La prohibición de los estrangulamientos para los agentes federales es la medida más reciente de la presión en Estados Unidos para exigir a la policía un «nivel más alto»

(CNN) — El anuncio que hizo el martes el Departamento de Justicia de que se prohibirá a los agentes federales de las fuerzas policiales el uso de sujeciones en el cuello durante las detenciones y el uso de entradas sin previo aviso durante la ejecución de órdenes judiciales, salvo en casos excepcionales, forma parte de un enfoque continuo sobre la responsabilidad de la policía a nivel local, estatal y federal.

Se trata de una política importante que aborda dos aspectos de la responsabilidad policial de los agentes bajo jurisdicción federal, pero los gobiernos estatales y locales ya introdujeron estos cambios en los últimos dos años.

En años recientes, el uso de sujeciones en el cuello y las órdenes de detención sin previo aviso han provocado muertes de alto nivel durante las detenciones, lo que dio lugar a peticiones de que se prohibieran ambas técnicas.

En el año y cuatro meses posteriores a la muerte de George Floyd a manos del agente de policía de Minneapolis Derek Chauvin, los gobiernos estatales y locales de todo el país intensificaron sus esfuerzos para responsabilizar a los agentes de su mala conducta y evitar incidentes de brutalidad policial contra los ciudadanos.

Los contratos de la policía se someten a un mayor escrutinio, y las legislaturas estatales impulsaron la eliminación de la inmunidad calificada e introdujeron cambios en las políticas sobre las órdenes de detención y los estrangulamientos.

Cambios en los estados sobre las políticas de la policía

En ciudades como Aurora (Colorado), la muerte de Elijah McClain hace dos años dio lugar a nuevas leyes estatales sobre las llaves de estrangulamiento y el uso del potente sedante ketamina para evitar muertes innecesarias y aumentar la responsabilidad de las fuerzas del orden.

El fiscal general del estado, Phil Weiser (un fiscal especial nombrado por el gobernador de Colorado, Jared Polis, el año pasado) dio a conocer el miércoles las conclusiones de una investigación de un año de duración sobre el Departamento de Policía de Aurora.

Esta investigación encontró que la agencia «tiene un patrón y la práctica de la policía con sesgo racial, el uso de la fuerza excesiva, y el incumplimiento de registrar la información requerida cuando se interactúa con la comunidad», dice el informe. Weiser buscará un decreto federal de consentimiento que requerirá «cambios específicos y una supervisión independiente continua», anunció su oficina.

Desde mayo de 2020, 47 estados y la ciudad de Washington han promulgado 390 nuevas leyes que abordan la política policial; y los 50 estados y la ciudad de Washington han presentado colectivamente 3.120 leyes durante ese periodo, pero no todas fueron promulgadas, según la Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales (NCSL por sus siglas en inglés). Estas leyes se refieren a la contención adecuada de los sospechosos, a la forma de cumplir las órdenes judiciales, al deber de los agentes de intervenir y a los requisitos de las cámaras corporales.

«El caso de Floyd sacó a la luz muchas cuestiones de importancia crítica en relación con la responsabilidad de la policía», dijo Charles Ramsey, exjefe de policía de la ciudad de Washington y de Filadelfia, y analista de CNN de las fuerzas del orden. «La policía tiene que tener un nivel más alto, tiene que haber una responsabilidad estricta».

«Tenemos que librar nuestras filas de individuos que simplemente no pertenecen allí»

Siete estados, entre ellos Colorado, Massachusetts y Connecticut, ya promulgaron cambios en la inmunidad calificada, una controvertida doctrina federal que estableció la jurisprudencia y que puede proteger a los oficiales y otros empleados del gobierno de la responsabilidad civil.

Un total de 24 estados restringieron o prohibieron el uso de las llaves de estrangulamiento y otras formas de sujeción del cuello entre mayo de 2020 y mayo de 2021, y 11 estados hicieron cambios en las órdenes de detención sin previo aviso en ese periodo, incluyendo Virginia, Illinois y Massachusetts, según el NCSL.

En Louisville (Kentucky), donde la policía mató a Breonna Taylor, de 28 años, en una redada antidroga fallida, el alcalde y el sindicato de la policía de la ciudad hicieron públicos la semana pasada unos acuerdos contractuales provisionales que incluyen la realización de pruebas de detección de drogas obligatorias para los agentes implicados en incidentes críticos y el mayor aumento salarial en un solo año en la historia del departamento.

Los expertos afirman que los contratos entre los sindicatos policiales y sus miembros han sido objeto de un mayor escrutinio desde el asesinato de Floyd, ya que los defensores de la reforma argumentan que las protecciones contractuales tensan las relaciones entre la policía y la comunidad, y sirven como obstáculos para la responsabilidad y la disciplina.

«La consecuencia negativa de lo que estamos viendo ahora es la tendencia de la gente a pintar a todos los policías con la misma brocha», dijo Ramsey. «Permitimos que unos pocos definan a los muchos y eso es una consecuencia, pero a largo plazo va a beneficiar a la profesión porque tenemos que librar nuestras filas de individuos que simplemente no pertenecen allí».

Así cambió la vida de este consultor médica tras muerte de Floyd 4:45

El uso de las órdenes de detención sin previo aviso conlleva riesgos

La reforma de la policía se ha centrado en varias cuestiones clave, como la mayor atención que se presta a la obligación de los agentes de intervenir cuando ven a sus compañeros en una conducta indebida o en el uso excesivo de la fuerza; el aumento del número de agentes equipados con cámaras corporales; las restricciones a las órdenes de detención sin previo aviso; y la prohibición de las sujeciones en el cuello por parte de los departamentos.

El cambio de política del Departamento de Justicia de esta semana, que se aplica a los agentes federales y a los funcionarios locales y estatales que prestan servicio en grupos de trabajo, prohíbe tanto las llaves de estrangulamiento como las «sujeciones carotídeas», excepto en los casos en que los agentes están autorizados a utilizar la fuerza letal.

El Departamento reconoció que «el uso de determinadas técnicas de contención física -en concreto, las llaves de estrangulamiento y las sujeciones carotídeas- por parte de algunos organismos encargados de hacer cumplir la ley para incapacitar a un sospechoso que se resiste ha provocado con demasiada frecuencia una tragedia».

A nivel federal, la Ley de Justicia Policial George Floyd incluye cambios en la doctrina de la inmunidad calificada y límites a las órdenes de detención, las llaves de estrangulamiento y las retenciones carotídeas, pero las negociaciones bipartidistas se han estancado en gran medida este verano con escasos avances debido a varios puntos de fricción clave.

¿Qué es la inmunidad calificada?

La inmunidad calificada, que solo se puede abolir a nivel nacional por la Corte Suprema o el Congreso, protege en la práctica a los funcionarios estatales y locales, incluidos los oficiales de policía, de la responsabilidad personal a menos que se determine que han violado lo que la Corte define como «derechos estatutarios o constitucionales claramente establecidos» de un individuo. Esta doctrina solo puede utilizarse en casos civiles, no penales, y permite a las víctimas demandar a los funcionarios por daños y perjuicios únicamente en esas circunstancias.

El senador republicano Tim Scott, uno de los principales negociadores en las conversaciones para alcanzar un acuerdo sobre el proyecto de ley, dijo a los periodistas esta semana que no es la inmunidad calificada lo que está retrasando las discusiones en este momento, sino «las definiciones sobre las cosas que queremos ver».

Thor Eells, director de la Asociación Nacional de Agentes Tácticos, ha argumentado en contra del uso de las órdenes de detención sin previo aviso, salvo en casos excepcionales, porque están cargadas de riesgos. Dijo que tres de los cuatro resultados potenciales del servicio de órdenes de arresto de alto riesgo dentro de la casa de alguien -entrega, un oficial que recibe un disparo, un oficial que dispara a alguien, o un sospechoso que se dispara a sí mismo- son negativos, y los oficiales deben tratar de evitar servir órdenes de arresto de esa manera.

Eso podría significar el uso de equipos de vigilancia para asegurarse de que una casa está vacía durante el proceso y la detención de alguien durante una parada de tráfico o cuando está fuera de su casa, dijo.

La inmunidad calificada en el caso Floyd 1:34

Una prohibición general a estas detenciones tampoco es la respuesta

Pero una prohibición general de las órdenes de detención sin previo aviso tampoco es útil, dijo, porque hay momentos en los que es apropiado.

«Hay muchas consideraciones que se tienen en cuenta en el servicio de órdenes de detención, para mitigar los riesgos», añadió. «Tener una prohibición absoluta de una herramienta no necesariamente hace las cosas más seguras».

Entre mayo de 2020 y mayo de 2021, 11 estados introdujeron cambios en las órdenes de arresto, incluyendo Massachusetts, Illinois, Kentucky, Maryland y Virginia.

Al igual que gran parte de las leyes y políticas que rigen la forma en que la policía hace su trabajo, no hay un único estándar nacional para la formación, la educación y el enfoque del servicio de órdenes de detención. La asociación de Eell tiene una norma, pero no es vinculante y cada uno de los miles de departamentos de policía de todo el país es libre de desarrollar y seguir sus propias normas en función de lo que permita la legislación estatal.

Mejores prácticas

En general, sin embargo, las mejores prácticas dictarían que los agentes encontrasen alguna forma de evitar la ejecución de las órdenes de detención sin previo aviso, incluso si un juez aprueba una solicitud para ser ejecutada de esa manera.

También se enseña a los agentes a priorizar, por orden: rehenes, ciudadanos no implicados, otras fuerzas de seguridad y luego el sospechoso. Las drogas, los bienes u otras pruebas son la última prioridad en el servicio de órdenes judiciales, dijo. El objetivo es minimizar el riesgo de cualquier tipo de violencia.

Eells señaló que la noche de la redada de Taylor se produjeron tantos errores que describió la revisión como una situación de «por dónde empezar». Pero una prohibición general de las órdenes de detención sin previo aviso -ya sea por la política del departamento, por un cambio en la ley estatal o porque los fiscales de distrito no aprueben esas solicitudes antes de que lleguen a los jueces- no hace que las comunidades sean más seguras.

Tras la muerte de Breonna Taylor, las ciudades de todo el país se replantearon la política de órdenes de detención sin previo aviso.

Los sindicatos policiales se consideran un obstáculo

Los sindicatos policiales se han vuelto «demasiado poderosos» a lo largo de los años y dificultan la rendición de cuentas de los agentes por su mala conducta y la eliminación de los agentes problemáticos, dijo Ramsey.

Bill Johnson, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Organizaciones Policiales, una coalición de sindicatos policiales, dijo que los contratos de los sindicatos con la ciudad o la agencia a la que sirven son objeto de un «gran escrutinio» desde la muerte de Floyd en mayo de 2020.

«La legislación pendiente o propuesta en el Congreso restringiría los contratos que los patrocinadores del proyecto de ley consideran que de alguna manera interfieren con las investigaciones de derechos civiles», dijo Johnson. «Desde nuestro punto de vista, los contratos no hacen tal cosa. De hecho, no pueden hacer tal cosa, legalmente».

Johnson dijo que no le sorprende el aumento de la paga de los agentes en Louisville, y añadió que los «constantes ataques a los agentes de policía, físicos, políticos, sociales, verbales, y la consiguiente pérdida de agentes por desgaste y dimisión/jubilación han llevado a esto».

Acuerdos tentativos

Los acuerdos contractuales tentativos entre el gobierno metropolitano de Louisville y la Orden Fraternal de la Policía incluyen aumentos del 9% para el personal jurado del LMPD en el año fiscal 2022 y aumentos del 3% para el personal jurado del LMPD en el año fiscal 2023, según un anuncio de ambas partes. Representa el «mayor aumento salarial de un año en la historia del LMPD para el personal jurado del LMPD», dice el documento.

El contrato tentativo también requiere pruebas obligatorias de drogas y alcohol en incidentes críticos para los oficiales y la negativa a cumplir podría resultar en la terminación del mismo, según el documento. Como parte del proceso de negociación colectiva, los miembros del sindicato votarán sobre los acuerdos y, una vez aprobados, los revisará el Consejo de la Ciudad y los enviará al público para que los comente.

Las negociaciones del contrato están en marcha desde que asesinaron a Taylor. El asesinato de Taylor llevó a ciudades de todo el país a prohibir o reducir las redadas de entrada forzosa que se utilizan con frecuencia para cumplir las órdenes de registro de narcóticos.

Hay cambios positivos, pero quedan muchos pendientes

Las críticas públicas al contrato de Louisville dieron lugar a algunos cambios positivos, pero se quedan cortos en comparación con otras ciudades como Indianápolis, Cincinnati y la ciudad de Nueva York, que dan a los funcionarios más facultades para disciplinar y despedir a los agentes acusados de mala conducta, según Ariana Levinson, una profesora de Derecho Laboral de la Facultad de Derecho Brandeis de la Universidad de Louisville que ha estado estudiando los contratos del LMPD.

Levinson dijo que los cambios favorables del contrato incluyen el no permitir a los oficiales revisar las grabaciones de las cámaras corporales antes de ser entrevistados por los investigadores, eliminando la disposición que permite que las reclamaciones no criminales pendientes de investigación sean destruidas después de 90 días, y permitiendo que se vigile a los oficiales si están bajo investigación por mala conducta.

Pero varias disposiciones problemáticas no se modificaron sustancialmente, dijo Levinson, incluida la prohibición de los despidos y la exigencia de un comportamiento atroz para que un agente sea suspendido sin sueldo.

«Es estupendo que hayamos conseguido tres cambios, pero si conseguimos tres cambios cada dos o cinco años, va a hacer falta una década para conseguir un cambio significativo», dijo Levinson. «La gente de las comunidades está teniendo que lidiar con esta mala conducta policial y no es aceptable. No debería hacer falta una década de cambios graduales para solucionarlo».

2.600 latinos murieron en acciones policiales desde 2014 4:40

La aprobación de los proyectos de ley de Colorado es «monumental»

La muerte de Elijah McClain hace dos años dio lugar a nuevas leyes estatales.

La semana pasada, se acusó a tres agentes de policía de Aurora (Colorado) y a dos paramédicos de los cargos de homicidio involuntario y homicidio por negligencia criminal en el marco de una acusación de 32 cargos por la muerte de McClain, un hombre negro de 23 años al que la policía paró cuando volvía a casa de una tienda, le aplicó una sujeción carotídea y le inyectó ketamina.

Mari Newman, abogada de la familia de McClain, dijo a CNN que la acusación contra los agentes no se habría producido sin la atención nacional que suscitó la muerte de Floyd.

«Estas acusaciones aquí en Colorado sirven no solo como un recordatorio para los oficiales de la ley aquí, sino en todo el país, de que no están por encima de la ley», dijo Newman.

El 24 de agosto de 2019, los oficiales de Aurora respondieron a una llamada sobre una persona que llevaba una máscara de esquí y se enfrentaron a McClain, que estaba caminando a casa desde una tienda de conveniencia, según un informe de investigación independiente. Los agentes trataron de contenerlo físicamente, lo que provocó un forcejeo. McClain fue colocado en una retención de control carotídeo dos veces y perdió brevemente la conciencia, dice la acusación.

Los dos paramédicos de los Bomberos de Aurora llegaron más tarde al lugar de los hechos y diagnosticaron a McClain un «delirio agitado» sin comprobar sus constantes vitales, ni hablar con él ni tocarlo, dice la acusación. Los paramédicos inyectaron a McClain una dosis de ketamina basándose en una estimación de que pesaba 200 libras, cuando pesaba 143 libras, dicen los documentos.

Los proyectos que se aprobaron tras el asesinato de McClain

Antes de que se acusara a los agentes y a los paramédicos, los legisladores estatales aprobaron tres proyectos de ley destinados a aumentar la responsabilidad y evitar que se repita el encuentro policial que condujo a la muerte de McClain.

Según el proyecto de ley 1251, que el gobernador Polis convirtió en ley este año, un proveedor de servicios médicos de emergencia solo puede administrar ketamina si primero pesa al individuo, está entrenado en el apoyo avanzado de las vías respiratorias y tiene equipo para monitorear sus signos vitales.

El proyecto de ley 1250 exige a los organismos encargados de hacer cumplir la ley que elaboren protocolos para llevar a cabo cualquier investigación que implique «el disparo de un arma de fuego» con resultado de lesión o muerte.

Según el proyecto de ley 217 del Senado, se prohíbe a la policía el uso de llaves de estrangulamiento y se exige a un agente que intervenga cuando otro agente esté utilizando «fuerza física ilegal». Además, los agentes no pueden utilizar la fuerza letal para detener a una persona que sea «sospechosa solo de un delito menor o no violento», y si la persona represente una «amenaza inmediata» para el agente o el público, dice la ley.

«Lo que aprobamos en Colorado es monumental», dijo la representante Leslie Herod, demócrata de Denver, quien dijo haber encabezado los tres proyectos de ley con la ayuda de la madre de McClain, Sheneen McClain.

«Si no hubiéramos aprobado esos proyectos de ley, aún no tendríamos una vía de justicia para Elijah, porque el caso fue inicialmente abandonado en múltiples ocasiones. Realmente fue necesario ese clamor público y el cambio de política para llegar a donde estamos hoy».

Trabajo por hacer

Herod dijo a CNN que los fiscales de distrito han presentado siete cargos contra cinco agentes desde que se aprobó el proyecto de ley 217 del Senado, debido a las diversas disposiciones sobre responsabilidad, como la falta de intervención y de notificación de incidentes de uso de la fuerza.

La investigación del fiscal general Weiser sobre el Departamento de Policía de Aurora encontró «disparidades raciales estadísticamente significativas -especialmente con respecto a los individuos negros- en casi todos los tipos importantes de contacto de la policía con la comunidad, desde las interacciones hasta las detenciones y el uso de la fuerza», según el informe.

La jefa de la policía de Aurora, Vanessa Wilson, respondió a las conclusiones de la investigación, diciendo que el departamento sigue «comprometido con la cooperación y la búsqueda de soluciones que mantengan los mejores intereses de nuestra comunidad y de los servidores públicos en primer lugar».

Wilson dijo que el Departamento comenzó a implementar cambios en los últimos 21 meses, mientras que la investigación estaba en curso, que dijo mejoró la vigilancia, la formación de desescalada, la extensión de la comunidad y el compromiso.

La representante estatal Herod dijo a CNN que «todavía queda trabajo por hacer, porque las fuerzas del orden han podido escudarse en la aplicación de la ley durante mucho tiempo, durante generaciones, pero está en el tejido de nuestro código penal. Está en el tejido de nuestros estatutos».

Peter Nickeas y Jenn Selva, de CNN, contribuyeron a este artículo.

abuso policial
Policía
Reforma policial

(CNN) — El anuncio que hizo el martes el Departamento de Justicia de que se prohibirá a los agentes federales de las fuerzas policiales el uso de sujeciones en el cuello durante las detenciones y el uso de entradas sin previo aviso durante la ejecución de órdenes judiciales, salvo en casos excepcionales, forma parte de un enfoque continuo sobre la responsabilidad de la policía a nivel local, estatal y federal.

Se trata de una política importante que aborda dos aspectos de la responsabilidad policial de los agentes bajo jurisdicción federal, pero los gobiernos estatales y locales ya introdujeron estos cambios en los últimos dos años.

En años recientes, el uso de sujeciones en el cuello y las órdenes de detención sin previo aviso han provocado muertes de alto nivel durante las detenciones, lo que dio lugar a peticiones de que se prohibieran ambas técnicas.

En el año y cuatro meses posteriores a la muerte de George Floyd a manos del agente de policía de Minneapolis Derek Chauvin, los gobiernos estatales y locales de todo el país intensificaron sus esfuerzos para responsabilizar a los agentes de su mala conducta y evitar incidentes de brutalidad policial contra los ciudadanos.

Los contratos de la policía se someten a un mayor escrutinio, y las legislaturas estatales impulsaron la eliminación de la inmunidad calificada e introdujeron cambios en las políticas sobre las órdenes de detención y los estrangulamientos.

Los expolicías de Minneapolis acusados de violar los derechos civiles de George Floyd se declaran «inocentes» Cambios en los estados sobre las políticas de la policía

En ciudades como Aurora (Colorado), la muerte de Elijah McClain hace dos años dio lugar a nuevas leyes estatales sobre las llaves de estrangulamiento y el uso del potente sedante ketamina para evitar muertes innecesarias y aumentar la responsabilidad de las fuerzas del orden.

El fiscal general del estado, Phil Weiser (un fiscal especial nombrado por el gobernador de Colorado, Jared Polis, el año pasado) dio a conocer el miércoles las conclusiones de una investigación de un año de duración sobre el Departamento de Policía de Aurora.

Esta investigación encontró que la agencia «tiene un patrón y la práctica de la policía con sesgo racial, el uso de la fuerza excesiva, y el incumplimiento de registrar la información requerida cuando se interactúa con la comunidad», dice el informe. Weiser buscará un decreto federal de consentimiento que requerirá «cambios específicos y una supervisión independiente continua», anunció su oficina.

Desde mayo de 2020, 47 estados y la ciudad de Washington han promulgado 390 nuevas leyes que abordan la política policial; y los 50 estados y la ciudad de Washington han presentado colectivamente 3.120 leyes durante ese periodo, pero no todas fueron promulgadas, según la Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales (NCSL por sus siglas en inglés). Estas leyes se refieren a la contención adecuada de los sospechosos, a la forma de cumplir las órdenes judiciales, al deber de los agentes de intervenir y a los requisitos de las cámaras corporales.

«El caso de Floyd sacó a la luz muchas cuestiones de importancia crítica en relación con la responsabilidad de la policía», dijo Charles Ramsey, exjefe de policía de la ciudad de Washington y de Filadelfia, y analista de CNN de las fuerzas del orden. «La policía tiene que tener un nivel más alto, tiene que haber una responsabilidad estricta».

«Tenemos que librar nuestras filas de individuos que simplemente no pertenecen allí»

Siete estados, entre ellos Colorado, Massachusetts y Connecticut, ya promulgaron cambios en la inmunidad calificada, una controvertida doctrina federal que estableció la jurisprudencia y que puede proteger a los oficiales y otros empleados del gobierno de la responsabilidad civil.

Un total de 24 estados restringieron o prohibieron el uso de las llaves de estrangulamiento y otras formas de sujeción del cuello entre mayo de 2020 y mayo de 2021, y 11 estados hicieron cambios en las órdenes de detención sin previo aviso en ese periodo, incluyendo Virginia, Illinois y Massachusetts, según el NCSL.

En Louisville (Kentucky), donde la policía mató a Breonna Taylor, de 28 años, en una redada antidroga fallida, el alcalde y el sindicato de la policía de la ciudad hicieron públicos la semana pasada unos acuerdos contractuales provisionales que incluyen la realización de pruebas de detección de drogas obligatorias para los agentes implicados en incidentes críticos y el mayor aumento salarial en un solo año en la historia del departamento.

Los expertos afirman que los contratos entre los sindicatos policiales y sus miembros han sido objeto de un mayor escrutinio desde el asesinato de Floyd, ya que los defensores de la reforma argumentan que las protecciones contractuales tensan las relaciones entre la policía y la comunidad, y sirven como obstáculos para la responsabilidad y la disciplina.

«La consecuencia negativa de lo que estamos viendo ahora es la tendencia de la gente a pintar a todos los policías con la misma brocha», dijo Ramsey. «Permitimos que unos pocos definan a los muchos y eso es una consecuencia, pero a largo plazo va a beneficiar a la profesión porque tenemos que librar nuestras filas de individuos que simplemente no pertenecen allí».

Así cambió la vida de este consultor médica tras muerte de Floyd 4:45El uso de las órdenes de detención sin previo aviso conlleva riesgos

La reforma de la policía se ha centrado en varias cuestiones clave, como la mayor atención que se presta a la obligación de los agentes de intervenir cuando ven a sus compañeros en una conducta indebida o en el uso excesivo de la fuerza; el aumento del número de agentes equipados con cámaras corporales; las restricciones a las órdenes de detención sin previo aviso; y la prohibición de las sujeciones en el cuello por parte de los departamentos.

El cambio de política del Departamento de Justicia de esta semana, que se aplica a los agentes federales y a los funcionarios locales y estatales que prestan servicio en grupos de trabajo, prohíbe tanto las llaves de estrangulamiento como las «sujeciones carotídeas», excepto en los casos en que los agentes están autorizados a utilizar la fuerza letal.

El Departamento reconoció que «el uso de determinadas técnicas de contención física -en concreto, las llaves de estrangulamiento y las sujeciones carotídeas- por parte de algunos organismos encargados de hacer cumplir la ley para incapacitar a un sospechoso que se resiste ha provocado con demasiada frecuencia una tragedia».

A nivel federal, la Ley de Justicia Policial George Floyd incluye cambios en la doctrina de la inmunidad calificada y límites a las órdenes de detención, las llaves de estrangulamiento y las retenciones carotídeas, pero las negociaciones bipartidistas se han estancado en gran medida este verano con escasos avances debido a varios puntos de fricción clave.

¿Qué es la inmunidad calificada?

La inmunidad calificada, que solo se puede abolir a nivel nacional por la Corte Suprema o el Congreso, protege en la práctica a los funcionarios estatales y locales, incluidos los oficiales de policía, de la responsabilidad personal a menos que se determine que han violado lo que la Corte define como «derechos estatutarios o constitucionales claramente establecidos» de un individuo. Esta doctrina solo puede utilizarse en casos civiles, no penales, y permite a las víctimas demandar a los funcionarios por daños y perjuicios únicamente en esas circunstancias.

El senador republicano Tim Scott, uno de los principales negociadores en las conversaciones para alcanzar un acuerdo sobre el proyecto de ley, dijo a los periodistas esta semana que no es la inmunidad calificada lo que está retrasando las discusiones en este momento, sino «las definiciones sobre las cosas que queremos ver».

Thor Eells, director de la Asociación Nacional de Agentes Tácticos, ha argumentado en contra del uso de las órdenes de detención sin previo aviso, salvo en casos excepcionales, porque están cargadas de riesgos. Dijo que tres de los cuatro resultados potenciales del servicio de órdenes de arresto de alto riesgo dentro de la casa de alguien -entrega, un oficial que recibe un disparo, un oficial que dispara a alguien, o un sospechoso que se dispara a sí mismo- son negativos, y los oficiales deben tratar de evitar servir órdenes de arresto de esa manera.

Eso podría significar el uso de equipos de vigilancia para asegurarse de que una casa está vacía durante el proceso y la detención de alguien durante una parada de tráfico o cuando está fuera de su casa, dijo.

La inmunidad calificada en el caso Floyd 1:34Una prohibición general a estas detenciones tampoco es la respuesta

Pero una prohibición general de las órdenes de detención sin previo aviso tampoco es útil, dijo, porque hay momentos en los que es apropiado.

«Hay muchas consideraciones que se tienen en cuenta en el servicio de órdenes de detención, para mitigar los riesgos», añadió. «Tener una prohibición absoluta de una herramienta no necesariamente hace las cosas más seguras».

Entre mayo de 2020 y mayo de 2021, 11 estados introdujeron cambios en las órdenes de arresto, incluyendo Massachusetts, Illinois, Kentucky, Maryland y Virginia.

Al igual que gran parte de las leyes y políticas que rigen la forma en que la policía hace su trabajo, no hay un único estándar nacional para la formación, la educación y el enfoque del servicio de órdenes de detención. La asociación de Eell tiene una norma, pero no es vinculante y cada uno de los miles de departamentos de policía de todo el país es libre de desarrollar y seguir sus propias normas en función de lo que permita la legislación estatal.

Mejores prácticas

En general, sin embargo, las mejores prácticas dictarían que los agentes encontrasen alguna forma de evitar la ejecución de las órdenes de detención sin previo aviso, incluso si un juez aprueba una solicitud para ser ejecutada de esa manera.

También se enseña a los agentes a priorizar, por orden: rehenes, ciudadanos no implicados, otras fuerzas de seguridad y luego el sospechoso. Las drogas, los bienes u otras pruebas son la última prioridad en el servicio de órdenes judiciales, dijo. El objetivo es minimizar el riesgo de cualquier tipo de violencia.

Eells señaló que la noche de la redada de Taylor se produjeron tantos errores que describió la revisión como una situación de «por dónde empezar». Pero una prohibición general de las órdenes de detención sin previo aviso -ya sea por la política del departamento, por un cambio en la ley estatal o porque los fiscales de distrito no aprueben esas solicitudes antes de que lleguen a los jueces- no hace que las comunidades sean más seguras.

Tras la muerte de Breonna Taylor, las ciudades de todo el país se replantearon la política de órdenes de detención sin previo aviso.

Los sindicatos policiales se consideran un obstáculo

Los sindicatos policiales se han vuelto «demasiado poderosos» a lo largo de los años y dificultan la rendición de cuentas de los agentes por su mala conducta y la eliminación de los agentes problemáticos, dijo Ramsey.

Bill Johnson, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Organizaciones Policiales, una coalición de sindicatos policiales, dijo que los contratos de los sindicatos con la ciudad o la agencia a la que sirven son objeto de un «gran escrutinio» desde la muerte de Floyd en mayo de 2020.

«La legislación pendiente o propuesta en el Congreso restringiría los contratos que los patrocinadores del proyecto de ley consideran que de alguna manera interfieren con las investigaciones de derechos civiles», dijo Johnson. «Desde nuestro punto de vista, los contratos no hacen tal cosa. De hecho, no pueden hacer tal cosa, legalmente».

Johnson dijo que no le sorprende el aumento de la paga de los agentes en Louisville, y añadió que los «constantes ataques a los agentes de policía, físicos, políticos, sociales, verbales, y la consiguiente pérdida de agentes por desgaste y dimisión/jubilación han llevado a esto».

Acuerdos tentativos

Los acuerdos contractuales tentativos entre el gobierno metropolitano de Louisville y la Orden Fraternal de la Policía incluyen aumentos del 9% para el personal jurado del LMPD en el año fiscal 2022 y aumentos del 3% para el personal jurado del LMPD en el año fiscal 2023, según un anuncio de ambas partes. Representa el «mayor aumento salarial de un año en la historia del LMPD para el personal jurado del LMPD», dice el documento.

El contrato tentativo también requiere pruebas obligatorias de drogas y alcohol en incidentes críticos para los oficiales y la negativa a cumplir podría resultar en la terminación del mismo, según el documento. Como parte del proceso de negociación colectiva, los miembros del sindicato votarán sobre los acuerdos y, una vez aprobados, los revisará el Consejo de la Ciudad y los enviará al público para que los comente.

Las negociaciones del contrato están en marcha desde que asesinaron a Taylor. El asesinato de Taylor llevó a ciudades de todo el país a prohibir o reducir las redadas de entrada forzosa que se utilizan con frecuencia para cumplir las órdenes de registro de narcóticos.

Hay cambios positivos, pero quedan muchos pendientes

Las críticas públicas al contrato de Louisville dieron lugar a algunos cambios positivos, pero se quedan cortos en comparación con otras ciudades como Indianápolis, Cincinnati y la ciudad de Nueva York, que dan a los funcionarios más facultades para disciplinar y despedir a los agentes acusados de mala conducta, según Ariana Levinson, una profesora de Derecho Laboral de la Facultad de Derecho Brandeis de la Universidad de Louisville que ha estado estudiando los contratos del LMPD.

Levinson dijo que los cambios favorables del contrato incluyen el no permitir a los oficiales revisar las grabaciones de las cámaras corporales antes de ser entrevistados por los investigadores, eliminando la disposición que permite que las reclamaciones no criminales pendientes de investigación sean destruidas después de 90 días, y permitiendo que se vigile a los oficiales si están bajo investigación por mala conducta.

Pero varias disposiciones problemáticas no se modificaron sustancialmente, dijo Levinson, incluida la prohibición de los despidos y la exigencia de un comportamiento atroz para que un agente sea suspendido sin sueldo.

«Es estupendo que hayamos conseguido tres cambios, pero si conseguimos tres cambios cada dos o cinco años, va a hacer falta una década para conseguir un cambio significativo», dijo Levinson. «La gente de las comunidades está teniendo que lidiar con esta mala conducta policial y no es aceptable. No debería hacer falta una década de cambios graduales para solucionarlo».

2.600 latinos murieron en acciones policiales desde 2014 4:40La aprobación de los proyectos de ley de Colorado es «monumental»

La muerte de Elijah McClain hace dos años dio lugar a nuevas leyes estatales.

La semana pasada, se acusó a tres agentes de policía de Aurora (Colorado) y a dos paramédicos de los cargos de homicidio involuntario y homicidio por negligencia criminal en el marco de una acusación de 32 cargos por la muerte de McClain, un hombre negro de 23 años al que la policía paró cuando volvía a casa de una tienda, le aplicó una sujeción carotídea y le inyectó ketamina.

Mari Newman, abogada de la familia de McClain, dijo a CNN que la acusación contra los agentes no se habría producido sin la atención nacional que suscitó la muerte de Floyd.

«Estas acusaciones aquí en Colorado sirven no solo como un recordatorio para los oficiales de la ley aquí, sino en todo el país, de que no están por encima de la ley», dijo Newman.

El 24 de agosto de 2019, los oficiales de Aurora respondieron a una llamada sobre una persona que llevaba una máscara de esquí y se enfrentaron a McClain, que estaba caminando a casa desde una tienda de conveniencia, según un informe de investigación independiente. Los agentes trataron de contenerlo físicamente, lo que provocó un forcejeo. McClain fue colocado en una retención de control carotídeo dos veces y perdió brevemente la conciencia, dice la acusación.

Los dos paramédicos de los Bomberos de Aurora llegaron más tarde al lugar de los hechos y diagnosticaron a McClain un «delirio agitado» sin comprobar sus constantes vitales, ni hablar con él ni tocarlo, dice la acusación. Los paramédicos inyectaron a McClain una dosis de ketamina basándose en una estimación de que pesaba 200 libras, cuando pesaba 143 libras, dicen los documentos.

Los proyectos que se aprobaron tras el asesinato de McClain

Antes de que se acusara a los agentes y a los paramédicos, los legisladores estatales aprobaron tres proyectos de ley destinados a aumentar la responsabilidad y evitar que se repita el encuentro policial que condujo a la muerte de McClain.

Según el proyecto de ley 1251, que el gobernador Polis convirtió en ley este año, un proveedor de servicios médicos de emergencia solo puede administrar ketamina si primero pesa al individuo, está entrenado en el apoyo avanzado de las vías respiratorias y tiene equipo para monitorear sus signos vitales.

El proyecto de ley 1250 exige a los organismos encargados de hacer cumplir la ley que elaboren protocolos para llevar a cabo cualquier investigación que implique «el disparo de un arma de fuego» con resultado de lesión o muerte.

Según el proyecto de ley 217 del Senado, se prohíbe a la policía el uso de llaves de estrangulamiento y se exige a un agente que intervenga cuando otro agente esté utilizando «fuerza física ilegal». Además, los agentes no pueden utilizar la fuerza letal para detener a una persona que sea «sospechosa solo de un delito menor o no violento», y si la persona represente una «amenaza inmediata» para el agente o el público, dice la ley.

«Lo que aprobamos en Colorado es monumental», dijo la representante Leslie Herod, demócrata de Denver, quien dijo haber encabezado los tres proyectos de ley con la ayuda de la madre de McClain, Sheneen McClain.

«Si no hubiéramos aprobado esos proyectos de ley, aún no tendríamos una vía de justicia para Elijah, porque el caso fue inicialmente abandonado en múltiples ocasiones. Realmente fue necesario ese clamor público y el cambio de política para llegar a donde estamos hoy».

Trabajo por hacer

Herod dijo a CNN que los fiscales de distrito han presentado siete cargos contra cinco agentes desde que se aprobó el proyecto de ley 217 del Senado, debido a las diversas disposiciones sobre responsabilidad, como la falta de intervención y de notificación de incidentes de uso de la fuerza.

La investigación del fiscal general Weiser sobre el Departamento de Policía de Aurora encontró «disparidades raciales estadísticamente significativas -especialmente con respecto a los individuos negros- en casi todos los tipos importantes de contacto de la policía con la comunidad, desde las interacciones hasta las detenciones y el uso de la fuerza», según el informe.

La jefa de la policía de Aurora, Vanessa Wilson, respondió a las conclusiones de la investigación, diciendo que el departamento sigue «comprometido con la cooperación y la búsqueda de soluciones que mantengan los mejores intereses de nuestra comunidad y de los servidores públicos en primer lugar».

Wilson dijo que el Departamento comenzó a implementar cambios en los últimos 21 meses, mientras que la investigación estaba en curso, que dijo mejoró la vigilancia, la formación de desescalada, la extensión de la comunidad y el compromiso.

La representante estatal Herod dijo a CNN que «todavía queda trabajo por hacer, porque las fuerzas del orden han podido escudarse en la aplicación de la ley durante mucho tiempo, durante generaciones, pero está en el tejido de nuestro código penal. Está en el tejido de nuestros estatutos».

Peter Nickeas y Jenn Selva, de CNN, contribuyeron a este artículo.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver