Los precios de los automóviles están a punto de volver a dispararse. La culpa es del huracán Ida

Nueva York (CNN Business) — Justo cuando los precios de los automóviles parecían estar cayendo desde sus máximos históricos en Estados Unidos, nuevamente se están dirigiendo hacia el cielo. Es culpa del huracán Ida.

Ida causó inundaciones generalizadas desde Louisiana, donde toco tierra como huracán el 29 de agosto, hasta el noreste densamente poblado, donde sus restos golpearon con fuerza unos días después. Ida mató al menos a 86 personas y las aguas de la inundación destruyeron cientos de miles de automóviles, incluidos muchos que estaban en lotes de concesionarios de automóviles.

La ira de Ida ha creado simultáneamente una demanda repentina de compra de automóviles y ha destruido los ya escasos inventarios. El huracán Nicholas, que impactó a la costa del Golfo de Texas el martes temprano, podría agravar los problemas, especialmente si vuelve a causar inundaciones en Houston, uno de los mercados más grandes en Estados Unidos.

Las tormentas no podrían haber golpeado en peor momento. «Cualquier problema nuevo con el inventario de automóviles es un problema de más», dijo Kayla Reynolds, gerente de conocimientos económicos e industriales de Cox Automotive.

Drones muestran la destrucción que dejó el huracán Ida 1:02

Nuevos problemas para los compradores de automóviles

Eso significa grandes problemas para las miles de personas que perdieron sus vehículos cuando el huracán Ida impactó la costa del Golfo, antes de irrumpir en el noreste.

Los maestros de escuela jubilados, Ira y Ruth Steinberg eran felices con su Honda Accord 2020. Luego, los restos del huracán Ida golpearon al poblado suburbano de Hartsdale, ubicado a aproximadamente una hora al norte de la ciudad de Nueva York.

Una inundación repentina atravesó las puertas del garaje del condominio y lo inundó. Nadie resultó herido, pero los 130 autos estacionados allí se perdieron.

Los Steinberg llamaron al concesionario Honda en el que habían comprado su automóvil anterior. «Dijo que no tenía muchos autos para comenzar y que había perdido el 85% de sus autos en la tormenta», dijo Ruth Steinberg.

Afortunadamente, la pérdida de los Steinberg está cubierta por su seguro, que tiene la prestación de poder alquilar un automóvil después de una pérdida, pero no pueden encontrar uno. Están en el puesto 200 en la lista de alquileres de Enterprise.

La pareja depende de su hijo adulto, que vive cerca, para moverse. No saben cuánto podrán pagar una vez que obtengan un acuerdo por su automóvil, o cuándo podrán comprarlo. Pero están tratando de mantener una buena actitud.

«Hemos pasado por cosas mucho peores», dijo Ruth Steinberg. «Estoy más molesto por los Yankees».

Estudio: muertes por calor extremo crecieron un 74% 0:49

Altos históricos para los precios de automóviles

Los precios de los automóviles —nuevos y usados— se dispararon ante la fuerte demanda y los ajustados inventarios este verano, causados ​​por la escasez de chips de computadora y otras piezas de repuesto, lo que limitó la producción.

La escasez se vio agravada por las empresas de alquiler de coches que vendieron alrededor de un tercio de sus flotas durante los primeros meses de la pandemia, cuando los viajes se detuvieron casi por completo. Estas empresas suelen ser una fuente importante de suministro de automóviles usados.

Los altos precios de los automóviles han sido un factor importante detrás del aumento general del costo de vida, medido por el índice de precios al consumidor, el indicador clave de inflación del país.

Los precios de los automóviles pueden haber alcanzado su punto máximo —el informe del martes del IPC de agosto mostró que los precios de los automóviles usados ​​disminuyeron en un 1,5% desde julio, aunque subieron un 32% con respecto al año anterior— mientras que los precios de los automóviles nuevos aumentaron solo un 1,2%, el menor ritmo de aumento desde abril. Otras medidas de los precios de los automóviles también habían mostrado que los precios alcanzaron su punto máximo a fines del verano.

Pero esa tendencia probablemente no continuará después de Ida.

«Disculpe el juego de palabras, pero es la tormenta perfecta. Nunca antes había habido algo como esto», dijo David Paris, gerente senior de conocimiento del mercado de JD Power. «Definitivamente vemos que los precios de los vehículos usados aumentan durante dos o tres meses después de una tormenta. Pero es entonces cuando hay un nivel saludable de inventario. Este es un territorio inexplorado».

¿Continuará al alza los precios de las casas en EE.UU.? 1:02

¿Por qué las inundaciones destruyen los coches?

Las grandes tormentas pueden afectar los precios de los automóviles en todo el país durante muchos meses, porque muchos automóviles se pierden simultáneamente.

«Un automóvil que ha pasado por una inundación básicamente se está pudriendo de adentro hacia afuera», dijo Patrick Olsen, editor ejecutivo de CarFax, que rastrea los daños a los automóviles. «Cada vez que hay barro o sedimentos en las conexiones, puede crear un cortocircuito en el sistema, lo que puede hacer que un automóvil se detenga mientras se conduce».

Se cree que el huracán Harvey, que impactó el área de Houston a fines de agosto de 2017, fue el más destructivo en términos de vehículos severamente dañados o destruidos. Cox Automotive estima que hasta 500.000 vehículos en Texas se perdieron por esa tormenta, en comparación con los 250.000 que se perdieron en la supertormenta Sandy en 2012 y 200.000 con el huracán Katrina en 2005.

El huracán Harvey subió los precios al por mayor de autos usados en todo el país en aproximadamente un 3% durante el mes posterior al huracán, y los precios se mantuvieron elevados hasta noviembre. Los expertos temen que esta vez sea peor, incluso si se ven afectados menos automóviles.

«Este es un mercado históricamente reducido, por lo que va a haber un impacto mucho más elevado del que vimos en tormentas anteriores como Harvey», dijo Reynolds de Cox Automotive.

CarFax estima que al menos 212.000 vehículos se perdieron en la tormenta. Y AIR Worldwide, que estima las pérdidas de la industria de seguros por desastres naturales, cree que las aseguradoras cubrirán las pérdidas de más de 250.000 vehículos durante Ida. Y solo alrededor del 78% de los vehículos estarán asegurados por este tipo de siniestro, según el Instituto de Información de Seguros, lo que significa que el número de vehículos perdidos será incluso mayor que los siniestros asegurados.

Cualquiera que busque comprar automóviles en los próximos meses, incluso aquellos que estén lejos de las rutas de los huracanes de este año, debe tener cuidado: CarFax estima que hay 370.000 automóviles dañados por tormentas en la carretera hoy en día, a menudo vendidos a compradores desprevenidos. Algunos de esos autos fueron dañados por tormentas anteriores, incluyendo al huracán Katrina hace 16 años.

«Si ve un precio que es demasiado bueno para ser verdad, probablemente sea demasiado bueno para ser verdad por alguna razón», dijo Paris de JD Power.

¿Cómo ha cambiado la economía el covid-19? 3:10

Automóviles

Nueva York (CNN Business) — Justo cuando los precios de los automóviles parecían estar cayendo desde sus máximos históricos en Estados Unidos, nuevamente se están dirigiendo hacia el cielo. Es culpa del huracán Ida.

Ida causó inundaciones generalizadas desde Louisiana, donde toco tierra como huracán el 29 de agosto, hasta el noreste densamente poblado, donde sus restos golpearon con fuerza unos días después. Ida mató al menos a 86 personas y las aguas de la inundación destruyeron cientos de miles de automóviles, incluidos muchos que estaban en lotes de concesionarios de automóviles.

Comunidades alrededor de EE.UU. atraviesan el largo proceso de recuperación más de una semana después de la llegada del huracán Ida

La ira de Ida ha creado simultáneamente una demanda repentina de compra de automóviles y ha destruido los ya escasos inventarios. El huracán Nicholas, que impactó a la costa del Golfo de Texas el martes temprano, podría agravar los problemas, especialmente si vuelve a causar inundaciones en Houston, uno de los mercados más grandes en Estados Unidos.

Las tormentas no podrían haber golpeado en peor momento. «Cualquier problema nuevo con el inventario de automóviles es un problema de más», dijo Kayla Reynolds, gerente de conocimientos económicos e industriales de Cox Automotive.

Nuevos problemas para los compradores de automóviles

Eso significa grandes problemas para las miles de personas que perdieron sus vehículos cuando el huracán Ida impactó la costa del Golfo, antes de irrumpir en el noreste.

Los maestros de escuela jubilados, Ira y Ruth Steinberg eran felices con su Honda Accord 2020. Luego, los restos del huracán Ida golpearon al poblado suburbano de Hartsdale, ubicado a aproximadamente una hora al norte de la ciudad de Nueva York.

Una inundación repentina atravesó las puertas del garaje del condominio y lo inundó. Nadie resultó herido, pero los 130 autos estacionados allí se perdieron.

¿Funcionarán los mandatos de vacunación de Biden? La apuesta de Macron por el pase de salud puede mostrar algunas pistas

Los Steinberg llamaron al concesionario Honda en el que habían comprado su automóvil anterior. «Dijo que no tenía muchos autos para comenzar y que había perdido el 85% de sus autos en la tormenta», dijo Ruth Steinberg.

Afortunadamente, la pérdida de los Steinberg está cubierta por su seguro, que tiene la prestación de poder alquilar un automóvil después de una pérdida, pero no pueden encontrar uno. Están en el puesto 200 en la lista de alquileres de Enterprise.

La pareja depende de su hijo adulto, que vive cerca, para moverse. No saben cuánto podrán pagar una vez que obtengan un acuerdo por su automóvil, o cuándo podrán comprarlo. Pero están tratando de mantener una buena actitud.

«Hemos pasado por cosas mucho peores», dijo Ruth Steinberg. «Estoy más molesto por los Yankees».

Estudio: muertes por calor extremo crecieron un 74% 0:49Altos históricos para los precios de automóviles

Los precios de los automóviles —nuevos y usados— se dispararon ante la fuerte demanda y los ajustados inventarios este verano, causados ​​por la escasez de chips de computadora y otras piezas de repuesto, lo que limitó la producción.

La escasez se vio agravada por las empresas de alquiler de coches que vendieron alrededor de un tercio de sus flotas durante los primeros meses de la pandemia, cuando los viajes se detuvieron casi por completo. Estas empresas suelen ser una fuente importante de suministro de automóviles usados.

Esta es la razón por la que los precios de los automóviles son tan altos, y por qué es importante

Los altos precios de los automóviles han sido un factor importante detrás del aumento general del costo de vida, medido por el índice de precios al consumidor, el indicador clave de inflación del país.

Los precios de los automóviles pueden haber alcanzado su punto máximo —el informe del martes del IPC de agosto mostró que los precios de los automóviles usados ​​disminuyeron en un 1,5% desde julio, aunque subieron un 32% con respecto al año anterior— mientras que los precios de los automóviles nuevos aumentaron solo un 1,2%, el menor ritmo de aumento desde abril. Otras medidas de los precios de los automóviles también habían mostrado que los precios alcanzaron su punto máximo a fines del verano.

Pero esa tendencia probablemente no continuará después de Ida.

«Disculpe el juego de palabras, pero es la tormenta perfecta. Nunca antes había habido algo como esto», dijo David Paris, gerente senior de conocimiento del mercado de JD Power. «Definitivamente vemos que los precios de los vehículos usados aumentan durante dos o tres meses después de una tormenta. Pero es entonces cuando hay un nivel saludable de inventario. Este es un territorio inexplorado».

¿Continuará al alza los precios de las casas en EE.UU.? 1:02¿Por qué las inundaciones destruyen los coches?

Las grandes tormentas pueden afectar los precios de los automóviles en todo el país durante muchos meses, porque muchos automóviles se pierden simultáneamente.

«Un automóvil que ha pasado por una inundación básicamente se está pudriendo de adentro hacia afuera», dijo Patrick Olsen, editor ejecutivo de CarFax, que rastrea los daños a los automóviles. «Cada vez que hay barro o sedimentos en las conexiones, puede crear un cortocircuito en el sistema, lo que puede hacer que un automóvil se detenga mientras se conduce».

Opinión | La variante delta está perjudicando los empleos en EE.UU. y es probable que no veamos una recuperación completa hasta 2023

Se cree que el huracán Harvey, que impactó el área de Houston a fines de agosto de 2017, fue el más destructivo en términos de vehículos severamente dañados o destruidos. Cox Automotive estima que hasta 500.000 vehículos en Texas se perdieron por esa tormenta, en comparación con los 250.000 que se perdieron en la supertormenta Sandy en 2012 y 200.000 con el huracán Katrina en 2005.

El huracán Harvey subió los precios al por mayor de autos usados en todo el país en aproximadamente un 3% durante el mes posterior al huracán, y los precios se mantuvieron elevados hasta noviembre. Los expertos temen que esta vez sea peor, incluso si se ven afectados menos automóviles.

«Este es un mercado históricamente reducido, por lo que va a haber un impacto mucho más elevado del que vimos en tormentas anteriores como Harvey», dijo Reynolds de Cox Automotive.

La demanda de alojamientos vacacionales se disparó: sigue estos consejos para conseguir buenos precios

CarFax estima que al menos 212.000 vehículos se perdieron en la tormenta. Y AIR Worldwide, que estima las pérdidas de la industria de seguros por desastres naturales, cree que las aseguradoras cubrirán las pérdidas de más de 250.000 vehículos durante Ida. Y solo alrededor del 78% de los vehículos estarán asegurados por este tipo de siniestro, según el Instituto de Información de Seguros, lo que significa que el número de vehículos perdidos será incluso mayor que los siniestros asegurados.

Cualquiera que busque comprar automóviles en los próximos meses, incluso aquellos que estén lejos de las rutas de los huracanes de este año, debe tener cuidado: CarFax estima que hay 370.000 automóviles dañados por tormentas en la carretera hoy en día, a menudo vendidos a compradores desprevenidos. Algunos de esos autos fueron dañados por tormentas anteriores, incluyendo al huracán Katrina hace 16 años.

«Si ve un precio que es demasiado bueno para ser verdad, probablemente sea demasiado bueno para ser verdad por alguna razón», dijo Paris de JD Power.

¿Cómo ha cambiado la economía el covid-19? 3:10Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver