Europa está pagando precios récord por la energía: se avecina una crisis invernal

Londres (CNN Business) — Los precios de la energía se están disparando, y a medida que se acerca el invierno, Europa se preocupa.

El costo del gas natural al por mayor se ha disparado hasta alcanzar máximos históricos en el Reino Unido, Francia, España, Alemania e Italia. Las facturas de los hogares y las empresas ya se han disparado, y podrían subir aún más a medida que se acerque el frío y se necesite más combustible para la generación de electricidad y los sistemas de calefacción.

«Hemos visto enormes subidas de precios», dijo Dimitri Vergne, jefe del equipo de energía de la Organización Europea de Consumidores. «Es preocupante de cara al invierno, cuando el consumo de gas aumentará necesariamente».

Hay una compleja red de factores en juego. Una primavera fría agotó los inventarios de gas natural. Reconstruir las existencias ha sido difícil, gracias a un salto inesperado de la demanda a medida que la economía se recupera de covid-19 y a un creciente apetito por el gas natural licuado en China. Rusia también está suministrando menos gas natural al mercado que antes de la pandemia.

Mientras tanto, otras fuentes de energía han estado menos disponibles, ya que el clima calmado del verano silenció los parques eólicos del Mar del Norte, y los países abandonaron el carbón a medida que aumentaba la presión para hacer frente a la crisis climática. Alemania también está eliminando la energía nuclear para 2022.

China enfrenta su peor escasez de energía en una década 1:05

Crisis en ciernes

El deterioro de la situación se está transformando rápidamente en una crisis en toda regla. España ha anunciado medidas de emergencia para reducir las facturas de energía, mientras que Francia planea realizar pagos únicos de 100 euros (US$ 117) a casi 6 millones de hogares con ingresos bajos.

En el Reino Unido -donde los picos en el precio del gas natural ya han amenazado con agravar la escasez de alimentos- el equipo del primer ministro Boris Johnson está debatiendo hasta qué punto debe ofrecer ayuda estatal. Allí se mantiene un tope de precios para los consumidores, pero eso está contribuyendo a expulsar del negocio a las pequeñas empresas energéticas británicas.

Las industrias de toda la región están viendo cómo se disparan los costes. Algunos fabricantes de acero británicos han tenido que suspender sus operaciones, según el grupo comercial UK Steel. La empresa noruega de fertilizantes Yara está recortando la producción de amoníaco en Europa en torno a un 40% debido al precio récord del gas natural.

«En este momento, no es rentable producir amoníaco en Europa», dijo el director general de Yara, Svein Tore Holsether, señalando que cuesta US$ 900 producir una tonelada métrica que se vende a solo US$ 600. La empresa recurrirá temporalmente a plantas de otras partes del mundo para abastecer a los clientes.

Las consecuencias podrían pesar sobre la economía europea, al tiempo que exacerbarían los temores sobre la inflación en un momento delicado de la recuperación de la pandemia.

China anuncia venta de parte de sus reservas de petróleo 1:01

«En la medida en que la gente esté preocupada por el aumento del coste de la energía, podría inclinarse a frenar el gasto», dijo Jessica Hinds, economista para Europa de Capital Economics.

Lo que está ocurriendo

El salto en los precios del gas natural se debe a una primavera fría. El frío de abril y principios de mayo obligó a reducir las existencias de gas natural en un periodo en el que la demanda suele disminuir.

«Empezamos todo este proceso de almacenamiento de gas… seis semanas más tarde de lo normal», dijo Tom Marzec-Manser, analista de gas natural de la empresa de inteligencia de mercado ICIS.

Pero los problemas no acaban ahí. China también ha superado a Europa en la oferta de GNL, que se prefiere como alternativa más limpia al carbón, ya que el país trata de hacer su economía más ecológica.

Como resultado, el precio de la energía para entrega al día siguiente en Francia se disparó un 149% entre principios de agosto y el 15 de septiembre, según datos de ICIS.  En Alemania, los precios se dispararon un 119%.

Y en Gran Bretaña, que opera un mercado justo a tiempo y no tiene la misma capacidad de almacenamiento que la Europa continental, los costes se han disparado un 298%. Los retrasos en los trabajos de mantenimiento, así como el incendio que interrumpió un cable de alimentación que transmite el suministro eléctrico desde Francia, han aumentado la presión.

En este entorno, los países europeos suelen recurrir a Rusia, que cubre aproximadamente un tercio de las necesidades de gas natural del continente. Pero los suministros de Gazprom, la empresa estatal de gas natural, han sido más bajos de lo habitual. La Agencia Internacional de la Energía pidió el martes al país que abriera los grifos.

«Aunque Rusia está produciendo a niveles muy altos, todavía se teme que no pueda producir lo suficiente para satisfacer la elevadísima demanda de Europa», dijo Graham Freedman, analista de Wood Mackenzie. «Preocupa que no haya suficiente gas en el almacenamiento [de Gazprom] para pasar el invierno».

Marzec-Manser dijo que es difícil precisar exactamente lo que está ocurriendo en Rusia. Hubo algunos problemas de producción durante el verano, y el país también está experimentando una mayor demanda interna, dijo. También hay teorías de que Moscú está suministrando intencionadamente menos de lo que podría para animar a Alemania a acelerar su proceso de aprobación del polémico gasoducto Nord Stream 2, que transportará gas natural directamente desde Rusia a la Unión Europea.

Noruega, que suministra alrededor del 20% del gas natural que se consume en Europa, está tratando de ayudar a llenar el vacío. Equinor, la compañía energética estatal, ha anunciado esta semana que aumentará las exportaciones a partir de octubre. Pero a corto plazo, los expertos advierten que es poco probable que la presión sobre los precios disminuya.

Gran Bretaña, la más expuesta

Los líderes políticos intentan apaciguar los temores de que los ciudadanos se queden sin electricidad o calefacción cuando bajen las temperaturas.

«No esperamos que se produzcan emergencias de suministro este invierno», dijo el lunes en el Parlamento Kwasi Kwarteng, secretario de negocios del Reino Unido. «No hay absolutamente ninguna cuestión (…) de que las luces se apaguen o que la gente no pueda calentar sus casas».

Pero cada vez está más claro que la crisis será costosa y podría lastrar la economía de la región mientras los efectos del covid-19 aún se dejan sentir.

La situación es especialmente grave en el Reino Unido, donde siete pequeños proveedores de energía -entre ellos Avro Energy, que abastecía a unos 580.000 clientes- han quebrado en las últimas semanas porque sus costes se han disparado. Otras decenas están al borde de la quiebra.

Otras industrias británicas también están en peligro. El martes, el gobierno del Reino Unido dijo que había acordado subvencionar a un importante fabricante de fertilizantes estadounidense con un coste de varios millones de libras para los contribuyentes con el fin de reabrir las fábricas que suministran la mayor parte del dióxido de carbono que necesita la cadena de suministro de alimentos de Gran Bretaña.

CF Industries decidió la semana pasada interrumpir las operaciones de sus plantas de fertilizantes en el Reino Unido porque la subida de los precios del gas natural las había hecho poco rentables. El CO2 se utiliza para aturdir a los animales para el sacrificio, así como en los envases para prolongar la vida útil de los productos frescos, refrigerados y horneados.

«No veo que la gente se congele», dijo Michael Grubb, profesor de energía y cambio climático del University College de Londres. «Sí veo opciones poco envidiables, entre que muchas empresas quiebren y quién pague la cuenta».

La Confederación de la Industria Británica, un grupo de presión empresarial del Reino Unido, subrayó el miércoles que las subidas de precios «significativas» afectan tanto a las empresas como a los consumidores.

OPEP cancela su reunión y precio del petróleo se dispara 1:03

«Es esencial que los clientes vulnerables y las empresas clave que hacen un uso intensivo de la energía, que sostienen las cadenas de suministro críticas del Reino Unido, reciban un buen apoyo durante todo el invierno», dijo en un comunicado Matthew Fell, director de políticas.

Mucho depende del tiempo. Henning Gloystein, director de energía, clima y recursos de Eurasia Group, cree que si en los próximos meses hace un tiempo especialmente frío, podría haber más presión sobre ciertas industrias para que reduzcan el consumo de gas natural y prioricen el suministro a los hogares.

«Si hace frío este invierno, [los suministros] podrían ser muy escasos», dijo. «Políticamente, eso es realmente tóxico», advirtió.

Riesgo para las empresas

Los gobiernos harán lo que puedan para proteger a los consumidores de la subida de precios, continuó Gloystein, señalando que es probable que persistan los topes de precios y las subvenciones. Pero los economistas ya están revisando sus expectativas de inflación para los próximos meses, advirtiendo que la escasez de gas natural no hará más que agravar los aumentos de precios provocados por el aumento de la demanda y los continuos problemas de la cadena de suministro.

Los precios del CO2 que paga la industria alimentaria británica, por ejemplo, subirán a pesar de la subvención temporal a CF Industries. Queda por ver hasta qué punto esto se traslada a los estantes de los supermercados.

«Por el momento, parece probable que la inflación aumente a corto plazo», dijo Hinds, de Capital Economics. «Y esto probablemente se prolongará hasta el año que viene».
Predijo que una estimación previa de la inflación general del 3,5% para Europa en los últimos meses de 2021 podría subir al 4%.

«Los precios de la gasolina podrían impulsar la inflación más allá del [objetivo] del 2% durante más tiempo», dijeron los analistas de Bank of America en una reciente nota a los clientes.

– Hanna Ziady y Anna Cooban contribuyeron con sus informes.

Londres (CNN Business) — Los precios de la energía se están disparando, y a medida que se acerca el invierno, Europa se preocupa.

El costo del gas natural al por mayor se ha disparado hasta alcanzar máximos históricos en el Reino Unido, Francia, España, Alemania e Italia. Las facturas de los hogares y las empresas ya se han disparado, y podrían subir aún más a medida que se acerque el frío y se necesite más combustible para la generación de electricidad y los sistemas de calefacción.

«Hemos visto enormes subidas de precios», dijo Dimitri Vergne, jefe del equipo de energía de la Organización Europea de Consumidores. «Es preocupante de cara al invierno, cuando el consumo de gas aumentará necesariamente».

Hay una compleja red de factores en juego. Una primavera fría agotó los inventarios de gas natural. Reconstruir las existencias ha sido difícil, gracias a un salto inesperado de la demanda a medida que la economía se recupera de covid-19 y a un creciente apetito por el gas natural licuado en China. Rusia también está suministrando menos gas natural al mercado que antes de la pandemia.

Mientras tanto, otras fuentes de energía han estado menos disponibles, ya que el clima calmado del verano silenció los parques eólicos del Mar del Norte, y los países abandonaron el carbón a medida que aumentaba la presión para hacer frente a la crisis climática. Alemania también está eliminando la energía nuclear para 2022.

China enfrenta su peor escasez de energía en una década 1:05Crisis en ciernes

El deterioro de la situación se está transformando rápidamente en una crisis en toda regla. España ha anunciado medidas de emergencia para reducir las facturas de energía, mientras que Francia planea realizar pagos únicos de 100 euros (US$ 117) a casi 6 millones de hogares con ingresos bajos.

En el Reino Unido -donde los picos en el precio del gas natural ya han amenazado con agravar la escasez de alimentos- el equipo del primer ministro Boris Johnson está debatiendo hasta qué punto debe ofrecer ayuda estatal. Allí se mantiene un tope de precios para los consumidores, pero eso está contribuyendo a expulsar del negocio a las pequeñas empresas energéticas británicas.

Europa tuvo éxito al nacionalizar sueldos durante la pandemia, explica experto en economía

Las industrias de toda la región están viendo cómo se disparan los costes. Algunos fabricantes de acero británicos han tenido que suspender sus operaciones, según el grupo comercial UK Steel. La empresa noruega de fertilizantes Yara está recortando la producción de amoníaco en Europa en torno a un 40% debido al precio récord del gas natural.

«En este momento, no es rentable producir amoníaco en Europa», dijo el director general de Yara, Svein Tore Holsether, señalando que cuesta US$ 900 producir una tonelada métrica que se vende a solo US$ 600. La empresa recurrirá temporalmente a plantas de otras partes del mundo para abastecer a los clientes.

Las consecuencias podrían pesar sobre la economía europea, al tiempo que exacerbarían los temores sobre la inflación en un momento delicado de la recuperación de la pandemia.

China anuncia venta de parte de sus reservas de petróleo 1:01

«En la medida en que la gente esté preocupada por el aumento del coste de la energía, podría inclinarse a frenar el gasto», dijo Jessica Hinds, economista para Europa de Capital Economics.

Lo que está ocurriendo

El salto en los precios del gas natural se debe a una primavera fría. El frío de abril y principios de mayo obligó a reducir las existencias de gas natural en un periodo en el que la demanda suele disminuir.

«Empezamos todo este proceso de almacenamiento de gas… seis semanas más tarde de lo normal», dijo Tom Marzec-Manser, analista de gas natural de la empresa de inteligencia de mercado ICIS.

El planeta se encuentra en una trayectoria «catastrófica» de calentamiento global, según un informe de las Naciones Unidas

Pero los problemas no acaban ahí. China también ha superado a Europa en la oferta de GNL, que se prefiere como alternativa más limpia al carbón, ya que el país trata de hacer su economía más ecológica.

Como resultado, el precio de la energía para entrega al día siguiente en Francia se disparó un 149% entre principios de agosto y el 15 de septiembre, según datos de ICIS.  En Alemania, los precios se dispararon un 119%.

Y en Gran Bretaña, que opera un mercado justo a tiempo y no tiene la misma capacidad de almacenamiento que la Europa continental, los costes se han disparado un 298%. Los retrasos en los trabajos de mantenimiento, así como el incendio que interrumpió un cable de alimentación que transmite el suministro eléctrico desde Francia, han aumentado la presión.

En este entorno, los países europeos suelen recurrir a Rusia, que cubre aproximadamente un tercio de las necesidades de gas natural del continente. Pero los suministros de Gazprom, la empresa estatal de gas natural, han sido más bajos de lo habitual. La Agencia Internacional de la Energía pidió el martes al país que abriera los grifos.

«Aunque Rusia está produciendo a niveles muy altos, todavía se teme que no pueda producir lo suficiente para satisfacer la elevadísima demanda de Europa», dijo Graham Freedman, analista de Wood Mackenzie. «Preocupa que no haya suficiente gas en el almacenamiento [de Gazprom] para pasar el invierno».

Marzec-Manser dijo que es difícil precisar exactamente lo que está ocurriendo en Rusia. Hubo algunos problemas de producción durante el verano, y el país también está experimentando una mayor demanda interna, dijo. También hay teorías de que Moscú está suministrando intencionadamente menos de lo que podría para animar a Alemania a acelerar su proceso de aprobación del polémico gasoducto Nord Stream 2, que transportará gas natural directamente desde Rusia a la Unión Europea.

Noruega, que suministra alrededor del 20% del gas natural que se consume en Europa, está tratando de ayudar a llenar el vacío. Equinor, la compañía energética estatal, ha anunciado esta semana que aumentará las exportaciones a partir de octubre. Pero a corto plazo, los expertos advierten que es poco probable que la presión sobre los precios disminuya.

Gran Bretaña, la más expuesta

Los líderes políticos intentan apaciguar los temores de que los ciudadanos se queden sin electricidad o calefacción cuando bajen las temperaturas.

«No esperamos que se produzcan emergencias de suministro este invierno», dijo el lunes en el Parlamento Kwasi Kwarteng, secretario de negocios del Reino Unido. «No hay absolutamente ninguna cuestión (…) de que las luces se apaguen o que la gente no pueda calentar sus casas».

Pero cada vez está más claro que la crisis será costosa y podría lastrar la economía de la región mientras los efectos del covid-19 aún se dejan sentir.

La situación es especialmente grave en el Reino Unido, donde siete pequeños proveedores de energía -entre ellos Avro Energy, que abastecía a unos 580.000 clientes- han quebrado en las últimas semanas porque sus costes se han disparado. Otras decenas están al borde de la quiebra.

Otras industrias británicas también están en peligro. El martes, el gobierno del Reino Unido dijo que había acordado subvencionar a un importante fabricante de fertilizantes estadounidense con un coste de varios millones de libras para los contribuyentes con el fin de reabrir las fábricas que suministran la mayor parte del dióxido de carbono que necesita la cadena de suministro de alimentos de Gran Bretaña.

CF Industries decidió la semana pasada interrumpir las operaciones de sus plantas de fertilizantes en el Reino Unido porque la subida de los precios del gas natural las había hecho poco rentables. El CO2 se utiliza para aturdir a los animales para el sacrificio, así como en los envases para prolongar la vida útil de los productos frescos, refrigerados y horneados.

«No veo que la gente se congele», dijo Michael Grubb, profesor de energía y cambio climático del University College de Londres. «Sí veo opciones poco envidiables, entre que muchas empresas quiebren y quién pague la cuenta».

La Confederación de la Industria Británica, un grupo de presión empresarial del Reino Unido, subrayó el miércoles que las subidas de precios «significativas» afectan tanto a las empresas como a los consumidores.

OPEP cancela su reunión y precio del petróleo se dispara 1:03

«Es esencial que los clientes vulnerables y las empresas clave que hacen un uso intensivo de la energía, que sostienen las cadenas de suministro críticas del Reino Unido, reciban un buen apoyo durante todo el invierno», dijo en un comunicado Matthew Fell, director de políticas.

Mucho depende del tiempo. Henning Gloystein, director de energía, clima y recursos de Eurasia Group, cree que si en los próximos meses hace un tiempo especialmente frío, podría haber más presión sobre ciertas industrias para que reduzcan el consumo de gas natural y prioricen el suministro a los hogares.

«Si hace frío este invierno, [los suministros] podrían ser muy escasos», dijo. «Políticamente, eso es realmente tóxico», advirtió.

Riesgo para las empresas

Los gobiernos harán lo que puedan para proteger a los consumidores de la subida de precios, continuó Gloystein, señalando que es probable que persistan los topes de precios y las subvenciones. Pero los economistas ya están revisando sus expectativas de inflación para los próximos meses, advirtiendo que la escasez de gas natural no hará más que agravar los aumentos de precios provocados por el aumento de la demanda y los continuos problemas de la cadena de suministro.

Los precios del CO2 que paga la industria alimentaria británica, por ejemplo, subirán a pesar de la subvención temporal a CF Industries. Queda por ver hasta qué punto esto se traslada a los estantes de los supermercados.

«Por el momento, parece probable que la inflación aumente a corto plazo», dijo Hinds, de Capital Economics. «Y esto probablemente se prolongará hasta el año que viene».
Predijo que una estimación previa de la inflación general del 3,5% para Europa en los últimos meses de 2021 podría subir al 4%.

«Los precios de la gasolina podrían impulsar la inflación más allá del [objetivo] del 2% durante más tiempo», dijeron los analistas de Bank of America en una reciente nota a los clientes.

– Hanna Ziady y Anna Cooban contribuyeron con sus informes.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver