Los niños están llevando el estrés pandémico a la escuela

(CNN) — Con el regreso de los niños a las escuelas, en muchos distritos del país se está llevando a cabo un esfuerzo masivo para mantener a raya el covid-19. Pero hay otros problemas, como el estrés y la ansiedad, que se están abriendo paso. Los médicos y psiquiatras quieren que los padres tomen nota: los niños pueden estar llevando a las aulas el estrés de la pandemia del año pasado.

La ansiedad, junto con la depresión y el aislamiento, contribuyeron a que más padres informaran de problemas de salud mental en sus hijos el año pasado en comparación con el año anterior y a que hubiera un 31% más de visitas a urgencias por problemas de salud mental en adolescentes, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés).

La Dra. Carol Weitzman, pediatra del desarrollo del comportamiento, dijo que los problemas de salud mental relacionados con la pandemia no desaparecerán ahora que los niños han vuelto a la escuela y a salir con sus amigos.

«Hay una gran parte de los niños que estarán listos para ir (a la escuela), pero tenemos que prestar atención a los niños que no lo están y pensar en lo que se necesita para volver a la escuela con seguridad y confianza», dijo Weitzman, codirector del Centro del Espectro Autista en el Hospital Infantil de Boston y médico de la división de medicina del desarrollo del hospital.

El silencio de tu hijo no siempre significa «aléjate», dijo Weitzman, que también atiende a pacientes en Connecticut en el Centro de Pediatría del Desarrollo de CT y es presidente de la Sociedad de Pediatría del Desarrollo del Comportamiento.

Como alguien que pasó el año hablando con niños con todo tipo de problemas de salud mental, ella ve este momento como una oportunidad para que las familias fortalezcan sus relaciones y para que los cuidadores reconozcan mejor cuando los niños necesitan ayuda. Estos son sus consejos.

Esta entrevista fue editada y condensada para mayor claridad.

CNN: Los niños y los padres están ansiosos por volver a la escuela, pero dices que hay muchas cosas que hemos perdido. ¿Qué es lo que todavía tenemos que abordar con nuestros hijos?

Dra. Carol Weitzman: Creo que hemos tenido un año y medio de experiencias inusuales y atípicas y mucha pérdida: pérdida de la rutina diaria normal, pérdida de relaciones sociales, pérdida de aprendizaje, pérdida de nuevas experiencias, pérdida de acontecimientos importantes. Ahora estamos volviendo…hay un ajuste que tiene que ocurrir para volver a agarrar el ritmo.

También hay muchas cosas realmente perturbadoras, molestas y trágicas que han sucedido en este periodo, y podríamos volver a la escuela con entusiasmo, pero esas cosas siguen sucediendo. Tenemos que averiguar cómo darle sentido a eso y podemos tener sentimientos simultáneos e incluso contradictorios.

Puedes estar entusiasmado. Puedes tener ganas de volver a hacer cosas nuevas y seguir arrastrando la pérdida, el dolor y la ansiedad de las cosas que pasaron. Puedes sentir ambas cosas. No es una cosa o la otra.

CNN: Los Institutos Nacionales de Salud dicen que 1,5 millones de niños perdieron a un cuidador cercano, y están en duelo. ¿Cómo puede manifestarse eso en su comportamiento?

Weitzman: Cuando se ve como un duelo, estamos familiarizados con él. Somos más capaces de reconocerlo. A veces ni siquiera somos buenos en eso, pero somos mejores en reconocerlo cuando los niños están tristes, llorosos o hablan de su pérdida. El duelo también puede parecerse a muchas otras cosas. Puede parecerse a la pérdida de placer en las cosas. Puede parecerse a cambios en nuestros hábitos cotidianos, en nuestra alimentación y en nuestros hábitos de sueño. Puede parecerse a la ira. Puede parecerse a la irritabilidad. Puede parecerse a la falta de atención. Puede parecerse a un mal desempeño escolar.

Cuando vemos cambios significativos en el funcionamiento, es esencial obtener un historial de trauma, porque el trauma puede estar ahí. No siempre pensamos en ello cuando vemos niños enojados, discutidores, opositores o desobedientes. Pero cuando vemos un cambio en la función, tenemos que preguntar sobre ello. Si no preguntamos, cometemos el error de pensar que es una cosa, cuando en realidad puede ser otra.

CNN: ¿Qué pueden decir los padres para iniciar una conversación cuando ven un cambio en sus hijos?

Weitzman: Lo más importante es nuestra forma de pensar y de acercarnos a los niños. Tenemos que mantener una postura curiosa, interesada y sin prejuicios hacia los niños, de modo que transmitamos que estamos interesados en aprender, no en arreglar o juzgar.

Preguntar a los niños: «¿Por qué te peleas tanto con todo el mundo?», «¿Qué te pasó?» o «¿Por qué te va tan mal en el colegio?» no son invitaciones a hablar. Los niños y adolescentes tienden a cerrarse cuando se les hacen preguntas que suenan como acusaciones. El lenguaje negativo se centra en un comportamiento indeseable en lugar de comprender el problema que subyace al comportamiento.

La curiosidad y el interés deben ir acompañados de la preocupación y la empatía. Mejor prueba con esto: «Parece que te cuesta más empezar a hacer los deberes, y antes no era así. Me preocupa que algo haya cambiado y me gustaría entenderlo un poco mejor».

Otros ejemplos de buenas formas para iniciar la conversación son los siguientes: «Esta pandemia ha sido dura en muchos sentidos y todo el mundo la ha vivido de forma diferente. Parece que no te estás comportando completamente como tú mismo, y yo estoy aquí para escucharte. Podemos superar todo esto juntos».

También puedes ser directo: «Me preocupa que puedas estar pensando en hacerte daño. ¿Estarías dispuesto a hablar de ello y de lo que te preocupa?».
Este tipo de preguntas invitan a un mayor diálogo y dan al niño o adolescente la oportunidad de abrirse.

CNN: A veces los adultos piensan que los niños no quieren hablar cuando eso no es necesariamente cierto. ¿Puedes explicarlo?

Weitzman: De hecho, a menudo los niños quieren que les preguntemos. Quieren saber que la gente se preocupa por ellos. No quieren sentir, como ningún ser humano, sentimientos de vergüenza o de que hay algo malo en ellos por tener cierto tipo de sentimientos. Cuando hacemos preguntas, tenemos que tenderles una mano de ayuda de forma que no les provoque sentimientos de vergüenza o de incomodidad.

El otro día vi a un joven adolescente que, durante el año pasado, tuvo un número sorprendente de ausencias sobre las que nadie en la escuela había llamado la atención. Cuando le pregunté por ello, me dijo: «Es que odio pedir ayuda. Me gustaría que me dejaran en paz». Resultó que sentía que si pedía ayuda, le hacía parecer débil o incompetente, como si no fuera bueno en nada.

CNN: ¿Es normal cierto nivel de estrés y ansiedad en los niños?

Weitzman: Cierto nivel de estrés y ansiedad no solo es normal, sino que incluso puede ser saludable e impulsar el desarrollo, y a esto lo llamamos estrés positivo. Cuando estudiamos para los exámenes, si no tuviéramos estrés o ansiedad, nos sentiríamos como: «Eh… realmente no necesito estudiar». Y pequeños aumentos en nuestro ritmo cardíaco y elevaciones en nuestras hormonas del estrés pueden motivarnos hacia la acción necesaria.

El momento en que se vuelve problemático es cuando los niños experimentan «estrés tóxico». Es cuando el estrés es crónico e incesante. Y, lo que es más importante para un niño, cuando no hay un adulto que le ayude a proporcionar una burbuja protectora a su alrededor a través de relaciones de apoyo, el estrés puede volverse tóxico y no ser amortiguado.

¿Cómo ayudar a adolescentes a manejar sus emociones? 0:53

CNN: ¿Cuándo debe un padre darse cuenta de que necesita pedir ayuda a un profesional de la salud mental?

Weitzman: Cuando los niños no están funcionando bien, cuando los estados de ánimo son extremos e incesantes, cuando los niños no van a la escuela, cuando no están disfrutando de las cosas, cuando no están comiendo, cuando no están durmiendo, cuando no están participando en las actividades que disfrutaban en el pasado. O cuando el niño dice a sus padres: «Estoy abrumado. No puedo con esto».

El padre puede ser una persona de apoyo en su vida, pero no tiene que ser un terapeuta. Cuando los síntomas son graves, o el padre o el niño están abrumados y angustiados, es el momento de recurrir a los profesionales. Es mejor pedir ayuda pronto. No es necesario que te hundas por tercera vez para pedir ayuda. Y tenemos que seguir eliminando cualquier estigma sobre recibir ayuda y transmitir que buscar tratamiento para la salud mental no es un signo de debilidad.

CNN: Muchos padres están estresados por el covid-19. ¿Deben ocultarle eso a sus hijos?

¿Cómo hablar del coronavirus con los niños? 3:29

Weitzman: No quieres que tus hijos se apropien de tu estrés. Así que, si hablas con tus hijos de estas cosas como una forma de descargar tu estrés, probablemente no sea útil.

Por otro lado, hablar con los niños y adolescentes a su nivel sobre la seguridad en las escuelas y compartir opiniones e información es algo importante. Es importante poder decir: «Sabes, esto es lo que me preocupa. Esta es la información que creo que deberías conocer. Esta es la razón por la que te pido que te dejes la mascarilla puesta todo el tiempo».

También ayuda a los niños a manejar las toneladas de información errónea que hay por ahí y que puede llevar a ideas distorsionadas y crear un miedo innecesario.

–Con reportaje adicional de Natalia V. Osipova de CNN.

Bienestar niños
estrés
Pandemia

(CNN) — Con el regreso de los niños a las escuelas, en muchos distritos del país se está llevando a cabo un esfuerzo masivo para mantener a raya el covid-19. Pero hay otros problemas, como el estrés y la ansiedad, que se están abriendo paso. Los médicos y psiquiatras quieren que los padres tomen nota: los niños pueden estar llevando a las aulas el estrés de la pandemia del año pasado.

La ansiedad, junto con la depresión y el aislamiento, contribuyeron a que más padres informaran de problemas de salud mental en sus hijos el año pasado en comparación con el año anterior y a que hubiera un 31% más de visitas a urgencias por problemas de salud mental en adolescentes, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés).

Los niños necesitan tu ayuda para lidiar con la ansiedad en este momento

La Dra. Carol Weitzman, pediatra del desarrollo del comportamiento, dijo que los problemas de salud mental relacionados con la pandemia no desaparecerán ahora que los niños han vuelto a la escuela y a salir con sus amigos.

«Hay una gran parte de los niños que estarán listos para ir (a la escuela), pero tenemos que prestar atención a los niños que no lo están y pensar en lo que se necesita para volver a la escuela con seguridad y confianza», dijo Weitzman, codirector del Centro del Espectro Autista en el Hospital Infantil de Boston y médico de la división de medicina del desarrollo del hospital.

El silencio de tu hijo no siempre significa «aléjate», dijo Weitzman, que también atiende a pacientes en Connecticut en el Centro de Pediatría del Desarrollo de CT y es presidente de la Sociedad de Pediatría del Desarrollo del Comportamiento.

Como alguien que pasó el año hablando con niños con todo tipo de problemas de salud mental, ella ve este momento como una oportunidad para que las familias fortalezcan sus relaciones y para que los cuidadores reconozcan mejor cuando los niños necesitan ayuda. Estos son sus consejos.

Esta entrevista fue editada y condensada para mayor claridad.

CNN: Los niños y los padres están ansiosos por volver a la escuela, pero dices que hay muchas cosas que hemos perdido. ¿Qué es lo que todavía tenemos que abordar con nuestros hijos?

Dra. Carol Weitzman: Creo que hemos tenido un año y medio de experiencias inusuales y atípicas y mucha pérdida: pérdida de la rutina diaria normal, pérdida de relaciones sociales, pérdida de aprendizaje, pérdida de nuevas experiencias, pérdida de acontecimientos importantes. Ahora estamos volviendo…hay un ajuste que tiene que ocurrir para volver a agarrar el ritmo.

También hay muchas cosas realmente perturbadoras, molestas y trágicas que han sucedido en este periodo, y podríamos volver a la escuela con entusiasmo, pero esas cosas siguen sucediendo. Tenemos que averiguar cómo darle sentido a eso y podemos tener sentimientos simultáneos e incluso contradictorios.

Puedes estar entusiasmado. Puedes tener ganas de volver a hacer cosas nuevas y seguir arrastrando la pérdida, el dolor y la ansiedad de las cosas que pasaron. Puedes sentir ambas cosas. No es una cosa o la otra.

CNN: Los Institutos Nacionales de Salud dicen que 1,5 millones de niños perdieron a un cuidador cercano, y están en duelo. ¿Cómo puede manifestarse eso en su comportamiento?

Weitzman: Cuando se ve como un duelo, estamos familiarizados con él. Somos más capaces de reconocerlo. A veces ni siquiera somos buenos en eso, pero somos mejores en reconocerlo cuando los niños están tristes, llorosos o hablan de su pérdida. El duelo también puede parecerse a muchas otras cosas. Puede parecerse a la pérdida de placer en las cosas. Puede parecerse a cambios en nuestros hábitos cotidianos, en nuestra alimentación y en nuestros hábitos de sueño. Puede parecerse a la ira. Puede parecerse a la irritabilidad. Puede parecerse a la falta de atención. Puede parecerse a un mal desempeño escolar.

Los niños tienen que recuperar esa pérdida emocional y los aprendizajes perdidos por la pandemia, dice el representante de Unicef en México

Cuando vemos cambios significativos en el funcionamiento, es esencial obtener un historial de trauma, porque el trauma puede estar ahí. No siempre pensamos en ello cuando vemos niños enojados, discutidores, opositores o desobedientes. Pero cuando vemos un cambio en la función, tenemos que preguntar sobre ello. Si no preguntamos, cometemos el error de pensar que es una cosa, cuando en realidad puede ser otra.

CNN: ¿Qué pueden decir los padres para iniciar una conversación cuando ven un cambio en sus hijos?

Weitzman: Lo más importante es nuestra forma de pensar y de acercarnos a los niños. Tenemos que mantener una postura curiosa, interesada y sin prejuicios hacia los niños, de modo que transmitamos que estamos interesados en aprender, no en arreglar o juzgar.

Preguntar a los niños: «¿Por qué te peleas tanto con todo el mundo?», «¿Qué te pasó?» o «¿Por qué te va tan mal en el colegio?» no son invitaciones a hablar. Los niños y adolescentes tienden a cerrarse cuando se les hacen preguntas que suenan como acusaciones. El lenguaje negativo se centra en un comportamiento indeseable en lugar de comprender el problema que subyace al comportamiento.

La curiosidad y el interés deben ir acompañados de la preocupación y la empatía. Mejor prueba con esto: «Parece que te cuesta más empezar a hacer los deberes, y antes no era así. Me preocupa que algo haya cambiado y me gustaría entenderlo un poco mejor».

Otros ejemplos de buenas formas para iniciar la conversación son los siguientes: «Esta pandemia ha sido dura en muchos sentidos y todo el mundo la ha vivido de forma diferente. Parece que no te estás comportando completamente como tú mismo, y yo estoy aquí para escucharte. Podemos superar todo esto juntos».

También puedes ser directo: «Me preocupa que puedas estar pensando en hacerte daño. ¿Estarías dispuesto a hablar de ello y de lo que te preocupa?».
Este tipo de preguntas invitan a un mayor diálogo y dan al niño o adolescente la oportunidad de abrirse.

CNN: A veces los adultos piensan que los niños no quieren hablar cuando eso no es necesariamente cierto. ¿Puedes explicarlo?

Weitzman: De hecho, a menudo los niños quieren que les preguntemos. Quieren saber que la gente se preocupa por ellos. No quieren sentir, como ningún ser humano, sentimientos de vergüenza o de que hay algo malo en ellos por tener cierto tipo de sentimientos. Cuando hacemos preguntas, tenemos que tenderles una mano de ayuda de forma que no les provoque sentimientos de vergüenza o de incomodidad.

El otro día vi a un joven adolescente que, durante el año pasado, tuvo un número sorprendente de ausencias sobre las que nadie en la escuela había llamado la atención. Cuando le pregunté por ello, me dijo: «Es que odio pedir ayuda. Me gustaría que me dejaran en paz». Resultó que sentía que si pedía ayuda, le hacía parecer débil o incompetente, como si no fuera bueno en nada.

Unicef: la apertura de escuelas puede aminorar el incremento de la violencia de género en menores y los problemas de salud mental

CNN: ¿Es normal cierto nivel de estrés y ansiedad en los niños?

Weitzman: Cierto nivel de estrés y ansiedad no solo es normal, sino que incluso puede ser saludable e impulsar el desarrollo, y a esto lo llamamos estrés positivo. Cuando estudiamos para los exámenes, si no tuviéramos estrés o ansiedad, nos sentiríamos como: «Eh… realmente no necesito estudiar». Y pequeños aumentos en nuestro ritmo cardíaco y elevaciones en nuestras hormonas del estrés pueden motivarnos hacia la acción necesaria.

El momento en que se vuelve problemático es cuando los niños experimentan «estrés tóxico». Es cuando el estrés es crónico e incesante. Y, lo que es más importante para un niño, cuando no hay un adulto que le ayude a proporcionar una burbuja protectora a su alrededor a través de relaciones de apoyo, el estrés puede volverse tóxico y no ser amortiguado.

¿Cómo ayudar a adolescentes a manejar sus emociones? 0:53

CNN: ¿Cuándo debe un padre darse cuenta de que necesita pedir ayuda a un profesional de la salud mental?

Weitzman: Cuando los niños no están funcionando bien, cuando los estados de ánimo son extremos e incesantes, cuando los niños no van a la escuela, cuando no están disfrutando de las cosas, cuando no están comiendo, cuando no están durmiendo, cuando no están participando en las actividades que disfrutaban en el pasado. O cuando el niño dice a sus padres: «Estoy abrumado. No puedo con esto».

El padre puede ser una persona de apoyo en su vida, pero no tiene que ser un terapeuta. Cuando los síntomas son graves, o el padre o el niño están abrumados y angustiados, es el momento de recurrir a los profesionales. Es mejor pedir ayuda pronto. No es necesario que te hundas por tercera vez para pedir ayuda. Y tenemos que seguir eliminando cualquier estigma sobre recibir ayuda y transmitir que buscar tratamiento para la salud mental no es un signo de debilidad.

CNN: Muchos padres están estresados por el covid-19. ¿Deben ocultarle eso a sus hijos?

¿Cómo hablar del coronavirus con los niños? 3:29

Weitzman: No quieres que tus hijos se apropien de tu estrés. Así que, si hablas con tus hijos de estas cosas como una forma de descargar tu estrés, probablemente no sea útil.

Por otro lado, hablar con los niños y adolescentes a su nivel sobre la seguridad en las escuelas y compartir opiniones e información es algo importante. Es importante poder decir: «Sabes, esto es lo que me preocupa. Esta es la información que creo que deberías conocer. Esta es la razón por la que te pido que te dejes la mascarilla puesta todo el tiempo».

También ayuda a los niños a manejar las toneladas de información errónea que hay por ahí y que puede llevar a ideas distorsionadas y crear un miedo innecesario.

–Con reportaje adicional de Natalia V. Osipova de CNN.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver