Un viaje surrealista desde la frontera pakistaní hasta Kabul, controlada por los talibanes

Kabul, Afganistán (CNN) — El comandante Supranullah estaba ocupado mientras nos sacaba de la lluvia monzónica para refugiarnos en el porche de su casa.
El porche es a la vez su oficina y su dormitorio, lo cual es conveniente porque desde que se convirtió en la persona de referencia de los talibanes para resolver los problemas y autorizar a los periodistas que visitan la frontera con Pakistán, Supranullah —que, como muchos afganos de las zonas rurales, solo utiliza un nombre— ha sido objeto de críticas. Tiene una fila de cinco kilómetros de camiones muy cargados esperando para salir de Afganistán en el paso fronterizo de Torkham.

Cuando entramos en su mundo, estaba garabateando en un cuaderno los detalles que le transmitía un subordinado armado. Vestido con traje de camuflaje, el comandante estaba descalzo a pesar de la lluvia, trabajando en una mesa baja y sentado en su kot, el tradicional sofá cama.

«¿A quién conoces en Kabul?», preguntó. «A Zabihullah Mujahid», respondimos, nombrando al portavoz talibán. Un joven talibán armado bromeó: «Esa es la respuesta correcta».

Así comenzó nuestra odisea surrealista, y en algunos momentos temerosa, desde el paso de Khyber en Pakistán hasta Kabul.

Los últimos aviones militares de Estados Unidos abandonaron el aeropuerto de Kabul justo antes de la fecha límite del 31 de agosto, que marca la retirada total de las fuerzas de EE.UU.

En la década de 1990, cuando cubrí la guerra de los talibanes por el control del país, me maravilló la cantidad de antiguo material militar soviético abandonado durante su retirada en 1989. Fue un extraño déjà vu ver las banderas blancas de los talibanes ondear ahora desde sacos de arena caídos y barreras Hesco destartaladas que no hace mucho tiempo bordeaban el perímetro del imperio afgano de Estados Unidos.

Pasamos por puestos fronterizos en ruinas, la extensa pista de aterrizaje de Jalalabad y varias bases estadounidenses antiguas. Yo había volado en misiones de helicópteros Black Hawk dentro y fuera de algunas de estas bases, e incluso había visto despegar un dron afgano en Jalalabad. Ahora, al observar las cabañas abandonadas y las torres de comunicaciones, era como si hubiera retrocedido en el tiempo antes de los atentados de al Qaeda del 11 de septiembre de 2001, que dieron lugar a la guerra que Estados Unidos lleva décadas librando aquí.

La lucha contra los estadounidenses aún está fresca en la mente de muchos miembros de los talibanes, pero incluso después de la victoria, algunos como el comandante Supranullah y sus hombres parecían dispuestos a volver a participar, aunque con una desconfianza subyacente.

Huyó de Afganistán y volvió como militar tras el 11S 4:38

Los miles de millones de dólares gastados aquí son visibles en las carreteras. En comparación con antes de la llegada de las fuerzas de EE.UU. a finales de 2001, el trayecto de 230 kilómetros desde la frontera hasta Kabul debería haber sido un paseo: asfalto liso en todo momento. Sin obstáculos, el viaje podría haber durado cinco horas.

Estas carreteras estaban llenas de gente mientras nos dirigíamos a Kabul, enormes camiones subiendo con dificultad los vertiginosos pasos de montaña, jóvenes al volante zigzagueando peligrosamente dentro y fuera de los carriles atestados, minifurgonetas y taxis atestados con jóvenes familias a bordo, tomándose su tiempo con cautela. Ninguno de ellos se precipitaba hacia la frontera.

En comparación con antaño, este es un país que sigue teniendo un encanto caótico a pesar de la incertidumbre económica a la que se enfrenta. Atravesamos bazares escuchando a los vendedores que intentaban superarse unos a otros, vendiendo maíz recién asado, pescado frito, dulces, uvas, granadas y deliciosos panes naan largos y calientes recién salidos de los hornos.

Lo que estaba ausente en medio del bullicio eran las mujeres. Los talibanes les han advertido que se queden en casa, y muchas parecen haberles hecho caso. Solo en los lugares realmente rurales se veía a las mujeres, e incluso entonces solo unas pocas y en grupos.

Un grupo de media docena de mujeres con chales de colores brillantes cargaban tallos de maíz amarillentos sobre sus cabezas mientras caminaban por la carretera. Otro pequeño grupo de mujeres iba cubierto con abayas, batas negras que ocultan sus cuerpos, y solo se aventuraban a salir en grupo para protegerse.

ONU pide a los talibanes respetar las manifestaciones 0:48

Sin tener la oportunidad de parar y hablar con ellas, en nuestro esfuerzo por llegar a Kabul antes de que anochezca, es difícil saber qué piensan del régimen talibán. Es igualmente imponderable en qué medida el cambio de régimen está cambiando la vida en comunidades remotas y culturalmente conservadoras. Pero lo que sí es cierto es que las conquistas en materia de derechos y libertades que se produjeron con el gobierno respaldado por Occidente han desaparecido por ahora.

El control de los talibanes sobre la seguridad es firme. Al atravesar un concurrido mercado de una pequeña ciudad, un hombre armado que salió de entre la multitud nos paró por la fuerza. Exigió saber quiénes éramos, qué hacíamos y a dónde íbamos. Le explicamos, como habíamos hecho con el comandante Supranullah, que teníamos permiso de los talibanes para viajar, y le mostramos los documentos que nos iban a dar.

No fue suficiente. En cuestión de minutos, nos sacaron de allí, dijo, para interrogarnos más. Mientras nos conducían fuera de la ciudad a toda velocidad, parecía menos claro quiénes eran y a dónde nos llevaban. El asunto se resolvió con bastante rapidez mediante llamadas al cuartel general de los talibanes en Kabul. Pero lo que está claro es que, semanas después de que los militantes tomaran el poder, la situación de seguridad bajo los talibanes sigue siendo muy fluida.

Nuestros pocos minutos preguntándonos qué pasaría a continuación fueron insignificantes al lado del miedo con el que viven muchos afganos a diario. El hecho de que no pudiéramos verlo en nuestro viaje no significa que no esté ocurriendo.

–Ingrid Formanek de CNN contribuyó con este reportaje.

Talibanes

Kabul, Afganistán (CNN) — El comandante Supranullah estaba ocupado mientras nos sacaba de la lluvia monzónica para refugiarnos en el porche de su casa.
El porche es a la vez su oficina y su dormitorio, lo cual es conveniente porque desde que se convirtió en la persona de referencia de los talibanes para resolver los problemas y autorizar a los periodistas que visitan la frontera con Pakistán, Supranullah —que, como muchos afganos de las zonas rurales, solo utiliza un nombre— ha sido objeto de críticas. Tiene una fila de cinco kilómetros de camiones muy cargados esperando para salir de Afganistán en el paso fronterizo de Torkham.

Afganistán es ahora uno de los pocos países sin mujeres en los altos cargos del gobierno

Cuando entramos en su mundo, estaba garabateando en un cuaderno los detalles que le transmitía un subordinado armado. Vestido con traje de camuflaje, el comandante estaba descalzo a pesar de la lluvia, trabajando en una mesa baja y sentado en su kot, el tradicional sofá cama.

«¿A quién conoces en Kabul?», preguntó. «A Zabihullah Mujahid», respondimos, nombrando al portavoz talibán. Un joven talibán armado bromeó: «Esa es la respuesta correcta».

Así comenzó nuestra odisea surrealista, y en algunos momentos temerosa, desde el paso de Khyber en Pakistán hasta Kabul.

Los últimos aviones militares de Estados Unidos abandonaron el aeropuerto de Kabul justo antes de la fecha límite del 31 de agosto, que marca la retirada total de las fuerzas de EE.UU.

En la década de 1990, cuando cubrí la guerra de los talibanes por el control del país, me maravilló la cantidad de antiguo material militar soviético abandonado durante su retirada en 1989. Fue un extraño déjà vu ver las banderas blancas de los talibanes ondear ahora desde sacos de arena caídos y barreras Hesco destartaladas que no hace mucho tiempo bordeaban el perímetro del imperio afgano de Estados Unidos.

Pasamos por puestos fronterizos en ruinas, la extensa pista de aterrizaje de Jalalabad y varias bases estadounidenses antiguas. Yo había volado en misiones de helicópteros Black Hawk dentro y fuera de algunas de estas bases, e incluso había visto despegar un dron afgano en Jalalabad. Ahora, al observar las cabañas abandonadas y las torres de comunicaciones, era como si hubiera retrocedido en el tiempo antes de los atentados de al Qaeda del 11 de septiembre de 2001, que dieron lugar a la guerra que Estados Unidos lleva décadas librando aquí.

El segundo vuelo de pasajeros de Qatar Airways despega de Kabul

La lucha contra los estadounidenses aún está fresca en la mente de muchos miembros de los talibanes, pero incluso después de la victoria, algunos como el comandante Supranullah y sus hombres parecían dispuestos a volver a participar, aunque con una desconfianza subyacente.

Huyó de Afganistán y volvió como militar tras el 11S 4:38La carretera de Kabul

Los miles de millones de dólares gastados aquí son visibles en las carreteras. En comparación con antes de la llegada de las fuerzas de EE.UU. a finales de 2001, el trayecto de 230 kilómetros desde la frontera hasta Kabul debería haber sido un paseo: asfalto liso en todo momento. Sin obstáculos, el viaje podría haber durado cinco horas.

Estas carreteras estaban llenas de gente mientras nos dirigíamos a Kabul, enormes camiones subiendo con dificultad los vertiginosos pasos de montaña, jóvenes al volante zigzagueando peligrosamente dentro y fuera de los carriles atestados, minifurgonetas y taxis atestados con jóvenes familias a bordo, tomándose su tiempo con cautela. Ninguno de ellos se precipitaba hacia la frontera.

En comparación con antaño, este es un país que sigue teniendo un encanto caótico a pesar de la incertidumbre económica a la que se enfrenta. Atravesamos bazares escuchando a los vendedores que intentaban superarse unos a otros, vendiendo maíz recién asado, pescado frito, dulces, uvas, granadas y deliciosos panes naan largos y calientes recién salidos de los hornos.

Lo que estaba ausente en medio del bullicio eran las mujeres. Los talibanes les han advertido que se queden en casa, y muchas parecen haberles hecho caso. Solo en los lugares realmente rurales se veía a las mujeres, e incluso entonces solo unas pocas y en grupos.

Los talibanes golpean con palos y látigos a mujeres y periodistas en una protesta en Kabul

Un grupo de media docena de mujeres con chales de colores brillantes cargaban tallos de maíz amarillentos sobre sus cabezas mientras caminaban por la carretera. Otro pequeño grupo de mujeres iba cubierto con abayas, batas negras que ocultan sus cuerpos, y solo se aventuraban a salir en grupo para protegerse.

ONU pide a los talibanes respetar las manifestaciones 0:48

Sin tener la oportunidad de parar y hablar con ellas, en nuestro esfuerzo por llegar a Kabul antes de que anochezca, es difícil saber qué piensan del régimen talibán. Es igualmente imponderable en qué medida el cambio de régimen está cambiando la vida en comunidades remotas y culturalmente conservadoras. Pero lo que sí es cierto es que las conquistas en materia de derechos y libertades que se produjeron con el gobierno respaldado por Occidente han desaparecido por ahora.

El control de los talibanes sobre la seguridad es firme. Al atravesar un concurrido mercado de una pequeña ciudad, un hombre armado que salió de entre la multitud nos paró por la fuerza. Exigió saber quiénes éramos, qué hacíamos y a dónde íbamos. Le explicamos, como habíamos hecho con el comandante Supranullah, que teníamos permiso de los talibanes para viajar, y le mostramos los documentos que nos iban a dar.

ONU pide a talibanes que «cesen de inmediato» el uso de la fuerza contra manifestantes y periodistas

No fue suficiente. En cuestión de minutos, nos sacaron de allí, dijo, para interrogarnos más. Mientras nos conducían fuera de la ciudad a toda velocidad, parecía menos claro quiénes eran y a dónde nos llevaban. El asunto se resolvió con bastante rapidez mediante llamadas al cuartel general de los talibanes en Kabul. Pero lo que está claro es que, semanas después de que los militantes tomaran el poder, la situación de seguridad bajo los talibanes sigue siendo muy fluida.

Nuestros pocos minutos preguntándonos qué pasaría a continuación fueron insignificantes al lado del miedo con el que viven muchos afganos a diario. El hecho de que no pudiéramos verlo en nuestro viaje no significa que no esté ocurriendo.

–Ingrid Formanek de CNN contribuyó con este reportaje.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver