ANÁLISIS | Trump está mostrando cuán divisiva sería una nueva carrera por la Casa Blanca

(CNN) — Solo Donald Trump sabe si se postulará para la Casa Blanca en 2024. Pero ya está claro cómo se vería una campaña suya. Se basaría en una mentira de que fue engañado para dejar el cargo y politizaría y monetizaría sin descanso las divisiones ideológicas, sociales y raciales de Estados Unidos.

Como neófito político en 2016, Trump aprovechó una veta de descontento con la economía y la sensación de que el poder establecido en Washington estaba ignorando a millones de personas. Su victimización de inmigrantes mexicanos y musulmanes en esa campaña jugó con el miedo a los forasteros. Algunos demócratas creen que su victoria también nació de una reacción racista contra el primer comandante en jefe negro del país y que se benefició de sus acusaciones racistas y falsas sobre el lugar de nacimiento del expresidente Barack Obama.

Ahora, lo que parece un nuevo intento de Trump de reclamar la Casa Blanca se perfila como un asunto aún más siniestro, sobre todo porque un presidente impugnado dos veces que ya incitó a una insurrección y trató de subvertir la democracia estadounidense para permanecer en el cargo estaría buscando recuperar los asombrosos poderes de la presidencia.

En los últimos días, Trump pareció ver una ventana de oportunidad, con el presidente Joe Biden fuertemente criticado por su caótica retirada de Afganistán y con el resurgimiento de la pandemia, para acelerar sus propias aspiraciones políticas. El expresidente no ha ofrecido planes políticos ni sugerencias útiles, por ejemplo, sobre cómo abordar la mayor crisis del país: la emergencia de covid-19 sobre la cual cometió una gran chapuza mientras estaba en el cargo. Más bien, sus declaraciones y ataques sugieren con mayor frecuencia que una nueva campaña presidencial sería un vehículo para la venganza personal y la vanidad herida de ser rechazado por los votantes después de un solo mandato. Eso quedó claro este fin de semana cuando el país celebró solemnemente el vigésimo aniversario de los atentados del 11 de septiembre de 2001 y el expresidente desató una serie de asaltos políticos contra su sucesor.

Hubo algo bastante triste que el expresidente más reciente se sintió incapaz de unirse a Biden y los expresidentes Bill Clinton, George W. Bush y Obama en las conmemoraciones oficiales de los ataques. Trump nunca ha estado interesado en ser miembro del club de expresidentes. Y su marca política como ‘outsider’ a menudo se basa en atacar pilares del establecimiento como los expresidentes. Pero su ausencia subrayó las enormes divisiones en una nación que ahora no puede siquiera unirse para marcar el evento más unificador en la historia moderna: la respuesta nacional a los ataques terroristas que mataron a casi 3.000 personas.

Cómo politizó Trump las conmemoraciones del 11 de septiembre

Trump visitó a agentes de policía y bomberos en la ciudad de Nueva York el sábado después de ser criticado por evitar las celebraciones nacionales y por trabajar más tarde como comentarista en un combate de boxeo. Pero incluso entonces no dejó de lanzar indirectas políticas, alardeando de su campaña anterior y de su administración, mintiendo con que las elecciones de 2020 estuvieron «amañadas» y dando un amplio indicio de que organizaría otra campaña presidencial.

«Sé lo que voy a hacer, pero se supone que no debemos hablar de eso todavía desde el punto de vista de las leyes de financiamiento de campañas», dijo Trump a un interrogador, antes de agregar: «Creo que vas a estar feliz, deja que lo diga de esa manera. Creo que vas a estar muy feliz».

El expresidente también fustigó a Biden por la retirada de Afganistán, un tema digno de debate y críticas, pero quizá no en un día dedicado a conmemorar a las víctimas de los ataques de 2001.

«Odio hablar de eso en este día», dijo Trump, pero luego lanzó un ataque prolongado contra Biden y afirmó que si él hubiera estado a cargo, la situación habría sido diferente, a pesar de que preparó el escenario para el retirada capitulando ante las demandas de retirada de los talibanes en un acuerdo con el grupo.

Con Trump, ¿habría pasado lo mismo en Afganistán? 1:47

Aquellos que esperan que Trump se comporte con decoro o se convierta en «presidencial» hace tiempo que se han sentido decepcionados. Pero su conducta en los últimos días ha sido radical incluso para un expresidente que pasó cuatro años derribando las convenciones de la presidencia y las normas políticas y legales.

Bush establece una analogía entre los terroristas y el extremismo doméstico

Mientras Obama, Clinton, Bush y Biden asistieron a los eventos oficiales del 11 de septiembre, Trump pasó su tiempo enviando una serie de declaraciones políticas.

«Este es el vigésimo año de esta guerra y debería haber sido un año de victoria, honor y fuerza. En cambio, Joe Biden y su inepta administración se rindieron derrotados», dijo Trump en uno, enviado a través de su comité de acción política.

«Seguiremos viviendo, pero lamentablemente nuestro país estará herido por un largo período. Lucharemos para recuperarnos de la vergüenza que ha causado esta incompetencia», escribió el expresidente.

Los defensores de Trump pueden señalar que Bush pronunció un discurso politizado en el sitio conmemorativo en Pensilvania dedicado a las víctimas del cuarto avión secuestrado el 11 de septiembre que fue derribado cuando pasajeros heroicos asaltaron la cabina. Pero Bush defendía la democracia, no la atacaba como lo hizo Trump durante gran parte del sábado.

El 43° presidente comparó a los extremistas domésticos violentos con los terroristas del 11 de septiembre y claramente estableció una analogía entre los ataques y el asalto al Capitolio por parte de los partidarios de Trump el 6 de enero tras un mitin del presidente saliente y derrotado.

«Hay poca superposición cultural entre los extremistas violentos en el extranjero y los extremistas violentos en el país», dijo Bush. «Pero en su desdén por el pluralismo, en su desprecio por la vida humana, en su determinación de profanar los símbolos nacionales, son hijos del mismo espíritu vil».

Usando la raza como arma política

Lejos de enfrentar tal extremismo, como aconsejó Bush, Trump todavía está tratando de apropiarse de él, no solo con sus mentiras sobre el fraude electoral que han convencido a millones de personas, sino también en su continuo uso de la raza como arma política. Sus ataques a la integridad de las elecciones de 2020 han dejado a millones de sus partidarios creyendo que se robaron unas elecciones generales que incluso el propio Departamento de Justicia de Trump dijo que no contenía corrupción grave. Esto no solo es una grave amenaza para la fe en el sistema político de EE. UU., es una parte importante de lo que significa ser republicano en 2021. Una nueva encuesta de CNN publicada el domingo encontró que aproximadamente 6 de cada 10 de los republicanos e independientes de tendencia republicana creían que apoyar a Trump y creer que ganó en 2020 son al menos una parte algo importante para identificarse con el partido.

El poder del expresidente en el Partido Republicano, lo que significa que sería un favorito prohibitivo en cualquier nueva campaña para su nominación, se puede ver en la forma en que los candidatos que desean tener su respaldo deben comprar sus falsas afirmaciones de fraude electoral. Aquellos que dicen la verdad sobre lo que sucedió en noviembre de 2020 y la insurrección del Capitolio, como la representante de Wyoming Liz Cheney, probablemente se encontrarán en unas elecciones primarias que respaldan a Trump. La Conferencia Republicana de la Cámara de Representantes bajo su líder, el representante Kevin McCarthy, se ha convertido en un ala del movimiento político de Trump, abrazando sus falsedades sobre las elecciones, blanqueando la historia y adoptando su conservadurismo autoritario.

Algunos de los comportamientos más dañinos de Trump se producen cuando utiliza la raza como arma al servicio de sus objetivos políticos. En una declaración la semana pasada, por ejemplo, el expresidente condenó a las autoridades en Richmond, Virginia, la capital de la Confederación durante la Guerra Civil, por la remoción de una estatua en honor al general Robert E. Lee, el general confederado que tomó en armas contra Estados Unidos en una guerra para defender la esclavitud.

«Nuestra cultura está siendo destruida y nuestra historia y herencia, tanto buenas como malas, están siendo extinguidas por la Izquierda Radical, ¡y no podemos permitir que eso suceda!», escribió el expresidente. No era la primera vez que Trump defendía a la Confederación. Lo hizo en la campaña de 2020 cuando aprovechó la remoción de estatuas de personajes históricos racistas para alimentar los temores de aquellos de sus votantes que temen que su cultura blanca tradicional se vea abrumada como parte de la creciente diversidad del país.

La creencia de Trump de que Lee era un gran general también se ve desafiada por la historia, y pareció exponerse involuntariamente a las críticas al argumentar que si Lee hubiera comandado tropas en Afganistán, «ese desastre habría terminado en una victoria completa y total hace muchos años». Por supuesto, el comandante en jefe que dirigió esa guerra desde 2017 hasta enero no fue otro que el propio Trump.

Las declaraciones de Trump carecen de la inmediatez y la plataforma que disfrutó como presidente, en parte porque su retórica insurreccional hizo que lo expulsaran de las redes sociales. Pero son transmitidas por sus portavoces y seguidores en Twitter y Facebook. El expresidente también parece tener una invitación abierta para entrevistas suaves y sin críticas con presentadores de opinión de Fox News.

Algunas de sus intervenciones más notables en los últimos días se han producido cuando destacó la angustia de varios padres de los 13 militares estadounidenses muertos en un atentado suicida el mes pasado en las afueras del aeropuerto de Kabul que lo apoyan y critican a Biden.

En circunstancias normales, sería más que apropiado que un expresidente consolara a los que están de luto por los caídos. Pero Trump lo ha hecho en declaraciones politizadas que dejan la impresión de que está explotando su dolor.

Esto se suma a una impresión cada vez mayor, evidente en su mala gestión de la pandemia cuando destrozó los consejos de salud pública y durante su presidencia, de que no hay nada que el expresidente no haga en apoyo de sus objetivos personales, incluso en una posible nueva apuesta por la Casa Blanca.

Donald Trump

(CNN) — Solo Donald Trump sabe si se postulará para la Casa Blanca en 2024. Pero ya está claro cómo se vería una campaña suya. Se basaría en una mentira de que fue engañado para dejar el cargo y politizaría y monetizaría sin descanso las divisiones ideológicas, sociales y raciales de Estados Unidos.

Como neófito político en 2016, Trump aprovechó una veta de descontento con la economía y la sensación de que el poder establecido en Washington estaba ignorando a millones de personas. Su victimización de inmigrantes mexicanos y musulmanes en esa campaña jugó con el miedo a los forasteros. Algunos demócratas creen que su victoria también nació de una reacción racista contra el primer comandante en jefe negro del país y que se benefició de sus acusaciones racistas y falsas sobre el lugar de nacimiento del expresidente Barack Obama.

Ahora, lo que parece un nuevo intento de Trump de reclamar la Casa Blanca se perfila como un asunto aún más siniestro, sobre todo porque un presidente impugnado dos veces que ya incitó a una insurrección y trató de subvertir la democracia estadounidense para permanecer en el cargo estaría buscando recuperar los asombrosos poderes de la presidencia.

En los últimos días, Trump pareció ver una ventana de oportunidad, con el presidente Joe Biden fuertemente criticado por su caótica retirada de Afganistán y con el resurgimiento de la pandemia, para acelerar sus propias aspiraciones políticas. El expresidente no ha ofrecido planes políticos ni sugerencias útiles, por ejemplo, sobre cómo abordar la mayor crisis del país: la emergencia de covid-19 sobre la cual cometió una gran chapuza mientras estaba en el cargo. Más bien, sus declaraciones y ataques sugieren con mayor frecuencia que una nueva campaña presidencial sería un vehículo para la venganza personal y la vanidad herida de ser rechazado por los votantes después de un solo mandato. Eso quedó claro este fin de semana cuando el país celebró solemnemente el vigésimo aniversario de los atentados del 11 de septiembre de 2001 y el expresidente desató una serie de asaltos políticos contra su sucesor.

ANÁLISIS | Más evidencia de que Donald Trump está dirigiendo una presidencia en las sombras

Hubo algo bastante triste que el expresidente más reciente se sintió incapaz de unirse a Biden y los expresidentes Bill Clinton, George W. Bush y Obama en las conmemoraciones oficiales de los ataques. Trump nunca ha estado interesado en ser miembro del club de expresidentes. Y su marca política como ‘outsider’ a menudo se basa en atacar pilares del establecimiento como los expresidentes. Pero su ausencia subrayó las enormes divisiones en una nación que ahora no puede siquiera unirse para marcar el evento más unificador en la historia moderna: la respuesta nacional a los ataques terroristas que mataron a casi 3.000 personas.

Cómo politizó Trump las conmemoraciones del 11 de septiembre

Trump visitó a agentes de policía y bomberos en la ciudad de Nueva York el sábado después de ser criticado por evitar las celebraciones nacionales y por trabajar más tarde como comentarista en un combate de boxeo. Pero incluso entonces no dejó de lanzar indirectas políticas, alardeando de su campaña anterior y de su administración, mintiendo con que las elecciones de 2020 estuvieron «amañadas» y dando un amplio indicio de que organizaría otra campaña presidencial.

«Sé lo que voy a hacer, pero se supone que no debemos hablar de eso todavía desde el punto de vista de las leyes de financiamiento de campañas», dijo Trump a un interrogador, antes de agregar: «Creo que vas a estar feliz, deja que lo diga de esa manera. Creo que vas a estar muy feliz».

El expresidente también fustigó a Biden por la retirada de Afganistán, un tema digno de debate y críticas, pero quizá no en un día dedicado a conmemorar a las víctimas de los ataques de 2001.

«Odio hablar de eso en este día», dijo Trump, pero luego lanzó un ataque prolongado contra Biden y afirmó que si él hubiera estado a cargo, la situación habría sido diferente, a pesar de que preparó el escenario para el retirada capitulando ante las demandas de retirada de los talibanes en un acuerdo con el grupo.

Con Trump, ¿habría pasado lo mismo en Afganistán? 1:47

Aquellos que esperan que Trump se comporte con decoro o se convierta en «presidencial» hace tiempo que se han sentido decepcionados. Pero su conducta en los últimos días ha sido radical incluso para un expresidente que pasó cuatro años derribando las convenciones de la presidencia y las normas políticas y legales.

ANÁLISIS | Literalmente, lo más Donald Trump que Donald Trump ha hecho en su vida Bush establece una analogía entre los terroristas y el extremismo doméstico

Mientras Obama, Clinton, Bush y Biden asistieron a los eventos oficiales del 11 de septiembre, Trump pasó su tiempo enviando una serie de declaraciones políticas.

«Este es el vigésimo año de esta guerra y debería haber sido un año de victoria, honor y fuerza. En cambio, Joe Biden y su inepta administración se rindieron derrotados», dijo Trump en uno, enviado a través de su comité de acción política.

«Seguiremos viviendo, pero lamentablemente nuestro país estará herido por un largo período. Lucharemos para recuperarnos de la vergüenza que ha causado esta incompetencia», escribió el expresidente.

Los defensores de Trump pueden señalar que Bush pronunció un discurso politizado en el sitio conmemorativo en Pensilvania dedicado a las víctimas del cuarto avión secuestrado el 11 de septiembre que fue derribado cuando pasajeros heroicos asaltaron la cabina. Pero Bush defendía la democracia, no la atacaba como lo hizo Trump durante gran parte del sábado.

El 43° presidente comparó a los extremistas domésticos violentos con los terroristas del 11 de septiembre y claramente estableció una analogía entre los ataques y el asalto al Capitolio por parte de los partidarios de Trump el 6 de enero tras un mitin del presidente saliente y derrotado.

«Hay poca superposición cultural entre los extremistas violentos en el extranjero y los extremistas violentos en el país», dijo Bush. «Pero en su desdén por el pluralismo, en su desprecio por la vida humana, en su determinación de profanar los símbolos nacionales, son hijos del mismo espíritu vil».

Exfuncionario del FBI dice que las fuerzas del orden deben tomarse «muy en serio» la próxima manifestación de derecha en Washington Usando la raza como arma política

Lejos de enfrentar tal extremismo, como aconsejó Bush, Trump todavía está tratando de apropiarse de él, no solo con sus mentiras sobre el fraude electoral que han convencido a millones de personas, sino también en su continuo uso de la raza como arma política. Sus ataques a la integridad de las elecciones de 2020 han dejado a millones de sus partidarios creyendo que se robaron unas elecciones generales que incluso el propio Departamento de Justicia de Trump dijo que no contenía corrupción grave. Esto no solo es una grave amenaza para la fe en el sistema político de EE. UU., es una parte importante de lo que significa ser republicano en 2021. Una nueva encuesta de CNN publicada el domingo encontró que aproximadamente 6 de cada 10 de los republicanos e independientes de tendencia republicana creían que apoyar a Trump y creer que ganó en 2020 son al menos una parte algo importante para identificarse con el partido.

El poder del expresidente en el Partido Republicano, lo que significa que sería un favorito prohibitivo en cualquier nueva campaña para su nominación, se puede ver en la forma en que los candidatos que desean tener su respaldo deben comprar sus falsas afirmaciones de fraude electoral. Aquellos que dicen la verdad sobre lo que sucedió en noviembre de 2020 y la insurrección del Capitolio, como la representante de Wyoming Liz Cheney, probablemente se encontrarán en unas elecciones primarias que respaldan a Trump. La Conferencia Republicana de la Cámara de Representantes bajo su líder, el representante Kevin McCarthy, se ha convertido en un ala del movimiento político de Trump, abrazando sus falsedades sobre las elecciones, blanqueando la historia y adoptando su conservadurismo autoritario.

Algunos de los comportamientos más dañinos de Trump se producen cuando utiliza la raza como arma al servicio de sus objetivos políticos. En una declaración la semana pasada, por ejemplo, el expresidente condenó a las autoridades en Richmond, Virginia, la capital de la Confederación durante la Guerra Civil, por la remoción de una estatua en honor al general Robert E. Lee, el general confederado que tomó en armas contra Estados Unidos en una guerra para defender la esclavitud.

OPINIÓN | ¿Podría ir Donald Trump a la cárcel?

«Nuestra cultura está siendo destruida y nuestra historia y herencia, tanto buenas como malas, están siendo extinguidas por la Izquierda Radical, ¡y no podemos permitir que eso suceda!», escribió el expresidente. No era la primera vez que Trump defendía a la Confederación. Lo hizo en la campaña de 2020 cuando aprovechó la remoción de estatuas de personajes históricos racistas para alimentar los temores de aquellos de sus votantes que temen que su cultura blanca tradicional se vea abrumada como parte de la creciente diversidad del país.

La creencia de Trump de que Lee era un gran general también se ve desafiada por la historia, y pareció exponerse involuntariamente a las críticas al argumentar que si Lee hubiera comandado tropas en Afganistán, «ese desastre habría terminado en una victoria completa y total hace muchos años». Por supuesto, el comandante en jefe que dirigió esa guerra desde 2017 hasta enero no fue otro que el propio Trump.

Las declaraciones de Trump carecen de la inmediatez y la plataforma que disfrutó como presidente, en parte porque su retórica insurreccional hizo que lo expulsaran de las redes sociales. Pero son transmitidas por sus portavoces y seguidores en Twitter y Facebook. El expresidente también parece tener una invitación abierta para entrevistas suaves y sin críticas con presentadores de opinión de Fox News.

Algunas de sus intervenciones más notables en los últimos días se han producido cuando destacó la angustia de varios padres de los 13 militares estadounidenses muertos en un atentado suicida el mes pasado en las afueras del aeropuerto de Kabul que lo apoyan y critican a Biden.

ANÁLISIS | Trump tiene una probabilidad del «99, 100%» de postularse para 2024

En circunstancias normales, sería más que apropiado que un expresidente consolara a los que están de luto por los caídos. Pero Trump lo ha hecho en declaraciones politizadas que dejan la impresión de que está explotando su dolor.

Esto se suma a una impresión cada vez mayor, evidente en su mala gestión de la pandemia cuando destrozó los consejos de salud pública y durante su presidencia, de que no hay nada que el expresidente no haga en apoyo de sus objetivos personales, incluso en una posible nueva apuesta por la Casa Blanca.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver