El bosque de la “Bella Durmiente” se está muriendo. No es la única crisis climática a la que se enfrentará el próximo canciller de Alemania

(CNN) — Mirando desde la cornisa rocosa del castillo de la “Bella Durmiente”, en el centro de Alemania, el campo se extiende en un mosaico de bosques verdes claros y oscuros antes de detenerse.

En el centro de este exuberante paisaje se encuentra una franja de tierra seca y yerma. El suelo está vacío, salvo por unos cuantos troncos blancos y fantasmales que apuntan hacia el cielo.

Vista de cerca, esta escena del parque natural de Reinhardswald es igualmente desoladora. Palos quebradizos crujen bajo los pies y tocones de árboles salpican el paisaje vacío, que se extiende por unas 20 hectáreas.

Los abetos que había aquí han muerto por una plaga de escarabajos de la corteza. Los insectos prosperan en las condiciones meteorológicas más cálidas y secas que se dan con mayor frecuencia debido al cambio climático.

«Una vez que la corteza se ha desprendido, los árboles parecen huesos», explica Peter Meyer, jefe de conservación de la naturaleza forestal del Instituto de Investigación Forestal del Noroeste de Alemania en Göttingen y Hann Münden.

https://cnnespanol.cnn.com/wp-content/uploads/2021/09/Dead_ForestV1.mp4

Las infestaciones de escarabajos de la corteza empeoran con las condiciones de sequía, ya que una vez que el árbol se ha debilitado por la falta de agua, no puede producir suficiente resina para combatir a los insectos.

«Entonces el escarabajo puede perforar el árbol, poner huevos bajo la corteza y las larvas se alimentan del árbol, interrumpiendo el suministro de agua, y eso hace que el árbol muera», explica Meyer. «La sequía es el detonante de las infestaciones de escarabajos de la corteza».

Alemania se ha enfrentado a una sequía histórica en los últimos años y 2018 fue el más cálido desde que se iniciaron los registros hace 140 años. En otras partes del país, este verano las lluvias han caído con fuerza y rapidez, provocando inundaciones mortales.

Todos estos acontecimientos han puesto la crisis climática al centro de la campaña electoral antes de las elecciones federales de Alemania de este domingo. Son las primeras en 16 años en las que no se postula la canciller Angela Merkel, y todos los candidatos que compiten por sustituirla están presentando sus credenciales climáticas.

La crisis es evidente en muchas partes de Alemania, y los bosques “de cuento” del país no son una excepción.

Se dice que el castillo de Sababurg inspiró el cuento de los hermanos Grimm «La Bella Durmiente».

Elecciones climáticas en Alemania

Los rosales se aferran a los antiguos muros del castillo de Sababurgo, del siglo XIV, que se dice que inspiró el cuento de hadas de los hermanos Grimm «La Bella Durmiente».

En una fría mañana de septiembre, un flujo constante de turistas está de visita. Su ruta está bordeada de altísimas pilas de troncos, todo lo que queda de los árboles dañados del Reinhardswald, cortados para detener la propagación de los escarabajos.

La sinuosa carretera también está salpicada de carteles electorales; las caras sonrientes de los candidatos políticos adornan las farolas y las señales de tráfico, marcando unas elecciones nacionales en las que los temas ecológicos han cobrado protagonismo.

El próximo canciller de Alemania se enfrentará a una larga lista de retos climáticos para dirigir la mayor economía de Europa hacia su objetivo de neutralidad de carbono en 2045, incluyendo la transición de los combustibles fósiles a las energías renovables, la sustitución de los coches de combustión por los eléctricos y la finalización del controvertido gasoducto Nord Stream 2, que lleva el gas de Rusia a Alemania por debajo del Mar Báltico.

Los socialdemócratas (SPD) reparten panfletos en la plaza principal de Alsfeld.

Las elecciones llegan apenas unos meses después de que unas devastadoras inundaciones en el oeste de Alemania sumergieran ciudades enteras y terminaran con la vida de más de 180 personas. En el otro extremo meteorológico, los alemanes sufrieron dos años de sequía extrema en 2018 y 2019 y vieron cómo amplias zonas del sur de Europa quedaban destrozadas por los incendios forestales este verano.

Los científicos han advertido durante décadas que el cambio climático hará que los fenómenos meteorológicos extremos sean más frecuentes e intensos, pero las inundaciones de este verano crearon una nueva sensación de urgencia, lo que llevó a la ministra de Medio Ambiente, Svenja Schulze, a declarar que: «El cambio climático llegó a Alemania«.

Todos estos acontecimientos han llevado a muchos a preguntarse cómo cumplirá Alemania sus objetivos de reducción de emisiones. El país se ha comprometido a reducir las emisiones en un 65% para 2030, en comparación con los niveles de 1990. También hay dudas sobre si Alemania está haciendo su parte para cumplir el objetivo del Acuerdo de París de limitar el calentamiento global a mucho menos de 2 grados centígrados.

Alemania no está en camino de alcanzar sus objetivos de emisiones. Este año debería estar un 40% por debajo de los niveles de 1990, pero un aumento de las emisiones al recuperarse de la pandemia significa que no alcanzará ese objetivo.

Es una nota negativa para el momento en que Merkel deje el cargo, que en su día fue apodada la «Canciller del Clima». Aunque ha apoyado objetivos ambiciosos de reducción de emisiones, su gobierno solo había previsto eliminar el carbón para 2038, lo que se considera tardío para un país desarrollado. Y la financiación del gas natural, un combustible fósil que cambia el clima, a través del Nord Stream 2 es un punto delicado.

El sustituto de Merkel desempeñará un papel destacado en la configuración de la política climática europea en un momento crucial de la lucha contra el calentamiento global: en noviembre, los líderes mundiales se reunirán en Glasgow, Escocia, para las conversaciones internacionales sobre el clima, conocidas como COP26.

«El enfoque que adopte el próximo gobierno de Alemania puede tener un importante efecto multiplicador para la acción climática de Europa, y el liderazgo climático de la Unión Europea en el escenario mundial», dijo Rafael Loss, coordinador de Proyectos Paneuropeos de Datos del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores.

Pero a pocos días de las elecciones, no está nada claro quién será el próximo canciller. Las encuestas sitúan a los socialdemócratas de centro-izquierda (SPD), liderados por Olaf Scholz, ligeramente por delante de la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel, dirigida por Armin Laschet.

Sea cual sea el resultado de este domingo, se esperan largas negociaciones de coalición, y es probable que los Verdes, liderados por Annalena Baerbock, sean muy influyentes para el cambio, según los sondeos, lo que significa que el clima se ha convertido en una cuestión electoral clave en el país.

La presencia de los Verdes en el gobierno obligaría sin duda al próximo gobierno de Alemania a ser más ambicioso en materia de clima.

Carteles de la campaña electoral en Holzhausen.

Una historia desoladora

El reciente anuncio político de Baerbock se filmó en los bosques de Alemania, un lugar de gran importancia ecológica y cultural para sus habitantes.

«Tu voz decide sobre el último gobierno que puede influir activamente en la crisis climática antes de que sea demasiado tarde», dice Baerbock, mientras la cámara de un dron se eleva sobre las montañas del Harz, en el norte de Alemania, otra región asolada por el escarabajo de la corteza.

Los bosques son una de las soluciones cruciales a la crisis climática: absorben gran parte del carbono del mundo y lo almacenan de forma segura bajo tierra.

En Alemania, son los pulmones verdes del país. Los bosques cubren 4,6 millones de hectáreas, aproximadamente un tercio del país, y capturan unos 62 millones de toneladas de dióxido de carbono de la atmósfera cada año, según el Ministerio de Alimentación y Agricultura.

También son una fuente de riqueza, ya que proporcionan 76 millones de metros cúbicos de madera al año, que se utilizan en todo tipo de aplicaciones, desde la construcción hasta la fabricación de papel. En los últimos siete años, el valor medio de mercado de la producción alemana de madera en rollo ascendió a más de € 3.500 millones (US$ 4.100 millones) anuales.

Pero según algunas mediciones, los bosques alemanes están en su peor momento desde hace décadas.

En 2020 murieron más árboles que en ningún otro año registrado, según el informe anual del gobierno sobre el estado de los bosques. El estudio examinó 10.000 árboles en todo el país y descubrió que solo el 21% tenía una copa intacta, un indicador de la salud de un árbol, el porcentaje más bajo desde que comenzaron los estudios hace 37 años.

«El estado de las copas es como un termómetro médico; muestra cómo están los árboles. La encuesta lo demuestra: nuestros bosques están enfermos», dijo la ministra de Agricultura, Julia Kloeckner.

Los principales culpables son los escarabajos de la corteza. Estos insectos atacan sobre todo a los abetos, que son la especie arbórea más común en Alemania y constituyen el 25% de los bosques del país.

El año pasado hubo que cortar unos 43,3 millones de metros cúbicos de madera dañada como consecuencia de la infestación de escarabajos de la corteza, según la Oficina Federal de Estadística.

Los bosques de abetos de Alemania se remontan a los esfuerzos de repoblación forestal de los siglos XIX y XX, cuando se repoblaron los bosques degradados con esta especie arbórea de rápido crecimiento. Los bosques de frondosas también se convirtieron en bosques de abetos.

Peter Meyer muestra una zona en la que los árboles fueron completamente destruidos por el escarabajo de la corteza.

Meyer calcula que esta parcela diezmada de abetos en el Parque Natural de Reinhardswald, a poca distancia del castillo de la “Bella Durmiente”, tiene unos 80 años.

Para el transeúnte promedio, el frágil paisaje parece un cementerio de troncos esqueléticos. Pero Meyer, que ha estudiado los árboles durante más de tres décadas, ve signos de un nuevo crecimiento escaso; dice que si se le deja a su suerte, el bosque puede sanar.

A poca distancia del castillo de la “Bella Durmiente” se encuentra también el exuberante bosque virgen de Sababurg.

Entre los árboles de este lugar, la temperatura desciende a medida que la luz del sol desaparece tras un espeso dosel de hojas. Los imponentes robles, algunos de ellos con 600 años de antigüedad, extienden sus ramas enredadas y envueltas en una brillante capa de musgo verde, hacia el cielo.

A diferencia del diezmado bosque de abetos cercano, este bosque se ha librado de la devastación causada por la infestación de escarabajos de la corteza.

Los expertos esperan que bosques como éste puedan ofrecer pistas sobre qué especies de árboles pueden ser más resistentes al aumento de las temperaturas en el futuro. Hasta ahora, han descubierto que «los robles parecen ser más tolerantes a la sequía y las inundaciones, a las condiciones climáticas extremas, que las hayas, por ejemplo», dice Meyer.

Meyer muestra una foto tomada hace unos 100 años del roble que tiene detrás.

Un bosque encantado del siglo XXI

Los bosques no son solo el pulmón de Alemania, sino que forman parte de su corazón cultural.

Los bosques del país son el escenario centenario de cuentos de hadas como «Caperucita Roja», «Blancanieves» y «Hansel y Gretel»; el escenario ideal y espeluznante para los encuentros con criaturas míticas.

Los cuentos fueron recopilados por los hermanos Grimm en el siglo XIX. Desde entonces se han traducido a más de 160 idiomas y se siguen leyendo a los niños de todo el mundo.

La casa de la infancia de los hermanos en Steinau, en la región central de Hesse, se ha transformado en un museo.

En una soleada tarde de sábado, los turistas pasean por el imponente edificio donde la familia vivió en la década de 1790. Los niños pequeños gritan de alegría cuando un cuentacuentos vestido de cabra golpea una pequeña puerta de madera en los bonitos jardines; cerca, siete enanos de piedra hacen guardia junto a los rosales.

Una cuentacuentos disfrazada de cabra dirige una visita a la Casa de los Hermanos Grimm.

Según el conservador del museo, Burkhard Kling, los bosques aparecen en al menos un tercio de los aproximadamente 250 cuentos recopilados por los hermanos.

Una de las salas del museo está dedicada por completo a los bosques, con docenas de pequeños dioramas que muestran a personajes conocidos en entornos boscosos, enfrentándose a lobos o mordisqueando casas de caramelo.

Kling explica por qué los bosques inspiran tanto miedo y asombro a los narradores: «Está oscuro. No sabes qué hay detrás del siguiente árbol… No sabes si hay un animal que quiere atraparte», pero: «Cuando ves la luz detrás de los árboles, puedes encontrar esperanza».

Los pueblos pintorescos de Alemania

Los efectos del cambio climático también se dejan sentir en otras paradas de la popular ruta turística de los cuentos de hadas de Alemania.

Alsfeld es conocida como la «ciudad de Caperucita Roja», por los tradicionales gorros rojos que usan las niñas de la región.

Este pintoresco lugar se presenta como una visita obligada para los entusiastas de los cuentos, y atrae a unos 90.000 visitantes al año.

Su librería del siglo XIV está repleta de ejemplares de libros de «Caperucita Roja» en varios idiomas.

Cerca de allí, un edificio torcido de entramado de madera se ha transformado en una casa de cuentos, con una larga trenza de Rapunzel colgando de la ventana del tercer piso. Los jardines de la iglesia local se convierten en foros para representaciones al aire libre de los cuentos de los hermanos Grimm.

Cuando no interpreta a la abuela en una de estas representaciones de «Caperucita Roja», Jenny Wagner trabaja como guía turística, emocionando a los visitantes con cuentos ambientados en los profundos y oscuros bosques. Pero en las últimas tres décadas ha visto cómo los bosques cercanos de su infancia han cambiado radicalmente.

«Cuando era niña, solíamos ir de excursión al bosque y había un lecho de hojas sobre ti», dice Wagner. «Eso ya casi no se encuentra. Si te adentras en el bosque, hay muchos árboles que no tienen hojas».

Los bosques que rodean Alsfeld son un gran atractivo para los visitantes; el alcalde Stephan Paule dice que sin estos espacios de esparcimiento la ciudad, y su economía, se resentiría; una importante «fuente de ingresos para la ciudad desaparecerá», advierte.

Representación de «Caperucita Roja» en el jardín de la iglesia.

Un cuento milenario

Los retos a los que se enfrentan los bosques alemanes han cambiado mucho en las últimas cuatro décadas. También lo han hecho sus activistas medioambientales.

Meyer, un científico de voz suave con un don para detectar pequeñas manzanas o setas escondidas entre el follaje, empezó a estudiar la silvicultura en los años 80, en una época en la que la lluvia ácida estaba acabando con los bosques alemanes, un fenómeno conocido como «Waldsterben», o muerte de los bosques.

«Fue una especie de impresión catastrófica de los bosques, y que realmente teníamos que actuar para hacer algo», dijo.

Se hicieron esfuerzos para limpiar las minas de carbón y los bosques revivieron. Pero la calamidad medioambiental dejó su huella en los alemanes, que veían los bosques como parte de su identidad.

El «Waldsterben» de la década de 1980, junto con la preocupación por la energía nuclear, se convirtió en el centro del activismo del incipiente Partido Verde.

Kristina Kuethe, pareja de Peter Meyer, se encuentra en un bosque rejuvenecido.

Décadas después, la nueva generación de activistas medioambientales de Alemania tiene una visión más amplia de la crisis climática.

«La conexión emocional que la generación de mis padres, de mis abuelos, tiene con los bosques es muy diferente a la mía», explica Helena Marschall, una estudiante de economía y política de 19 años de la Universidad de Leuphana, que forma parte de las huelgas escolares de los «Viernes por el Futuro» contra el calentamiento global.

Marschall dice que, aunque le preocupa el estado de los bosques alemanes, «la crisis climática es fundamentalmente una cuestión de mi vida, y no tanto un concepto abstracto de la naturaleza».

Merkel es la única canciller que Marschall ha conocido: estas serán las primeras elecciones nacionales en las que tiene edad para votar. Marschall dice que la llamada «Canciller del Clima» no ha estado a la altura, y ve estas elecciones como una oportunidad para «construir un tipo diferente de política».

Pocos días antes de que los alemanes acudan a las urnas, el movimiento «Viernes por el Futuro» planea manifestaciones masivas en todo el país, en las que se espera que participen millones de personas.

Los bosques de cuento de hadas de Alemania han sobrevivido durante cientos de años: el reto del próximo canciller será garantizar su protección en el futuro.

https://cnnespanol.cnn.com/wp-content/uploads/2021/09/Alsfeld_WEBTAG_v1.mp4

Fotografías por Helena Schätzle y video de Sofia Couceiro y Nina Avramova.

(CNN) — Mirando desde la cornisa rocosa del castillo de la “Bella Durmiente”, en el centro de Alemania, el campo se extiende en un mosaico de bosques verdes claros y oscuros antes de detenerse.

En el centro de este exuberante paisaje se encuentra una franja de tierra seca y yerma. El suelo está vacío, salvo por unos cuantos troncos blancos y fantasmales que apuntan hacia el cielo.

Vista de cerca, esta escena del parque natural de Reinhardswald es igualmente desoladora. Palos quebradizos crujen bajo los pies y tocones de árboles salpican el paisaje vacío, que se extiende por unas 20 hectáreas.

Los abetos que había aquí han muerto por una plaga de escarabajos de la corteza. Los insectos prosperan en las condiciones meteorológicas más cálidas y secas que se dan con mayor frecuencia debido al cambio climático.

«Una vez que la corteza se ha desprendido, los árboles parecen huesos», explica Peter Meyer, jefe de conservación de la naturaleza forestal del Instituto de Investigación Forestal del Noroeste de Alemania en Göttingen y Hann Münden.

https://cnnespanol.cnn.com/wp-content/uploads/2021/09/Dead_ForestV1.mp4

Las infestaciones de escarabajos de la corteza empeoran con las condiciones de sequía, ya que una vez que el árbol se ha debilitado por la falta de agua, no puede producir suficiente resina para combatir a los insectos.

«Entonces el escarabajo puede perforar el árbol, poner huevos bajo la corteza y las larvas se alimentan del árbol, interrumpiendo el suministro de agua, y eso hace que el árbol muera», explica Meyer. «La sequía es el detonante de las infestaciones de escarabajos de la corteza».

Alemania se ha enfrentado a una sequía histórica en los últimos años y 2018 fue el más cálido desde que se iniciaron los registros hace 140 años. En otras partes del país, este verano las lluvias han caído con fuerza y rapidez, provocando inundaciones mortales.

Inundaciones como las de China y Alemania, ¿dónde más podrían suceder?

Todos estos acontecimientos han puesto la crisis climática al centro de la campaña electoral antes de las elecciones federales de Alemania de este domingo. Son las primeras en 16 años en las que no se postula la canciller Angela Merkel, y todos los candidatos que compiten por sustituirla están presentando sus credenciales climáticas.

La crisis es evidente en muchas partes de Alemania, y los bosques “de cuento” del país no son una excepción.

Se dice que el castillo de Sababurg inspiró el cuento de los hermanos Grimm «La Bella Durmiente».

Elecciones climáticas en Alemania

Los rosales se aferran a los antiguos muros del castillo de Sababurgo, del siglo XIV, que se dice que inspiró el cuento de hadas de los hermanos Grimm «La Bella Durmiente».

En una fría mañana de septiembre, un flujo constante de turistas está de visita. Su ruta está bordeada de altísimas pilas de troncos, todo lo que queda de los árboles dañados del Reinhardswald, cortados para detener la propagación de los escarabajos.

La sinuosa carretera también está salpicada de carteles electorales; las caras sonrientes de los candidatos políticos adornan las farolas y las señales de tráfico, marcando unas elecciones nacionales en las que los temas ecológicos han cobrado protagonismo.

El próximo canciller de Alemania se enfrentará a una larga lista de retos climáticos para dirigir la mayor economía de Europa hacia su objetivo de neutralidad de carbono en 2045, incluyendo la transición de los combustibles fósiles a las energías renovables, la sustitución de los coches de combustión por los eléctricos y la finalización del controvertido gasoducto Nord Stream 2, que lleva el gas de Rusia a Alemania por debajo del Mar Báltico.

Los socialdemócratas (SPD) reparten panfletos en la plaza principal de Alsfeld.

Las elecciones llegan apenas unos meses después de que unas devastadoras inundaciones en el oeste de Alemania sumergieran ciudades enteras y terminaran con la vida de más de 180 personas. En el otro extremo meteorológico, los alemanes sufrieron dos años de sequía extrema en 2018 y 2019 y vieron cómo amplias zonas del sur de Europa quedaban destrozadas por los incendios forestales este verano.

Los científicos han advertido durante décadas que el cambio climático hará que los fenómenos meteorológicos extremos sean más frecuentes e intensos, pero las inundaciones de este verano crearon una nueva sensación de urgencia, lo que llevó a la ministra de Medio Ambiente, Svenja Schulze, a declarar que: «El cambio climático llegó a Alemania«.

Todos estos acontecimientos han llevado a muchos a preguntarse cómo cumplirá Alemania sus objetivos de reducción de emisiones. El país se ha comprometido a reducir las emisiones en un 65% para 2030, en comparación con los niveles de 1990. También hay dudas sobre si Alemania está haciendo su parte para cumplir el objetivo del Acuerdo de París de limitar el calentamiento global a mucho menos de 2 grados centígrados.

El planeta se encuentra en una trayectoria «catastrófica» de calentamiento global, según un informe de las Naciones Unidas

Alemania no está en camino de alcanzar sus objetivos de emisiones. Este año debería estar un 40% por debajo de los niveles de 1990, pero un aumento de las emisiones al recuperarse de la pandemia significa que no alcanzará ese objetivo.

Es una nota negativa para el momento en que Merkel deje el cargo, que en su día fue apodada la «Canciller del Clima». Aunque ha apoyado objetivos ambiciosos de reducción de emisiones, su gobierno solo había previsto eliminar el carbón para 2038, lo que se considera tardío para un país desarrollado. Y la financiación del gas natural, un combustible fósil que cambia el clima, a través del Nord Stream 2 es un punto delicado.

El sustituto de Merkel desempeñará un papel destacado en la configuración de la política climática europea en un momento crucial de la lucha contra el calentamiento global: en noviembre, los líderes mundiales se reunirán en Glasgow, Escocia, para las conversaciones internacionales sobre el clima, conocidas como COP26.

¿Cómo será la vida después de Merkel? Los alemanes se disponen a decidirlo en unas reñidas elecciones

«El enfoque que adopte el próximo gobierno de Alemania puede tener un importante efecto multiplicador para la acción climática de Europa, y el liderazgo climático de la Unión Europea en el escenario mundial», dijo Rafael Loss, coordinador de Proyectos Paneuropeos de Datos del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores.

Pero a pocos días de las elecciones, no está nada claro quién será el próximo canciller. Las encuestas sitúan a los socialdemócratas de centro-izquierda (SPD), liderados por Olaf Scholz, ligeramente por delante de la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel, dirigida por Armin Laschet.

Sea cual sea el resultado de este domingo, se esperan largas negociaciones de coalición, y es probable que los Verdes, liderados por Annalena Baerbock, sean muy influyentes para el cambio, según los sondeos, lo que significa que el clima se ha convertido en una cuestión electoral clave en el país.

La presencia de los Verdes en el gobierno obligaría sin duda al próximo gobierno de Alemania a ser más ambicioso en materia de clima.

Carteles de la campaña electoral en Holzhausen.

Una historia desoladora

El reciente anuncio político de Baerbock se filmó en los bosques de Alemania, un lugar de gran importancia ecológica y cultural para sus habitantes.

«Tu voz decide sobre el último gobierno que puede influir activamente en la crisis climática antes de que sea demasiado tarde», dice Baerbock, mientras la cámara de un dron se eleva sobre las montañas del Harz, en el norte de Alemania, otra región asolada por el escarabajo de la corteza.

Los bosques son una de las soluciones cruciales a la crisis climática: absorben gran parte del carbono del mundo y lo almacenan de forma segura bajo tierra.

En Alemania, son los pulmones verdes del país. Los bosques cubren 4,6 millones de hectáreas, aproximadamente un tercio del país, y capturan unos 62 millones de toneladas de dióxido de carbono de la atmósfera cada año, según el Ministerio de Alimentación y Agricultura.

También son una fuente de riqueza, ya que proporcionan 76 millones de metros cúbicos de madera al año, que se utilizan en todo tipo de aplicaciones, desde la construcción hasta la fabricación de papel. En los últimos siete años, el valor medio de mercado de la producción alemana de madera en rollo ascendió a más de € 3.500 millones (US$ 4.100 millones) anuales.

Pero según algunas mediciones, los bosques alemanes están en su peor momento desde hace décadas.

En 2020 murieron más árboles que en ningún otro año registrado, según el informe anual del gobierno sobre el estado de los bosques. El estudio examinó 10.000 árboles en todo el país y descubrió que solo el 21% tenía una copa intacta, un indicador de la salud de un árbol, el porcentaje más bajo desde que comenzaron los estudios hace 37 años.

«El estado de las copas es como un termómetro médico; muestra cómo están los árboles. La encuesta lo demuestra: nuestros bosques están enfermos», dijo la ministra de Agricultura, Julia Kloeckner.

Los principales culpables son los escarabajos de la corteza. Estos insectos atacan sobre todo a los abetos, que son la especie arbórea más común en Alemania y constituyen el 25% de los bosques del país.

El año pasado hubo que cortar unos 43,3 millones de metros cúbicos de madera dañada como consecuencia de la infestación de escarabajos de la corteza, según la Oficina Federal de Estadística.

Los bosques de abetos de Alemania se remontan a los esfuerzos de repoblación forestal de los siglos XIX y XX, cuando se repoblaron los bosques degradados con esta especie arbórea de rápido crecimiento. Los bosques de frondosas también se convirtieron en bosques de abetos.

Peter Meyer muestra una zona en la que los árboles fueron completamente destruidos por el escarabajo de la corteza.

Meyer calcula que esta parcela diezmada de abetos en el Parque Natural de Reinhardswald, a poca distancia del castillo de la “Bella Durmiente”, tiene unos 80 años.

Para el transeúnte promedio, el frágil paisaje parece un cementerio de troncos esqueléticos. Pero Meyer, que ha estudiado los árboles durante más de tres décadas, ve signos de un nuevo crecimiento escaso; dice que si se le deja a su suerte, el bosque puede sanar.

A poca distancia del castillo de la “Bella Durmiente” se encuentra también el exuberante bosque virgen de Sababurg.

Entre los árboles de este lugar, la temperatura desciende a medida que la luz del sol desaparece tras un espeso dosel de hojas. Los imponentes robles, algunos de ellos con 600 años de antigüedad, extienden sus ramas enredadas y envueltas en una brillante capa de musgo verde, hacia el cielo.

A diferencia del diezmado bosque de abetos cercano, este bosque se ha librado de la devastación causada por la infestación de escarabajos de la corteza.

Los expertos esperan que bosques como éste puedan ofrecer pistas sobre qué especies de árboles pueden ser más resistentes al aumento de las temperaturas en el futuro. Hasta ahora, han descubierto que «los robles parecen ser más tolerantes a la sequía y las inundaciones, a las condiciones climáticas extremas, que las hayas, por ejemplo», dice Meyer.

Meyer muestra una foto tomada hace unos 100 años del roble que tiene detrás.

Un bosque encantado del siglo XXI

Los bosques no son solo el pulmón de Alemania, sino que forman parte de su corazón cultural.

Los bosques del país son el escenario centenario de cuentos de hadas como «Caperucita Roja», «Blancanieves» y «Hansel y Gretel»; el escenario ideal y espeluznante para los encuentros con criaturas míticas.

Los cuentos fueron recopilados por los hermanos Grimm en el siglo XIX. Desde entonces se han traducido a más de 160 idiomas y se siguen leyendo a los niños de todo el mundo.

La casa de la infancia de los hermanos en Steinau, en la región central de Hesse, se ha transformado en un museo.

En una soleada tarde de sábado, los turistas pasean por el imponente edificio donde la familia vivió en la década de 1790. Los niños pequeños gritan de alegría cuando un cuentacuentos vestido de cabra golpea una pequeña puerta de madera en los bonitos jardines; cerca, siete enanos de piedra hacen guardia junto a los rosales.

Una cuentacuentos disfrazada de cabra dirige una visita a la Casa de los Hermanos Grimm.

Según el conservador del museo, Burkhard Kling, los bosques aparecen en al menos un tercio de los aproximadamente 250 cuentos recopilados por los hermanos.

Una de las salas del museo está dedicada por completo a los bosques, con docenas de pequeños dioramas que muestran a personajes conocidos en entornos boscosos, enfrentándose a lobos o mordisqueando casas de caramelo.

Kling explica por qué los bosques inspiran tanto miedo y asombro a los narradores: «Está oscuro. No sabes qué hay detrás del siguiente árbol… No sabes si hay un animal que quiere atraparte», pero: «Cuando ves la luz detrás de los árboles, puedes encontrar esperanza».

Los pueblos pintorescos de Alemania

Los efectos del cambio climático también se dejan sentir en otras paradas de la popular ruta turística de los cuentos de hadas de Alemania.

Alsfeld es conocida como la «ciudad de Caperucita Roja», por los tradicionales gorros rojos que usan las niñas de la región.

Este pintoresco lugar se presenta como una visita obligada para los entusiastas de los cuentos, y atrae a unos 90.000 visitantes al año.

Su librería del siglo XIV está repleta de ejemplares de libros de «Caperucita Roja» en varios idiomas.

Cerca de allí, un edificio torcido de entramado de madera se ha transformado en una casa de cuentos, con una larga trenza de Rapunzel colgando de la ventana del tercer piso. Los jardines de la iglesia local se convierten en foros para representaciones al aire libre de los cuentos de los hermanos Grimm.

Cuando no interpreta a la abuela en una de estas representaciones de «Caperucita Roja», Jenny Wagner trabaja como guía turística, emocionando a los visitantes con cuentos ambientados en los profundos y oscuros bosques. Pero en las últimas tres décadas ha visto cómo los bosques cercanos de su infancia han cambiado radicalmente.

«Cuando era niña, solíamos ir de excursión al bosque y había un lecho de hojas sobre ti», dice Wagner. «Eso ya casi no se encuentra. Si te adentras en el bosque, hay muchos árboles que no tienen hojas».

Los bosques que rodean Alsfeld son un gran atractivo para los visitantes; el alcalde Stephan Paule dice que sin estos espacios de esparcimiento la ciudad, y su economía, se resentiría; una importante «fuente de ingresos para la ciudad desaparecerá», advierte.

Representación de «Caperucita Roja» en el jardín de la iglesia.

Un cuento milenario

Los retos a los que se enfrentan los bosques alemanes han cambiado mucho en las últimas cuatro décadas. También lo han hecho sus activistas medioambientales.

Meyer, un científico de voz suave con un don para detectar pequeñas manzanas o setas escondidas entre el follaje, empezó a estudiar la silvicultura en los años 80, en una época en la que la lluvia ácida estaba acabando con los bosques alemanes, un fenómeno conocido como «Waldsterben», o muerte de los bosques.

Cambio climático: un proyecto que busca proteger y restaurar bosques alrededor del mundo

«Fue una especie de impresión catastrófica de los bosques, y que realmente teníamos que actuar para hacer algo», dijo.

Se hicieron esfuerzos para limpiar las minas de carbón y los bosques revivieron. Pero la calamidad medioambiental dejó su huella en los alemanes, que veían los bosques como parte de su identidad.

El «Waldsterben» de la década de 1980, junto con la preocupación por la energía nuclear, se convirtió en el centro del activismo del incipiente Partido Verde.

Kristina Kuethe, pareja de Peter Meyer, se encuentra en un bosque rejuvenecido.

Décadas después, la nueva generación de activistas medioambientales de Alemania tiene una visión más amplia de la crisis climática.

«La conexión emocional que la generación de mis padres, de mis abuelos, tiene con los bosques es muy diferente a la mía», explica Helena Marschall, una estudiante de economía y política de 19 años de la Universidad de Leuphana, que forma parte de las huelgas escolares de los «Viernes por el Futuro» contra el calentamiento global.

Marschall dice que, aunque le preocupa el estado de los bosques alemanes, «la crisis climática es fundamentalmente una cuestión de mi vida, y no tanto un concepto abstracto de la naturaleza».

Merkel es la única canciller que Marschall ha conocido: estas serán las primeras elecciones nacionales en las que tiene edad para votar. Marschall dice que la llamada «Canciller del Clima» no ha estado a la altura, y ve estas elecciones como una oportunidad para «construir un tipo diferente de política».

Pocos días antes de que los alemanes acudan a las urnas, el movimiento «Viernes por el Futuro» planea manifestaciones masivas en todo el país, en las que se espera que participen millones de personas.

Los bosques de cuento de hadas de Alemania han sobrevivido durante cientos de años: el reto del próximo canciller será garantizar su protección en el futuro.

https://cnnespanol.cnn.com/wp-content/uploads/2021/09/Alsfeld_WEBTAG_v1.mp4

Fotografías por Helena Schätzle y video de Sofia Couceiro y Nina Avramova.

Feedzy

0
    0
    Tu carrito
    Tu carrito está vacíoRegresar para ver