La violación mortal de una mujer en la India ha ‘sacudido a la nación una vez más’

Nueva Delhi (CNN) — Una mujer india presuntamente agredida y violada en Mumbai el viernes murió a causa de sus heridas, en un caso que, según los activistas, tiene una sorprendente similitud con la brutal violación en grupo y homicidio de una estudiante en 2012 que llevó a millones de mujeres a presionar por leyes más estrictas contra la agresión sexual en el país.

La mujer, de 34 años, fue encontrada inconsciente dentro de un minibús abierto en el barrio suburbano de Sakinaka, dijo el sábado el comisionado de policía de Mumbai, Hemant Nagrale, en una conferencia de prensa.

Supuestamente fue violada y agredida con una barra de hierro, según News-18, afiliada de CNN, que citó a un funcionario local. La mujer fue admitida en el Hospital Rajawadi e inicialmente respondió al tratamiento, pero murió a causa de sus heridas el sábado, dijo Nagrale.

Manifestantes celebran una vigilia a la luz de las velas en Mumbai el año pasado, después de la brutal violación en grupo de una mujer dalit en el estado de Uttar Pradesh el 2 de octubre de 2020.

La policía arrestó a un hombre bajo sospecha de violación y homicidio, luego de supuestamente identificarlo a partir de imágenes de CCTV, agregó Nagrale. Aún no ha sido acusado formalmente y permanecerá bajo custodia policial hasta el 21 de septiembre.

Balwant Deshmukh, inspector de policía principal en la estación de policía de Sakinaka, le dijo a CNN que la víctima y el presunto perpetrador no tenían hogar. Si es acusado y declarado culpable, el sospechoso podría enfrentar la pena de muerte.

La activista contra la violación y los derechos de las mujeres Yogita Bhayana dijo que el caso del viernes en Mumbai había «sacudido a la nación una vez más» porque era «increíblemente similar» a la notoria violación y homicidio de la estudiante de 23 años Nirbhaya en Nueva Delhi en 2012.

Nirbhaya -un seudónimo dado a la víctima, que significa «valiente»- fue violada y agredida con barras de hierro, según documentos judiciales, y sufrió horribles heridas. Murió dos semanas después del ataque en un hospital de Singapur.

Su muerte puso de relieve la agresión sexual en la India y aumentó el escrutinio de los delitos contra las mujeres. El caso marcó un punto de inflexión en el país e impulsó a millones de mujeres a protestar por leyes más estrictas sobre la agresión sexual.

«Después de Nirbhaya, pensamos que las cosas cambiarían, pero seguimos escuchando casos (de violación) todos los días. No pasa un solo día sin que oigamos hablar de uno», dijo Bhayana. «Como activistas, presionamos y sondeamos mucho al gobierno y a la nación, pero cuando nos enteramos de tal brutalidad, realmente nos sentimos tan impotentes. No tengo palabras para describirlo».

Uddhav Thackeray, el ministro principal de Maharashtra, cuya capital es Mumbai, expresó su conmoción por el «espantoso» incidente.

«El crimen atroz que tuvo lugar en Saki Naka es una vergüenza para la humanidad», tuiteó Thackeray el sábado, agregando que el caso se vería acelerado y el culpable será «severamente castigado».

Según las últimas cifras disponibles de la Oficina Nacional de Registros Criminales de la India, en 2019 se denunciaron más de 32.000 casos de presuntas violaciones contra mujeres, una aproximadamente cada 17 minutos. Pero los activistas creen que la cifra real es mucho mayor, ya que muchas no son denunciadas por miedo.

El número de violaciones denunciadas ha aumentado desde la muerte de Nirbhaya, posiblemente debido a una mayor conciencia sobre el tema. Los expertos dicen que la indignación ha ayudado a disipar la vergüenza de hablar de violación.

Posteriormente se introdujeron reformas legales y penas más severas por violación. Estas incluyen tribunales de vía rápida para que los casos de violación pasen por el sistema judicial rápidamente, una definición enmendada de violación para incluir la penetración anal y oral, y la introducción de nuevas pautas para eliminar la prueba de dos dedos, que supuestamente evaluaba si una mujer tuvo relaciones sexuales.

Sin embargo, los casos de violación de alto perfil continúan en los titulares. En agosto, cuatro hombres fueron acusados de la presunta violación y homicidio de una niña de 9 años en Nueva Delhi. La niña pertenecía a la comunidad dalit del país, la más oprimida en la jerarquía de castas del hinduismo.

En enero, un sacerdote hindú y dos de sus seguidores masculinos fueron arrestados por la presunta violación en grupo y homicidio de una mujer de 50 años en el estado norteño de Uttar Pradesh. En septiembre del año pasado, la presunta violación en grupo y la muerte de una mujer dalit de 19 años en Uttar Pradesh desató protestas en todo el país.

Bhayana, la activista, instó a la nación a trabajar en conjunto para garantizar que las mujeres indias estén protegidas.

«Como nación, debemos pensar en dónde estamos ahora», dijo. «Han pasado casi 10 años desde Nirbhaya, pero las cosas siguen igual. Necesitamos trabajar colectivamente, de lo contrario nada cambiará».

Violación

Nueva Delhi (CNN) — Una mujer india presuntamente agredida y violada en Mumbai el viernes murió a causa de sus heridas, en un caso que, según los activistas, tiene una sorprendente similitud con la brutal violación en grupo y homicidio de una estudiante en 2012 que llevó a millones de mujeres a presionar por leyes más estrictas contra la agresión sexual en el país.

La mujer, de 34 años, fue encontrada inconsciente dentro de un minibús abierto en el barrio suburbano de Sakinaka, dijo el sábado el comisionado de policía de Mumbai, Hemant Nagrale, en una conferencia de prensa.

Supuestamente fue violada y agredida con una barra de hierro, según News-18, afiliada de CNN, que citó a un funcionario local. La mujer fue admitida en el Hospital Rajawadi e inicialmente respondió al tratamiento, pero murió a causa de sus heridas el sábado, dijo Nagrale.

Manifestantes celebran una vigilia a la luz de las velas en Mumbai el año pasado, después de la brutal violación en grupo de una mujer dalit en el estado de Uttar Pradesh el 2 de octubre de 2020.

La policía arrestó a un hombre bajo sospecha de violación y homicidio, luego de supuestamente identificarlo a partir de imágenes de CCTV, agregó Nagrale. Aún no ha sido acusado formalmente y permanecerá bajo custodia policial hasta el 21 de septiembre.

Balwant Deshmukh, inspector de policía principal en la estación de policía de Sakinaka, le dijo a CNN que la víctima y el presunto perpetrador no tenían hogar. Si es acusado y declarado culpable, el sospechoso podría enfrentar la pena de muerte.

La activista contra la violación y los derechos de las mujeres Yogita Bhayana dijo que el caso del viernes en Mumbai había «sacudido a la nación una vez más» porque era «increíblemente similar» a la notoria violación y homicidio de la estudiante de 23 años Nirbhaya en Nueva Delhi en 2012.

Nirbhaya -un seudónimo dado a la víctima, que significa «valiente»- fue violada y agredida con barras de hierro, según documentos judiciales, y sufrió horribles heridas. Murió dos semanas después del ataque en un hospital de Singapur.

Su muerte puso de relieve la agresión sexual en la India y aumentó el escrutinio de los delitos contra las mujeres. El caso marcó un punto de inflexión en el país e impulsó a millones de mujeres a protestar por leyes más estrictas sobre la agresión sexual.

«Después de Nirbhaya, pensamos que las cosas cambiarían, pero seguimos escuchando casos (de violación) todos los días. No pasa un solo día sin que oigamos hablar de uno», dijo Bhayana. «Como activistas, presionamos y sondeamos mucho al gobierno y a la nación, pero cuando nos enteramos de tal brutalidad, realmente nos sentimos tan impotentes. No tengo palabras para describirlo».

Uddhav Thackeray, el ministro principal de Maharashtra, cuya capital es Mumbai, expresó su conmoción por el «espantoso» incidente.

«El crimen atroz que tuvo lugar en Saki Naka es una vergüenza para la humanidad», tuiteó Thackeray el sábado, agregando que el caso se vería acelerado y el culpable será «severamente castigado».

La crisis de las violaciones en la India

Según las últimas cifras disponibles de la Oficina Nacional de Registros Criminales de la India, en 2019 se denunciaron más de 32.000 casos de presuntas violaciones contra mujeres, una aproximadamente cada 17 minutos. Pero los activistas creen que la cifra real es mucho mayor, ya que muchas no son denunciadas por miedo.

El número de violaciones denunciadas ha aumentado desde la muerte de Nirbhaya, posiblemente debido a una mayor conciencia sobre el tema. Los expertos dicen que la indignación ha ayudado a disipar la vergüenza de hablar de violación.

Posteriormente se introdujeron reformas legales y penas más severas por violación. Estas incluyen tribunales de vía rápida para que los casos de violación pasen por el sistema judicial rápidamente, una definición enmendada de violación para incluir la penetración anal y oral, y la introducción de nuevas pautas para eliminar la prueba de dos dedos, que supuestamente evaluaba si una mujer tuvo relaciones sexuales.

Sin embargo, los casos de violación de alto perfil continúan en los titulares. En agosto, cuatro hombres fueron acusados de la presunta violación y homicidio de una niña de 9 años en Nueva Delhi. La niña pertenecía a la comunidad dalit del país, la más oprimida en la jerarquía de castas del hinduismo.

En enero, un sacerdote hindú y dos de sus seguidores masculinos fueron arrestados por la presunta violación en grupo y homicidio de una mujer de 50 años en el estado norteño de Uttar Pradesh. En septiembre del año pasado, la presunta violación en grupo y la muerte de una mujer dalit de 19 años en Uttar Pradesh desató protestas en todo el país.

Bhayana, la activista, instó a la nación a trabajar en conjunto para garantizar que las mujeres indias estén protegidas.

«Como nación, debemos pensar en dónde estamos ahora», dijo. «Han pasado casi 10 años desde Nirbhaya, pero las cosas siguen igual. Necesitamos trabajar colectivamente, de lo contrario nada cambiará».

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver