación de Biden parece concentrado entre los independientes. Si bien el 43% de ellos desaprobó la forma en que Biden estaba manejando su trabajo en una encuesta de CNN de abril, esa cifra ahora es del 54%. Entre los partidarios, las cifras de Biden siguen siendo las mismas que en abril.

Agosto vio varios desafíos importantes para la administración Biden, incluido un fuerte aumento en los casos de coronavirus en EE.UU. y una retirada caótica de Afganistán cuando los talibanes tomaron rápidamente el control del país. En entrevistas realizadas después de la caída de Kabul, a mediados de agosto, la nueva encuesta muestra que el índice de aprobación de Biden es del 50% que aprueba al 50% que desaprueba, con su índice de aprobación entre los independientes, en la encuesta, cayendo del 51% de aprobación, en la primera parte del periodo de campo, al 42% en el último segmento.

El índice de aprobación de la vicepresidenta Kamala Harris coincide con el de Biden, con un 52% de aprobación y un 48% de desaprobación, lo que marca un aumento de 10 puntos en la desaprobación, en comparación con abril.

La encuesta muestra una disminución significativa desde abril en la aprobación de Biden en su manejo de la pandemia de coronavirus. En total, el 56% aprueba la forma en que lo está manejando, frente al 66% de abril. Ese cambio se produce en medio de una preocupación generalizada por el virus.

Las preocupaciones de los estadounidenses sobre la pandemia de coronavirus en su comunidad local se encuentran en un nivel más alto que el verano pasado, antes de que las vacunas contra el virus estuvieran disponibles, y el 70% ahora dice que está muy o algo preocupado en comparación con el 60% del verano pasado. Los demócratas continúan expresando la preocupación más profunda por la pandemia (el 58% está muy preocupado), pero la preocupación aguda ha aumentado entre los republicanos, del 9%, a fines del verano pasado, al 27%, ahora.

Al mismo tiempo, el 77% de los estadounidenses dicen que están preocupados por el estado de la economía en su comunidad, un aumento pronunciado del 58% que dijo lo mismo el verano pasado. Ese aumento se debe en gran parte a un cambio negativo entre los republicanos (del 28% preocupado, el año pasado, al 85% preocupado, ahora), pero la mayoría de los partidos expresan preocupación por la economía (70% entre demócratas, 76% entre independientes) y evaluaciones generales de que el estado de la economía ha empeorado desde la primavera. En abril, el 54% dijo que la economía estaba en buena forma, la primera vez que esa cifra había cruzado el 50% desde antes del inicio de la pandemia, pero ahora, solo el 38% dice que la economía está en buena forma, con calificaciones decrecientes provenientes tanto de demócratas y como de republicanos.

La encuesta también encuentra un aumento en la preocupación por el riesgo de delincuencia en las comunidades donde viven los encuestados el 57% ahora dice que está preocupado, en comparación con el 37%, a fines del verano pasado. Ese cambio también se ha producido en las líneas partidistas, con una preocupación de hasta 26 puntos entre los republicanos, 20 puntos entre los demócratas y 16 puntos entre los independientes.

El coronavirus (36%) y la economía (20%) se mencionan con mayor frecuencia como los problemas más importantes que enfrenta el país. Ningún otro tema es mencionado en una pregunta abierta por más del 9% de los estadounidenses. Y cuando se les pide a los estadounidenses que nombren el principal problema económico que enfrenta su familia hoy en día, la inflación y el costo de vida son el principal problema abrumador, y el 43% menciona algo relacionado con la inflación o el costo de vida como su problema más urgente.

Aunque solo el 4% menciona un problema relacionado con el crimen o las armas como el problema más importante que enfrenta el país, la mayoría de los estadounidenses (55%) dice que es muy importante para ellos que el Gobierno federal aborde el aumento de la violencia con armas de fuego, un poco por encima del grupo que dice que es importante que el Gobierno promulgue leyes más estrictas para contrarrestar las políticas e instituciones racistas (52% muy importante) y tome medidas agresivas para frenar los efectos del cambio climático (51%).

Aproximadamente la mitad dice que es muy importante que el Gobierno federal haga una inversión significativa para mejorar la infraestructura (49%) o aprobar una legislación que amplíe el acceso al voto (47%). Una proporción similar, el 49%, dice que es muy importante que el Gobierno federal tome medidas para detener el movimiento de inmigrantes indocumentados a Estados Unidos.

Sin embargo, la percepción de los estadounidenses sobre la importancia de estos temas está profundamente dividida por partido.

Entre los demócratas, aproximadamente 8 de cada 10 dicen que es muy importante contrarrestar las políticas racistas, abordar la violencia armada, frenar el cambio climático y ampliar el acceso al voto, mientras que menos de 3 de cada 10 republicanos dicen lo mismo. Los republicanos consideran que detener el flujo de inmigrantes indocumentados es mucho más importante que los demócratas, con 84% frente a 22%.

Los estadounidenses expresan un enojo generalizado por cómo van las cosas en EE. UU., con 74% diciendo que están al menos algo enojados por las cosas en el país hoy. Eso está tan extendido como el verano pasado, pero la sensación es menos intensa ahora. Mientras que el 51% se describió a sí mismo como «muy enojado» el año pasado, solo el 26% siente lo mismo ahora, justo entre el nivel de rabia intensa medido en los primeros años de las presidencias de Donald Trump (31%) y Barack Obama (23%).

La dinámica partidista detrás de esos sentimientos de rabia ha cambiado en el último año. La rabia ha crecido casi 20 puntos entre los republicanos, mientras que ha caído casi 30 puntos entre los demócratas, pero incluso con esos cambios, la mayoría de los simpatizantes de los partidos dicen que están al menos algo enojados con el estado de Estados Unidos hoy.

La nueva encuesta de CNN fue realizada por SSRS del 3 de agosto al 7 de septiembre, entre una muestra nacional aleatoria de 2.119 adultos, inicialmente contactados por correo. Las entrevistas se realizaron en línea o por teléfono con un entrevistador en vivo. Los resultados de la muestra completa tienen un margen de error muestral de más o menos 2,8 puntos porcentuales.

El cambio en la metodología significa que los cambios en los resultados en comparación con las encuestas anteriores de CNN pueden deberse, al menos en parte, a las diferencias en las formas en que los encuestados responden preguntas cuando completan una encuesta ellos mismos en línea frente a cuando hablan con un entrevistador por teléfono y en el aumento del número de encuestados que opinan sobre la mayoría de las preguntas.

A principios de este año, algunas encuestas autoadministradas encontraron calificaciones más altas y respuestas sin opinión más bajas al preguntar sobre la calificación de aprobación de Biden que algunas encuestas telefónicas.

Por ejemplo, en abril, alrededor de los 100 días de la presidencia de Biden, cuando muchos encuestadores realizaban investigaciones casi al mismo tiempo, la encuesta del Centro AP-NORC, que, como la nueva encuesta de CNN, se realiza principalmente en línea con algunas entrevistas telefónicas, encontró que el índice de aprobación de Biden era del 63%, y una encuesta de CBS News / YouGov, realizada íntegramente en línea casi al mismo tiempo, fijó su índice de aprobación en el 58%. La encuesta telefónica de abril de CNN se situó en un índice de aprobación más bajo del 53%, con una proporción más alta que no expresa ninguna opinión sobre la presidencia de Biden.

Tanto CBS News como AP-NORC publicaron encuestas a fines de agosto, que mostraban caídas de un solo dígito en los índices de aprobación de Biden. Las encuestas realizadas por teléfono durante ese mismo tiempo han mostrado caídas de tamaño similar en los números de aprobación de Biden, incluido un cambio de 8 puntos en la encuesta de ABC News / Washington Post y una caída de 10 puntos en NPR / PBS NewsHour / Marist.

Encuesta CNN

(CNN) — La perspectiva pública tentativamente positiva, que marcó los primeros meses de la administración Biden se ha desvanecido, según una nueva encuesta de CNN, realizada por SSRS. La encuesta, publicada el viernes, encuentra una proporción creciente de estadounidenses que dicen que las cosas en Estados Unidos van mal y que la economía está en mal estado, con mayores preocupaciones sobre el coronavirus, la economía y el crimen.

La nueva encuesta encuentra que el 69% de los estadounidenses dice que las cosas en el país hoy van mal, por debajo del máximo de la era de la pandemia del 77%, alcanzado en enero, justo antes de que el presidente Joe Biden asumiera el cargo, pero muy por encima del 60% que se sentía de esa manera en una encuesta de marzo de CNN.

Y el 62% dice que las condiciones económicas en EE.UU. son malas, en comparación con el 45%, en abril, y casi tan alto como el pico de la era pandémica del 65%, alcanzado en mayo de 2020.

La encuesta, que se realizó utilizando una metodología diferente a las encuestas anteriores de CNN, se realizó principalmente en línea y durante un período de aproximadamente un mes.

El índice de aprobación de Biden se sitúa en 52% que aprueba y 48% que desaprueba, con la desaprobación en aumento desde abril. La encuesta se realizó a lo largo de agosto y principios de septiembre, y las calificaciones de Biden cambiaron durante ese tiempo, con su índice de aprobación en la primera quincena de agosto (55%) más positivo que en entrevistas posteriores (50%).

ANÁLISIS | El plan de seis pasos de Biden contra el covid-19, explicado

El creciente pesimismo sobre la trayectoria de Estados Unidos y su economía atraviesa las líneas partidistas, pero el aumento en la desaprobación de Biden parece concentrado entre los independientes. Si bien el 43% de ellos desaprobó la forma en que Biden estaba manejando su trabajo en una encuesta de CNN de abril, esa cifra ahora es del 54%. Entre los partidarios, las cifras de Biden siguen siendo las mismas que en abril.

Agosto vio varios desafíos importantes para la administración Biden, incluido un fuerte aumento en los casos de coronavirus en EE.UU. y una retirada caótica de Afganistán cuando los talibanes tomaron rápidamente el control del país. En entrevistas realizadas después de la caída de Kabul, a mediados de agosto, la nueva encuesta muestra que el índice de aprobación de Biden es del 50% que aprueba al 50% que desaprueba, con su índice de aprobación entre los independientes, en la encuesta, cayendo del 51% de aprobación, en la primera parte del periodo de campo, al 42% en el último segmento.

El índice de aprobación de la vicepresidenta Kamala Harris coincide con el de Biden, con un 52% de aprobación y un 48% de desaprobación, lo que marca un aumento de 10 puntos en la desaprobación, en comparación con abril.

La encuesta muestra una disminución significativa desde abril en la aprobación de Biden en su manejo de la pandemia de coronavirus. En total, el 56% aprueba la forma en que lo está manejando, frente al 66% de abril. Ese cambio se produce en medio de una preocupación generalizada por el virus.

Las preocupaciones de los estadounidenses sobre la pandemia de coronavirus en su comunidad local se encuentran en un nivel más alto que el verano pasado, antes de que las vacunas contra el virus estuvieran disponibles, y el 70% ahora dice que está muy o algo preocupado en comparación con el 60% del verano pasado. Los demócratas continúan expresando la preocupación más profunda por la pandemia (el 58% está muy preocupado), pero la preocupación aguda ha aumentado entre los republicanos, del 9%, a fines del verano pasado, al 27%, ahora.

ANÁLISIS | La ayuda del Gobierno de EE.UU. por la pandemia se ha agotado

Al mismo tiempo, el 77% de los estadounidenses dicen que están preocupados por el estado de la economía en su comunidad, un aumento pronunciado del 58% que dijo lo mismo el verano pasado. Ese aumento se debe en gran parte a un cambio negativo entre los republicanos (del 28% preocupado, el año pasado, al 85% preocupado, ahora), pero la mayoría de los partidos expresan preocupación por la economía (70% entre demócratas, 76% entre independientes) y evaluaciones generales de que el estado de la economía ha empeorado desde la primavera. En abril, el 54% dijo que la economía estaba en buena forma, la primera vez que esa cifra había cruzado el 50% desde antes del inicio de la pandemia, pero ahora, solo el 38% dice que la economía está en buena forma, con calificaciones decrecientes provenientes tanto de demócratas y como de republicanos.

La encuesta también encuentra un aumento en la preocupación por el riesgo de delincuencia en las comunidades donde viven los encuestados el 57% ahora dice que está preocupado, en comparación con el 37%, a fines del verano pasado. Ese cambio también se ha producido en las líneas partidistas, con una preocupación de hasta 26 puntos entre los republicanos, 20 puntos entre los demócratas y 16 puntos entre los independientes.

El coronavirus (36%) y la economía (20%) se mencionan con mayor frecuencia como los problemas más importantes que enfrenta el país. Ningún otro tema es mencionado en una pregunta abierta por más del 9% de los estadounidenses. Y cuando se les pide a los estadounidenses que nombren el principal problema económico que enfrenta su familia hoy en día, la inflación y el costo de vida son el principal problema abrumador, y el 43% menciona algo relacionado con la inflación o el costo de vida como su problema más urgente.

La inflación en EE.UU. se dispara a su máximo de 13 años y estas son las razones

Aunque solo el 4% menciona un problema relacionado con el crimen o las armas como el problema más importante que enfrenta el país, la mayoría de los estadounidenses (55%) dice que es muy importante para ellos que el Gobierno federal aborde el aumento de la violencia con armas de fuego, un poco por encima del grupo que dice que es importante que el Gobierno promulgue leyes más estrictas para contrarrestar las políticas e instituciones racistas (52% muy importante) y tome medidas agresivas para frenar los efectos del cambio climático (51%).

Aproximadamente la mitad dice que es muy importante que el Gobierno federal haga una inversión significativa para mejorar la infraestructura (49%) o aprobar una legislación que amplíe el acceso al voto (47%). Una proporción similar, el 49%, dice que es muy importante que el Gobierno federal tome medidas para detener el movimiento de inmigrantes indocumentados a Estados Unidos.

Sin embargo, la percepción de los estadounidenses sobre la importancia de estos temas está profundamente dividida por partido.

Entre los demócratas, aproximadamente 8 de cada 10 dicen que es muy importante contrarrestar las políticas racistas, abordar la violencia armada, frenar el cambio climático y ampliar el acceso al voto, mientras que menos de 3 de cada 10 republicanos dicen lo mismo. Los republicanos consideran que detener el flujo de inmigrantes indocumentados es mucho más importante que los demócratas, con 84% frente a 22%.

El Partido Republicano gana dinero difundiendo información falsa sobre inmigrantes y covid-19

Los estadounidenses expresan un enojo generalizado por cómo van las cosas en EE. UU., con 74% diciendo que están al menos algo enojados por las cosas en el país hoy. Eso está tan extendido como el verano pasado, pero la sensación es menos intensa ahora. Mientras que el 51% se describió a sí mismo como «muy enojado» el año pasado, solo el 26% siente lo mismo ahora, justo entre el nivel de rabia intensa medido en los primeros años de las presidencias de Donald Trump (31%) y Barack Obama (23%).

La dinámica partidista detrás de esos sentimientos de rabia ha cambiado en el último año. La rabia ha crecido casi 20 puntos entre los republicanos, mientras que ha caído casi 30 puntos entre los demócratas, pero incluso con esos cambios, la mayoría de los simpatizantes de los partidos dicen que están al menos algo enojados con el estado de Estados Unidos hoy.

La nueva encuesta de CNN fue realizada por SSRS del 3 de agosto al 7 de septiembre, entre una muestra nacional aleatoria de 2.119 adultos, inicialmente contactados por correo. Las entrevistas se realizaron en línea o por teléfono con un entrevistador en vivo. Los resultados de la muestra completa tienen un margen de error muestral de más o menos 2,8 puntos porcentuales.

El cambio en la metodología significa que los cambios en los resultados en comparación con las encuestas anteriores de CNN pueden deberse, al menos en parte, a las diferencias en las formas en que los encuestados responden preguntas cuando completan una encuesta ellos mismos en línea frente a cuando hablan con un entrevistador por teléfono y en el aumento del número de encuestados que opinan sobre la mayoría de las preguntas.

Aumenta el estrés, depresión y ansiedad por covid-19, según estudio

A principios de este año, algunas encuestas autoadministradas encontraron calificaciones más altas y respuestas sin opinión más bajas al preguntar sobre la calificación de aprobación de Biden que algunas encuestas telefónicas.

Por ejemplo, en abril, alrededor de los 100 días de la presidencia de Biden, cuando muchos encuestadores realizaban investigaciones casi al mismo tiempo, la encuesta del Centro AP-NORC, que, como la nueva encuesta de CNN, se realiza principalmente en línea con algunas entrevistas telefónicas, encontró que el índice de aprobación de Biden era del 63%, y una encuesta de CBS News / YouGov, realizada íntegramente en línea casi al mismo tiempo, fijó su índice de aprobación en el 58%. La encuesta telefónica de abril de CNN se situó en un índice de aprobación más bajo del 53%, con una proporción más alta que no expresa ninguna opinión sobre la presidencia de Biden.

Tanto CBS News como AP-NORC publicaron encuestas a fines de agosto, que mostraban caídas de un solo dígito en los índices de aprobación de Biden. Las encuestas realizadas por teléfono durante ese mismo tiempo han mostrado caídas de tamaño similar en los números de aprobación de Biden, incluido un cambio de 8 puntos en la encuesta de ABC News / Washington Post y una caída de 10 puntos en NPR / PBS NewsHour / Marist.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver