Los libros infantiles afrolatinxs siguen siendo muy pocos. Estos cuatro autores intentan cambiar esa situación

(CNN) — Un vívido homenaje a las calles llenas de grafitis del Boogie Down Bronx y una búsqueda interestelar del peinado natural perfecto forman parte de una nueva ola de libros ilustrados que celebran la cultura y los personajes afrolatinxs, en un sector en el que estas historias siguen siendo escasas.

«Quiero mostrar a los niños de diversos orígenes que ellos también pueden vivir aventuras fantásticas», dijo la ilustradora y diseñadora de juguetes Yesenia Moisés, con base en Nueva York, autora de «Stella’s Stellar Hair» (El pelo estelar de Stella). Señaló que, en los medios de comunicación infantiles, las historias con protagonistas de color suelen tratar sobre la superación de la lucha, o están «hipercentradas» en la identidad y la raza. «Quiero alejarme de eso por un momento para poder mostrar que sus mundos pueden ser vibrantes y estar llenos de color».

Al haber crecido sin libros ilustrados que reflejaran sus propias experiencias, los autores e ilustradores latinxs que se presentan a continuación elaboran y comparten esas historias ellos mismos, con imágenes vívidas y coloridas, en prosa y en verso.

Aquí, cuatro autores hablan de sus filosofías narrativas y de por qué los niños necesitan verse a sí mismos en las páginas de las historias que leen.

Eric Velásquez

Eric Velásquez es un ilustrador, autor y educador afropuertorriqueño. Ha ilustrado más de 30 libros y es autor de cuatro, entre ellos «Octopus Stew», sobre un niño llamado Ramsey que debe salvar a su abuela del gigantesco pulpo que está cocinando.

«Octopus Stew» se inspiró en los cuentos del padre de Velásquez. (Crédito: Eric Velasquez/Cortesía de Holiday House Publishing)

Mi familia proviene de una fuerte tradición de narración oral; nos reuníamos para compartir y escuchar después de noches de cena y música, y por eso era algo de lo que quería formar parte.

Mi libro «Octopus Stew» (Guiso de pulpo) es esencialmente un homenaje a esa tradición oral. Cada vez que mi padre venía a cocinar para mis amigos y para mí, inevitablemente decía: «¿Les ha contado Eric sobre el día en que les rescaté a él y a su abuela del pulpo gigante?». Todos mis amigos conocen esa historia gracias a él y, con los años, se convirtió en un largo y exagerado cuento.

Las abuelas son el centro de muchas de mis historias. Mi carrera se remonta a los veranos que pasaba dibujando en el salón de mi abuela en Spanish Harlem, rodeado de música.

Esos veranos inspiraron mi libro «Grandma’s Records» (Los discos de la abuela), y también me enseñaron la importancia de tener héroes que se parezcan a nosotros. Recuerdo que me maravillaban los músicos que me visitaban cuando era joven, entre ellos Rafael Cortijo, el principal artífice de la salsa puertorriqueña. Cuando venía, mi abuela me decía que sólo me refiriera a él como «maestro».

«Ese hombre es un genio», decía ella, «y merece ser tratado con respeto».

En «Grandma’s Records», Velásquez rememora los recuerdos de su propia infancia que le hicieron comprender que los «héroes» no son sólo blancos. (Crédito: Eric Velasquez/Bloomsbury Children’s Books)

En la escuela, cuando aprendimos que Beethoven era un genio de la música, recuerdo que pensé: «¡Yo también conozco a un genio! Le encanta el arroz con judías y el cerdo asado, e incluso nos entretiene con música después de la cena». No sentía que hubiera una desconexión entre el concepto de «genio» y lo que veía a mi alrededor.

Pero con el tiempo, me di cuenta de que otros niños se esforzaban por hacer lo mismo; en la escuela de arte, cuando imaginaban «héroes» nunca dibujaban hombres o mujeres de color.

Fue entonces cuando empecé a darme cuenta de lo importante que es la representación. Cuando creces con ejemplos de héroes diversos, eso afecta a tu imaginación. Empiezas a creer que puedes formar parte de este mundo creativo, y creo que eso es muy importante.

Yesenia Moises

Yesenia Moises es una diseñadora de juguetes e ilustradora afrodominicana. Es autora de «Stella’s Stellar Hair», un libro sobre una joven negra con pelo natural que viaja por el sistema solar en busca de peinados.

«Stella’s Stella Hair» trata sobre la aceptación de tu cabello natural, inspirada en el propio viaje capilar de Moises. (Crédito: Yesenia Moises)

En lo que respecta a mi pelo, he pasado la mayor parte de mi vida intentando encajar en el molde de los estándares de belleza eurocéntricos mediante la relajación química de mi cabello. Mientras crecía, mi madre, una mujer latina de piel clara con las ondas sueltas a las que aspira mucha gente -que no se parecen en nada a las mías-, siempre comentaba lo grueso o rebelde que era, o cómo se enredaba.

Sólo cuando empecé a dejar que mi pelo creciera en toda su gloria natural empecé a quererlo, pero incluso entonces me di cuenta de que a muchos niños hoy en día se les sigue haciendo sentir mal por su pelo. Así que creé «Stella’s Stellar Hair» para celebrar la variedad y la creatividad del cabello negro en toda la diáspora africana.

Stella es ayudada en su búsqueda intergaláctica por tías cósmicas, que tienen cada una un peinado para ella. (Crédito: Yesenia Moises)

El concepto de tener tías provenientes de los distintos planetas surgió de una feria del cabello negro a la que asistí, que estaba llena de mujeres negras mayores con increíbles peinados naturales que mostraban su personalidad. Y yo nunca había visto eso. Estaba tan acostumbrada a asegurarme de que mi pelo fuera lo más liso posible, pero aquí estaban todas estas mujeres mayores que simplemente estaban orgullosas del pelo que salía de su cuero cabelludo. Me inspiró para mostrar lo versátil y hermoso que puede ser el cabello negro.

Creo que es muy importante que los jóvenes lectores se sientan vistos más que nada. Como afrolatina de piel oscura, no fue hasta 2018, cuando vi a Miles Morales convertirse en Spider-Man en «Spider-Man: Into the Spider-Verse», que vi a alguien con mi origen representado en los medios que veo. Me encantó cómo el director tomó la decisión de excluir los subtítulos en inglés para las conversaciones que Miles tenía con su madre. Cuando se añaden subtítulos, la experiencia se convierte en algo extraño, pero en su casa era algo natural, como lo es en la mía. Eso me sorprendió mucho.

Margarita Engle

Margarita Engle es una poeta y autora cuyas obras celebran su herencia cubana. Su libro «Drum Dream Girl», ilustrado por Rafael López, se inspira en la historia real de una joven china afrocubana que se convirtió en baterista de la primera banda de jazz femenina de Cuba.

«Drum Dream Girl», escrito por Engle e ilustrado por Rafael López, cuenta el viaje de una niña en Cuba que persigue su amor por los tambores. (Crédito: Margarita Engle/Clarion Books)

Nací y me crié en Los Ángeles, pero desarrollé un profundo apego a Cuba, de donde es mi madre. Volvíamos los veranos a visitar a la familia ampliada, pero estábamos aislados por las restricciones de viaje tras la crisis de los misiles. Cuando por fin pude volver de adulta, en 1991, descubrí que quería escribir sobre la experiencia.

Sé que, de repente, se supone que ya no debemos poner guiones en nuestros escritos. Pero yo sentía que vivía de ese guión, y en la palabra compuesta «cubano-americano». Era un puente y un abismo al mismo tiempo; cuando era adolescente, me parecía que era más fácil para un ciudadano estadounidense pisar la luna que visitar a sus parientes en Cuba.

La música es un tema recurrente en mis libros. Mi libro ilustrado «Drum Dream Girl» (La niña de los sueños de tambor) se basa en la vida de la niña china afrocubana Millo Castro Zaldarriaga, que tocaba el tambor en Cuba cuando estaba prohibido para las niñas.

La historia es un auténtico cuento de perseverancia en un entorno onírico. (Crédito: Margarita Engle/Clarion Books)

Leí las memorias de su hermana mayor y había unas fotografías increíbles de esta banda de chicas, la primera de su clase. En los años 30, la mayoría de las bandas de jazz estaban formadas por hombres, y aquí había una formada exclusivamente por hermanas. Y la más joven era una niña de 10 años que quería tocar la batería.

Incluso hoy, en ciertas tradiciones culturales que provienen de la religión de África Occidental, las mujeres en Cuba tienen que luchar por el derecho a tocar ciertos tipos de tambores. Pero en el caso de Millo, para divertirse, ella realmente abrió esa puerta. El grupo tuvo mucho éxito y a todo el mundo le gustó su forma de tocar los tambores, así que, al cabo de un tiempo, muchas otras mujeres siguieron su ejemplo.

Me inspiró su valor y su perseverancia. Cuando hablo con los niños sobre ese libro, les pregunto: «¿Cómo se sentirían si la sociedad dijera que no pueden conducir camionetas gigantes, o que sólo las chicas pueden andar en moto? Y todos los chicos renuncian inmediatamente a su derecho a ser los únicos en hacer algo. Comprenden instintivamente que no es justo.

Charles Esperanza

Charles Esperanza es un ilustrador y autor afropuertorriqueño cuyo nuevo libro, «Boogie Boogie Y’all», se publicó este verano. El libro es una representación en colores vivos de su barrio natal, el Bronx, así como un homenaje a los grafitis.

«Boogie Boogie, Y’all» celebra el Bronx como un colorido polo cultural. (Crédito: CG Esperanza)

Me interesa contar historias y tomar algo de nuestra cultura -como persona negra y latina, y como residente del Bronx- y desestigmatizarlo. Lo que inspiró «Boogie Boogie, Y’all» (Boogie Boogie, para todos ustedes) fue un impresionante grafiti fuera del centro comunitario donde enseño. Le saqué una foto para enseñársela a mis alumnos; resulta que ninguno de ellos lo había visto antes. Les dije: «No miran realmente a su alrededor y no ven todas las cosas impresionantes que hay en la calle».

He preguntado a mis alumnos qué han oído sobre los grafitis y muchas de las respuestas eran recicladas de hace décadas: Son símbolos de bandas; es vandalismo. Quería darles otra perspectiva al respecto; en el libro rindo homenaje a muchos artistas callejeros contemporáneos como Gully y Modus, que pueden verse por todo el Bronx y en el resto de la ciudad de Nueva York. Han visto el libro y se han mostrado entusiasmados con él.

Creo que los niños tienen que poder verse en los libros que leen, y tienen que poder verse en el arte que miran. Como profesor, observo que muchos de mis alumnos negros y mulatos crean personajes blancos. En lugar de predicarles que deben utilizar a personas de color, les muestro ejemplos de increíbles personajes negros, creados por artistas como Yesenia Moises, LeSean Thomas o Geneva Bowers para que se inspiren.

Esperanza escribió e ilustró el libro tras una conversación con sus alumnos sobre observar lo que tienen delante en las calles de su barrio. (Crédito: CG Esperanza)

Me inspiro mucho simplemente caminando por el Bronx, y definitivamente quería capturar eso. Me encanta el barrio por su carácter y personalidad. Somos conocidos por nuestros aportes culturales a través del hip-hop, pero tenemos mucho más en comida, moda, arte y música que está esperando a ser compartido con el mundo. Todas nuestras comunidades -antiguas y nuevas- están añadiendo su vibrante etiqueta al muro que es el Bronx.

Cuando intentaba entrar en el negocio por primera vez, escuché cosas muy descabelladas sobre por qué los editores no querían tener a un niño negro como protagonista. Recuerdo que un editor me dijo que, para los libros ilustrados, preferían tener como protagonista a un animal, como un panda o algo así, porque todos los niños podían identificarse con él. Me quedé alucinado al darme cuenta de que la subrrepresentación era intencionada todo este tiempo. Así que me alegro de que ahora tengamos tantos artistas que están llamando a la puerta y haciendo cosas increíbles.

Las declaraciones personales de cada autor han sido editadas por un miembro del equipo de CNN Style por cuestiones de extensión y claridad.

Herencia Hispana
Literatura

(CNN) — Un vívido homenaje a las calles llenas de grafitis del Boogie Down Bronx y una búsqueda interestelar del peinado natural perfecto forman parte de una nueva ola de libros ilustrados que celebran la cultura y los personajes afrolatinxs, en un sector en el que estas historias siguen siendo escasas.

«Quiero mostrar a los niños de diversos orígenes que ellos también pueden vivir aventuras fantásticas», dijo la ilustradora y diseñadora de juguetes Yesenia Moisés, con base en Nueva York, autora de «Stella’s Stellar Hair» (El pelo estelar de Stella). Señaló que, en los medios de comunicación infantiles, las historias con protagonistas de color suelen tratar sobre la superación de la lucha, o están «hipercentradas» en la identidad y la raza. «Quiero alejarme de eso por un momento para poder mostrar que sus mundos pueden ser vibrantes y estar llenos de color».

Al haber crecido sin libros ilustrados que reflejaran sus propias experiencias, los autores e ilustradores latinxs que se presentan a continuación elaboran y comparten esas historias ellos mismos, con imágenes vívidas y coloridas, en prosa y en verso.

Aquí, cuatro autores hablan de sus filosofías narrativas y de por qué los niños necesitan verse a sí mismos en las páginas de las historias que leen.

Eric Velásquez

Eric Velásquez es un ilustrador, autor y educador afropuertorriqueño. Ha ilustrado más de 30 libros y es autor de cuatro, entre ellos «Octopus Stew», sobre un niño llamado Ramsey que debe salvar a su abuela del gigantesco pulpo que está cocinando.

«Octopus Stew» se inspiró en los cuentos del padre de Velásquez. (Crédito: Eric Velasquez/Cortesía de Holiday House Publishing)

Mi familia proviene de una fuerte tradición de narración oral; nos reuníamos para compartir y escuchar después de noches de cena y música, y por eso era algo de lo que quería formar parte.

Mi libro «Octopus Stew» (Guiso de pulpo) es esencialmente un homenaje a esa tradición oral. Cada vez que mi padre venía a cocinar para mis amigos y para mí, inevitablemente decía: «¿Les ha contado Eric sobre el día en que les rescaté a él y a su abuela del pulpo gigante?». Todos mis amigos conocen esa historia gracias a él y, con los años, se convirtió en un largo y exagerado cuento.

Las abuelas son el centro de muchas de mis historias. Mi carrera se remonta a los veranos que pasaba dibujando en el salón de mi abuela en Spanish Harlem, rodeado de música.

Esos veranos inspiraron mi libro «Grandma’s Records» (Los discos de la abuela), y también me enseñaron la importancia de tener héroes que se parezcan a nosotros. Recuerdo que me maravillaban los músicos que me visitaban cuando era joven, entre ellos Rafael Cortijo, el principal artífice de la salsa puertorriqueña. Cuando venía, mi abuela me decía que sólo me refiriera a él como «maestro».

«Ese hombre es un genio», decía ella, «y merece ser tratado con respeto».

En «Grandma’s Records», Velásquez rememora los recuerdos de su propia infancia que le hicieron comprender que los «héroes» no son sólo blancos. (Crédito: Eric Velasquez/Bloomsbury Children’s Books)

En la escuela, cuando aprendimos que Beethoven era un genio de la música, recuerdo que pensé: «¡Yo también conozco a un genio! Le encanta el arroz con judías y el cerdo asado, e incluso nos entretiene con música después de la cena». No sentía que hubiera una desconexión entre el concepto de «genio» y lo que veía a mi alrededor.

Pero con el tiempo, me di cuenta de que otros niños se esforzaban por hacer lo mismo; en la escuela de arte, cuando imaginaban «héroes» nunca dibujaban hombres o mujeres de color.

Fue entonces cuando empecé a darme cuenta de lo importante que es la representación. Cuando creces con ejemplos de héroes diversos, eso afecta a tu imaginación. Empiezas a creer que puedes formar parte de este mundo creativo, y creo que eso es muy importante.

Yesenia Moises

Yesenia Moises es una diseñadora de juguetes e ilustradora afrodominicana. Es autora de «Stella’s Stellar Hair», un libro sobre una joven negra con pelo natural que viaja por el sistema solar en busca de peinados.

«Stella’s Stella Hair» trata sobre la aceptación de tu cabello natural, inspirada en el propio viaje capilar de Moises. (Crédito: Yesenia Moises)

En lo que respecta a mi pelo, he pasado la mayor parte de mi vida intentando encajar en el molde de los estándares de belleza eurocéntricos mediante la relajación química de mi cabello. Mientras crecía, mi madre, una mujer latina de piel clara con las ondas sueltas a las que aspira mucha gente -que no se parecen en nada a las mías-, siempre comentaba lo grueso o rebelde que era, o cómo se enredaba.

Sólo cuando empecé a dejar que mi pelo creciera en toda su gloria natural empecé a quererlo, pero incluso entonces me di cuenta de que a muchos niños hoy en día se les sigue haciendo sentir mal por su pelo. Así que creé «Stella’s Stellar Hair» para celebrar la variedad y la creatividad del cabello negro en toda la diáspora africana.

Stella es ayudada en su búsqueda intergaláctica por tías cósmicas, que tienen cada una un peinado para ella. (Crédito: Yesenia Moises)

El concepto de tener tías provenientes de los distintos planetas surgió de una feria del cabello negro a la que asistí, que estaba llena de mujeres negras mayores con increíbles peinados naturales que mostraban su personalidad. Y yo nunca había visto eso. Estaba tan acostumbrada a asegurarme de que mi pelo fuera lo más liso posible, pero aquí estaban todas estas mujeres mayores que simplemente estaban orgullosas del pelo que salía de su cuero cabelludo. Me inspiró para mostrar lo versátil y hermoso que puede ser el cabello negro.

Creo que es muy importante que los jóvenes lectores se sientan vistos más que nada. Como afrolatina de piel oscura, no fue hasta 2018, cuando vi a Miles Morales convertirse en Spider-Man en «Spider-Man: Into the Spider-Verse», que vi a alguien con mi origen representado en los medios que veo. Me encantó cómo el director tomó la decisión de excluir los subtítulos en inglés para las conversaciones que Miles tenía con su madre. Cuando se añaden subtítulos, la experiencia se convierte en algo extraño, pero en su casa era algo natural, como lo es en la mía. Eso me sorprendió mucho.

Margarita Engle

Margarita Engle es una poeta y autora cuyas obras celebran su herencia cubana. Su libro «Drum Dream Girl», ilustrado por Rafael López, se inspira en la historia real de una joven china afrocubana que se convirtió en baterista de la primera banda de jazz femenina de Cuba.

«Drum Dream Girl», escrito por Engle e ilustrado por Rafael López, cuenta el viaje de una niña en Cuba que persigue su amor por los tambores. (Crédito: Margarita Engle/Clarion Books)

Nací y me crié en Los Ángeles, pero desarrollé un profundo apego a Cuba, de donde es mi madre. Volvíamos los veranos a visitar a la familia ampliada, pero estábamos aislados por las restricciones de viaje tras la crisis de los misiles. Cuando por fin pude volver de adulta, en 1991, descubrí que quería escribir sobre la experiencia.

Sé que, de repente, se supone que ya no debemos poner guiones en nuestros escritos. Pero yo sentía que vivía de ese guión, y en la palabra compuesta «cubano-americano». Era un puente y un abismo al mismo tiempo; cuando era adolescente, me parecía que era más fácil para un ciudadano estadounidense pisar la luna que visitar a sus parientes en Cuba.

La música es un tema recurrente en mis libros. Mi libro ilustrado «Drum Dream Girl» (La niña de los sueños de tambor) se basa en la vida de la niña china afrocubana Millo Castro Zaldarriaga, que tocaba el tambor en Cuba cuando estaba prohibido para las niñas.

La historia es un auténtico cuento de perseverancia en un entorno onírico. (Crédito: Margarita Engle/Clarion Books)

Leí las memorias de su hermana mayor y había unas fotografías increíbles de esta banda de chicas, la primera de su clase. En los años 30, la mayoría de las bandas de jazz estaban formadas por hombres, y aquí había una formada exclusivamente por hermanas. Y la más joven era una niña de 10 años que quería tocar la batería.

Incluso hoy, en ciertas tradiciones culturales que provienen de la religión de África Occidental, las mujeres en Cuba tienen que luchar por el derecho a tocar ciertos tipos de tambores. Pero en el caso de Millo, para divertirse, ella realmente abrió esa puerta. El grupo tuvo mucho éxito y a todo el mundo le gustó su forma de tocar los tambores, así que, al cabo de un tiempo, muchas otras mujeres siguieron su ejemplo.

Me inspiró su valor y su perseverancia. Cuando hablo con los niños sobre ese libro, les pregunto: «¿Cómo se sentirían si la sociedad dijera que no pueden conducir camionetas gigantes, o que sólo las chicas pueden andar en moto? Y todos los chicos renuncian inmediatamente a su derecho a ser los únicos en hacer algo. Comprenden instintivamente que no es justo.

Charles Esperanza

Charles Esperanza es un ilustrador y autor afropuertorriqueño cuyo nuevo libro, «Boogie Boogie Y’all», se publicó este verano. El libro es una representación en colores vivos de su barrio natal, el Bronx, así como un homenaje a los grafitis.

«Boogie Boogie, Y’all» celebra el Bronx como un colorido polo cultural. (Crédito: CG Esperanza)

Me interesa contar historias y tomar algo de nuestra cultura -como persona negra y latina, y como residente del Bronx- y desestigmatizarlo. Lo que inspiró «Boogie Boogie, Y’all» (Boogie Boogie, para todos ustedes) fue un impresionante grafiti fuera del centro comunitario donde enseño. Le saqué una foto para enseñársela a mis alumnos; resulta que ninguno de ellos lo había visto antes. Les dije: «No miran realmente a su alrededor y no ven todas las cosas impresionantes que hay en la calle».

He preguntado a mis alumnos qué han oído sobre los grafitis y muchas de las respuestas eran recicladas de hace décadas: Son símbolos de bandas; es vandalismo. Quería darles otra perspectiva al respecto; en el libro rindo homenaje a muchos artistas callejeros contemporáneos como Gully y Modus, que pueden verse por todo el Bronx y en el resto de la ciudad de Nueva York. Han visto el libro y se han mostrado entusiasmados con él.

Creo que los niños tienen que poder verse en los libros que leen, y tienen que poder verse en el arte que miran. Como profesor, observo que muchos de mis alumnos negros y mulatos crean personajes blancos. En lugar de predicarles que deben utilizar a personas de color, les muestro ejemplos de increíbles personajes negros, creados por artistas como Yesenia Moises, LeSean Thomas o Geneva Bowers para que se inspiren.

Esperanza escribió e ilustró el libro tras una conversación con sus alumnos sobre observar lo que tienen delante en las calles de su barrio. (Crédito: CG Esperanza)

Me inspiro mucho simplemente caminando por el Bronx, y definitivamente quería capturar eso. Me encanta el barrio por su carácter y personalidad. Somos conocidos por nuestros aportes culturales a través del hip-hop, pero tenemos mucho más en comida, moda, arte y música que está esperando a ser compartido con el mundo. Todas nuestras comunidades -antiguas y nuevas- están añadiendo su vibrante etiqueta al muro que es el Bronx.

Cuando intentaba entrar en el negocio por primera vez, escuché cosas muy descabelladas sobre por qué los editores no querían tener a un niño negro como protagonista. Recuerdo que un editor me dijo que, para los libros ilustrados, preferían tener como protagonista a un animal, como un panda o algo así, porque todos los niños podían identificarse con él. Me quedé alucinado al darme cuenta de que la subrrepresentación era intencionada todo este tiempo. Así que me alegro de que ahora tengamos tantos artistas que están llamando a la puerta y haciendo cosas increíbles.

Las declaraciones personales de cada autor han sido editadas por un miembro del equipo de CNN Style por cuestiones de extensión y claridad.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver